Oli­via Wil­de ME­MO­RIA VI­VA

Vanidades (Chile) - - ENTREVISTA - POR BEN­JA­MÍN ACOSTA, DES­DE LOS ÁN­GE­LES

En­tre la sensualidad y el ve­ge­ta­ria­nis­mo, en me­dio de la ma­ter­ni­dad y la in­ten­sa ca­rre­ra pro­fe­sio­nal. Pa­re­cie­ra que no hay pun­to en el que es­ta ar­tis­ta pue­da per­der el tiem­po. Y jus­to aho­ra es el pa­so de los años y una lar­ga co­ne­xión emo­cio­nal lo que mar­ca la pau­ta de su pró­xi­ma pe­lí­cu­la Li­fe It­self.

En 2010 la or­ga­ni­za­ción de Per­so­nas por el Éti­co Tra­to de los Ani­ma­les (PETA), no du­dó en de­sig­nar­la co­mo la ve­ge­ta­ria­na más sexy. Eran los días cuan­do ex­plo­ra­ba el te­rreno de la neu­ro­lo­gía me­dian­te su pa­pel en la se­rie Dr. Hou­se, así co­mo ser una enig­má­ti­ca fem­me fa­ta­le en TRON: Legacy. El pa­so fir­me en el sép­ti­mo ar­te lo con­ti­nuó con un po­co más de cien­cia fic­ción en In Ti­me y con mu­cha ac­ción en Rush, sien­do el tiem­po de vi­da co­mo mo­ne­da de cam­bio y la fe­roz com­pe­ten­cia en la Fór­mu­la 1 los res­pec­ti­vos am­bien­tes que la en­vol­vie­ron pa­ra su en­tre­ga es­cé­ni­ca. La in­quie­tud por ser pro­duc­to­ra no se ha que­da­do en la lis­ta de pen­dien­tes, co­mo tam­po­co ser di­rec­to­ra al to­mar la ba­tu­ta en el vi­deo de la can­ción Dark Ne­ces­si­ties de Red Hot Chi­li Pep­pers.

Hi­ja de pe­rio­dis­tas, na­ci­da en Nue­va York en 1984, de origen ir­lan­dés y ad­mi­ra­do­ra del es­cri­tor Os­car Wil­de, de don­de to­mó su seu­dó­ni­mo, Oli­via Ja­ne Cock­burn cum­plió su sue­ño des­pués de es­tu­diar ac­tua­ción en Du­blín e ini­ciar­se co­mo asis­ten­te de cas­ting. De a po­co ha as­cen­di­do so­bre la es­ca­le­ra que cons­tru­ye de la mano tam­bién de la con­cien­cia so­cial y am­bien­tal.

VA­NI­DA­DES ¿Có­mo cui­dar el as­pec­to de la sensualidad pa­ra no que­dar­te to­do el tiem­po en ese lu­gar?

OLI­VIA WIL­DE No sé si sea al­go cons­cien­te o en reali­dad se tra­te de un asun­to cir­cuns­tan­cial. Es un he­cho que al ele­gir un tra­ba­jo es­toy segura de lo que pue­do y quie­ro pro­yec­tar, es ahí en­ton­ces don­de en­tra esa ne­ce­si­dad o in­ten­ción de equi­li­brar y diversificar los ro­les. Veo la sensualidad más bien co­mo un ele­men­to que sub­ya­ce, que no es tan evi­den­te. Que flo­ta en el am­bien­te que te ro­dea.

VA En Li­fe It­self es el tiem­po un fac­tor de­ter­mi­nan­te pa­ra con­tar una historia lar­ga que no de­ja de en­tre­te­ner ca­da minuto…

OW Es fas­ci­nan­te có­mo los años pue­den re­su­mir­se en se­gun­dos y có­mo se dan es­tos sal­tos cuán­ti­cos en el cine. Me gus­ta pen­sar en aque­llo de “la eter­ni­dad es tan so­lo un ins­tan­te”. Ju­gar con di­fe­ren­tes dé­ca­das en una pe­lí­cu­la me pa­re­ce un gran re­to pa­ra to­dos los in­vo­lu­cra­dos. Esa re­la­ti­vi­dad pe­ro a la vez cohe­ren­cia que exis­ten co­mo par­te del hi­lo con­duc­tor, me pa­re­ce que en es­ta oca­sión es­tán ma­ne­ja­das con maes­tría y na­tu­ra­li­dad.

