SPM: TAM­BIÉN ES CO­SA DE HOM­BRES

Women's Health (Chile) - - Portada -

No so­lo las mu­je­res su­fri­mos de sín­to­mas pre­mens­trua­les. Aun­que no lo crean, los hom­bres tam­bién tie­nen su pe­rio­do.

Cla­ro, a él no le lle­ga el flu­jo mens­trual tal cual, ¿pe­ro lá­gri­mas? Sí. ¿Ra­bie­tas? Po­dría ser. ¿Ham­brien­to?

Tam­bién. WH es­tá aquí con las so­lu­cio­nes.

“Pe­rio­dos de hom­bre”. Sue­na co­mo una post del si­tio Ur­ban Dic­tio­nary. Pe­ro el sín­dro­me pre­mens­trual en ellos no es so­lo un fe­nó­meno cul­tu­ral. Es una con­di­ción real que ca­si un cuar­to de hom­bres ad­mi­te ex­pe­ri­men­tar­lo, se­gún una en­cues­ta rea­li­za­da en Reino Uni­do. In­clu­so la cien­cia lo apo­ya: “Sus hor­mo­nas pue­den fluc­tuar tan­to co­mo las de las mu­je­res”, di­ce el psi­co­te­ra­peu­ta Dr. Jed Dia­mond, au­tor de “The Irri­ta­ble Ma­le Syn­dro­me”, que ha es­tu­dia­do es­ta con­di­ción por más de 40 años. Así es que si te la­dra por de­jar la toa­lla mo­ja­da en el pi­so, no te al­te­res. Pue­des usar nues­tra in­for­ma­ción pa­ra en­ten­der y cal­mar las cua­tro prin­ci­pa­les cau­sas de sus cam­bios de hu­mor.

ES­CE­NA­RIO #1

Cuan­do tu hom­bre es­tá con­du­cien­do ha­cia el par­que, tú brus­ca­men­te le ha­ces se­ña­les de que de­be­ría to­mar la si­guien­te sa­li­da. Él se al­te­ra y te di­ce que eres “con­tro­la­do­ra”.

QUÉ HAY DE­TRÁS DE ES­TO:

Pue­de ser la pri­ma­ve­ra. Las hor­mo­nas mas­cu­li­nas tien­den a ele­var­se du­ran­te el in­vierno y a de­caer en sep­tiem­bre, oc­tu­bre y no­viem­bre, lo que pue­de cau­sar irri­ta­bi­li­dad y agre­si­vi­dad (en am­bos, mu­je­res y hom­bres). “Es­to pue­de so­nar con­tra­in­tui­ti­vo,

por­que la tes­tos­te­ro­na es la hor­mo­na pri­ma­ria mas­cu­li­na, y no­so­tros asu­mi­mos que ellos de­be­rían ser más agre­si­vos cuan­do es­tá más ele­va­da”, di­ce Dia­mond. Pe­ro, en reali­dad, los ba­jos ni­ve­les son los que pue­den cau­sar esos arre­ba­tos emo­cio­na­les. AYÚDALO: “Es un po­co di­fí­cil, por­que es­tá guiando su enojo di­rec­ta­men­te ha­cia ti, lo que te ha­ce po­ner­te a la de­fen­si­va”, ex­pli­ca la psi­có­lo­ga clí­ni­ca Mi­che­lle Broody, au­to­ra de Stop the Fight! An Illus­tra­ted Gui­de for Cou­ples. “Pe­ro él no cal­ma­rá su enojo a me­nos que se sien­ta va­li­da­do o ten­ga es­pa­cio pa­ra cal­mar­se. Es­pe­ra cin­co mi­nu­tos pa­ra que se re­duz­ca la ten­sión”, su­gie­re el con­se­je­ro en re­la­cio­nes Adam Lo­dol­ce, fun­da­dor del si­tio web sexy­con­fi­den­ce.com. Lue­go, in­ten­ta un acer­ca­mien­to le­ve, po­nien­do tu mano en su pier­na o to­mán­do­le la mano y pre­gún­ta­le si al­go le es­tá mo­les­tan­do. “Un to­que sua­ve co­mu­ni­ca mu­cho y re­fle­ja com­pa­sión. Es­to le mues­tra que te preo­cu­pas por él y quie­res re­sol­ver el pro­ble­ma de una for­ma tran­qui­la”, di­ce Lo­dol­ce.

ES­CE­NA­RIO #2

Me­dia ho­ra des­pués de la ce­na, vas a la co­ci­na y en­cuen­tras a tu hom­bre pi­can­do las co­la­cio­nes que les te­nías guar­da­das a tus hi­jos pa­ra la se­ma­na. Lue­go él pre­gun­ta si pue­des com­prar más he­la­do de cho­cla­te.

QUÉ HAY DE­TRÁS DE ES­TO: ¿Ha tra­ta­do de ba­jar el con­su­mo de car­bohi­dra­tos? Por­que los ni­ve­les ba­jos de se­ro­to­ni­na –un quí­mi­co ce­re­bral que re­gu­la el ape­ti­to y el áni­mo- pue­den ser el efec­to se­cun­da­rio de una ali­men­ta­ción paleo o li­bre de glu­ten. “Es­tas die­tas son hoy muy po­pu­la­res en­tre los hom­bres y la ba­ja se­ro­to­ni­na pue­de cau­sar irri­ta­bi­li­dad y un ham­bre vo­raz”, di­ce Dia­mond. ¿Otro des­truc­tor? Fal­ta de sol.

