DEN­VER la jo­ya del Oes­te

Vanidades (Chile) - - ESCÁPATE - POR FRAN­CIS­CA VI­VES K.

El lu­gar es re­co­no­ci­do por te­ner los me­jo­res cen­tros de es­quí del mun­do, una enor­me ga­ma de par­ques na­cio­na­les para to­do ti­po de ac­ti­vi­da­des re­crea­ti­vas y de­por­ti­vas y una ciu­dad que vi­bra en­tre la mo­vi­da cul­tu­ral, la gas­tro­no­mía y la cer­ve­za ar­te­sa­nal. A to­das lu­ces, es­te es un des­tino to­tal­men­te imperdible para los

aman­tes de los via­jes por el mun­do.

Una de las co­sas que más me im­pre­sio­na al via­jar a es­tas la­ti­tu­des es que ape­nas el avión ate­rri­za en la lo­sa, se apre­cia la in­men­si­dad del ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal de Den­ver, uno de los más gran­des del mun­do y el sex­to más con­cu­rri­do de Es­ta­dos Uni­dos. Es­te sim­ple da­to mues­tra que la ca­pi­tal del Es­ta­do de Co­lo­ra­do es uno de los des­ti­nos más ape­te­ci­dos por los tu­ris­tas in­ter­na­cio­na­les. Y có­mo no, si es un lu­gar re­co­no­ci­do por te­ner los me­jo­res cen­tros de es­quí del mun­do, una enor­me ga­ma de par­ques na­cio­na­les para to­do ti­po de ac­ti­vi­da­des re­crea­ti­vas y de­por­ti­vas, y una ciu­dad que vi­bra en­tre la mo­vi­da cul­tu­ral, la gas­tro­no­mía y la cer­ve­za ar­te­sa­nal, es­te úl­ti­mo uno de los se­llos más dis­tin­ti­vos de es­te des­tino del “Le­jano Oes­te”. Sin du­da un lu­gar ideal para vi­si­tar en di­ver­sas épo­cas del año. Por eso no espere más para pla­ni­fi­car su via­je por es­tas tie­rras, créa­me, en Den­ver y sus al­re­de­do­res no se abu­rri­rá ja­más.

Para apre­ciar qué es Den­ver, tal vez lo pri­me­ro que re­co­men­da­ría vi­si­tar es la Den­ver Union Sta­tion, no so­lo por­que el lu­gar está en pleno co­ra­zón de la ciu­dad, sino por­que es la an­ti­gua es­ta­ción cen­tral de tre­nes, que fue re­cu­pe­ra­da del ol­vi­do ha­ce so­lo cua­tro años, en 2014, y que ade­más de te­ner más de 150 años de an­ti­güe­dad y ser una re­li­quia, en ella se pue­den en­con­trar pre­cio­sos ca­fés, ba­res, res­tau­ran­tes, to­dos a muy po­cos me­tros de ho­te­les de lu­jo. Ade­más, una de las co­sas que ado­ré de es­ta ciu­dad es lo ami­ga­ble que es para ca­mi­nar o para usar el trans­por­te pú­bli­co, que es to­tal­men­te gra­tui­to.

Pe­ro hay mu­chos otros da­tos que con­vier­ten a Den­ver en un te­rri­to­rio mí­ti­co y par­ti­cu­lar. Por ejem­plo, en ella está el ori­gen de gran­des ar­tis­tas de la mú­si­ca clá­si­ca, pop, jazz, folk co­mo lo son Bob Dy­lan (Pre­mio No­bel de Li­te­ra­tu­ra, 2016) y el can­tan­te

John Den­ver, quie­nes no so­lo vi­vie­ron allí sino que ac­tua­ron en di­fe­ren­tes clu­bes y ba­res que aún recuerdan sus pa­sos, vo­ces y acor­des. Ade­más, la ciu­dad que fue fun­da­da en no­viem­bre de 1858, co­mo un pue­blo de mi­ne­ros y pio­ne­ros du­ran­te la fie­bre del oro de Pi­kes Peak en Es­ta­dos Uni­dos, tra­jo mi­les de in­mi­gran­tes a la zo­na con­vir­tién­do­la con los años en un lu­gar muy cos­mo­po­li­ta, in­clu­so aún si­gue sien­do un po­lo cen­tral en la eco­no­mía mi­ne­ra. De he­cho en la dé­ca­da del 70 y prin­ci­pios de los 80, la cri­sis ener­gé­ti­ca de Es­ta­dos Uni­dos pro­vo­có un gran au­men­to en la de­man­da de la ener­gía de Den­ver, epi­so­dio his­tó­ri­co que que­dó plas­ma­do, na­da más y na­da me­nos que en la se­rie Di­nas­tía, que es­te 2018 re­vi­vió la pla­ta­for­ma Net­flix.

