25 CON­SE­JOS PA­RA SER ME­JOR MA­MÁ

Ser Padres (Chile) - - SER MAMÁ -

Ex­pre­sa tu sen­tir

Elo­gia y re­co­no­ce sus pe­que­ños lo­gros (que guar­de sus ju­gue­tes o se la­ve las ma­nos an­tes de co­mer sin que se lo pi­das). Cuan­do ha­ga al­go que no te agra­de, dí­ce­lo de for­ma cla­ra y di­rec­ta, sin en­fa­dos ni gri­tos. Tus pa­la­bras son ne­ce­sa­rias pa­ra nu­trir la vi­da in­te­rior de tu hi­jo.

Es­cú­cha­lo

Sus­pen­de lo que es­tés ha­cien­do y pres­ta aten­ción a lo que te pla­ti­ca tu ni­ño sin in­te­rrum­pir ni des­apro­bar; per­mi­te que ex­pre­se sus du­das, sen­ti­mien­tos y opi­nio­nes.

Pla­ti­ca

Cuén­ta­le lo que has he­cho du­ran­te tu día, cuá­les son las go­lo­si­nas que más te gus­tan, tus co­lo­res pre­di­lec­tos, tus li­bros y per­so­na­jes de pe­lí­cu­la fa­vo­ri­tos, la mú­si­ca que te en­can­ta… Du­ran­te unos mi­nu­tos evi­ta las co­rrec­cio­nes y ór­de­nes, sos­tén una con­ver­sa­ción di­ver­ti­da.

Jue­ga

Al me­nos 30 mi­nu­tos ca­da día, jue­ga a las muñecas, los ca­rri­tos, es­con­di­das, lu­chas, fut­bol, vi­deo­jue­gos… En­tré­ga­te a la con­vi­ven­cia, vuel­ve a ser ni­ña; te di­ver­ti­rás y dis­fru­ta­rás mien­tras creas es­ce­nas en­tra­ña­bles en la me­mo­ria de tu hi­jo.

Re­ga­la

De vez en cuan­do sor­pren­de a tu hi­jo con un pre­sen­te sim­bó­li­co: una pe­lo­ta, un glo­bo, un pos­tre, un cho­co­la­te… Es una de­mos­tra­ción de lo es­pe­cial que es pa­ra ti y lo mu­cho que pien­sas en él y lo amas.

Abra­za

Ca­da vez que car­gas, be­sas, abra­zas o mi­mas a tu pe­que­ño, le ayu­das a cons­truir su se­gu­ri­dad emo­cio­nal y le per­mi­tes ex­pe­ri­men­tar de ma­ne­ra más pal­pa­ble, li­te­ral­men­te, tu amor y ca­li­dez emo­cio­nal.

Ríe

Cuan­do son­ríes con tu hi­jo le das una ima­gen po­si­ti­va, él se per­ci­be co­mo una per­so­na agra­da­ble y dig­na de amor. Los ni­ños que ven a sus pa­pás reír ha­bi­tual­men­te desa­rro­llan una per­so­na­li­dad más se­gu­ra, optimista y ca­paz de en­fren­tar los pro­ble­mas de for­ma más crea­ti­va.

Pre­sú­me­lo

Sin exa­ge­rar, habla bien de tu hi­jo fren­te a otras per­so­nas. Des­ta­ca sus lo­gros o as­pec­tos po­si­ti­vos (lo bien que di­bu­ja, su dis­po­si­ción pa­ra ayu­dar en los queha­ce­res de la ca­sa…) jus­to cuan­do pue­da es­cu­char­te. Así le re­cuer­das lo mu­cho que va­le.

Tómalo en cuen­ta

In­vo­lú­cra­lo en de­ci­sio­nes siem­pre que sea po­si­ble (dón­de pa­sar el fin de se­ma­na o las va­ca­cio­nes, la ro­pa que usa­rá…). Pí­de­le al­gún con­se­jo: le ha­rás sen­tir­se im­por­tan­te.

Lée­le

Los be­ne­fi­cios si le lees a tu hi­jo: ad­quie­re más vo­ca­bu­la­rio, desa­rro­lla su ima­gi­na­ción y fo­men­tas la lec­tu­ra. Tie­nen una cer­ca­nía emo­cio­nal que pro­du­ci­rá en­tre us­te­des un víncu­lo fuer­te y du­ra­de­ro. Cum­ple tus pro­me­sas Si no lo ha­ces, las­ti­mas su co­ra­zón porque aca­bas con la con­fian­za que te tie­ne. Si las cumples, cons­tru­yes res­pe­to y ad­mi­ra­ción por ti; ne­ce­sa­rio pa­ra sen­tir­se se­gu­ro.

Crea un ál­bum

Que no só­lo in­clu­ya fo­tos: tam­bién ane­xa re­cor­tes, bo­le­tos de es­pec­tácu­los, es­tam­pas de per­so­na­jes con­sen­ti­dos y hasta en­vol­tu­ras de sus go­lo­si­nas fa­vo­ri­tas. To­do se­rá un fiel tes­ti­mo­nio de lo mu­cho que dis­fru­tas­te su in­fan­cia.

Acom­pá­ña­lo

No fal­tes a los even­tos es­co­la­res en los que ten­ga al­gu­na par­ti­ci­pa­ción; nin­gu­na pre­sen­cia le da­rá más con­fian­za que la tu­ya pa­ra ha­cer su me­jor pa­pel.

Acép­ta­lo

No lo com­pa­res: le es­ta­rás ne­gan­do su de­re­cho a ser di­fe­ren­te y lo ha­rás sen­tir­se inade­cua­do, in­se­gu­ro e in­fe­liz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.