Liam Pay­ne SUE­ÑOS DE REALIDAD

Tu IT Girl (Chile) - - Tu estrella - Por Ben­ja­mín Acos­ta

Nun­ca pier­das de vis­ta lo que real­men­te te apa­sio­na.

Las vuel­tas de la vi­da, gi­ros ines­pe­ra­dos que al fi­nal con­du­cen ha­cia la di­rec­ción co­rrec­ta. De ahí pue­de ex­pli­car­se el por­qué es­te bri­tá­ni­co pu­do en­ten­der que el de­seo de con­ver­tir­se en atle­ta no le fue con­ce­di­do. A cam­bio, quien es re­co­no­ci­do por su par­ti­ci­pa­ción en One Di­rec­tion, ha vis­to un co­lo­ri­do pai­sa­je mu­si­cal que le ha traí­do enor­mes sa­tis­fac­cio­nes. Una afir­ma­ción del can­tan­te y com­po­si­tor na­ci­do en 1993. Al re­fe­rir­se al mo­tor crea­ti­vo que lo im­pul­sa, Liam va­lo­ra las opor­tu­ni­da­des que se le han pre­sen­ta­do des­de que fue­ron des­cu­bier­tas sus ha­bi­li­da­des vo­ca­les. Su­po ma­ne­jar el re­cha­zo du­ran­te la pri­me­ra au­di­ción del reality The X Fac­tor, pa­ra vol­ver un par de años después y re­ci­bir una ova­ción de pie por par­te del pú­bli­co por su in­ter­pre­ta­ción del clásico Cry Me A Ri­ver. Lo que en realidad es­ta­ba en sus pen­sa­mien­tos era el he­cho de ser par­te del equi­po olím­pi­co re­pre­sen­ta­ti­vo de In­gla­te­rra pa­ra com­pe­tir en prue­bas de ve­lo­ci­dad. Se es­for­zó du­ran­te una eta­pa con­si­de­ra­ble, le­van­tán­do­se muy tem­prano pa­ra co­rrer unos 10 ki­ló­me­tros ca­da día a par­tir de las 5.00 de la ma­ña­na. Si bien no con­si­guió ser uno de los de­por­tis­tas de al­to ren­di­mien­to, no se des­ani­mó. “Es un pro­ce­so, co­mo su­ce­de prác­ti­ca­men­te con cual­quier co­sa en la vi­da. Pri­me­ro sien­tes la pér­di­da, pe­ro con­for­me ese an­he­lo in­me­dia­to se des­va­ne­ce, sur­gen otras po­si­bi­li­da­des pa­ra me­jo­rar, y es en­ton­ces cuan­do en­tien­des por qué no era por ahí el ca­mino o sim­ple­men­te no era el mo­men­to in­di­ca­do”, re­fle­xio­na acer­ca del re­di­rec­cio­na­mien­to por el cual en­tró por com­ple­to a la mú­si­ca.

A VE­CES OLVIDAMOS QUE AL­RE­DE­DOR DE UN ESFUERZO INDIVIDUAL EXISTE UN EQUI­PO DE TRABAJO…

En mi ca­so, ini­cia con mi fa­mi­lia. Siem­pre se ne­ce­si­ta de per­so­nas fuer­tes e in­te­li­gen­tes en tu en­torno pa­ra es­tar mo­ti­va­do. Pue­do de­cir que he con­ta­do con el pri­vi­le­gio de per­so­nas bri­llan­tes que me han im­pul­sa­do a con­ti­nuar y me han ins­pi­ra­do en di­fe­ren­tes ni­ve­les.

¿Y CÓ­MO HACES MÁS FUER­TE LA RETROALIMENTACIÓN CON ELLOS?

Después de es­cu­char­los, com­par­to mi opi­nión de la me­jor for­ma. Ser di­rec­tos y cau­tos dentro de un equi­po de trabajo es fun­da­men­tal pa­ra se­guir ade­lan­te. Se tra­ta de mo­ti­var­nos unos a otros y así es po­si­ble en­con­trar la orien­ta­ción ideal.

HA­BLAN­DO DE TU PA­SA­DO CO­MO CORREDOR, ¿CUÁLES VENTAJAS ENCONTRASTE?

Que se tra­ta de una com­pe­ten­cia per­so­nal, se es­ta­ble­ce el re­to con uno mis­mo, el cual te for­ta­le­ce. Ade­más de te­ner una bue­na con­di­ción fí­si­ca, co­rrer te ayu­da a man­te­ner un es­pí­ri­tu fuer­te y pen­sa­mien­tos cla­ros.

¿ES VER­DAD QUE TO­DA­VÍA TE PRODUCEN NERVIOS LOS CON­CIER­TOS?

No lo pue­do ne­gar, pe­ro tam­po­co me que­jo por­que eso sig­ni­fi­ca que si­gue sien­do co­mo la pri­me­ra vez. Y eso es po­si­ti­vo por­que te man­tie­ne enamorado de lo que haces. Es un asun­to inevi­ta­ble que he apren­di­do a dis­fru­tar. De lo con­tra­rio, creo que se con­ver­ti­ría en par­te de una ru­ti­na, sin emo­ción ni cu­rio­si­dad por des­cu­brir nue­vas sen­sa­cio­nes.

¿TAM­BIÉN SE EN­CUEN­TRA AHÍ LA FUERZA DE LA TENACIDAD?

Ob­via­men­te, por­que de­fi­nes re­tos a los cua­les quie­res lle­gar. Pa­ra eso te pre­pa­ras fí­si­ca y men­tal­men­te. Aho­ra que lo pien­so, se con­vier­te en un en­tre­na­mien­to pa­ra la vi­da en ge­ne­ral. Es una ac­ti­vi­dad her­mo­sa, que te em­pu­ja ha­cia la me­ta sin du­das de por me­dio. Y una vez que lle­gas, la sen­sa­ción es es­plen­do­ro­sa.

AL­GO IM­POR­TAN­TE EN TU VI­DA SON LOS RECHAZOS…

Han si­do de­ter­mi­nan­tes. Por el la­do de­por­ti­vo, me mos­tra­ron la ru­ta que de­bía se­guir ha­cia la mú­si­ca. Y res­pec­to a lo que su­ce­dió la pri­me­ra vez en The X Fac­tor, me en­se­ñó lo que me fal­ta­ba por apren­der. La lec­ción del esfuerzo, de tus lí­mi­tes y po­si­bi­li­da­des es gran­dio­sa cuan­do apro­ve­chas esa se­gun­da opor­tu­ni­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.