Li­dian­do en lo pro­fun­do

Women's Health (Chile) - - Belleza -

Jua­ni­ta se to­ma su tiem­po pa­ra pen­sar en una de sus for­ta­le­zas, pe­ro fi­nal­men­te res­ca­ta que tie­nen que ver con su in­de­pen­den­cia y au­to­su­fi­cien­cia. Y es­to se re­pli­ca en ca­da área de su vi­da, en ca­da aná­li­sis que ha­ce pa­ra de­ci­dir qué pa­sos da­rá. Su vi­da de pa­re­ja tam­bién se la to­ma con cal­ma, pe­ro in­ter­na­men­te re­co­no­ce los mo­men­tos di­fí­ci­les que le ha to­ca­do vi­vir. No se ex­po­ne, lo vi­ve de ma­ne­ra ín­ti­ma, pa­ra lue­go re­na­cer tal vez con más fuer­za que an­tes. Al pre­gun­tar­le si es sen­ci­lla la ex­po­si­ción de es­tos pro­ce­sos, ella res­pon­de: “Lle­vo nue­ve me­ses sin pa­re­ja. Igual lo hi­ci­mos bien, por­que cuan­do es­tu­ve con el te­ma atra­ve­sa­do, no me to­có dar en­tre­vis­tas, en­ton­ces aho­ra lo he pro­ce­sa­do un po­co más. ¿Es­tá su­pe­ra­do? No, no es­tá su­pe­ra­do, y creo que no sé cuán­do uno lo su­pera, pe­ro yo pien­so que ha pa­sa­do ese tiem­po su­fi­cien­te pa­ra que lo pue­da ha­blar sin ese nu­do te­rri­ble en la gar­gan­ta. Yo creo que en es­ta ter­mi­na­da he si­do más cla­ra, pe­ro en ge­ne­ral soy de re­la­cio­nes amo­ro­sas bas­tan­te tor­men­to­sas. No soy una mi­na tan re­suel­ta co­mo en mi pe­ga, por ejem­plo”, nos cuen­ta.

No es lo mis­mo li­diar con el tra­ba­jo que con te­mas más ín­ti­mos: “En la pe­ga soy bas­tan­te cla­ra, soy mie­do­sa, aun­que no se me no­ta. Me dan ner­vios las co­sas, ten­go mu­cho mie­do a fa­llar en el tra­ba­jo, pe­ro en las re­la­cio­nes soy mu­cho me­nos re­suel­ta y me cues­ta. Ten­go me­nos in­te­li­gen­cia emo­cio­nal en esa par­te de mi vi­da. Yo nun­ca ha­bía vi­vi­do con al­guien, pe­ro en mi an­te­rior re­la­ción es­tu­ve tres años. Soy de re­la­cio­nes lar­gas, pe­ro creo que las se­pa­ra­cio­nes son di­fí­ci­les, por­que ibas pa­ra allá, mi­ran­do un ob­je­ti­vo de a dos. En es­te ca­so te­nía que ver con la mú­si­ca, con vi­vir jun­tos, con mi­les de co­sas, y cuan­do se quie­bra es muy di­fí­cil tor­cer la ca­be­za y el co­ra­zón y de­cir

‘tie­nes que en­con­trar otro lu­gar ha­cia dón­de mi­rar’. Siem­pre hay un ti­ra y aflo­je y un mo­men­to a la se­ma­na en el que pien­sas: ‘¡Qué ga­nas de no te­ner que em­pe­zar de nue­vo!’ Co­mo que ya es­ta­ba to­do ar­ma­do y a ve­ces hay fa­ti­ga de ma­te­rial y sien­tes ‘no pue­do’”.

Ese “vol­ver a em­pe­zar” ¿es en L.A.?

Es en cual­quier par­te. Es un ‘des­pe­gar­se de...’. Es co­mo el exor­cis­ta, dar vuel­ta la ca­be­za, ha­cer clic y lo­grar apar­tar­se de eso que uno real­men­te que­ría. Aho­ra ocu­rre que L.A. pa­só a ser lo real, ir­se es bueno, por­que yo siem­pre he que­ri­do vi­vir afue­ra. Es óp­ti­mo ocu­par es­te mo­men­to pa­ra eso, pa­ra ha­cer to­das esas co­sas que no se es­ta­ban cum­plien­do y aven­tu­rar­se, por­que cuan­do yo sien­to que me em­pie­za a dar mie­do, me da ra­bia y no pue­de ser. Pien­so ‘aga­rra tus co­sas y ándate’. Uno se po­ne más apren­si­va, y pien­sa en los so­bri­nos, la ma­má, pe­ro en un año no pa­sa na­da, ¡así que par­to no más!

¿La mú­si­ca que­da en un “stand by”?

