MI­LEY CYRUS

Re­sal­ta­ba por la re­bel­día y lo con­tro­ver­sial de sus ac­cio­nes: fo­tos atre­vi­das y de­cla­ra­cio­nes que de­ja­ban im­pre­sio­na­dos a to­dos. Era pro­ta­go­nis­ta de gran par­te de las po­lé­mi­cas de Holly­wood, pe­ro, al pa­re­cer, eso que­dó atrás. Mi­ley se rein­ven­tó de la noch

Tu IT Girl (Chile) - - News - Por Ja­vie­ra Sa­las

La cal­ma lle­gó a la vi­da de Mi­ley Cyrus. Pe­ro no fue re­pen­tino, sino que fue una len­ta tran­si­ción de la re­bel­de y atre­vi­da mu­jer que de­jó atrás la ima­gen de la inocen­te Han­nah Mon­ta­na, a una per­so­na más ma­du­ra y con las me­tas cla­ras. Su nue­vo sin­gle Ma­li­bu la tie­ne en la ci­ma de las car­te­le­ras otra vez, don­de mues­tra un la­do más sua­ve. Es co­sa de ver el vi­deo: la es­tre­lla pop de 24 años apa­re­ce con un swea­ter cue­llo de tor­tu­ga, glo­bos por to­dos la­dos y una ma­ni­cu­re per­fec­ta. Mi­ley se rein­ven­tó por com­ple­to, des­ta­can­do es­ta trans­for­ma­ción co­mo una de las más im­por­tan­tes des­de que Tay­lor Swift cam­bió su es­ti­lo country por uno más cer­cano al de una ce­le­bri­dad pop. Pe­ro ¿qué pa­só que de­jó de la­do los días de col­gar des­nu­da en una bo­la de de­mo­li­ción, bai­lar pro­vo­ca­ti­va­men­te en

ce­re­mo­nias de pre­mia­cio­nes y ser ex­tre­ma­da­men­te fies­te­ra?

BIEN­VE­NI­DA DE VUEL­TA

Des­pués de ha­ber ter­mi­na­do con su gua­pí­si­mo po­lo­lo Liam Hems­worth en 2013, con quien se iba a ca­sar, la can­tan­te tu­vo un pe­rio­do de de­sen­freno que se pue­de con­fun­dir in­clu­so con lo­cu­ra. Tu­vo un ro­man­ce con Ke­llan Lutz, le dio un be­so a Ca­ra De­le­vin­gne, y sa­lió con Pa­trick Sch­war­ze­neg­ger y Ste­lla Max­well; en un in­ten­to por con­ven­cer al mun­do de que des­car­ta­ran las etiquetas cuan­do se tra­ta de se­xua­li­dad. Pe­ro, tres años des­pués de vi­vir de­sen­fre­na­da­men­te, des­cu­brió a quien que­ría de ver­dad. El 2016 vol­vió con Liam, y rá­pi­da­men­te se fue­ron a vi­vir jun­tos a Ma­li­bú. ¿Un re­ti­ro ro­mán­ti­co que ins­pi­ró su nue­vo dis­co? ¡De­fi­ni­ti­va­men­te! Con el tiem­po Mi­ley se dio cuen­ta de que ha­bía co­me­ti­do un error al ale­jar al gran amor de su vi­da y se arre­pin­tió. Pe­ro no le de­mos to­do el cré­di­to a Liam por el cam­bio de la can­tan­te, por­que Mi­ley no lo ve co­mo su prín­ci­pe Dis­ney que la sal­vó de la per­di­ción, sino que to­do lo con­tra­rio: ella de­ci­dió cam­biar por sí mis­ma y ser una mu­jer em­po­de­ra­da con el con­trol de su pro­pia vi­da. Ad­mi­tió que el com­por­ta­mien­to que mos­tró en esos tres años fue una for­ma de re­be­lar­se por ha­ber tra­ba­ja­do con su pa­pá, su abue­la y su guar­dia, en vez de ha­ber te­ni­do una vi­da nor­mal en un co­le­gio. Por eso, ex­pli­có en la ra­dio Zach Sang Show, cuan­do cum­plió 18 años, es­ta­ba ha­cien­do twer­king en el show de Juicy J. Pa­ra ella, fue una es­pe­cie de li­be­ra­ción per­so­nal.

