Sus gran­des lu­chas

Women's Health (Chile) - - Belleza -

Y en me­dio de es­te cre­ci­mien­to, de su amor por el tea­tro, las ar­tes, su tra­ba­jo y su gru­po de ami­gos, tam­bién ha sur­gi­do en ella un fuer­te in­te­rés por su en­torno, y uno de los te­mas que de­fien­de con fuer­za es el ca­so de Za­pa­llar: “Es muy tris­te ver el lu­gar don­de uno na­ció, y que his­tó­ri­ca­men­te fue una co­mu­na pio­ne­ra, con­ver­ti­da en un mu­ni­ci­pio que es­tá en la chi­mu­chi­na po­lí­ti­ca, con in­tere­ses eco­nó­mi­cos fuer­tí­si­mos y que, co­mo es una co­mu­na don­de va gen­te po­de­ro­sa, se ha ins­ta­la­do una tro­pa de aves de ra­pi­ña, por­que en el fon­do vie­ron la mi­na de oro. Pe­ro es­to se de­mo­ró en pa­sar. Des­de que es­tá el al­cal­de, el se­ñor Ni­co­lás Cox, que ya lle­va tres pe­rio­dos, las de­nun­cias y ca­sos de irre­gu­la­ri­da­des se han trans­for­ma­do en pan de ca­da día. Hoy hay más de 20 for­ma­li­za­dos por los de­li­tos de frau­de reite­ra­do, cohe­cho (coima) y fal­si­fi­ca­ción de ins­tru­men­tos pú­bli­cos que afec­tan a la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Za­pa­llar, in­clui­do, por su­pues­to, el al­cal­de. Pe­ro lo te­rri­ble es que es­tan­do to­do en la pa­les­tra no lo sa­quen. En­ton­ces, uno se pre­gun­ta: ¿Qué mano ne­gra hay por de­ba­jo que no lo sa­can? ¿Qué can­ti­dad de in­tere­ses po­lí­ti­cos exis­ten?

Las ma­las prác­ti­cas se re­fle­jan, por ejem­plo, en que él re­ci­bió un mu­ni­ci­pio en el que tra­ba­ja­ban 50 per­so­nas y hoy tra­ba­jan 500, y de esas, la ma­yo­ría con so­bre­suel­dos o con bo­le­tas, más el suel­do. El abo­ga­do per­so­nal del al­cal­de es, al mis­mo tiem­po, abo­ga­do del pro­pio mu­ni­ci­pio. Es de­cir, se es­tán usan­do pla­tas mu­ni­ci­pa­les en asun­tos per­so­na­les de Cox. En dos años se le han pa­ga­do más de 80 mi­llo­nes y 17 mi­llo­nes por alo­ja­mien­to y co­mi­da, a mí me pa­re­ce abu­si­vo e in­só­li­to”.

La ac­triz nos cuen­ta que el año 2012, jó­ve­nes de la co­mu­na hi­cie­ron un dia­rio lla­ma­do “La Z de

Za­pa­llar”, que de­nun­cia­ba to­das las co­sas que es­ta­ban pa­san­do. Los he­chos fue­ron ne­ga­dos por la au­to­ri­dad co­mu­nal, las per­so­nas que de­nun­cia­ron fue­ron de­nos­ta­das y el dia­rio per­se­gui­do por el pro­pio mu­ni­ci­pio pa­ra evi­tar su cir­cu­la­ción. Se de­man­dó es­ta ac­ción an­te la Cor­te Su­pre­ma y los jó­ve­nes ga­na­ron, por­que la me­di­da coar­ta­ba la li­ber­tad de ex­pre­sión. Pa­ra Jua­ni­ta, es­to so­lo fue una mues­tra más de las irre­gu­la­ri­da­des que se vi­ven. “La gen­te de la zo­na tie­ne mie­do de ha­blar, por­que los echan, los per­si­guen o no les dan pe­ga. Yo cre­cí en una co­mu­na que era al re­vés, sú­per uni­da. Se ha­cía la se­ma­na za­pa­lla­ri­na, creo que es­tá­ba­mos to­dos más con­ten­tos; la fies­ta de San Pe­dro y San Pa­blo, don­de la co­mu­ni­dad de pes­ca­do­res era im­por­tan­te, y to­do eso se ha per­di­do y creo que es muy in­jus­to por to­do el po­ten­cial que tie­ne. Lo que yo es­pe­ra­ría de nues­tra co­mu­na es que si­guie­ra sien­do pio­ne­ra, que qui­sie­ra ser au­to­su­fi­cien­te eléc­tri­ca­men­te o que ha­ga un pro­yec­to de re­ci­cla­je o una me­jo­ra sus­tan­cial en los co­le­gios, o que ter­mi­ne la ram­pa que se de­jó ti­ra­da, la que era un pa­seo cos­te­ro des­de Ca­cha­gua has­ta Pa­pu­do”. En fin, Jua­ni­ta bus­ca de­fen­der siem­pre la iden­ti­dad de la zo­na, con gen­te pu­jan­te y em­po­de­ra­da, que va mu­cho más allá de los ve­ra­nean­tes que in­va­den las pla­yas ca­da año.

* En el si­tio web ca­so­za­pa­llar.cl pue­des en­te­rar­te de to­dos los de­ta­lles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.