ELE­GI­DO

Me­tro­po­li­tan In­sig­nia Clutch

Vanidades (Chile) - - TIPS DE MODA - Carolina He­rre­ra

La no­che del 27 de abril de 1981, la fi­la que ha­bía a la en­tra­da del Me­tro­po­li­tan Club de Nue­va York —un ex­clu­si­vo club pri­va­do de Man­hat­tan— era de­fi­ni­ti­va­men­te muy ex­clu­si­va. El lu­gar, en sus no­ven­ta años de his­to­ria, nun­ca ha­bía ce­le­bra­do un des­fi­le de mo­da. Pe­ro en la es­ce­na lo­cal, la ve­ne­zo­la­na ra­di­ca­da en Es­ta­dos Uni­dos, Carolina He­rre­ra, se es­tre­na­ba co­mo di­se­ña­do­ra y co­mo es­ce­na­rio ne­ce­si­ta­ba uno digno de re­cor­dar. Los in­vi­ta­dos in­cluían a gran­des ce­le­bri­ties de la épo­ca, co­mo Bill Blass y Dia­na Vree­land, mu­cha pren­sa, al­ta so­cie­dad, ami­gos, com­pra­do­res im­por­tan­tes y pre­si­den­tes de tien­das. Y con gran­des anéc­do­tas, co­mo cuan­do Ste­ve Ru­bell (fun­da­dor de Stu­dio 54) lle­gó al club y no lle­va­ba cor­ba­ta, omi­tien­do por com­ple­to el có­di­go de in­du­men­ta­ria que obli­ga­ba a ello, así que fue al pi­so de hom­bres de la tien­da de­par­ta­men­tal Berg­dorf Good­man, se com­pró una y vol­vió a en­trar.

El des­fi­le —ce­le­bra­do ba­jo la agu­da mi­ra­da de Andy War­hol, Bian­ca Jag­ger o Nan Kem­pner— fue to­do un su­ce­so de éxi­to y, de­fi­ni­ti­va­men­te, es­ta­ble­ció las ba­ses de la que hoy es una de las ca­sas más con­so­li­da­das de la mo­da con­tem­po­rá­nea. Por eso para na­die pa­re­ce ex­tra­ño que Carolina He­rre­ra ha­ya que­ri­do en­cap­su­lar aquel mo­men­to má­gi­co de su pri­me­ra co­lec­ción en un ac­ce­so­rio a la al­tu­ra. Y el re­sul­ta­do es Me­tro­po­li­tan In­sig­nia Clutch, un bol­so de mano car­ga­do de de­ta­lles y, tam­bién, de ele­men­tos que ha­cen re­fe­ren­cia a la his­to­ria de la casa de He­rre­ra.

A la ho­ra de ima­gi­nar qué di­se­ño en­ca­ja­ría me­jor con el am­bien­te del club y su or­na­men­ta­da de­co­ra­ción in­te­rior crea­da por Stan­ford Whi­te en­tre 1893 y 1912, no hu­bo nin­gu­na du­da. Ten­dría que ser el ac­ce­so­rio per­fec­to para cual­quier even­to y el com­pa­ñe­ro ideal de los cé­le­bres gowns y ves­ti­dos de cóc­tel de la di­se­ña­do­ra. Par­tien­do de una li­ge­ra es­truc­tu­ra me­tá­li­ca abra­za­da por una ver­sión de la pul­se­ra de la que na­ció to­do el pro­yec­to In­sig­nia para con­me­mo­rar el 35 aniver­sa­rio de la mar­ca, se han ido in­cor­po­ran­do di­fe­ren­tes ma­te­ria­les ins­pi­ra­dos en de­ta­lles de las dis­tin­tas sa­las del edi­fi­cio.

La ver­sión más bri­llan­te ha­ce re­fe­ren­cia a los cris­ta­les de las chan­de­liers en di­fe­ren­tes to­nos, la seda pin­ta­da a mano a los fres­cos de la zo­na más no­ble y la bor­da­da a los de­ta­lles de las cor­ti­nas y ta­pi­ce­rías. Sin em­bar­go, la más lla­ma­ti­va es la que se ins­pi­ra en las for­mas que se di­bu­jan en la ba­laus­tra­da de la es­ca­le­ra prin­ci­pal. Crea­dos de mo­do to­tal­men­te ar­te­sa­nal por las mis­mas ma­nos que bor­dan los tra­jes de lu­ces de los to­re­ros en Es­pa­ña, se con­vier­ten en las pie­zas más es­pe­cia­les de la co­lec­ción.

Se­gún Carolina He­rre­ra, “lo pri­me­ro que ha­ce a una mu­jer ele­gan­te es la in­di­vi­dua­li­dad. No se tra­ta de lo que lle­vas pues­to, sino de có­mo lo lu­ces”. Con to­da se­gu­ri­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.