Fi­lo­so­fías del mun­do

A ve­ces, nues­tras ideas so­bre la ple­ni­tud pue­den que­dar­se cor­tas. Si an­das en bús­que­da de nue­vas res­pues­tas, en Japón, Áfri­ca, Es­can­di­na­via o Ha­wái tal vez es­té lo que an­he­las. ¿Lo me­jor? No ne­ce­si­tas to­mar un avión.

Vanidades (Chile) - - CONTENIDO - Por Ma­ri­cruz Pi­ne­da Sánchez

Ex­plo­ra en otras cul­tu­ras y sus di­fe­ren­tes for­mas pa­ra en­con­trar la fe­li­ci­dad.

Cuan­do le pre­gun­ta­ron al fi­ló­so­fo

Zyg­munt Bau­man cuál era la so­cie­dad más ple­na, con­tes­tó que no era po­si­ble de­fi­nir­lo, por­que exis­ten mu­chos ti­pos de fe­li­ci­dad. Lue­go, con la agu­de­za que lo ca­rac­te­ri­za­ba, agre­gó: “Lo que pue­do afir­mar es que hoy día, to­das las ideas de es­te con­cep­to aca­ban en una tien­da”.

Ad­mi­tá­mos­lo; gran par­te de nues­tras as­pi­ra­cio­nes se de­ter­mi­nan por la so­cie­dad de con­su­mo a la que per­te­ne­ce­mos. La cul­tu­ra mo­de­la quié­nes somos y qué que­re­mos; en tan­to, el bie­nes­tar emo­cio­nal que nos pro­du­ce ir de com­pras tie­ne sen­ti­do, no es un pro­ble­ma. Sin em­bar­go, se con­vier­te en tal cuan­do ya no es su­fi­cien­te pa­ra re­con­for­tar­nos. Pa­ra Bau­man, el gran con­flic­to con la fe­li­ci­dad es que he­mos ol­vi­da­do que hay otras ma­ne­ras de al­can­zar­la. Por for­tu­na, en el mun­do exis­ten lu­ga­res y men­ta­li­da­des pa­ra re­cor­dar.

Fe­li­ci­dad ver­da­de­ra

Se­gu­ro que en tus re­des ca­yó al­gu­na pu­bli­ca­ción so­bre el hyg­ge da­nés. Pe­ro, ¿has es­cu­cha­do del iki­gai ja­po­nés, del ho’opo­no­pono ha­waiano o del ubun­tu afri­cano? Son fi­lo­so­fías que invitan a vi­vir a ple­ni­tud, con ba­se en va­lo­res co­mo la sen­ci­llez, la acep­ta­ción o la con­vi­ven­cia. Pe­se a que vie­nen de lu­ga­res re­mo­tos, re­sul­tan in­tere­san­tes pa­ra quie­nes bus­can res­pues­tas. “La fe­li­ci­dad no vie­ne de afue­ra. Se tra­ta de una ac­ti­tud que hay que cul­ti­var y, por ello, ne­ce­si­ta­mos nue­vos en­fo­ques”, di­ce Ber­nard

Hi­ller, coach de es­tre­llas y au­tor del li­bro De­ja de ac­tuar. Em­pie­za

a vi­vir. Cuen­ta que hay un pun­to en don­de sus clien­tes hallan que la fa­ma y el di­ne­ro no los ha­cen di­cho­sos. “Cuan­do com­pren­den que una lis­ta de es­te­reo­ti­pos no sir­ve, in­ves­ti­gan una fuen­te de di­cha real”. Y por qué no, qui­zá la res­pues­ta es­té en una chi­ca aca­ri­cian­do a un ga­to o un gru­po de gen­te be­bien­do ca­fé.

En el pla­ne­ta, exis­ten di­fe­ren­tes fi­lo­so­fías que nos en­se­ñan a ser fe­li­ces de ma­ne­ras iné­di­tas y sor­pren­den­tes. Re­fle­jan una gran sa­bi­du­ría y ape­lan a la esen­cia de los se­res hu­ma­nos, más allá de las fron­te­ras. Co­nó­ce­las ¡y adop­ta la que más te gus­te!:

Hyg­ge (DI­NA­MAR­CA)

Los da­ne­ses son con­si­de­ra­dos las per­so­nas más fe­li­ces del mun­do y el hyg­ge es su se­cre­to. La pa­la­bra se ase­me­ja a “con­for­ta­ble” o “aco­ge­dor” y des­cri­be un es­ta­do de­ri­va­do de la bús­que­da cons­tan­te de co­sas sen­ci­llas, pe­ro muy sa­tis­fac­to­rias. Be­ber un cho­co­la­te ca­lien­te, per­der­se ba­jo el edre­dón, que­dar con los ami­gos, pa­sear a tu pe­rro o pa­sar la tar­de le­yen­do, son ejem­plos de ello.

Ho’opo­no­pono (HA­WÁI)

Es­ta prác­ti­ca de raí­ces muy an­ti­guas nos ha­bla de ha­cer­nos car­go de los pro­ble­mas y no es­pe­rar que otros los re­suel­van. Sos­tie­ne que cual­quier co­sa que es­tá mal afue­ra de no­so­tros, la po­de­mos “en­de­re­zar” tra­ba­jan­do des­de nues­tro in­te­rior con la re­con­ci­lia­ción. Me­di­tar re­pi­tien­do: “Lo sien­to, per­dó­na­me, gra­cias, te amo”, elimina los sen­ti­mien­tos ne­ga­ti­vos y da pa­so a la ple­ni­tud.

Iki­gai (JAPÓN)

Se ba­sa en te­ner una ra­zón pa­ra le­van­tar­se con fuer­za e ilu­sión. Sue­na sim­ple, pe­ro de­fi­nir qué nos apa­sio­na ha­cer, a tal grado que se con­vier­ta en nues­tro mo­tor dia­rio, no es tan fá­cil. Im­pli­ca co­ne­xión con uno mis­mo, au­to­co­no­ci­mien­to y tra­ba­jo. Los ha­bi­tan­tes de Oki­na­wa, ho­gar de la gen­te más lon­ge­va del mun­do, afir­man que es la cla­ve de su bie­nes­tar.

Ubun­tu (ÁFRI­CA)

Somos gra­cias a los de­más. Es­to es lo que pos­tu­la su re­gla éti­ca, prac­ti­ca­da por las tri­bus zu­lúes. Tie­ne que ver con el sen­ti­do de co­mu­ni­dad y re­mar­car la im­por­tan­cia de los otros en nues­tras vi­das. La bús­que­da del bie­nes­tar co­mún an­tes que el pro­pio y la sa­tis­fac­ción de la con­vi­ven­cia, el apo­yo, la so­li­da­ri­dad y los víncu­los, son par­te de su for­ta­le­za y fe­li­ci­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.