25 CLA­VES PA­RA MAN­TE­NER SANO A TU BE­BÉ

DE NUES­TRO CON­TI­NUO CON­TAC­TO CON LOS EX­PER­TOS EN CUI­DA­DO IN­FAN­TIL, TE COMPARTIMOS LAS ME­JO­RES IDEAS PA­RA QUE TU PE­QUE­ÑO CREZ­CA SANO.

Ser Padres (Chile) - - EN PORTADA -

er ma­má pri­me­ri­za no es fá­cil, má­xi­me cuan­do por do­quier cir­cu­la tan­ta in­for­ma­ción –a me­nu­do con­tra­dic­to­ria– so­bre los cui­da­dos que re­quie­re un be­bé. Cal­ma: no ne­ce­si­tas co­rrer de un con­se­je­ro a otro pa­ra man­te­ner la bue­na sa­lud y bie­nes­tar de tu hi­jo; con se­guir es­tos sen­ci­llos tips ten­drás fren­te a ti al ni­ño más sano y fe­liz del mun­do.

CREA UN AM­BIEN­TE A PRUE­BA DE BE­BÉS Los ac­ci­den­tes son una de las prin­ci­pa­les cau­sas de hos­pi­ta­li­za­ción in­fan­til, y más de la mi­tad ocu­rren en el ho­gar. Por eso te re­co­men­da­mos no de­jar a tu hi­jo so­lo ni un se­gun­do. Man­tén las sus­tan­cias tó­xi­cas y los ob­je­tos pe­sa­dos o pun­zo­cor­tan­tes fue­ra de su al­can­ce. Ade­más, ase­gú­ra­te de em­plear to­da cla­se de dis­po­si­ti­vos de se­gu­ri­dad, co­mo alar­mas an­ti­in­cen­dio, mo­ni­to­res pa­ra be­bés, pro­tec­to­res de con­tac­tos eléc­tri­cos, re­ji­llas pa­ra im­pe­dir que tre­pe o ba­je es­ca­le­ras... AMAMÁNTALO

En­tre más tiem­po le des pe­cho –la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud re­co­mien­da al me­nos seis me­ses de lac­tan­cia–, ma­yo­res se­rán los be­ne­fi­cios pa­ra tu be­bé, pues la le­che ma­ter­na es­tá lle­na de an­ti­cuer­pos que for­ta­le­ce­rán su sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co y lo pro­te­ge­rán con­tra el desa­rro­llo de aler­gias e in­fec­cio­nes.

DESPÍDETE DEL TA­BA­CO El hu­mo del ci­ga­rro es­tá aso­cia­do a la muer­te sú­bi­ta del lac­tan­te, a pro­ble­mas res­pi­ra­to­rios y aler­gias, en­tre los que des­ta­ca el as­ma; a va­rios ti­pos de cán­cer y a de­fi­cien­cias in­te­lec­tua­les en los ni­ños.

DI NO A LA AUTOMEDICACIÓN

Pa­ra que el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co tra­ba­je en for­ma efi­cien­te es ne­ce­sa­rio dar­le la opor­tu­ni­dad de ha­cer­lo: se re­co­mien­da que le des a tu be­bé me­di­ca­men­tos pa­ra con­tro­lar sín­to­mas co­mo fie­bre, tos, dia­rrea y do­lor, pe­ro siem­pre des­pués de ago­tar me­di­das fí­si­cas (que el mis­mo pe­dia­tra te pue­de su­ge­rir); es de­cir, co­mo úl­ti­mo re­cur­so y por pres­crip­ción mé­di­ca, nun­ca por tu cuen­ta.

PRE­PA­RA BIEN LA LE­CHE DE FÓR­MU­LA

Al­go tan co­ti­diano co­mo pre­pa­rar el bi­be­rón tie­ne su cien­cia: haz­lo con­for­me a las ins­truc­cio­nes pre­ci­sas del fa­bri­can­te, ya que si agre­gas me­nos pol­vo del in­di­ca­do, tu be­bé se que­da­rá con ham­bre y po­dría te­ner de­fi­cien­cias y pro­ble­mas de nu­tri­ción. Si la mez­cla que­da de­ma­sia­do es­pe­sa, tu pe­que­ño po­dría su­frir pro­ble­mas di­ges­ti­vos y hasta des­hi­dra­ta­ción.

CON­TRO­LA LO QUE TO­MAS

Al ama­man­tar, re­cuer­da que to­do lo que be­bes tie­ne un im­pac­to di­rec­to so­bre la ali­men­ta­ción de tu hi­jo. Evi­ta los ex­ce­sos de ca­feí­na y al­cohol: no más de tres ta­zas de ca­fé o té al día y evi­ta con­su­mir al­cohol.

