Nue­vos ma­te­ria­les

EL PLÁS­TI­CO O EL NAILON YA NO SON PE­CA­DO MOR­TAL. DE HE­CHO, CA­DA VEZ MÁS, LAS MAR­CAS OP­TAN POR ES­TOS MA­TE­RIA­LES PA­RA GA­NAR LA EM­PA­TÍA A LOS CON­SU­MI­DO­RES VE­GA­NOS. CO­NO­CE ES­TA TEN­DEN­CIA EN AS­CEN­SO.

Vanidades (Chile) - - Contenido - Por Mi­la­gros Bel­grano

El plás­ti­co y el ny­lon es la al­ter­na­ti­va pa­ra los ve­ga­nos con­su­mi­do­res de mo­da.

Co­mo aman­tes de la mo­da que so­mos, cre­ci­mos con la idea de que una bue­na car­te­ra de­be es­tar he­cha de piel o nues­tra ca­mi­sa ideal tie­ne que ser de al­go­dón o lino. Así co­mo lo ha di­cho la mo­de­lo fran­ce­sa y fas­hion in­fluen­cer Caroline de Mai­gret, en su li­bro How to Be Pa­ri­sian

Whe­re­ver You Are, hay que des­te­rrar las pren­das de po­liés­ter por­que, ade­más de lu­cir ba­ra­tas, “te ha­cen su­dar, oler y bri­llar”. En la mis­ma lí­nea, el ma­nual Pa­ris Street Sty­le: A Gui­de to Ef­fortless Chic afir­ma que “si en su com­po­si­ción pre­va­le­ce una fi­bra sin­té­ti­ca, la pren­da no va­le la pe­na”. Pe­ro cla­ro que hay ex­cep­cio­nes, afir­man sus au­to­ras: al ca­bo de 10 años, la ro­pa de se­da se “que­ma”, mien­tras que el acrí­li­co “ha­ce que un sué­ter ten­ga me­nos bo­li­tas y se pue­da la­var con más fre­cuen­cia”.

Del la­do de los te­ji­dos con­si­de­ra­dos “no­bles” por es­tas ex­per­tas, fi­gu­ran la la­na pu­ra y el cash­me­re, lo que se­gu­ra­men­te pro­vo­ca­ría la fu­ria de la otro­ra es­tre­lla de los 90,

Ali­cia Sil­vers­to­ne. La ac­triz de la pe­lí­cu­la de cul­to Clue­less fue no­ti­cia el año pa­sa­do por afir­mar que pre­fie­re an­dar des­nu­da an­tes que po­ner­se un sué­ter de la­na. En una de sus es­ca­sas apa­ri­cio­nes, pro­ta­go­ni­zó un anun­cio

de la or­ga­ni­za­ción Peo­ple for the Et­hi­cal Treat­ment of Ani­mals (PETA) con un en­cen­di­do dis­cur­so en con­tra de las fi­bras pro­ve­nien­tes de ove­jas, mal­tra­ta­das du­ran­te el pro­ce­so de es­qui­la. “Di­gan: nun­ca voy a vol­ver a com­prar pren­das de la­na”, ani­ma a su au­dien­cia en el vi­deo, lue­go de ex­pli­car que es­tos cor­tes, he­chos a gran ve­lo­ci­dad, oca­sio­nan he­ri­das gra­ves a los ani­ma­les que, de ma­ne­ra li­te­ral, que­dan des­nu­dos, sin na­da que los pro­te­ja del frío y la hu­me­dad.

No­bles op­cio­nes

Y ¿có­mo su­gie­re PETA que nos vis­ta­mos pa­ra los cam­bios de cli­ma? Pues, ade­más de ten­cel, de­ri­va­do de la pul­pa de la ma­de­ra, la or­ga­ni­za­ción es­ta­dou­ni­den­se re­co­mien­da te­ji­dos in­no­va­do­res he­chos de bo­te­llas de plás­ti­co re­ci­cla­das, mis­mas que re­sis­ten el vien­to has­ta cua­tro ve­ces más que la la­na na­tu­ral. To­do es­to sue­na muy bien, pe­ro por más que hoy reine el es­ti­lo sport-chic (co­mo la in­dus­tria de la mo­da ha lla­ma­do a la fu­sión del ready-to-wear y a las pren­das pa­ra ha­cer ejer­ci­cio) las su­ge­ren­cias de PETA son más apro­pia­das pa­ra es­ca­lar una mon­ta­ña que pa­ra ir a la ofi­ci­na o una co­mi­da. Pe­ro no te de­ses­pe­res: hoy, ca­da vez más mar­cas de mo­da ofre­cen al­ter­na­ti­vas eco­ló­gi­cas o ami­ga­bles con los ani­ma­les, e idea­das pa­ra sa­tis­fa­cer a los scup­pies, es de­cir, a cier­ta co­rrien­te de con­su­mi­do­res con con­cien­cia am­bien­tal y so­cial. Prue­ba de ello es la úl­ti­ma pro­pues­ta de Adolfo Do­mín­guez,