LA ME­CA DE LA CER­VE­ZA

Y bueno, Den­ver sor­pren­de no so­lo co­mo una ciu­dad vi­bran­te y lle­na de da­tos cu­rio­sos, sino co­mo la ciu­dad que ocu­pa el pri­mer lu­gar den­tro de Es­ta­dos Uni­dos en la pro­duc­ción de cer­ve­za per cá­pi­ta de ese país, así co­mo el se­gun­do en el nú­me­ro de fá­bri­cas de cer­ve­za exis­ten­tes de esa na­ción. La ma­yo­ría de cor­te ar­te­sa­nal y muy in­no­va­do­ras en su cuer­po y sa­bor. Ca­mi­nar por la ciu­dad ha­cien­do pe­que­ñas pa­ra­das para dis­fru­tar dis­tin­tas com­bi­na­cio­nes es un pa­no­ra­ma imperdible y al­ta­men­te re­co­men­da­ble para en­trar en el co­ra­zón de Den­ver. Una pa­ra­da obli­ga­da es la fá­bri­ca de cer­ve­za Coors, con­si­de­ra­da la más gran­de del mun­do. La his­to­ria de Den­ver y la cer­ve­za la co­men­zó a es­cri­bir un jo­ven in­mi­gran­te ale­mán lla­ma­do Adolph Coors (que fue a Es­ta­dos Uni­dos co­mo un po­li­zón a bor­do de un bar­co) quien fun­dó la Cer­ve­ce­ría Coors en 1873 sin sa­ber el im­pac­to que ten­dría su em­pren­di­mien­to. Su bre­ba­je ám­bar, ela­bo­ra­do con el agua de Rocky Moun­tain, des­de don­de pro­vie­nen los ma­nan­tia­les na­tu­ra­les que ro­dean la fá­bri­ca de cer­ve­za, se con­vir­tió en fa­vo­ri­to en­tre los ha­bi­tan­tes lo­ca­les. Ac­tual­men­te Coors Beer usa los mis­mos 44 ma­nan­tia­les na­tu­ra­les que sal­pi­can la pro­pie­dad de la com­pa­ñía para ela­bo­rar sus cer­ve­zas.

Y si es­tos da­tos no fue­ran su­fi­cien­tes, es bueno que los aman­tes de la cer­ve­za ar­te­sa­nal ten­gan pre­sen­te y, anoten en su agen­da, que Den­ver es la cu­na de la Great Ame­ri­can Beer Fes­ti­val, uno de los

even­tos más gran­des so­bre la te­má­ti­ca de la cer­ve­za en el mun­do. En es­te fes­ti­val se ofre­cen anual­men­te más de 6.000 va­rie­da­des de cer­ve­za ar­te­sa­nal para pro­bar lo nue­vo que ofre­ce el mer­ca­do. In­clu­so en el ba­rrio de Lo­do (Lo­wer Down­town), un dis­tri­to his­tó­ri­co e inol­vi­da­ble por sus ca­sas de es­ti­lo vic­to­riano, es re­co­no­ci­do por cua­dras y cua­dras que aco­gen un cen­te­nar de brew­pubs, co­mo se lla­man los lo­ca­les que pro­du­cen su pro­pia cer­ve­za ar­te­sa­nal.

