CRE­MA DE DÍA VS CRE­MA DENOCHE

Vanidades (Chile) - - Beauty Trends - POR VALENTINA HER­NÁN­DEZ

Pa­ra mu­chas mu­je­res, in­cluir un pro­duc­to de uso noc­turno en su ru­ti­na de be­lle­za ha­bi­tual sig­ni­fi­ca un gas­to in­ne­ce­sa­rio. La pre­gun­ta es ¿por qué no usar la mis­ma cre­ma hi­dra­tan­te al le­van­tar­nos y al acos­tar­nos? Ha­bla­mos con una es­pe­cia­lis­ta en

der­ma­to­lo­gía y es­to fue lo que nos di­jo.

CRE­MAS DE DÍA

Una de sus fun­cio­nes prin­ci­pa­les es pro­te­ger el cu­tis de las agre­sio­nes ex­ter­nas, co­mo de la ra­dia­ción UVB-UVA. Por eso —y por­que ca­da vez se tie­ne más con­cien­cia so­bre los da­ños que el ex­ce­so de sol pue­de ge­ne­rar en la piel— ha­ce va­rios años que gran par­te de las cre­mas de día lle­van ín­di­ces de pro­tec­ción so­lar (mí­ni­mo FPS 15) en su com­po­si­ción. “Otras de sus im­por­tan­tes fun­cio­nes es hi­dra­tar la piel, equi­li­brar los ni­ve­les de agua, uni­fi­car y crear una ba­rre­ra pro­tec­to­ra con­tra los me­ta­les tó­xi­cos, la con­ta­mi­na­ción, el hu­mo del ta­ba­co, el cli­ma, etc.”, ex­pli­ca la Dra. Li­lian Pé­rez, der­ma­tó­lo­ga del Cen­tro Mé­di­co Bio­mer.

Sus com­po­nen­tes sue­len in­cluir:

ÁCIDO HIALURÓNICO: pe­se a ser una sus­tan­cia que se en­cuen­tra de for­ma na­tu­ral en nues­tro or­ga­nis­mo, el pa­so de los años ha­ce que nues­tro cuer­po ten­ga me­nor ca­pa­ci­dad de pro­du­cir­lo. Tie­ne la fa­cul­tad de me­jo­rar el as­pec­to de la piel, re­lle­nan­do arru­gas y me­jo­ran­do ci­ca­tri­ces. Ade­más, tie­ne un al­to po­der pa­ra atraer y re­te­ner el agua, apor­tan­do gran­des do­sis de hi­dra­ta­ción al cu­tis. A me­di­da que apor­ta hu­me­dad, el ácido hialurónico re­afir­ma los con­tor­nos fa­cia­les, sua­vi­za su tex­tu­ra, dis­mi­nu­ye man­chas de la edad y re­du­ce el ta­ma­ño de las lí­neas de ex­pre­sión.

VITAMINAS AN­TI­OXI­DAN­TES (Cy E): son mu­chos los es­tu­dios que han de­mos­tra­do sus gran­des be­ne­fi­cios pa­ra la be­lle­za y la sa­lud de la piel. Sus efec­tos an­ti­oxi­dan­tes y re­ge­ne­ra­do­res com­ba­ten el efec­to de los ra­di­ca­les li­bres (co­mo el sol, el es­trés, la con­ta­mi­na­ción, en­tre otros) y ayu­dan a lu­cir un cu­tis más re­no­va­do, con ma­yor lu­mi­no­si­dad y vi­ta­li­dad. Ade­más, la vi­ta­mi­na C es­ti­mu­la la sín­te­sis de co­lá­geno. UREA: pue­de que no ha­yas es­cu­cha­do ha­blar an­tes de ella, pe­ro se ha con­ver­ti­do en uno de los in­gre­dien­tes más co­mu­nes de los pro­duc­tos hi­dra­tan­tes. ¿La ra­zón? Su uso so­bre la piel ge­ne­ra un efec­to de ba­rre­ra, im­pi­dien­do que el agua de la der­mis se es­ca­pe y man­te­nien­do los ni­ve­les óp­ti­mos de hi­dra­ta­ción. Es por eso que lle­va si­glos uti­li­zán­do­se pa­ra tra­tar las pie­les más se­cas e in­clu­so en­fer­me­da­des der­ma­to­ló­gi­cas co­mo la pso­ria­sis o la der­ma­ti­tis. CO­LÁ­GENO: es con­si­de­ra­do co­mo el in­gre­dien­te es­tre­lla a la ho­ra de pre­ve­nir y dis­mi­nuir las arru­gas. La pro­duc­ción de co­lá­geno dis­mi­nu­ye con el en­ve­je­ci­mien­to, por lo que gran par­te de las cre­mas y pro­duc­tos fa­cia­les son en­ri­que­ci­dos con es­ta pro­teí­na. Al­gu­nos de sus be­ne­fi­cios son: con­tri­buir a la elas­ti­ci­dad de la piel, me­jo­rar la co­lo­ra­ción y el tono del cu­tis, pro­por­cio­nar sua­vi­dad y re­du­cir las lí­neas de ex­pre­sión.