LIM­PIA POR DEN­TRO Y POR FUE­RA

La ex Han­nah Mon­ta­na era una usua­ria fre­cuen­te de sus­tan­cias ilí­ci­tas y se mo­vía en un am­bien­te que na­da de bien le ha­cía. Pe­ro, co­mo afir­mó a Bill­board, se dio cuen­ta de que de­bía ro­dear­se de per­so­nas que qui­sie­ran lo me­jor pa­ra ella, que la ani­men a evo­lu­cio­nar y a ser más abier­ta. Sor­pren­dió a mu­chos (in­clu­yen­do a sus más cer­ca­nos) cuan­do de­ci­dió de­jar los ma­los há­bi­tos. Una de­ci­sión sa­lu­da­ble que le per­mi­tió se­guir ade­lan­te en su re­en­cuen­tro con­si­go mis­ma. Por otra par­te, se ani­mó a en­se­ñar lo que me­jor sa­be ha­cer a fu­tu­ras pro­me­sas mu­si­ca­les. En una

can­tan­te La que ase­gu­ra in­fluen­cias sus son mu­si­ca­les y Brit­ney Ma­don­na Spears.

es­tra­te­gia de su ma­dre, Tish, y de su equi­po de má­na­gers, Mi­ley se con­vir­tió en coach de The Voi­ce. Ella afir­mó que acep­tó por­que que­ría ha­cer al­go di­ver­ti­do y tras­pa­sar­les sus co­no­ci­mien­tos a ar­tis­tas emer­gen­tes, pe­ro tam­bién -cuan­do se unió al show- ya es­ta­ba em­pe­zan­do su tra­ba­jo en el nue­vo dis­co y en una ima­gen más co­mer­cial que le gus­ta­ra a la au­dien­cia. Sa­bía que ser al­guien me­nos ra­di­cal era una opor­tu­ni­dad pa­ra ella. Tan­to así fue, que du­ran­te su pre­sen­ta­ción en los Bill­board Mu­sic Awards se emo­cio­nó has­ta las lá­gri­mas cuan­do in­ter­pre­tó Ma­li­bu, con­vir­tién­do­se en uno de los mo­men­tos más me­mo­ra­bles de esa no­che. Con su trans­for­ma­ción, fue lim­pian­do sus re­des so­cia­les. De­jó atrás las fo­tos con bongs, co­lla­ges ra­rí­si­mos y otras co­sas que me­jor no men­cio­na­re­mos. Aho­ra, los más de 68 mi­llo­nes de se­gui­do­res de Mi­ley so­lo ven fo­tos de ella en en ce­le­bra­cio­nes, con­cier­tos y cuan­do era ni­ña. Es­te año tra­jo una nue­va Mi­ley, de­fi­ni­ti­va­men­te.

Su nom­bre real era Des­tiny Ho­pe, pe­ro lo cam­bió a Mi­ley Ray Cyrus, en ho­nor a su so­bre­nom­bre (Smi­ley, por­que son­reía mu­cho cuan­do ni­ña) y a su abue­lo, el político Ro­nald Ray Cyrus.

VUEL­TA A LO CO­MER­CIAL

Es­cu­char Ma­li­bu es co­mo vol­ver al 2009, a una can­ción de Han­nah Mon­ta­na. Un gi­ro que, aun­que amá­ba­mos a la irre­ve­ren­te Mi­ley, agra­de­ce­mos co­mo una bri­sa de ai­re fresco. Su dis­co an­te­rior, Mi­ley Cyrus and Her Dead Petz, fue de ver­dad un es­fuer­zo ex­pe­ri­men­tal en el rock psi­co­dé­li­co... Pe­ro tam­bién una mez­cla de can­cio­nes di­fí­ci­les de es­cu­char que ale­ja­ron a mu­chos de sus fans. Ro­lling Sto­ne la ca­li­fi­có co­mo una “lu­ná­ti­ca prin­ce­sa del pop”. Aho­ra, con su gi­ro mu­si­cal en el es­ti­lo mu­si­cal, es con­si­de­ra­da co­mo una pop star enamo­ra­da de sí mis­ma, sus fans y su fu­tu­ro ma­ri­do, Liam. Apar­te de Ma­li­bu, pu­bli­có una nue­va can­ción que lo­gra que se luz­ca su per­fec­ta voz. La ar­tis­ta siem­pre se ha ca­rac­te­ri­za­do por pe­dir la opi­nión de sus se­res que­ri­dos so­bre sus can­cio­nes, y en es­ta oca­sión, en una for­ma de agra­de­cer­les por el apo­yo cons­tan­te que le han da­do y por ser una par­te esen­cial en su vi­da tan­to pro­fe­sio­nal co­mo per­so­nal, Mi­ley re­cor­dó mo­men­tos de su in­fan­cia en su nue­vo sen­ci­llo. Pre­sen­tó Ins­pi­red en di­rec­to du­ran­te el con­cier­to a be­ne­fi­cio One Lo­ve

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.