RES­PI­RAR AR­TE

Den­ver tam­bién es el epi­cen­tro de mu­chos mu­seos y cen­tros de ar­te re­co­no­ci­dos a ni­vel mun­dial. Uno de los que va­le la pe­na re­co­rrer es el Com­ple­jo de Ar­tes Es­cé­ni­cas, que ade­más es el se­gun­do ma­yor de Es­ta­dos Uni­dos des­pués del Lin­coln Cen­ter de Nue­va York. Den­tro de es­te com­ple­jo hay diez tea­tros con ca­pa­ci­dad para más de 10.000 per­so­nas que pue­den asis­tir a di­ver­sas fun­cio­nes de ba­llet, ópe­ra y has­ta dis­fru­tar de re­co­no­ci­dos mu­si­ca­les de Broad­way. El com­ple­jo tam­bién cuen­ta con una de las me­jo­res sa­las acús­ti­cas del mun­do. Du­ran­te el re­co­rri­do por el re­cin­to se pue­den apre­ciar las es­cul­tu­ras del ar­tis­ta co­lom­biano Fer­nan­do Bo­te­ro.

Otra pa­ra­da obli­ga­to­ria es el Mu­seo de Ar­te de Den­ver di­se­ña­do por el ar­qui­tec­to Da­niel Li­bes­kind, que al­ber­ga im­pre­sio­nan­tes co­lec­cio­nes y exposiciones. En esas mues­tras se encuentra la Ame­ri­can In­dian Art Co­llec­tion, con más de 20.000 pie­zas re­pre­sen­ta­ti­vas de ca­si to­das las tri­bus de Es­ta­dos Uni­dos y Ca­na­dá. Jun­to a es­te mu­seo se le­van­ta el mo­derno Clyf­ford Still Mu­seum de­di­ca­do al pin­tor ex­pre­sio­nis­ta.

Fi­nal­men­te para vi­si­tar ga­le­rías y ta­lle­res de ar­te es bueno dar un pa­seo por los ba­rrios San­ta Fe y Ri­ver North, lu­ga­res que tie­nen un gran am­bien­te y cu­yos mu­ra­les y graf­fi­tis des­ta­can al pa­so. Ca­da mes es­tos ba­rrios tie­ne un even­to lla­ma­do First Fri­day, que con­sis­te en que los pri­me­ros vier­nes de ca­da mes las ga­le­rías abren has­ta muy tar­de y la gen­te se pa­sea por es­te am­bien­te bohe­mio lle­nan­do las ca­lles de vi­da, ar­te, mú­si­ca. En otras pa­la­bras, un en­ri­que­ce­dor es­pa­cio de vi­da noc­tur­na.

Tam­bién ar­te, mú­si­ca y res­tau­ran­tes se pue­den com­bi­nar con un pa­seo por la 16th Street Mall. Se tra­ta de la prin­ci­pal ca­lle pea­to­nal de Den­ver, don­de se pue­den en­con­trar di­ver­sas tien­das. A mí lo que más me lla­mó la aten­ción du­ran­te mi ca­mi­na­ta por esa ru­ta fue­ron la can­ti­dad de pia­nos dis­po­ni­bles para el pú­bli­co, to­tal­men­te gra­tis y des­pa­rra­ma­dos por la ca­lle. Ideal para co­men­zar a to­car es­pon­tá­nea­men­te la me­lo­día que más les gus­te. La ver­dad, to­do un es­pec­tácu­lo.

EL LE­GEN­DA­RIO OES­TE

Otro de los atrac­ti­vos de Den­ver es un pro­duc­to usa­do por el mun­do en­te­ro: la tí­pi­ca ca­mi­sa va­que­ra. Fue in­ven­ta­da na­da me­nos que en es­ta ciu­dad. El ge­nio fue un aman­te de la mo­da lla­ma­do

Jack A. Weil, quien adap­tó el tra­di­cio­nal mo­de­lo de ca­mi­sa cow­boys y la bau­ti­zó con el nom­bre de su tien­da Rock­mount Ranch. Des­de en­ton­ces esa ca­mi­sa está en el cló­set de los hom­bres del mun­do y sus prin­ci­pa­les em­ba­ja­do­res han si­do los ac­to­res de Holly­wood.