GLICERINA: ade­más de sus cua­li­da­des hi­dra­tan­tes, la glicerina es con­si­de­ra­da un fa­bu­lo­so pro­duc­to an­ti­en­ve­je­ci­mien­to. Su po­der de re­te­ner el agua ha­ce que la piel luz­ca me­nos afec­ta­da por el pa­so del tiem­po y por los agen­tes ex­ter­nos que la con­ta­mi­nan a dia­rio. FIL­TRO DE PRO­TEC­CIÓN SO­LAR: te­ner una piel be­lla, lu­mi­no­sa y ter­sa es al­go que no de­be im­pro­vi­sar­se. Los ra­yos UVB-UVA de­te­rio­ran las cé­lu­las de la der­mis y pue­den lle­gar a ser muy per­ju­di­cia­les pa­ra la sa­lud cu­tá­nea. Por lo mis­mo, un gran nú­me­ro de mar­cas cos­mé­ti­cas han in­cor­po­ra­do en­tre sus pro­duc­tos cre­mas hi­dra­tan­tes dia­rias con fil­tros so­la­res. ¡Pre­fié­re­las!

CRE­MAS DE NO­CHE

Mien­tras dor­mi­mos, nues­tro or­ga­nis­mo re­cu­pe­ra ener­gías y se pre­pa­ra pa­ra el día si­guien­te. Nues­tra piel ne­ce­si­ta el mis­mo descanso, y apro­ve­cha las ho­ras de sue­ño pa­ra re­ge­ne­rar­se y des­in­to­xi­car­se. Es más, el mo­men­to de ma­yor ac­ti­vi­dad re­pa­ra­do­ra de la der­mis co­mien­za a las 23:00 h y fi­na­li­za a eso de las cua­tro de la ma­dru­ga­da. Por eso, cuan­do el tiem­po de descanso es in­su­fi­cien­te, la re­ge­ne­ra­ción ce­lu­lar es me­nos efec­ti­va; la piel se des­equi­li­bra y —al no po­der cum­plir sus fun­cio­nes noc­tur­nas— en­ve­je­ce mu­cho más rá­pi­do.

“Du­ran­te el día la piel pa­sa por un ci­clo ‘pro­tec­tor’, ya que de­be de­fen­der­se de la po­lu­ción, del sol, del vien­to... Du­ran­te la no­che, en cam­bio, pa­sa por un ci­clo ‘re­pa­ra­dor’ en el que el cu­tis se re­cu­pe­ra con ma­yor efi­ca­cia de los da­ños cau­sa­dos du­ran­te la jor­na­da”, ex­pli­ca la Dra. Pé­rez. Las cre­mas noc­tur­nas ayu­dan a apro­ve­char es­te pro­ce­so y sus fór­mu­las se cen­tran —tal co­mo se­ña­la la ex­per­ta— en la nu­tri­ción, re­ge­ne­ra­ción y re­pa­ra­ción de la piel, ade­más de tra­tar pro­ble­mas es­pe­cí­fi­cos co­mo man­chas, arru­gas, ac­né, etc.

A di­fe­ren­cia de las cre­mas de uso diurno, cu­ya com­po­si­ción sue­le ser más li­ge­ra, las de uso noc­turno son bas­tan­te más un­tuo­sas y pe­sa­das por sus al­tas con­cen­tra­cio­nes de ac­ti­vos. Al­gu­nos de ellos son los re­ti­noi­des (ilu­mi­nan, com­ba­ten las arru­gas, ma­ti­zan las man­chas y po­ten­cian el re­cam­bio epi­dér­mi­co) y los ami­noá­ci­dos (es­ti­mu­lan la acu­mu­la­ción de co­lá­geno, pro­por­cio­nan­do así una piel más be­lla, li­sa y sua­ve).

