SÍ Y NO EN EL EM­BA­RA­ZO

EL EM­BA­RA­ZO NO ES LA ETA­PA MÁS IN­DI­CA­DA PA­RA CO­RRER RIES­GOS IN­NE­CE­SA­RIOS; PRE­FIE­RE ES­PE­RAR UN PO­CO A REA­LI­ZAR CIER­TAS AC­TI­VI­DA­DES HASTA DES­PUÉS DEL PAR­TO.

Ser Padres (Chile) - - EN PORTADA -

Con­for­me avan­cen los días de ges­ta­ción co­men­za­rás a cues­tio­nar­te hasta el más mí­ni­mo de tus mo­vi­mien­tos. To­das tus ac­ti­vi­da­des, por ha­bi­tua­les que sean (desde una de­pi­la­ción men­sual o un ape­ri­ti­vo de los do­min­gos) te lle­na­rán de ti­tu­beos. Con fre­cuen­cia qui­zá te pre­gun­tes: “¿Co­rre­ré al­gún ries­go?”; tu prin­ci­pal preo­cu­pa­ción es la sa­lud de tu be­bé y de­bes to­mar to­das las pre­cau­cio­nes ne­ce­sa­rias. Te compartimos las du­das que con más fre­cuen­cia se ha­cen las mujeres em­ba­ra­za­das:

¿PUE­DO ASOLEARME?

Es se­gu­ro siem­pre y cuan­do evi­tes ha­cer­lo en­tre las 12 y las 4 pm, no es­tés más de 15 mi­nu­tos se­gui­dos ex­pues­ta ni sin pro­te­ger tu piel con una crema con fac­tor de pro­tec­ción so­lar al­to, cu­brir tu ca­ra con una go­rra e hi­dra­tar­te cons­tan­te­men­te.

¿PUE­DO USAR UNA CREMA ANTICELULITIS?

Co­mo son di­fe­ren­tes sus com­po­nen­tes, me­jor que no la uses. Evi­ta los cos­mé­ti­cos con áci­do re­ti­noi­co.

¿QUÉ PUE­DO HA­CER SI TEN­GO FIE­BRE?

La fie­bre ma­ter­na pue­de pro­du­cir un gran da­ño en el be­bé si al­can­za los 38.5 ºC y per­sis­te más de 48 ho­ras. Con­sul­ta con tu mé­di­co si pue­des to­mar pa­ra­ce­ta­mol, siem­pre y cuan­do no seas alér­gi­ca.

¿PUE­DO PIN­TAR YO EL CUAR­TO DEL BE­BÉ?

Ten en cuen­ta que in­ha­lar los bar­ni­ces, pin­tu­ras y di­sol­ven­tes po­dría po­ner en pe­li­gro el co­rrec­to desa­rro­llo de tu be­bé. Con­tra­ta al­guien que pin­te y, de pre­fe­ren­cia, evi­ta es­tar ahí mien­tras tra­ba­jan en ello.

¿ PUE­DO TO­MAR UNA CER­VE­ZA?

El al­cohol es la pri­me­ra cau­sa no ge­né­ti­ca de re­tra­so men­tal y que pue­de pro­vo­car da­ños fí­si­cos al be­bé. El al­cohol lle­ga di­rec­ta­men­te al fe­to a tra­vés de tu san­gre: eví­ta­lo.

¿PUE­DO TRA­BA­JAR EN LA COMPU­TADO­RA?

Ha­cer­lo no su­po­ne ries­gos, aun­que de­bes des­can­sar y dar bre­ves pa­seos (ca­mi­na­tas) pa­ra fa­vo­re­cer tu cir­cu­la­ción y des­ten­sar los múscu­los.

¿PUE­DO USAR RE­ME­DIOS HOMEOPÁTICOS?

El problema de la me­di­ci­na al­ter­na­ti­va es que no exis­ten es­tu­dios con­tro­la­dos so­bre sus efec­tos en el desa­rro­llo del be­bé. Por eso es me­jor que ten­gas pre­cau­ción y los evi­tes.

¿PUE­DO FU­MAR EN EL EM­BA­RA­ZO?

No. Pue­de cau­sar com­pli­ca­cio­nes gra­ves co­mo abor­tos es­pon­tá­neos y par­tos pre­ma­tu­ros, así co­mo que el be­bé naz­ca con po­co pe­so. El ta­ba­co se re­la­cio­na con mal­for­ma­cio­nes con­gé­ni­tas. Tam­po­co seas fu­ma­do­ra pa­si­va.

¿CUÁN­TAS TA­ZAS DE CA­FÉ PUE­DO BE­BER?

Du­ran­te el em­ba­ra­zo pue­des to­mar una ta­za pe­que­ña de ca­fé. Ten en cuen­ta que es­ta be­bi­da pue­de au­men­tar el ries­go de abor­to es­pon­tá­neo.

¿PINTARME EL PE­LO?

Si ya lo has he­cho an­tes de la ges­ta­ción y em­pleas los mis­mos pro­duc­tos, es­tá bien; pe­ro no con­vie­ne que lo ha­gas por pri­me­ra vez. Tam­bién espera hasta des­pués del pri­mer tri­mes­tre de la ges­ta­ción.

¿DE­BO DESHACERME DE MIS MAS­CO­TAS?

No, pe­ro de­bes to­mar cier­tas pre­cau­cio­nes: la­var tus ma­nos des­pués de aca­ri­ciar­los, no per­mi­tir­les que te la­man y uti­li­zar guan­tes pa­ra lim­piar sus uten­si­lios y ex­cre­men­tos. Ade­más, no des­cui­des sus vi­si­tas pe­rió­di­cas al ve­te­ri­na­rio. Si tu ga­to tie­ne al­gu­na en­fer­me­dad, ex­tre­ma pre­cau­cio­nes y no te ocu­pes de la lim­pie­za de su are­na.

¿ME AFEC­TA LA RA­DIA­CIÓN DEL MI­CRO­ON­DAS?

El mi­cro­on­das só­lo emi­te ra­dia­ción elec­tro­mag­né­ti­ca de lon­gi­tud de on­da cor­ta, por lo que se di­si­pa en una dis­tan­cia de unos

40 o 50 cm. Por pre­cau­ción, alé­ja­te del apa­ra­to cuan­do es­té fun­cio­nan­do y hasta que ter­mi­ne.

¿PUE­DO CO­MER EM­BU­TI­DOS?

No si son ela­bo­ra­dos con car­ne cru­da.

¿ME AFEC­TAN LOS DETECTORES DE ME­TA­LES?

No hay prue­bas cien­tí­fi­cas de que los detectores de me­tal su­pon­gan un ries­go pa­ra el em­ba­ra­zo, pe­ro si no te sientes có­mo­da al pa­sar a tra­vés de ellos, pue­des so­li­ci­tar que te re­vi­sen ma­nual­men­te: estás en to­do tu de­re­cho de pe­dir­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.