ES­TÁS LIS­TA PA­RA UNA MAS­CO­TA?

Tu IT Girl (Chile) - - Tú Mundo -

#1

Ellos tam­bién tie­nen ne­ce­si­da­des. Cla­ro, el pe­rri­to es gra­tis, pe­ro la co­mi­da y sus va­cu­nas no, así es que de­bes con­si­de­rar es­te gas­to. Tam­bién ne­ce­si­tan ca­ri­ño y aten­ción, que lo lle­ves a pa­sear y ten­gas lim­pio el es­pa­cio don­de te es­pe­rán­do­te mien­tras es­tás en el co­le­gio to­do el día.

#2

Sa­bías que… al­gu­nos pe­rros gran­des, ¡vi­ven de 10 a 15 años! No son un ju­gue­te del que te pue­des abu­rrir en unas se­ma­nas o me­ses y des­pués bo­tar­lo o de­jar­lo en la ca­lle, de­bes es­tar cons­cien­te que te va a acom­pa­ñar a lo lar­go de tu vi­da. Tie­nes que en­tre­nar­lo y cui­dar­lo, ya que se­rá tu res­pon­sa­bi­li­dad por mu­cho, mu­cho tiem­po.

#3

Eli­ge co­rrec­ta­men­te: no de­jes que te ga­ne la emo­ción por el ta­ma­ño, si vi­ves en un de­par­ta­men­to de­fi­ni­ti­va­men­te ne­ce­si­tas un pe­rri­to pe­que­ño que se adap­te a tu ca­sa. Tam­bién de­bes con­si­de­rar tu es­ti­lo de vi­da: si via­jas cons­tan­te­men­te o cuán­to tiem­po pa­sas fue­ra de ca­sa du­ran­te el día. De­be ser una mas­co­ta que se aco­ple a tus ne­ce­si­da­des y a las de la fa­mi­lia.

#4

Im­pre­vis­to: las mas­co­tas ge­ne­ran gas­tos fi­jos co­mo va­cu­nas, des­pa­ra­si­ta­cio­nes, ali­men­to, pe­ro ¿qué pa­sa­ría si se pre­sen­ta­ra una emer­gen­cia mé­di­ca? Los tra­ta­mien­tos son al­go cos­to­sos.

#5

Sé res­pon­sa­ble: cuan­do adop­tas una mas­co­ta es tu obli­ga­ción cui­dar­la y dar­le to­do tu ca­ri­ño, no se va­le que se lo de­jes to­do a tus pa­pás y tú so­lo te de­di­ques a ju­gar con ella. Sa­be­mos que eco­nó­mi­ca­men­te es im­po­si­ble ayu­dar mu­cho, pe­ro sí pue­des man­te­ner siem­pre su es­pa­cio lim­pio, dar­le su co­mi­da cuan­do ten­ga ham­bre, sa­car­la a pa­sear, en­tre otras co­sas.

Si al­gún pun­to te hi­zo du­dar de tu in­ten­ción de te­ner una mas­co­ta, te su­ge­ri­mos que lo pien­ses me­jor, tal vez no es el mo­men­to ade­cua­do. Pe­ro no te des­ani­mes, pue­des ser vo­lun­ta­ria en al­gu­nos pro­gra­mas que ne­ce­si­tan de per­so­nas pa­ra sa­car a los pe­rri­tos a pa­sear, aco­ger­lo en tu ca­sa mien­tras las fun­da­cio­nes le bus­can un ho­gar de­fi­ni­ti­vo, o bien, do­nar ali­men­tos, me­di­ci­nas o ac­ce­so­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.