QUIÉNFUISTE en tu vi­da pasada

Si quie­res sa­ber cuál es tu mi­sión de vi­da, su­ma la fe­cha de tu na­ci­mien­to.

Tu IT Girl (Chile) - - Zona mágica - Por Ale Arre­don­do

Se­gún la teo­ría de la re­en­car­na­ción (una vez que mue­res, vuel­ves a en­car­nar en otra per­so­na), lo que hoy es­tás pa­san­do es re­sul­ta­do de tus vi­das an­te­rio­res. Por ejem­plo, al­gu­na en­fer­me­dad, el no con­se­guir ga­lán, no lle­var­te bien con tus pa­pás, etc. El sa­ber quién fuiste en otras épo­cas te ayu­da a en­fren­tar de la me­jor ma­ne­ra es­tos conflictos. So­lo ne­ce­si­tas pa­pel y lá­piz. ¡A su­mar se ha di­cho! 1 Ocu­pas­te puestos im­por­tan­tes, lo que te per­mi­tió ha­cer bue­nas amis­ta­des. Des­de ha­ce si­glos vie­nes pe­lean­do tu in­de­pen­den­cia, no te­mes vi­vir sola. Tienes un es­pí­ri­tu em­pren­de­dor y ca­pa­ci­dad de con­se­guir lo que te pro­po­nes. No eres fe­liz con la ru­ti­na. Te gus­ta es­cu­char los tips de tus amigos, aun­que no les ha­gas ca­so. 2 En otros tiem­pos, te ca­rac­te­ri­zas­te por ser po­si­ti­va y equi­li­bra­da, gra­cias a eso, ayu­das a tus amigos a man­te­ner la cal­ma. En es­ta vi­da te in­tere­sa apren­der a es­cu­char a los de­más. 3 Apro­ve­chas­te al má­xi­mo tus vi­das pa­sa­das, ex­pe­ri­men­ta­bas con to­do lo que te lla­ma­ba la aten­ción, por lo que aho­ra vie­nes a tra­ba­jar una ac­ti­tud res­pon­sa­ble y equi­li­bra­da. Eres ca­paz de desa­rro­llar tu sen­si­bi­li­dad pa­ra de­tec­tar quién está en apu­ros. 4 De sen­ti­do prác­ti­co y ca­pa­ci­dad or­ga­ni­za­ti­va que has ad­qui­ri­do en otras vi­das. Ne­ce­si­tas de­mos­trar que pue­des ha­cer sen­tir se­gu­ro a quien es­té con­ti­go. Vie­nes a per­fec­cio­nar tu re­la­ción con el mun­do (so­bre to­do con la na­tu­ra­le­za). Des­ta­cas por ser per­fec­cio­nis­ta, cua­li­dad que no te per­mi­te de­jar na­da a me­dias, ni en ma­nos de otros. 5 Muy cu­rio­sa, ne­ce­si­tas sa­ber­lo to­do, ex­pe­ri­men­tar y vi­vir al má­xi­mo. En tus vi­das pa­sa­das, lu­chas­te con­tra las tra­di­cio­nes y re­glas que im­po­nían los de­más. De ge­ne­ro­sa for­ta­le­za y va­len­tía, vie­nes co­mo un Ro­bin Hood a trans­for­mar el pen­sa­mien­to y la ma­ne­ra de vi­vir de quie­nes te ro­dean. En­fren­ta­rás lec­cio­nes du­ras y en­ten­de­rás que hay co­sas que es­ca­pan de tus ma­nos. 6 En es­ta vi­da en­con­tra­rás equi­li­brio emo­cio­nal, ya que vie­ne car­ga­da de apren­di­za­jes que sa­na­rán y ar­mo­ni­za­rán tus cha­cras. Cuen­tas con el don pa­ra ayu­dar a quien lo ne­ce­si­te, sin sa­cri­fi­car tus sue­ños por otros. Tu ta­rea es en­fren­tar lec­cio­nes de des­ape­go y com­pren­der que no debes de­pen­der de na­die, ni con­tro­lar a tu fa­mi­lia y tus amigos. 7 Con una gran sa­bi­du­ría, an­tes de ha­cer las co­sas, ana­li­zas la si­tua­ción y ac­túas. Tu ne­ce­si­dad de per­fec­ción te con­ver­ti­rá en es­pe­cia­lis­ta en tu área. Po­sees en­tre­ga y res­pon­sa­bi­li­dad, lo que te con­vier­te en un ejem­plo a se­guir. A ve­ces, de­jas a un la­do tus pla­nes por ser in­con­di­cio­nal. 8 Te dis­tin­gues por tu ca­pa­ci­dad de lo­gro, di­na­mis­mo, com­pe­ti­ti­vi­dad y enor­me exi­gen­cia a ti mis­ma. Lo an­te­rior te mo­ti­va a cons­truir gran­des co­sas y a em­pren­der pro­yec­tos que tú ni te ima­gi­na­bas. Vie­nes a es­ta vi­da a de­mos­trar que, aun­que ha­ya fra­ca­sos, lo im­por­tan­te es reorien­tar la energía (vi­bra po­si­ti­va) me­dian­te la me­di­ta­ción o yo­ga pa­ra que dé en el blan­co. 9 Eres una chi­ca muy idea­lis­ta y con mu­cha ne­ce­si­dad de que tu ta­len­to sea re­co­no­ci­do por los de­más. Sue­ñas con el aplau­so y los re­flec­to­res. De per­so­na­li­dad con­tro­la­do­ra, lle­gas a es­te mun­do a cum­plir tu sue­ño, por lo que pa­sa­rás dis­tin­tas prue­bas pa­ra apren­der que no to­do es éxi­to y po­pu­la­ri­dad, sino tam­bién existe la hu­mil­dad y lu­cha con­tra el ego. 11 Ins­pi­ras en los de­más por ser po­si­ti­va, es­tu­dio­sa y bue­na hi­ja. Muy com­pro­me­ti­da y vi­sio­na­ria, tus vi­das pa­sa­das te han con­ver­ti­do en una au­to­ri­dad en lo que haces, tus se­gui­do­res dis­fru­ta­rán de ese apren­di­za­je. 22 Ma­te­ria­lis­ta y con se­gu­ri­dad per­so­nal y eco­nó­mi­ca, tus vi­das pa­sa­das te han en­se­ña­do a re­gir los des­ti­nos y a im­po­ner tu au­to­ri­dad. Debes sa­ber que con es­ta ac­ti­tud no lo­gra­rás na­da bueno en tu pre­sen­te. Des­haz­te de ese kar­ma pa­ra que cons­tru­yas un fu­tu­ro lleno de amor y triun­fos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.