Fe­li­pe de Edim­bur­go

Cier­to, su his­to­ria no ha si­do fá­cil, pe­ro el es­po­so de la rei­na Isa­bel II no ha te­ni­do re­pa­ro en lle­var una vi­da de in­fi­de­li­da­des y trai­cio­nes.

Vanidades (Chile) - - CONTENIDO - Por Ma­ría del Car­men Ló­pez

Sus in­fi­de­li­da­des son el se­cre­to a vo­ces más gran­de de la co­ro­na in­gle­sa. Co­no­ce sus ro­man­ces.

El prín­ci­pe con­sor­te de In­gla­te­rra nun­ca, des­de que apa­re­ció de ma­ne­ra for­mal en la vi­da de Isa­bel II, ha de­ja­do de es­tar en pri­mer plano, y no siem­pre por ra­zo­nes po­si­ti­vas; de he­cho, la ma­yor par­te del tiem­po ha si­do mo­ti­vo de es­cán­da­lo de­bi­do a sus ya cé­le­bres im­pru­den­cias, en oca­sio­nes sal­pi­ca­das de gra­cia, en otras, crue­les y dis­cri­mi­na­to­rias, pe­ro que de­ja­ron de ser ofen­si­vas cuan­do el mun­do en­ten­dió que ese ma­tiz de su per­so­na­li­dad era irre­me­dia­ble.

Un eterno in­con­for­me, así es co­mo se le pue­de de­fi­nir, y es que para con­ver­tir­se en el es­po­so de la en­ton­ces prin­ce­sa Isa­bel (su que­ri­da Li­li­beth) mu­chas co­sas tu­vie­ron que cam­biar: lo pri­me­ro a lo que de­bió re­nun­ciar fue a su ape­lli­do Mount­bat­ten, que per­te­ne­ció a sus abue­los; tam­bién de­jó de la­do su na­cio­na­li­dad y su ama­da ca­rre­ra mi­li­tar, y en me­dio de to­do ello adop­tó la re­li­gión an­gli­ca­na y se re­sig­nó a que su des­cen­den­cia ja­más lle­va­ría su ape­lli­do.

Acep­tó to­do sin po­ner ob­je­ción, qui­zá por­que pen­só que Li­li­beth no lle­ga­ría a ser rei­na. No obs­tan­te, al cum­plir cin­co años de fe­liz ma­tri­mo­nio, em­pren­die­ron un lar­go via­je por dis­tin­tos paí­ses de la Man­co­mu­ni­dad de Na­cio­nes que du­ra­ría seis me­ses, y tan pron­to des­em­bar­ca­ron en Ke­nia, fue el pro­pio Fe­li­pe el en­car­ga­do de co­mu­ni­car­le a su es­po­sa la tris­te no­ti­cia de que su pa­dre, el rey Jor­ge

VI, ha­bía muer­to. En ese mis­mo ins­tan­te ella se con­vir­tió en la rei­na Isa­bel II y él so­lo en el prín­ci­pe con­sor­te, no en rey.

Du­ran­te el re­torno de su tra­ve­sía, mu­chas si­tua­cio­nes de su vi­da co­ti­dia­na se re­plan­tea­ron: aho­ra él ca­mi­na­ría dos pa­sos atrás de ella y se con­ver­ti­ría en la som­bra de Isa­bel II. Su har­taz­go no era al­go nue­vo y su fa­ma de in­fiel an­te­ce­día la bo­da, pe­ro fue en esa épo­ca cuan­do des­per­tó su crea­ti­vi­dad para sa­cu­dir­se to­do aque­llo que lo in­co­mo­da­ba y su me­jor op­ción fue bus­can­do aman­tes.

Sus épi­cos af­fai­res

Atrac­ti­vo, atlé­ti­co, in­te­li­gen­te y muy va­ro­nil, era ca­si im­po­si­ble que no le fue­ra des­leal a su es­po­sa, ar­gu­men­ta Lady Co­lin Camp­bell, au­to­ra del li­bro The Queen’s Ma­rria­ge. “Él ema­na­ba mas­cu­li­ni­dad por ca­da uno de sus po­ros y era una pro­me­sa fue­ra y den­tro de la ca­ma”.

Aman­tes se le atri­bu­yen mu­chas. Y a pe­sar de vi­vir cus­to­dia­do, siem­pre en­con­tra­ba la opor­tu­ni­dad de sa­tis­fa­cer sus de­seos, in­clu­so de com­par­tir mu­je­res con ami­gos. Aún así la­men­ta­ba no con­tar con las fa­ci­li­da­des que cual­quier per­so­na po­dría te­ner para co­me­ter in­fi­de­li­da­des, afir­ma el his­to­ria­dor y es­cri­tor es­pe­cia­li­za­do en las gran­des fa­mi­lias de la no­ble­za eu­ro­pea Jean des Cars, quien re­la­ta que en una fies­ta y ha­cien­do alar­de de sus bro­mas, Fe­li­pe le di­jo al prín­ci­pe Ber­nar­do, de los Paí­ses Ba­jos: “Tú sí tie­nes suer­te, na­die te re­co­no­ce. Pue­des te­ner tan­tas ami­gui­tas co­mo quie­ras. Pe­ro yo ten­go seis guar­daes­pal­das a mi al­re­de­dor”.