AYÚDALO: La se­ro­to­ni­na tam­bién ayu­da a con­tro­lar im­pul­sos y, por el mo­men­to, tu pa­re­ja no pue­de con­tro­lar sus ga­nas de co­mer. Ha­cer­lo sen­tir mal por lo que hi­zo no ayu­da­rá. Sim­ple­men­te no de­jes la co­mi­da a su al­can­ce, aun­que si es sa­lu­da­ble, dé­ja­lo pi­car. Pe­ro si so­lo quiere pos­tres y co­mi­da cha­ta­rra, ase­gú­ra­te de te­ner ali­men­tos ba­jos en car­bohi­dra­tos en el re­fri­ge­ra­dor has­ta que el la­do Hulk de tu ma­ri­do se cal­me, su­gie­re Lo­dol­ce. Y si él se apa­re­ce en la co­ci­na (con un “¡es­toy ham­brien­to!”), “es­to po­dría ayu­dar a re­cor­dar­te que él no es­tá ver­da­de­ra­men­te lo­co, so­lo ham­brien­to, lo que po­ne a cual­quie­ra irri­ta­ble”, di­ce Brody.

ES­CE­NA­RIO #3

Mien­tras se mi­ra en el es­pe­jo de cuer­po com­ple­to, sa­ca su es­tó­ma­go y co­mien­za a de­cir que no quiere ir a com­prar un tra­je… ni a la bo­da de tu ami­ga.

QUÉ HAY DE­TRÁS DE ES­TO: “La gra­sa en el ab­do­men tie­ne una hor­mo­na que con­vier­te la tes­tos­te­ro­na en es­tró­geno”, di­ce Dia­mond. “En­ton­ces si él sube al­go de pe­so, es­to pue­de afec­tar sus sen­ti­mien­tos en va­rios ni­ve­les, co­mo el sen­tir­se atrac­ti­vo: no so­lo sen­tir­se gor­do, tam­bién es­tar me­nos ener­gé­ti­co y con el de­seo se­xual dis­mi­nui­do ”. No eres la úni­ca. AYÚDALO: No des­es­ti­mes sus preo­cu­pa­cio­nes (evi­ta el “¡no es­tás gor­do!”, por­que ¿ha fun­cio­na­do eso al­gu­na vez con­ti­go?). “Cuan­do al­guien se sien­te hi­per­sen­si­ble, su per­cep­ción pue­de es­tar apa­ga­da y ne­gar­lo so­lo pue­de ha­cer­lo peor”, di­ce Brody. En vez de eso, lle­va el pro­ble­ma a tér­mi­nos prác­ti­cos y ayúdalo a en­con­trar una so­lu­ción, di­ce Lo­dol­ce. “Si él se es­tá en­fo­can­do en su es­tó­ma­go, di­le que de­je de to­mar tan­ta cer­ve­za los fi­nes de se­ma­na. Si es en sus bra­zos, que ha­ga más pe­sas en el gim­na­sio”. Se sen­ti­rá apo­ya­do y que su pro­ble­ma tie­ne so­lu­ción. ¿Qué otra co­sa pue­des ha­cer pa­ra ayu­dar­lo? Di­le al­go que en­cuen­tras muy atrac­ti­vo de su cuer­po.

ES­CE­NA­RIO #4

Él lle­ga a ca­sa muy emo­cio­na­do por el nue­vo sis­te­ma de so­ni­do que aca­ba de com­prar pa­ra la TV (pe­ro es su ter­ce­ra com­pra im­pul­si­va del mes).

QUÉ HAY DE­TRÁS DE ES­TO: “Mien­tras más al­to el ni­vel de es­trés en el hom­bre, más ba­ja es­tá su tes­tos­te­ro­na”, di­ce Dia­mond. Es­ta caí­da pue­de au­men­tar su an­sie­dad y ha­cer­lo sen­tir que es­tá per­dien­do el con­trol, lo que pue­de me­nos­ca­bar su mas­cu­li­ni­dad. Com­prar al­go cos­to­so (co­mo tec­no­lo­gía o ro­pa de­por­ti­va) le ha­ce sen­tir po­de­ro­so.

AYÚDALO: Ver a tu hom­bre gas­tar de­ses­pe­ra­da­men­te pue­de ser alar­man­te pa­ra sus fi­nan­zas en con­jun­to. “En un mo­men­to de tran­qui­li­dad, pre­gún­ta­le por qué es­te com­por­ta­mien­to im­pul­si­vo lo ha­ce sen­tir me­jor”, su­gie­re Brody. Si él ad­mi­te sen­tir­se es­tre­sa­do o abru­ma­do úl­ti­ma­men­te, acon­sé­ja­le otras ma­ne­ras me­nos cos­to­sas pa­ra au­men­tar su fe­li­ci­dad: ir a ca­mi­nar, apren­der un nue­vo de­por­te (co­mo surf o bo­xeo) o ir jun­tos a una cla­se de me­di­ta­ción que los des­co­nec­te.

Por Mi­che­lle Sta­cey Tra­duc­ción Ro­mi­na Barbagelata

“NO AMOR, NO ES UN DÍA HO­RRI­BLE. ES­TOY CON MI

PE­RIO­DO”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.