Mind­ful­ness pa­ra pe­que­ños

Cul­ti­var la aten­ción ple­na en la ni­ñez tie­ne ma­ra­vi­llo­sos be­ne­fi­cios: tran­qui­li­za su men­te y les ayu­da en la con­vi­ven­cia dia­ria.

Vanidades (Chile) - - Niños -

Se­gu­ro has es­cu­cha­do ma­ra­vi­llas so­bre el mind­ful­ness, y es que es­ta fas­ci­nan­te téc­ni­ca en la que se desa­rro­lla la con­cien­cia ple­na pa­ra dis­fru­tar del pre­sen­te, brin­da lo me­jor a los ni­ños: con­tri­bu­ye a me­jo­rar su aten­ción, cal­mar­se, vi­vir con ale­gría ¡y a co­nec­tar con los de­más! In­cor­pó­ra­la a su ru­ti­na con es­tos tips y ejer­ci­cios de Pa­lo­ma Sainz Va­ra de Rey, au­to­ra de Mind­ful­ness pa­ra ni­ños. Pa­ra des­per­tar fe­liz: la son­ri­sa in­te­rior

“Se­gún el Tao, ca­da ór­gano del cuer­po se des­pier­ta a una ve­lo­ci­dad di­fe­ren­te. Por eso hay que ha­cer­lo con sua­vi­dad”, ase­gu­ra Sainz. ¿La me­jor ma­ne­ra? Que tu hi­jo co­lo­que una mano en el co­ra­zón y di­bu­je una son­ri­sa; cuan­do su co­ra­zón ‘son­ría’, de­be­rá des­per­tar al res­to de sus ór­ga­nos ¡con el mis­mo ges­to!

POR DA­NIE­LLA CEPEDA

PA­RA CO­NEC­TAR…

NAMASTÉ

Mués­tra­le el sig­ni­fi­ca­do del sa­lu­do in­dio namasté (yo hon­ro el lu­gar den­tro de ti de amor y luz, de ver­dad y paz). Ca­da vez que di­ga “ho­la” a al­guien, pí­de­le que “le en­víe (en si­len­cio y des­de su

co­ra­zón) to­do su amor”.

EL DIA­RIO DE GRA­TI­TUD Ca­da no­che, an­tes de dor­mir, la ex­per­ta su­gie­re que es­cri­ba co­sas por las cua­les

dar gra­cias. Por ejem­plo: “Gra­cias por te­ner una fa­mi­lia tan lin­da. Gra­cias por­que hoy ya no me ha da­do ver­güen­za

pre­gun­tar en cla­ses”.

RES­PI­RA­CIÓN TRANQUILIZANTE Acos­ta­do, el pe­que­ño de­be co­lo­car un pe­lu­che en­ci­ma de su gua­ta; ob­ser­var có­mo se mue­ve con las olas de su res­pi­ra­ción le da­rá cal­ma

y se­re­ni­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.