VA Es­pe­ran­za, me­mo­ria y tras­cen­den­cia, son par­te del men­sa­je de es­ta historia…

OW Es her­mo­sa por­que re­fle­ja los an­he­los a pe­sar de las cir­cuns­tan­cias. A ve­ces creo que sen­ti­mos cu­rio­si­dad por te­ner la opor­tu­ni­dad de ob­ser­var de esa ma­ne­ra nues­tras vi­das, ubi­car­nos en un pun­to don­de re­ca­pa­ci­te­mos so­bre el pa­sa­do y li­be­rar­nos de la preo­cu­pa­ción por el fu­tu­ro.

VA Cuan­do nos da­mos cuen­ta de que el dra­ma re­sul­ta una pie­dra de to­pe pa­ra man­te­ner­nos alerta co­mo es­pec­ta­do­res, ¿con­si­de­ras que tam­bién es la sal de la vi­da?

OW ¡Y la pi­mien­ta! (ri­sas). Creo que sí, el dra­ma es emo­cio­nan­te y no tie­ne que ser ne­ce­sa­ria­men­te tan in­ten­so en nues­tra co­ti­dia­ni­dad. Es que, más que el “dra­ma” co­mo tal me re­fie­ro a lo emo­cio­nan­te que pue­de re­pre­sen­tar el he­cho de abrir los ojos y vi­vir ca­da día. Creo que es bueno no per­der de vis­ta la me­jor ma­ne­ra de ser no­so­tros mis­mos. Pue­de ser la me­ta dia­ria: ser nues­tra me­jor ver­sión.

VA Las cons­tan­tes olea­das de in­ten­si­dad y tran­qui­li­dad son las que in­te­gran el ba­lan­ce…

OW Creo que de ahí par­te la im­por­tan­cia de la me­di­ta­ción, por ejem­plo. No me pa­re­ce sano es­tar in­cli­na­dos siem­pre ha­cia el mis­mo la­do, en el que to­do es­té de­li­mi­ta­do por una fé­rrea dis­ci­pli­na. Si no hay dis­ten­sión po­de­mos lle­gar al bor­de del co­lap­so. La me­di­ta­ción me ayu­da no so­lo a re­la­jar­me, sino tam­bién a te­ner más cla­ras las me­tas que im­pli­can un es­fuer­zo no­ta­ble.

VA Tu ca­rre­ra ha te­ni­do una di­ver­si­fi­ca­ción in­tere­san­te…

OW No quie­ro mo­rir de abu­rri­mien­to ni que me abu­rra lo que quie­ro. Y eso va más allá de los per­so­na­jes, se re­la­cio­na con los ro­les y for­ma­tos en la in­dus­tria del en­tre­te­ni­mien­to. Veo mi tra­ba­jo co­mo una pa­le­ta re­ple­ta de co­lo­res pa­ra plas­mar lo me­jor po­si­ble aque­llo que reali­zo en el mo­men­to. Así es que pue­de ser una obra de Broad­way, una pe­lí­cu­la de te­rror o un vi­deo mu­si­cal. Y así co­mo pue­do es­tar al fren­te ac­tuan­do tam­bién pue­do es­tar del otro la­do pro­du­cien­do. La ver­sa­ti­li­dad con­tri­bu­ye a en­ten­der me­jor los pro­ce­sos de aque­llos que deseas ten­ga el me­jor re­sul­ta­do fi­nal.

VA ¿Así te ob­ser­vas co­mo pa­sa­je­ra a bor­do de es­te tren?

OW Me veo con esas ga­nas de apre­ciar el pai­sa­je pa­ra apren­der y re­crear­lo con ayu­da de mis com­pa­ñe­ros de asien­to. To­do es­to al fi­nal se tra­ta de re­tro­ali­men­ta­ción en di­fe­ren­tes ni­ve­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.