CHI­CA DE POR­TA­DA: JUA­NI­TA RIN­GE­LING

In­ten­si­dad que des­po­ja

Women's Health (Chile) - - Portada - Por: Fran­cis­ca Ber­trán Fo­to­gra­fías: Ja­vie­ra Ey­za­gui­rre / Pro­duc­ción: Clau­dia Illa­nes Ma­qui­lla­je y pe­lo: Iván Barría pa­ra M.A.C. Agradecimientos: Ca­fe­te­ría Tasty to Go.

La ac­triz se con­fe­só y ha­bló de to­do: po­lí­ti­ca, amor, ac­tua­ción y lo nue­vo que vie­ne en su vi­da. En

una con­ver­sa­ción pro­fun­da, ¡Jua­ni­ta se des­ta­pó por com­ple­to!

Es ca­si im­po­si­ble de­fi­nir a al­guien en pro­fun­di­dad en tan so­lo días de conocerla, pe­ro sien­to que dos pa­la­bras des­cri­ben bas­tan­te bien a es­ta ac­triz: sen­ci­lla y tra­ba­ja­do­ra. Con una per­so­na­li­dad for­ja­da en­tre el cam­po y la fres­cu­ra del mar, sa­be bien dón­de quiere ir y que mu­chas ve­ces el ca­mino pue­de ser cues­ta arri­ba. Con una asom­bro­sa pe­lí­cu­la, Short­wa­ve, y una nue­va vi­da en Es­ta­dos Uni­dos, su pa­sión es­tá a mil.

Lo que más res­ca­ta de su in­fan­cia es ha­ber cre­ci­do en el cam­po. “Te­nía­mos pa­tos, ga­lli­nas, chan­chos, ca­ba­llos, etc. Era una vi­da muy li­ga­da a la cha­cra, a sen­tar­me a co­mer ar­ve­jas cru­das. Y esa sen­sa­ción de cam­po y mar es lo que más me gus­ta y lo que ha for­ja­do mi iden­ti­dad. Tam­bién vi­vir en co­mu­ni­dad, lo que es muy en­tre­te­ni­do. Más tar­de me di cuen­ta, una vez aquí en San­tia­go, que la gen­te se jun­ta con los com­pa­ñe­ros del co­le­gio o por edad… y allá so­mos po­cos. ‘La unión ha­ce la fuer­za’, así que siem­pre se han jun­ta­do per­so­nas de dis­tin­tas eda­des o cla­ses so­cia­les. Es co­mo una gran co­mu­ni­dad y eso es un plus pa­ra la vi­da, apren­der a re­la­cio­nar­se con to­do el mun­do de igual for­ma”. Pe­ro la in­fan­cia de cual­quie­ra tam­bién es­tá mar­ca­da por la vi­da es­co­lar, que si bien te­nía su cuo­ta de exi­gen­cia pa­ra Jua­ni­ta por par­te de sus pa­dres, nun­ca fue al­go ex­tre­mo, co­mo ella cuen­ta: “Que­rían que fué­ra­mos cu­rio­sas por la vi­da y por apren­der. Si vas a es­tar ocho ho­ras en un co­le­gio, ‘ocú­pa­te en al­go’. Yo me acuer­do que una vez en la vi­da lle­gué el pri­mer día de co­le­gio, por­que mis pa­pás se to­ma­ban la pri­me­ra se­ma­na de mar­zo, así es que nos íba­mos to­dos y ¡lle­gá­ba­mos días des­pués! To­do el mun­do es­ta­ba en el co­le­gio y no­so­tras re­cién com­pran­do uni­for­mes. Con esas co­sas nun­ca tu­vie­ron ro­llo, tam­po­co con fal­tar, pe­ro sí que fué­ra­mos res­pon­sa­bles y res­pe­tá­ra­mos el sis­te­ma de apren­di­za­je. Mi co­le­gio era muy es­pe­cial, en pri­me­ro bá­si­co éra­mos so­lo tres. Lo má­xi­mo que lle­ga­mos a ser fue 22 y sa­li­mos 12. De he­cho, pa­ra esa épo­ca, era un es­pe­cie de ‘Mon­tes­so­ri’ sin ser­lo. ‘La So­le­ca’ era la di­rec­to­ra, y su vo­ca­ción era edu­car. Era un co­le­gio chi­qui­ti­to, una ca­sa en Re­ña­ca, al fren­te del río, co­mo las tí­pi­cas ca­sas de Ñu­ñoa. Ha­bía tres pie­zas y ca­da una era una sa­la y un ba­ño pa­ra to­dos. Y lis­to. El li­ving- co­me­dor era el es­pa­cio co­mún en el que ha­cía­mos ar­tes y des­pués el co­le­gio se fue agran­dan­do.

Yo lo pa­sa­ba muy bien, es­ta­ba muy co­nec­ta­do con las ar­tes, ha­cía­mos mu­cho tea­tro y tam­bién se can­ta­ba. Ima­gí­na­te que cuan­do apren­dí a leer y es­cri­bir, a ve­ces lle­ga­ba “la So­le­ca’, ves­ti­da de le­tra ‘A’ a la sa­la, en­tra­ba can­tan­do: ‘lle­gó la A, lle­gó la A…’”. Jua­ni­ta sa­be que el co­le­gio fue una gran in­fluen­cia en su vi­da y agra­de­ce lo ju­ga­da que fue su ma­má por la in­no­va­ción, al atre­ver­se por es­ta apues­ta.

TOP TE­JI­DO RU­BEN CAM­POS BI­KI­NI LEMONAKI

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.