en su co­lec­ción Ve­rano 2017. Bol­sos con aca­ba­do saf­fiano, ca­mi­sas de po­liés­ter con as­pec­to de al­go­dón y cha­que­tas de eco­an­te que se pue­den me­ter a la­var son la pun­ta de lan­za de es­ta mar­ca pio­ne­ra en el lu­jo ac­ce­si­ble que res­pe­ta a los ani­ma­les.

Las car­te­ras de ra­fia re­sul­tan otra apues­ta ve­ga­na de la mar­ca es­pa­ño­la pa­ra es­te ve­rano, así co­mo las pren­das de po­liés­ter que si­mu­lan se­da y a la vez sa­tis­fa­cen a las mi­li­tan­tes an­ti­cruel­dad ani­mal (po­cos sa­ben que, en su va­rie­dad na­tu­ral, la se­da in­vo­lu­cra la muer­te por gas o va­por de los gu­sa­nos que crean es­te te­ji­do). Lo mis­mo ocu­rre con la ro­pa del in­vierno an­te­rior, don­de las par­kas y cha­que­tas pe­lu­das, aun­que sin plu­mas de gan­so (otro re­cur­so ex­traí­do del su­fri­mien­to ani­mal), se con­vir­tie­ron en ten­den­cia.

Y, ¿qué tie­ne el po­liés­ter, he­cho con de­ri­va­dos del pe­tró­leo, pa­ra es­tar del la­do de las pro­pues­tas eco­ló­gi­cas, in­clu­so en­fren­ta­das a tex­ti­les con­si­de­ra­dos “na­tu­ra­les” co­mo la se­da o el al­go­dón? Si bien es cier­to que es­te ma­te­rial sin­té­ti­co con­su­me enor­mes can­ti­da­des de agua, ener­gía, pe­tró­leo (al­re­de­dor de 104 mi­llo­nes de ba­rri­les por año) y sus­tan­cias tó­xi­cas du­ran­te su ma­nu­fac­tu­ra y que, a di­fe­ren­cia de las fi­bras na­tu­ra­les, no es bio­de­gra­da­ble, la pro­duc­ción de al­go­dón tam­bién tie­ne sus be­mo­les. De he­cho, es­te in­su­mo es el que más de­pen­de de los pes­ti­ci­das (se cal­cu­la que uti­li­za al me­nos un cuar­to de los pla­gui­ci­das con­tra pla­gas que se pro­du­cen al año). Tam­bién re­quie­re mu­chí­si­ma agua y, fue­ra de las va­rie­da­des or­gá­ni­cas, gas­ta sus­tan­cias tó­xi­cas y blan­quea­do­res a lo lar­go de su fa­bri­ca­ción. Ade­más, al igual que las bo­te­llas de PET (el mis­mo ma­te­rial con el que se ela­bo­ran los tex­ti­les sin­té­ti­cos) las fi­bras de po­liés­ter tam­bién pue­den re­ci­clar­se. De he­cho, H&M tie­ne des­de ha­ce unos años un pro­gra­ma de re­ci­cla­do de es­ta fi­bra, po­li­ami­da (otra de­ri­va­da del pe­tró­leo) y lyo­cell, ma­te­rial ex­traí­do de ár­bo­les co­mo el eu­ca­lip­to y el bam­bú, que vi­ven con po­ca agua y pes­ti­ci­das pa­ra cre­cer. La mar­ca sue­ca de fast-fas­hion usa la­na y de­nim re­ci­cla­dos: así, los jeans que ya na­die quie­re son tri­tu­ra­dos, mez­cla­dos con re­si­na, ca­len­ta­dos y lue­go plan­cha­dos pa­ra em­pe­zar una nue­va vi­da, aun­que es­ta vez co­mo de­ni­mi­ta, un ma­te­rial du­ro pro­ve­nien­te de mez­cli­lla re­ci­cla­da, el cual sir­ve pa­ra con­fec­cio­nar bi­su­te­ría. Lan­za­da en

