NA­DA TE DE­TIE­NE... EX­CEP­TO TÚ

Women's Health (Chile) - - Portada -

En­fren­ta los nue­vos pla­nos de la vi­da y evi­ta

el au­to­sa­bo­ta­je. Con es­tos tips, ca­da nue­vo es­ce­na­rio se­rá un tre­men­do desafío.

El des­tino te tie­ne pre­pa­ra­da una vi­da sen­ti­men­tal ple­na, éxi­to la­bo­ral y la po­si­bi­li­dad de al­can­zar tus re­tos de­por­ti­vos. ¡Wow! Pe­ro de­bes te­ner cui­da­do con el cons­tan­te au­to­sa­bo­ta­je.

Aquí te de­ci­mos có­mo su­pe­rar­lo y dis­fru­tar el me­jor de tus tiem­pos.

ESE PUN­TO EN EL QUE TE ESTANCAS

Creer que tie­nes ha­bi­li­dad pa­ra al­go te da se­gu­ri­dad y eso, a su vez, pro­mue­ve que seas cons­tan­te en tus ac­ti­vi­da­des. Sin em­bar­go, cuan­do se pre­sen­tan re­tos o si­tua­cio­nes lí­mi­te, es pro­ba­ble que esa se­gu­ri­dad ac­túe en tu con­tra y lle­gues a pen­sar: “Si soy bue­na pa­ra es­to, ¿por qué las co­sas no sa­len co­mo lo es­pe­ro?”. Con esa idea en men­te, en lu­gar de bus­car vías al­ter­na­ti­vas pa­ra su­pe­rar tu si­tua­ción, lo más pro­ba­ble es que au­to­sa­bo­tees tus ha­bi­li­da­des y ca­pa­ci­dad de so­lu­cio­nar pro­ble­mas y cai­gas en un conflicto de fal­ta de mo­ti­va­ción y de au­to­es­ti­ma por dar­le vuel­tas al pro­ble­ma que te tie­ne es­tan­ca­da.

¡SU­PÉ­RA­LO!

En lu­gar de dar por sen­ta­do que tie­nes una ha­bi­li­dad, su­gie­re Ro­dol­fo Men­do­za-den­ton, di­rec­tor del Grea­ter Good Scien­ce Cen­ter y pro­fe­sor aso­cia­do de psi­co­lo­gía en la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia, pien­sa que es­ta de­pen­de de que la ali­men­tes y crez­cas. Así te pre­dis­pon­drás a que, cuan­do se pre­sen­ten obs­tácu­los o re­tos, no los ve­rás co­mo in­di­ca­do­res de tu in­com­pe­ten­cia, sino co­mo opor­tu­ni­da­des de cre­ci­mien­to y desa­rro­llo.

PLAN DE AC­CIÓN EN LA OFI­CI­NA

Ca­pa­cí­ta­te cons­tan­te­men­te pa­ra su­mar a tu cu­rrí­cu­lum nue­vas he­rra­mien­tas de tra­ba­jo, di­plo­ma­dos o idio­mas. ¿Te in­tere­sa to­mar un cur­so que no es­tá re­la­cio­na­do con tu per­fil la­bo­ral? ¡Ade­lan­te! A tu je­fa le en­can­ta­rá sa­ber que desa­rro­llas otros in­tere­ses, ad­quie­res nue­vas ha­bi­li­da­des (los cur­sos de ar­te equi­va­len a una ma­yor crea­ti­vi­dad) y que tie­nes to­da la dis­po­si­ción de apren­der.

PLAN DE AC­CIÓN EN EL AMOR

Si tu re­la­ción era per­fec­ta has­ta que to­ma­ron la de­ci­sión de ir a vi­vir jun­tos y aho­ra tie­nen que com­ple­men­tar sus gus­tos, cos­tum­bres y há­bi­tos, no sal­gas hu­yen­do ni pien­ses que la chis­pa se apa­gó. Ve­lo co­mo una opor­tu­ni­dad de co­no­cer­se me­jor, ad­qui­rir un nue­vo es­ti­lo de de­co­ra­ción que com­bi­ne los gus­tos de am­bos y qui­zás has­ta des­ha­cer­te de al­gu­nas cuan­tas co­sas vie­jas que, de en­tra­da, ya ni si­quie­ra re­cuer­das por qué com­pras­te.

PLAN DE AC­CIÓN EN EL GYM

¿Cla­se de spin­ning? ¡Qué fá­cil! ¿Bi­kram yo­ga? ¡Has­ta con los ojos ce­rra­dos! ¿En­tre­na­mien­to de sus­pen­sión TRX? Ese ja­más lo has in­ten­ta­do… Aun­que nun­ca fal­tes a tus cla­ses preferidas, pro­bar una dis­ci­pli­na nue­va te da­rá la opor­tu­ni­dad de desa­rro­llar ma­yor agi­li­dad y con­di­ción fí­si­ca, o tra­ba­jar los múscu­los de ma­ne­ra dis­tin­ta, así es que aní­ma­te de una vez por to­das y, aun­que al prin­ci­pio no sea fá­cil, ve­rás que pron­to aña­di­rás una es­tre­lli­ta más a tus lo­gros de fit­ness.

“YO NO FUI”

Una ma­ne­ra de pro­te­ger tu au­to­es­ti­ma es re­co­no­cer aque­llo pa­ra lo que no eres tan bue­na. De es­ta for­ma, no ve­rás un pe­que­ño fra­ca­so co­mo el fin del mun­do, sino co­mo una par­te del pro­ce­so, pe­ro que pro­ba­ble­men­te se pue­de com­pen­sar rea­li­zan­do un ma­yor es­fuer­zo en otras áreas.

Eso no sue­na tan mal, has­ta que te das cuen­ta de que con­si­de­rar que tie­nes una fal­ta de ha­bi­li­dad in­he­ren­te pa­ra lle­var a cabo al­gu­na ac­ti­vi­dad re­du­ce tu res­pon­sa­bi­li­dad

POR PAU­LI­NA SÁN­CHEZ ADAP­TA­CIÓN CA­RO­LA HI­DAL­GO

ay oca­sio­nes en las que el mun­do brilla y to­do lo que su­ce­de a tu al­re­de­dor es­tá a tu fa­vor. Sin em­bar­go, una fuer­za apa­ren­te­men­te aje­na a ti te em­pu­ja a ac­tuar de tal ma­ne­ra que esa ar­mo­nía

del uni­ver­so se pier­de, has­ta el pun­to en el que tus pla­nes se echan a per­der o sim­ple­men­te te sien­tes in­sa­tis­fe­cha a pe­sar de tus lo­gros. Tal vez esa fuer­za no

sea tan aje­na a ti. Qui­zás es­té en tus ma­nos al­can­zar

el éxi­to en to­dos los ám­bi­tos de tu vi­da, y no

so­lo eso, sino tam­bién con­ser­var­lo. WH se acer­có

a los ex­per­tos en neu­ro­cien­cia y psi­co­lo­gía pa­ra de­cir­te có­mo lo­grar­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.