Es al­go que echo de me­nos. El otro día me lla­mó un ami­go pa­ra gra­bar una can­ción y fue co­mo: ‘¡Qué en­tre­te­ni­do!’. Y fui­mos a gra­bar e hi­ci­mos unos arre­glos de vo­ces. Es­tu­ve tres años can­tan­do to­das las se­ma­nas y gra­ba­mos un dis­co, y sí, lo ex­tra­ño, pe­ro no ten­go la ener­gía aho­ra o una idea lo su­fi­cien­te­men­te cla­ra co­mo pa­ra par­tir un pro­yec­to mío. No me cie­rro a na­da, pe­ro aho­ra mi pri­mer pro­yec­to es otro. Lle­vo tan­to tiem­po sin es­tar en nin­gu­na par­te, nue­ve me­ses que no ten­go ca­sa, que an­do deam­bu­lan­do: via­jé a EE.UU., lue­go re­gre­sé, de ahí es­tu­ve dos me­ses acá, me fui a Eu­ro­pa, vol­ví. En­ton­ces quie­ro una ca­sa pio­la en Los Án­ge­les y te­ner una es­pe­cie de ru­ti­na por un año más o me­nos allá. So­lo ahí po­dré ver con más cal­ma la vi­da.

¿Po­dría re­sul­tar al­go co­mo la pe­lí­cu­la?

Es la idea, por­que en el fon­do ten­go que man­te­ner­me allá en Es­ta­dos Uni­dos. Aquí en Chi­le lle­vo 10 años tra­ba­jan­do y no quie­ro per­der el rit­mo que he lo­gra­do.

¿A qué edad par­tis­te tra­ba­jan­do?

En la te­le­vi­sión co­men­cé cuan­do te­nía 21, pe­ro la ver­dad es que siem­pre tra­ba­jé. Era la tí­pi­ca ni­ña chi­ca que con so­lo 12 años ven­día em­pa­na­das, ha­cía de gar­zo­na, tra­ba­ja­ba en cual­quier co­sa, en reali­dad. En el co­le­gio ven­día con­chi­tas, cuan­do más gran­de pa­sé a ha­cer que­ques y sánd­wi­ches ja­món- que­so (ri­sas). Por eso creo que la au­to­su­fi­cien­cia siem­pre ha

si­do una par­te muy im­por­tan­te de quien soy. Sa­ber siem­pre ser in­de­pen­dien­te.

En otra en­tre­vis­ta di­jis­te: “No me que­dó otra que con­fiar y es al­go que ha­go muy po­co”. ¿Por qué?

Me pa­sa que, en ge­ne­ral, en el tra­ba­jo soy muy exi­gen­te y me cues­ta de­le­gar. Me car­ga la me­dio­cri­dad, por eso a ve­ces en ám­bi­tos la­bo­ra­les cai­go muy mal. Me pa­sa mu­cho que en Chi­le no se en­tien­de co­mo una exi­gen­cia, sino co­mo al­go per­so­nal, por­que tam­bién me ha pa­sa­do mu­cho que las co­sas se ha­cen a me­dias o a úl­ti­mo mo­men­to. O la tí­pi­ca que uno di­ce ‘a la chi­le­na’, y en es­ta in­dus­tria pa­sa mu­cho.

¿Y allá?

Ha­bía har­tas co­sas ‘a la chi­le­na grin­ga’ (ri­sas). Me me­tía has­ta don­de po­día , pe­ro te­nía que sol­tar, por­que no era mi círcu­lo y fun­cio­nan dis­tin­to. Era una pe­lí­cu­la in­de­pen­dien­te, pe­ro cuan­do yo lle­gué al set de fil­ma­ción, el equi­po de cá­ma­ras era alu­ci­nan­te. Pe­ro en ese sis­te­ma or­ga­ni­za­do no te pue­des en­tro­me­ter.

¿Fue el idio­ma lo más di­fí­cil?

Sí, es ra­ro ac­tuar en un idio­ma que no es el mío. Tam­bién en eso tu­ve que con­fiar, por­que era com­pli­ca­do au­to­eva­luar­me. Por­que cuán­ta reali­dad hay en tus pa­la­bras tie­ne que ver con tu afi­na­ción y eso a ve­ces me cos­ta­ba y pen­sa­ba: “Es­to es­tá di­cho ra­ro” y me de­cían: “No, no, no es­tá bien, así se di­ce en in­glés. Esa es la in­fle­xión que se ocu­pa”. Te­nía que con­fiar que es­ta­ba ac­tuan­do bien si es que ellos de­cían eso, por eso era muy di­fí­cil me­dir­me. Cuan­do par­ti­mos gra­ban­do pen­sé “o me ol­vi­do del idio­ma o no voy a ac­tuar”.