Res­pec­to a si es co­rrec­to usar la mis­ma cre­ma de día y de no­che, la doc­to­ra se­ña­la: “No, no es re­co­men­da­ble. Las pri­me­ras con­tie­nen fil­tros so­la­res, par­tí­cu­las re­flec­tan­tes de la luz, cua­li­da­des hi­dra­tan­tes que me­jo­ran el aca­ba­do del ma­qui­lla­je, etc. Las se­gun­das tra­tan pro­ble­mas más es­pe­cí­fi­cos co­mo la re­no­va­ción ce­lu­lar y no pro­te­gen de los ra­yos UV”, nos cuen­ta.

Aho­ra bien, de na­da sir­ve in­ver­tir en bue­nos tra­ta­mien­tos fa­cia­les si, a la ho­ra de apli­car­los, nues­tro cu­tis es­tá cu­bier­to de re­si­duos de con­ta­mi­na­ción y ma­qui­lla­je. An­tes de apli­car­te la cre­ma, no olvides lim­piar y to­ni­fi­car ade­cua­da­men­te tu ros­tro. “De es­ta ma­ne­ra, la ab­sor­ción y ac­ción del pro­duc­to se­rá mu­chí­si­mo me­jor. Y ojo, la lim­pie­za e hi­dra­ta­ción tam­bién de­ben rea­li­zar­se en cue­llo y es­co­te. Am­bas zo­nas del cuer­po son muy de­li­ca­das y su­fren las agre­sio­nes ex­ter­nas tan­to co­mo el ros­tro”, ex­pli­ca.

Aqua­lia Ther­mal, de Vichy. Piel perfectamente hi­dra­ta­da y pro­te­gi­da de las agre­sio­nes ex­ter­nas, $20.990. Ul­tra Light, de

Neu­tro­ge­na. Hi­dra­ta y nu­tre la piel al mis­mo tiem­po que la man­tie­ne pro­te­gi­da de los ra­yos so­la­res,

$5.190. Hya­lu­ron-fi­ller, de Eu­ce­rin. Su tec­no­lo­gía per­mi­te re­lle­nar las arru­gas, man­te­nien­do la piel hi­dra­ta­da y pro­te­gi­da, $24.990. Cre­ma Fa­cial Hi­dra­tan­te, de Gar­nier. Tie­ne una tex­tu­ra gel-cre­mo­sa que le en­tre­ga las vitaminas ne­ce­sa­rias a tu piel, $3.790.

Mois­tu­re Sur­ge, de Cli­ni­que. Hi­dra­ta­ción ins­tan­tá­nea de lar­ga du­ra­ción en un re­fres­can­te gel sin acei­tes, $30.900.

Cre­ma de no­che Ce­llu­lar An­ti-age, de Ni­vea. Es­ti­mu­la la re­no­va­ción ce­lu­lar du­ran­te la no­che, $11.490. Se­re­na­ge Night, de Avè­ne. De­vuel­ve la den­si­dad y con­fort a la piel, que se re­vi­ta­li­za y re­afir­ma, $25.990. Cre­ma de no­che re­afir­man­te Po­me­gra­na­te, de We­le­da. Apo­ya el pro­ce­so na­tu­ral de re­ge­ne­ra­ción nocturna, ate­nuan­do arru­gas y re­afir­man­do la piel, $22.150.

Ré­ner­gie Mul­ti-lift Night, de Lan­cô­me. La piel se mues­tra des­can­sa­da, y la apa­rien­cia de fa­ti­ga se re­du­ce ra­di­cal­men­te, $84.990.

Ad­van­ced Night Re­pair, de Es­tée

Lau­der. Re­ve­la una piel más ter­sa, más ra­dian­te y más jo­ven,

$84.600.

Nu­xu­rian­ce Ul­tra, de Nu­xe. Re­ge­ne­ra la piel, ali­sa las arru­gas y es­ti­mu­la la ge­ne­ra­ción de nue­vas cé­lu­las, $28.490.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.