Rei­nas del ex­ce­so

UNA DE LAS GRAN­DES TEN­DEN­CIAS ES EL BA­RRO­CO: YUXTAPOSICIÓN DE ESTAMPADOS, CO­LO­RES, TEX­TU­RAS, BORDADOS… IN­FO Y MÁS IN­FO EN UN MIS­MO ATUEN­DO. CIER­TO, SE VE BIEN EN UNA PA­SA­RE­LA, PE­RO ¿CÓ­MO TRASPASARLO A LA VI­DA REAL?

Vanidades (Chile) - - Moda - Por An­to­nio Gon­zá­lez de Co­sío

Gior­gio Ar­ma­ni, el gran maes­tro de lo sim­ple y clá­si­co, en­con­tró su par­ti­cu­lar fór­mu­la de ele­gan­cia di­cien­do: “Me­nos es más”. Pa­ra él, los ador­nos ex­ce­si­vos o de­ma­sia­da in­for­ma­ción re­pre­sen­tan una dis­trac­ción de lo que de­bie­ra ser im­por­tan­te en un atuen­do: la pren­da y, cla­ro, la mu­jer que lo lle­va. No obs­tan­te, de unas tem­po­ra­das a la fe­cha, la mo­da pa­re­ce ha­ber en­fren­ta­do lo sim­ple y mi­ni­ma­lis­ta, de­can­tán­do­se por un gri­to ab­so­lu­to de “más es más” y ha­gan lo que quie­ran.

Cla­ro es­tá que pa­ra la gen­te que tie­ne es­ti­los más sen­ci­llos, es­te ex­ce­so de co­lo­ri­do, estampados y apli­ca­cio­nes pue­de pa­re­cer una abe­rra­ción. No obs­tan­te, mien­tras más los ve-

di­ver­ti­da y co­ol de no­so­tras mis­mas. Y lo que ha­re­mos aho­ra es dar­te al­gu­nos tips de có­mo vol­ver­te ba­rro­ca sin que pa­rez­ca que lle­vas pues­to un dis­fraz…

Ins­pí­ra­te en los des­fi­les, pe­ro no in­ten­tes co­piar­los

Eso que ves en la pa­sa­re­la, es una pues­ta en es­ce­na. ¿Aca­so ve­rás El la­go de los Cis­nes y quie­res ves­tir­te de pa­to cuan­do sa­les? No. Lo sa­be­mos. En­ton­ces ins­pí­ra­te en lo que ves y adáp­ta­lo a tu per­so­na­li­dad. A lo me­jor no vas a usar el ves­ti­do, los za­pa­tos, el abri­go o la co­ro­ni­ta de co­lo­res y pie­dri­tas. Pe­ro qui­zá el abri­go so­lo con un ves­ti­do neu­tro, sí, o los za­pa­tos con unos jeans y la co­ro­ni­ta pa­ra sa­lir en la no­che.

Di­lu­ye

A me­nos que ten­gas un ojo su­per­edu­ca­do pa­ra el co­lor, tra­ta de evi­tar com­bi­na­cio­nes de las que no es­tés se­gu­ra. ¿La me­jor so­lu­ción? Uti­li­za una pren­da lla­ma­ti­va con otra muy sim­ple, y así lo­gra­rás un ba­lan­ce.

Apren­de a com­bi­nar

Cuan­do ves mez­cla­das mu­chas pren­das que en apa­rien­cia no tie­nen na­da que ver en­tre sí, ob­ser­va con más aten­ción. Qui­zá uno de los co­lo­res del es­tam­pa­do de la blu­sa com­bi­na con uno de los to­nos del print de la fal­da, o del abri­go. Es­to oca­sio­na que dos pie­zas en apa­rien­cia an­tí­po­das, se re­la­cio­nen. Apren­de a ver es­tos de­ta­lles y te ha­rás una cam­peo­na en el ar­te de com­bi­nar.

15 cla­ves pa­ra lu­cir el ba­rro­co

Sa­li­mos a la ca­lle en los pa­sa­dos des­fi­les de la mo­da en Mi­lán y vi­mos a las rei­nas del street sty­le usan­do es­te so­bre­car­ga­do es­ti­lo. Al­gu­nas son pu­ro tea­tro (y de esas no nos ocu­pa­mos aquí), pe­ro otras, en cam­bio, han sa­bi­do adap­tar las ten­den­cias a su pro­pia per­so­na­li­dad y son un cla­ro ejem­plo de ele­gan­cia, y de có­mo una ten­den­cia no te lle­va a ti, sino que tú la lu­ces a ella. De­tec­ta có­mo es­tas mu­je­res se han ex­pre­sa­do a tra­vés de lo que lle­van pues­to... y si­gue su ejem­plo.

Los bordados re­car­ga­dos re­sal­tan en di­fe­ren­tes ma­te­ria­les.

Las flo­res dan un to­que na­tu­ral y chic.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.