El via­je pa­ra es­ta ter­ce­ra tem­po­ra­da de Carnaval fue muy in­ten­so, dos me­ses sin pa­rar que la obli­ga­ron a exi­gir­se al má­xi­mo, te­ma que no la com­pli­ca, por­que los desafíos son cla­ra­men­te su am­bien­te: “El rit­mo de tra­ba­jo era al 100%, sin ho­ra­rios, sin na­da. In­ten­ta­mos ha­cer un nue­vo pro­gra­ma que no se tra­ta­ra so­lo de fies­tas, sino de tu­ris­mo en Eu­ro­pa. Co­no­cer un po­co la gas­tro­no­mía, la gen­te y re­co­rrer las ca­lles. Si vas a una fies­ta en Ve­ne­cia es pre­cio­sa, pe­ro es una ciu­dad tan in­creí­ble que no pue­des de­jar de conocerla. Y eso fue di­fí­cil, por­que nos en­fren­ta­mos a una for­ma nue­va de ha­cer el pro­gra­ma y no po­día­mos de­te­ner­nos a ver có­mo re­sul­ta­ba (co­mo en la tem­po­ra­da an­te­rior). Acá nos ti­ra­mos a una pis­ci­na gi­gan­te”.

¿Y tú par­ti­ci­pas en el pro­ce­so de edi­ción tam­bién?

Sí, so­mos tres que ha­ce­mos el le­van­ta­mien­to de aus­pi­cios, las ru­tas que se­gui­re­mos, los con­te­ni­dos. Yo ha­go to­da la in­ves­ti­ga­ción his­tó­ri­ca y de ahí edi­ta­mos jun­tos. No hay nin­gún ca­pí­tu­lo que sal­ga sin que los tres lo apro­be­mos. Me me­to mu­cho en lo que ha­go y no es­toy dis­pues­ta a pres­tar la cara pa­ra al­go en lo yo no di­ga:‘es­to es­tá bien di­cho, va­le la pe­na, la in­ves­ti­ga­ción es­tá bien he­cha’. Y ellos, por suer­te que en­gan­cha­ron con­mi­go y sa­be­mos que tres ha­cen más que dos. So­mos un equi­po y nos des­vi­vi­mos con es­to. La gen­te me di­ce: ‘¡Qué ri­co, tu pe­ga es co­mo es­tar de va­ca­cio­nes!’, y es­to es lo más le­jano a es­tar de va­ca­cio­nes. La te­le­vi­sión cul­tu­ral es muy di­fí­cil. No­so­tros, en­tre otras co­sas, tra­ba­ja­mos sin suel­do du­ran­te ocho me­ses, has­ta que se edi­te el pro­gra­ma. Pe­ro es­toy fe­liz, por­que en es­tas dos tem­po­ra­das ha si­do muy bueno el im­pac­to en la gen­te.

* El 15 de ma­yo co­men­zó Carnaval, ter­ce­ra tem­po­ra­da, y es­ta­rá cer­ca de tres me­ses al ai­re por las pan­ta­llas de 13C.

“Me voy a vi­vir a Es­ta­dos Uni­dos y ahí par­te un cir­cui­to de fes­ti­va­les con la pe­lí­cu­la Short­wa­ve, que ya ha que­da­do se­lec­cio­na­da en cua­tro fes­ti­va­les. El es­treno es en ju­nio, así es que es­ta­ré bas­tan­te me­ti­da en eso y se­rá tam­bién par­te de abrir las puer­tas en un nue­vo lu­gar”. La ac­triz tie­ne mu­chos pro­yec­tos en vis­ta, pe­lí­cu­las en Chi­le y tal vez en Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro, en lo per­so­nal, pa­rar un po­co se­rá fun­da­men­tal. So­lo le­van­tar­se, to­mar un ca­fé y tal vez leer un li­bro y ser crea­ti­va. Es par­te del ai­re y la ener­gía que ne­ce­si­ta pa­ra se­guir con fuer­za su pro­me­te­dor fu­tu­ro. “Amo via­jar, me en­can­ta es­te mun­do fre­né­ti­co que siem­pre me fuer­za a des­po­jar­me, por­que a mí me gus­tan la co­sas, igual ten­go ape­go a lo ma­te­rial: la ro­pa, la ca­sa, los li­bros, los ca­chu­reos… to­do lo cui­do, y la vi­da siem­pre me di­ce que eso no tie­ne sen­ti­do y me obli­ga a des­po­jar­me, a des­nu­dar­me un po­co. Y en ese for­zar quie­ro en­con­trar un lu­gar­ci­to, oja­lá li­bre de to­do, pe­ro in­te­lec­tual, de un po­co de or­den y ru­ti­na”.

“La vi­da siem­pre me di­ce que lo ma­te­rial no tie­ne sen­ti­do y me obli­ga a des­po­jar­me, a des­nu­dar­me un po­co”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.