2016, la co­lec­ción Conscious Ex­clu­si­ve, por ejem­plo, uti­li­zó és­te úl­ti­mo, vi­drio y lino re­ci­cla­dos en sus pren­das y ac­ce­so­rios.

Pa­sos cons­cien­tes

Pa­ra las de­vo­tas de los za­pa­tos, exis­ten fir­mas denominadas cruelty-free, co­mo la neo­yor­qui­na Moos­hoes, la por­tu­gue­sa Ve­ge­ta­rian Shoes o la is­rae­lí Ro­ni Kan­tor, que pro­du­ce cal­za­do de fal­so no­buk con un aca­ba­do que en na­da en­vi­dia al cue­ro au­tén­ti­co. Tam­bién hay mar­cas co­mo Bimba

& Lo­la, Ka­te Spade o Tory Burch que, sin ad­he­rir­se a la ten­den­cia ve­ga­na, ofre­cen pren­das en po­liés­ter o bol­sos y cal­za­do de vi­ni­lo o ma­te­ria­les que si­mu­lan piel. In­clu­so, gran­des ca­sas de lu­jo co­mo Pra­da tie­nen op­cio­nes sin cue­ro, por ejem­plo, su em­ble­má­ti­co te­ji­do po­co­ne, he­cho con ny­lon dan­do un aca­ba­do muy sua­ve, y que con­ti­núa vis­tien­do a al­gu­nas de sus mo­chi­las, bol­sos y ma­le­tas de via­je.

Lo que al­gu­nos gu­rús de la mo­da, co­mo Caroline de Mai­gret, no tu­vie­ron en cuen­ta a la ho­ra de es­cri­bir sus ma­ni­fies­tos fas­hion es que, en la ac­tua­li­dad, los scup­pies ca­da vez son más. Es­te no­ve­do­so gru­po, de­no­mi­na­do así por el acró­ni­mo de “so­cially conscious” (so­cial­men­te cons­cien­te) y “up­wardly mo­bi­le per­son” (per­so­na con po­ten­cial de as­cen­so), des­cri­be a los con­su­mi­do­res que no pien­san dos ve­ces en in­ver­tir su di­ne­ro en pro­duc­tos cos­to­sos, aun­que sus­ten­ta­bles. “Me gus­tan las co­sas bo­ni­tas, co­mo una ca­sa, ro­pa y ali­men­tos de ca­li­dad”, di­ce Chuck Fai­lla, con­si­de­ra­do el pa­dre de es­te tér­mino, “pe­ro tra­to de ob­te­ner­las a tra­vés de al­ter­na­ti­vas ver­des. No tie­nes que ele­gir en­tre una u otra: puedes po­seer am­bas”, agre­ga. Lo co­ol y lo fas­hion, lo ver­de y lo ani­mal-friendly se unen hoy en ten­den­cias que no por eco­ló­gi­cas de­jan de la­do el es­ti­lo y la ele­gan­cia. Es­tán allí, se­mi­es­con­di­das en­tre op­cio­nes no sus­ten­ta­bles que prio­ri­zan prin­ci­pios de ca­li­dad y lu­jo o en­tre pren­das que de mo­do di­rec­to no si­guen nin­gún cre­do. So­lo es cues­tión de leer bien las eti­que­tas, in­for­mar­se e ir por ellas.

ALI­CIA SIL­VERS­TO­NE

AM­BAS PA­SA­RE­LAS, H&M

CONSCIOUS

TRENCH COAT Y BLU­SA, ADOLFO DO­MÍN­GUEZ

TOTE, TORY BURCH

KA­TE SPADE

PA­SA­RE­LA Y VES­TI­DO, BIMBA Y

LO­LA

BOL­SO, PRA­DA

CAROLINE DE MAI­GRET

PUMPS, SALVATORE FERRAGAMO

CAR­TE­RA Y JEANS, DE­SIGUAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.