Des­pí­de­te de los edul­co­ran­tes

Vanidades (Chile) - - Medicina -

Si te preo­cu­pas por no con­su­mir ali­men­tos con azú­car y pre­fie­res los que con­tie­nen sus­ti­tu­tos co­mo el as­par­ta­me, la su­cra­lo­sa y el es­te­vió­si­do, se­rá me­jor que lo pien­ses dos ve­ces. De acuer­do con un re­cien­te es­tu­dio pu­bli­ca­do en el Canadian Me­di­cal As­so­cia­tion Jour­nal, quie­nes usan es­tos su­ple­men­tos ter­mi­nan por ga­nar más pe­so, desa­rro­llar dia­be­tes ti­po 2, hi­per­ten­sión y da­ños car­dio­vas­cu­la­res, en com­pa­ra­ción a quie­nes no los to­man.

¡Sal­van vi­das!

La mio­car­dio­pa­tía hi­per­tró­fi­ca, en­fer­me­dad he­re­di­ta­ria que da­ña el co­ra­zón y pue­de pro­vo­car muer­te sú­bi­ta en de­por­tis­tas y jó­ve­nes, ya pu­do ser erra­di­ca­da gra­cias a cien­tí­fi­cos de Es­ta­dos Uni­dos, Co­rea del Sur y Chi­na, que por pri­me­ra vez lo­gra­ron rea­li­zar es­ta ha­za­ña en em­brio­nes hu­ma­nos. El avan­ce mé­di­co ha­rá po­si­ble que se al­te­re el des­tino bio­ló­gi­co de las per­so­nas, pues per­mi­te ha­cer cam­bios en las cé­lu­las ger­mi­na­les y así evi­tar cier­tos pa­de­ci­mien­tos de ori­gen ge­né­ti­co, ta­les co­mo la dia­be­tes o la fi­bro­sis quís­ti­ca.

Por siem­pre jó­ve­nes

Hay una bue­na no­ti­cia pa­ra los ni­ños que vi­ven con pro­ge­ria, un pa­de­ci­mien­to que no so­lo les da la apa­rien­cia ex­te­rior de ve­jez, sino de­te­rio­ra los ór­ga­nos: un gru­po de in­ves­ti­ga­do­res del Hos­pi­tal Me­to­dis­ta de Hous­ton, ha desa­rro­lla­do una te­ra­pia re­ju­ve­ne­ce­do­ra de las cé­lu­las del or­ga­nis­mo que re­vier­ten los da­ños del en­ve­je­ci­mien­to ace­le­ra­do. Tam­bién po­drá ser uti­li­za­da pa­ra otro ti­po de en­fer­me­da­des y des­gas­tes cau­sa­dos por la atro­fia se­nil, Par­kin­son o en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res.

Tam­bién pa­ra mu­je­res

Es­ta­dos Uni­dos se­rá el pri­mer país en el que se pon­ga a la ven­ta Fil­ban­se­rin, me­di­ca­men­to in­di­ca­do pa­ra pre­me­no­páu­si­cas que pa­dez­can tras­torno del de­seo se­xual hi­poac­ti­vo, y que pro­me­te co­rre­gir­lo; sin em­bar­go, se ha­bla de efec­tos se­cun­da­rios de ries­go co­mo ba­ja pre­sión san­guí­nea, des­ma­yos, náu­seas y ma­reos, por ello, es re­co­men­da­ble que sea con­su­mi­do so­lo ba­jo su­per­vi­sión mé­di­ca.

Ben­di­to ade­lan­to

El ac­ci­den­te ce­re­bro­vas­cu­lar es una de las pri­me­ras cau­sas de discapacidad en to­do el mun­do, pues una de sus con­se­cuen­cias es per­der la fun­ción de ca­mi­nar; en es­te ca­so la reha­bi­li­ta­ción sue­le ser com­pli­ca­da y a ve­ces po­co pro­ve­cho­sa. An­te es­te pa­no­ra­ma, la Es­cue­la Po­li­téc­ni­ca Fe­de­ral de Lau­sa­na, Sui­za, ha desa­rro­lla­do un ar­nés ro­bó­ti­co que in­flu­ye de ma­ne­ra fa­vo­ra­ble en la re­cu­pe­ra­ción, ya que la agi­li­za. Un es­tu­dio en 26 pa­cien­tes con es­tas con­di­cio­nes de­mos­tró que po­dían des­pla­zar­se en to­tal li­ber­tad, equi­li­brio y ba­jo una coor­di­na­ción to­tal de las ex­tre­mi­da­des al mo­men­to de dar un pa­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.