PROTÉGELO DEL SOL

Los ra­yos so­la­res son bue­nos pa­ra el sano desa­rro­llo del sis­te­ma óseo, pe­ro pa­ra la piel de un be­bé pue­den ser de­vas­ta­do­res. Aplí­ca­le una crema con fac­tor de pro­tec­ción so­lar nú­me­ro 30 co­mo mí­ni­mo. De he­cho, lo me­jor se­ría evi­tar la ex­po­si­ción a los ra­yos del sol en las ho­ras en que son más in­ten­sos, o sea, en­tre las 12 y las 16 ho­ras; en su de­fec­to, em­plea to­da pro­tec­ción po­si­ble: go­rras, ro­pa li­ge­ra pa­ra cu­brir la ma­yor su­per­fi­cie po­si­ble de piel...

LÁVATE LAS MA­NOS

Haz­lo tan só­lo por ha­ber lle­ga­do de la ca­lle, tras ma­ni­pu­lar di­ne­ro u ob­je­tos de uso co­mún... en su­ma, por la sim­ple ra­zón de que lo vas a to­mar en bra­zos y pue­des trans­mi­tir­le gér­me­nes pa­tó­ge­nos. Y, cla­ro, no ol­vi­des la­var siem­pre tus ma­nos des­pués de cam­biar­le el pa­ñal y an­tes de pre­pa­rar sus ali­men­tos.

RETARDA LA ABLACTACIÓN HASTA EL SEX­TO MES

Du­ran­te los pri­me­ros seis me­ses de vi­da los hu­ma­nos no ne­ce­si­ta­mos más ali­men­to que la le­che ma­ter­na –o de fór­mu­la, en su ca­so–, así que no te pre­ci­pi­tes y ofrez­cas a tu be­bé co­mi­das só­li­das den­tro de es­te pe­rio­do; po­drías pro­vo­car­le se­rias reac­cio­nes alér­gi­cas.

APAPÁCHALO CA­DA VEZ QUE PUE­DAS

El con­tac­to fí­si­co sur­te efec­tos in­sos­pe­cha­dos en el desa­rro­llo psi­co­ló­gi­co de cual­quier ni­ño; no só­lo le di­ce que es que­ri­do y digno de cui­da­do –lo que ya es mu­cho pa­ra su sa­lud men­tal–, sino que au­men­ta su ca­pa­ci­dad de co­nec­tar con las per­so­nas, en es­pe­cial con sus se­res cer­ca­nos.

ASE­GÚ­RA­TE DE QUE DUER­MA BIEN

Hasta los dos años, los be­bés ne­ce­si­tan dor­mir al me­nos 13 ho­ras to­dos los días. Los ni­ños que se ven im­pe­di­dos pa­ra cu­brir tal cuo­ta de sue­ño no só­lo son más irri­ta­bles, sino que pa­de­cen al­te­ra­cio­nes en su ape­ti­to y hu­mor. Tam­bién pue­den vol­ver­se más propensos a con­traer en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas más se­gui­do.

OFRÉ­CE­LE SU­FI­CIEN­TE AGUA

Tan pron­to co­mo tu be­bé es­té lis­to pa­ra in­ge­rir lí­qui­dos ade­más de la le­che ma­ter­na o fór­mu­la –pre­gún­ta­le al pe­dia­tra cuán­do–, da­le agua na­tu­ral pa­ra saciar su sed: no op­tes por ju­gos ni be­bi­das azu­ca­ra­das, no le ayu­da­rán. De lo con­tra­rio, sus dien­tes co­rre­rán un ries­go ma­yor de pre­sen­tar ca­ries.

DA­LE ALI­MEN­TOS FRES­COS O CO­CI­DOS AL VA­POR

Pre­fie­re las pa­pi­llas de ve­ge­ta­les fres­cos o al va­por; con­ser­van me­jor su va­lor nu­tri­men­tal (en es­pe­cial los mi­ne­ra­les) porque son sus­cep­ti­bles a la ebu­lli­ción.

IMPÚLSALO A MO­VER­SE

Arras­trar­se, ga­tear y ca­mi­nar mo­ti­va a tu be­bé pa­ra que se man­ten­ga ac­ti­vo. Aun desde tan tier­na edad, el ejer­ci­cio es vi­tal pa­ra una me­jor fun­ción res­pi­ra­to­ria y el óp­ti­mo desa­rro­llo de sus hue­sos y múscu­los.

LLÉ­VA­LO A SUS RE­VI­SIO­NES MÉ­DI­CAS

Pro­ble­mas de la vis­ta, de la au­di­ción y del desa­rro­llo en ge­ne­ral pue­den ser di­fí­ci­les de de­tec­tar sin la in­ter­ven­ción de un pro­fe­sio­nal de la sa­lud, así que no du­des en lle­var a tu hi­jo a con­sul­ta ca­da mes du­ran­te su pri­mer año de vi­da, ca­da tres me­ses du­ran­te el se­gun­do año y ca­da seis me­ses a par­tir de su ter­cer cum­plea­ños.