Y así co­mo no se pue­de ir sin su ca­mi­sa de Rock­mount Ranch, tam­po­co pue­de de­jar Den­ver sin ha­ber ido a Cherry Creek, con­si­de­ra­do el sue­ño he­cho reali­dad de cual­quier com­pra­dor com­pul­si­vo. El lu­gar cuen­ta na­da me­nos que con 16 man­za­nas de tien­das y res­tau­ran­tes y está ubi­ca­do a tan so­lo cin­co mi­nu­tos del centro de Den­ver. Ade­más de tien­das tie­ne ga­le­rías de ar­te, lin­das bou­ti­ques, spas y res­tau­ran­tes. El centro comercial Cherry Creek North tie­ne más de 160 tien­das, en­tre ellas hay mar­cas de al­ta ga­ma, ta­les co­mo Louis Vuit­ton, Bur­berry y

Ralph Lau­ren.

Por su­pues­to que ca­da ca­mi­na­ta, pa­seo al ai­re li­bre, bar y res­tau­ran­te no po­dría ser po­si­ble si des­pués de pa­sar ca­si to­do el día de re­co­rri­do no se com­bi­na es­to con un agra­da­ble ho­tel para des­can­sar. Es así co­mo mis pri­me­ras no­ches en Den­ver (Co­lo­ra­do) las dis­fru­té en el Kim­pton Ho­tel Born que se inau­gu­ró en agos­to de 2017, con una es­té­ti­ca de Wild West-goes-mo­dern, a pa­sos de la Den­ver Union Sta­tion.

MA­GIA BLAN­CA

El Es­ta­do de Co­lo­ra­do tie­ne uno de los cen­tros de es­quí más fa­mo­sos del mun­do. Uno de los más re­co­no­ci­dos es As­pen que está a un po­co más de 300 ki­ló­me­tros del centro de Den­ver, en au­to se pue­de lle­gar en tres ho­ras. Es un pue­blo que no tie­ne más de 6.000 ha­bi­tan­tes, pe­ro que en tem­po­ra­da al­ta, es de­cir, en pleno fu­ror del es­quí, sus “in­qui­li­nos” pue­den lle­gar a las 25.000 per­so­nas.

As­pen está ubi­ca­do en las Ro­ca­llo­sas de Co­lo­ra­do, con­for­ma­do por la unión de cua­tro mon­ta­ñas: As­pen, As­pen High­lands, But­ter­milk y Snow­mass. Ade­más es una ciu­dad cos­mo­po­li­ta y ele­gan­te. En to­tal tie­ne más de 2.000 hec­tá­reas es­quia­bles, con al­tu­ras de en­tre 2.400 y 3.700 me­tros, 336 pis­tas mar­ca­das, pen­dien­tes ili­mi­ta­das y la nie­ve más fres­ca que se pue­dan ima­gi­nar. Las tem­pe­ra­tu­ras in­ver­na­les en es­ta lo­ca­li­dad pue­den al­can­zar los 30 gra­dos ba­jo ce­ro.

Un imperdible es Snow­mass, el re­sort de es­quí con más me­tros verticales de Es­ta­dos Uni­dos. Su es­lo­gan dice que es una mon­ta­ña con al­go para to­dos: 90 pis­tas, 23 ele­va­do­res en 1.360 me­tros cua­dra­dos y un pro­me­dio de 7,6 me­tros de nie­ve al año. Es un buen lu­gar para apren­der a es­quiar. Para ha­cer­se una idea de lo que es As­pen, es­te está a ca­si 2.500 me­tros de al­tu­ra, igual que Ma­chu Pic­chu.

En Main Street, la ca­lle prin­ci­pal, se ubi­ca el Molly Gib­son Lod­ge, el ho­tel don­de me alo­jo y don­de he to­ma­do los me­jo­res cho­co­la­tes ca­lien­tes de mi vi­da. Y a pe­sar de ser el lu­gar fa­vo­ri­to de las ce­le­bri­da­des, don­de uno se pue­de to­par con fi­gu­ras co­mo el can­tan­te la ac­triz

Grif­fith o Pa­ris Hil­ton, tam­bién es un pue­blo pe­que­ño con bou­ti­ques de lu­jo que con­vi­ven con pe­que­ñas li­bre­rías y ne­go­cios y don­de se pue­de lle­gar ca­mi­nan­do a to­das par­tes. En las no­ches los ár­bo­les siem­pre es­tán ilu­mi­na­dos y los res­tau­ran­tes y ba­res son en ex­tre­mo aco­ge­do­res. Lo que sí está cla­ro es que As­pen es el si­tio al que lle­gan es­quia­do­res y snow­boar­dis­tas ex­per­tos en bus­ca de lo que es con­si­de­ra­da co­mo una de las me­jo­res nie­ves del mun­do.