Sin em­bar­go, con to­do y su sé­qui­to, se las arre­gló para co­lec­cio­nar amo­res. Una de sus aven­tu­ras fa­mo­sas la tu­vo en los años 70 con

Su­san Fer­gu­son, ma­dre de la du­que­sa de York, Sa­rah, y de ello hay tris­tes tes­ti­mo­nios: su pro­pio es­po­so, Ro­nald Fer­gu­son, con­fe­só a sus alle­ga­dos que mien­tras él per­día el tiem­po ju­gan­do al po­lo, su mu­jer y el prín­ci­pe te­nían otro ti­po de jue­gos. Más tar­de la pro­pia du­que­sa de York di­ría que en 1992, jus­to en el “año te­rri­ble” de la rei­na Isa­bel II (cuan­do se in­cen­dió el Castillo de Wind­sor), ellos ar­dían de pa­sión en Ar­gen­ti­na.

In­fi­de­li­dad sin lí­mi­tes

Kitty Ke­lley, bió­gra­fa y au­to­ra

de Los Wind­sor, ra­dio­gra­fía de

una fa­mi­lia real bri­tá­ni­ca, edi­ción prohi­bi­da en In­gla­te­rra, na­rra que las in­fi­de­li­da­des del prín­ci­pe co­men­za­ron des­de su no­viaz­go con Li­li­beth. Y ci­ta a la ac­triz

Co­bi­na Wright Jr., quien iró­ni­ca­men­te

“Si ves a un hombre abrien­do la puer­ta de un au­to a una mu­jer, es por­que se tra­ta de un au­to nue­vo… o de una mu­jer nue­va”.

–Fe­li­pe de Edim­bur­go

co­no­ce­ría a la rei­na Isa­bel II en 1939. Fe­li­pe la cor­te­jó has­ta lle­gar al pun­to de ofre­cer­le ma­tri­mo­nio; no obs­tan­te, Co­bi­na ter­mi­nó por ca­sar­se en 1941 con un mi­llo­na­rio es­ta­dou­ni­den­se.

Los lí­mi­tes no eran par­te de su vi­da, por eso no re­sul­ta­ba ex­tra­ño que su pro­pio tío

Luis Mount­bat­ten le ofre­cie­ra la opor­tu­ni­dad de te­ner una re­la­ción con su aman­te

Sas­ha, du­que­sa de Aber­corn, quien ade­más era pri­ma de la mo­nar­ca. A de­cir de Ke­lley, el víncu­lo du­ró años con el con­sen­ti­mien­to de los in­vo­lu­cra­dos.

El prín­ci­pe es­ta­ba acos­tum­bra­do a que nin­gu­na mu­jer se le re­sis­tie­ra, y en oca­sio­nes ellas mis­mas eran quie­nes lo bus­ca­ban. Pe­ro qui­zá uno de los es­cán­da­los de ma­yor ca­li­bre que pro­ta­go­ni­zó lo hi­zo al la­do de Romy

Ad­ling­ton, la jo­ven no­via de su hi­jo

Eduar­do y cu­yo tes­ti­mo­nio asom­bró al mun­do: cuan­do so­lo te­nía 16 años y Fe­li­pe 66, el prín­ci­pe no de­ja­ba de ha­cer­le in­si­nua­cio­nes, de mi­rar­la de ma­ne­ra las­ci­va y to­car­la sin su con­sen­ti­mien­to. Romy ase­gu­ra ha­ber­se sen­ti­do muy in­có­mo­da y ese fue uno de los mo­ti­vos por los que de­ci­dió ter­mi­nar su no­viaz­go con Eduar­do.

Han pa­sa­do dé­ca­das y nu­me­ro­sos af­fai­res de los cua­les la rei­na Isa­bel II ha te­ni­do co­no­ci­mien­to, pues la ma­yo­ría ha ocu­rri­do en si­tios cer­ca­nos y con per­so­nas alle­ga­das a la fa­mi­lia real. A pe­sar de esos des­li­ces, na­da ha si­do su­fi­cien­te para las­ti­mar el ma­tri­mo­nio que está a pun­to de cum­plir 71 años.n

La mo­nar­ca y el prín­ci­pe jun­to a dos desus hi­jos.

El prín­ci­pe siem­pre ha si­do re­la­cio­na­do con mu­je­res más jó­ve­nes que él.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.