UN MA­SA­JE

Un buen ma­sa­je re­pre­sen­ta­rá múl­ti­ples be­ne­fi­cios pa­ra tu hi­jo: me­jo­ra­rá su sue­ño, ayu­da­rá a su di­ges­tión, ali­via­rá los mo­les­tos có­li­cos, au­men­ta­rá su tono mus­cu­lar y, por si fue­ra po­co, le ha­rá sen­tir­se cer­ca de ti, ¡el ni­ño más que­ri­do y con­sen­ti­do!

DA­LE MU­CHOS VE­GE­TA­LES

La re­gla de oro es que ca­da día va­ríes el co­lor de los ve­ge­ta­les que in­clu­yes en su die­ta pa­ra que así ten­ga ac­ce­so a la ga­ma com­ple­ta de vitaminas y mi­ne­ra­les pre­sen­tes en es­te gru­po de ali­men­tos. No ol­vi­des las co­les de Bru­se­las y el bró­co­li, que le apor­ta­rán el cal­cio ne­ce­sa­rio pa­ra su cre­ci­mien­to.

PASÉALO AL AI­RE LI­BRE

Es una ex­ce­len­te idea pa­ra pa­sar jun­tos un ra­to agra­da­ble. Al sa­car­lo tam­bién en­tre­na­rás su re­sis­ten­cia a los res­fria­dos y es­ti­mu­la­rás su apren­di­za­je del en­torno en ge­ne­ral.

NO LE PON­GAS SAL A SU CO­MI­DA

Eli­mi­nar el uso de sal en la co­mi­da que das a tu be­bé evi­ta­rá so­bre­car­gar la fun­ción de sus ri­ño­nes y fa­vo­re­ce­rá bue­nos há­bi­tos ali­men­ti­cios. Evi­ta que el ex­ce­so de sal se cue­le a su or­ga­nis­mo a tra­vés de ali­men­tos pro­ce­sa­dos co­mo to­cino y sal­chi­cha: en ge­ne­ral, evi­ta los em­bu­ti­dos.

MANTENLO FRES­CO

An­tes de los 18 me­ses es di­fí­cil que un be­bé re­gu­le su pro­pia tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral y, por otro la­do, el ex­ce­so de ca­lor se ha aso­cia­do a la muer­te de cu­na. Con­ser­va una tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te en ca­sa de 20 a 22 ºC.

APLÍ­CA­LE TO­DAS SUS VA­CU­NAS

Mantenlo al día en ma­te­ria de in­mu­ni­za­cio­nes. Las va­cu­nas son lo más efec­ti­vo –y barato– que te­ne­mos hasta aho­ra pa­ra pre­ve­nir en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas... al me­nos en sus for­mas más se­ve­ras.

PRO­TE­GE SUS OÍ­DOS

Re­du­ce el ries­go de in­fec­cio­nes en los oí­dos de tu be­bé pro­cu­ran­do man­te­ner­los lo me­nos hú­me­dos po­si­ble. Sé­ca­se­los muy bien des­pués del ba­ño diario.

QUE NO SE DUER­MA CON EL BI­BE­RÓN

To­mar la le­che mien­tras es­tá ador­mi­la­do y acos­ta­do pue­de pro­vo­car que tu hi­jo se atra­gan­te; re­cuer­da, ade­más, que du­ran­te el sue­ño hay me­nos sa­li­va­ción, lo cual de cier­ta ma­ne­ra de­ja des­pro­te­gi­dos sus dien­tes fren­te a la ac­ción de las bac­te­rias que pro­du­cen las mo­les­tas ca­ries.

ELI­GE SUS ALI­MEN­TOS CON CUI­DA­DO

Evi­ta dar­le ali­men­tos que con­ten­gan co­lo­ran­tes ar­ti­fi­cia­les, en es­pe­cial ro­jos y ama­ri­llos, pues se aso­cian a pro­ble­mas de com­por­ta­mien­to –hi­per­ac­ti­vi­dad– y a reac­cio­nes alér­gi­cas en la piel.

¡RÍE CON ÉL!

¿Sa­bías que la ri­sa es­ti­mu­la el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co? Reír dis­mi­nu­ye los efec­tos ne­ga­ti­vos del es­trés fí­si­co y men­tal, a la vez que fa­vo­re­ce la pro­duc­ción de en­dor­fi­nas –hor­mo­nas que, de ma­ne­ra na­tu­ral, com­ba­ten el do­lor–. Aho­ra ya lo sa­bes: da­te un tiem­po pa­ra en­se­ñar a tu hi­jo a echar­se unas bue­nas car­ca­ja­das ca­da día.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.