AGUAS SANADORAS

Pe­ro des­pués de es­quiar, y ya ha­bien­do dis­fru­ta­do de la cre­me de la cre­me del mun­do de la nie­ve, el cuer­po ne­ce­si­ta re­po­ner­se, así que me su­gi­rie­ron vi­si­tar Glen­wood Spring, más co­no­ci­da co­mo la ciu­dad que gi­ra en­torno al agua. Y es que aquí se en­cuen­tran na­da me­nos que la pis­ci­na de agua ter­mal más gran­de del mun­do. Son aguas que tie­nen un gran po­der cu­ra­ti­vo y re­ju­ve­ne­ce­dor, prue­ba de ello es que eran fre­cuen­ta­das por los abo­rí­ge­nes, quie­nes le con­ce­dían al agua un ca­rác­ter sa­gra­do. Los ma­nan­tia­les de aguas ter­ma­les de Co­lo­ra­do son re­co­no­ci­dos por su al­to con­te­ni­do de mi­ne­ra­les y sus gran­des pro­pie­da­des te­ra­péu­ti­cas. Des­de 1888 fun­cio­na allí un lu­jo­so re­sort Glen­wood Hot Springs Pool, que tie­ne la pis­ci­na que des­cri­bí an­tes con un cau­dal de 143 li­tros/se­gun­do. Tam­bién se pue­de vi­si­tar el ma­nan­tial de aguas ter­ma­les mi­ne­ra­les más pro­fun­do del mun­do, ubi­ca­do en Pa­go­sa Springs.

Otro pun­to de in­te­rés en Glen­wood Spring son las ca­ver­nas co­no­ci­das co­mo Cue­vas de las Ha­das, o sim­ple­men­te co­mo Glen­wood Ca­verns, un pai­sa­je al que se ac­ce­de lue­go de un tra­yec­to en tran­vía, para ex­plo­rar jun­to a un com­ple­jo re­crea­ti­vo en la par­te su­pe­rior de la mon­ta­ña con es­pec­ta­cu­la­res vis­tas pa­no­rá­mi­cas del va­lle y mon­ta­ñas con nie­ve mi­le­na­ria.

Las no­ches que pa­sé en el pa­raí­so del agua ter­mal de­ci­dí alo­jar­me en el Ho­tel Co­lo­ra­do, uno de los ho­te­les más an­ti­guos de la zo­na. El lu­gar fue es­ta­ble­ci­do por el mag­na­te de la pla­ta y ban­que­ro Wal­ter Devereux; su cons­truc­ción co­men­zó en 1891 y tu­vo un cos­to de 350.000 dó­la­res en esa épo­ca. El en­car­ga­do de di­se­ñar­lo fue Ed­ward Lip­pin­cott

Til­ton quien hi­zo el edi­fi­cio co­mo una ré­pli­ca de la vi­lla de los Me­di­ci en Ita­lia. Des­de en­ton­ces ha alo­ja­do a fa­mo­sos pre­si­den­tes de Es­ta­dos Uni­dos.

Así ter­mi­na mi aven­tu­ra en Den­ver, Co­lo­ra­do. Aun­que pro­me­tí volver para prac­ti­car raf­ting por sus ríos, ideal­men­te en ve­rano. Y si us­ted quie­re ir para dis­fru­tar de uno de los me­jo­res centro de es­quí del mun­do o de­li­cio­sas aguas ter­ma­les, o una ciu­dad vi­bran­te en lo cul­tu­ral y gas­tro­nó­mi­co co­mien­ce a pre­pa­rar su via­je des­de ya, y no ol­vi­de que Co­pa Air­li­nes vuela des­de di­ciem­bre de 2017 a es­ta ciu­dad es­ta­dou­ni­den­se.

Las ca­lles siem­pre sor­pren­den con ar­te, en­tre­ten­ción y pa­no­ra­mas en ca­da rin­cón.

Uno de los fes­ti­va­les de cer­ve­za más atrac­ti­vos del mun­do se rea­li­za en Den­ver.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.