TU CUER­PO Y… SER ECO­LÓ­GI­CA

Women's Health (Chile) - - Dosis De Salud -

Op­ta por du­chas ti­bias (no hir­vien­do) Be­ne­fi­cio pa­ra la Tie­rra: to­ma una enor­me can­ti­dad de ener­gía pro­du­cir agua su­per­ca­lien­te… que sim­ple­men­te se va al dre­na­je. Lue­go de­be ser tra­ta­da (¡más ener­gía!) an­tes de usar­se de nue­vo. Re­ga­lo pa­ra la sa­lud: una du­cha más fres­ca pro­te­ge las de­fen­sas na­tu­ra­les de tu piel con­tra la re­se­que­dad y los irri­tan­tes; el agua hir­vien­do pue­de exa­cer­bar am­bos.

Usa ja­bón neu­tro

Be­ne­fi­cio pa­ra la Tie­rra: las es­pu­mas an­ti­bac­te­ria­les con­tie­nen sus­tan­cias que al­te­ran las hor­mo­nas, co­mo el tri­clo­sán, en el su­mi­nis­tro del agua, las que pue­den en­ve­ne­nar la fau­na ma­ri­na.

Re­ga­lo pa­ra la sa­lud: los an­ti­bac­te­ria­les no so­lo ani­qui­lan los gér­me­nes, tam­bién aca­ban con las bac­te­rias bue­nas que re­fuer­zan tu sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, de­ján­do­te más pro­pen­sa a las en­fer­me­da­des.

Re­con­si­de­ra lavar en se­co Be­ne­fi­cio pa­ra la Tie­rra: “Lavar en se­co” es­tá, ade­más, mal di­cho: la ro­pa se em­pa­pa en sol­ven­tes que lue­go pa­san por la tu­be­ría que lle­ga al sue­lo, don­de con­ta­mi­nan los man­tos de agua. Re­ga­lo pa­ra la sa­lud: con un cos­to si­mi­lar, “lavar en mo­ja­do” –bus­ca lu­ga­res que ofrez­can ser­vi­cios “eco” o “ver­des”– lim­pia la ro­pa con pro­duc­tos úni­ca­men­te fa­bri­ca­dos con de­ter­gen­tes bio­de­gra­da­bles. Es­tos no cau­san do­lo­res de ca­be­za pro­du­ci­dos por los aro­mas quí­mi­cos.

Pi­de no­tas por mail

Be­ne­fi­cio pa­ra la Tie­rra: el pa­pel de las ca­jas re­gis­tra­do­ras es­tá lleno de BPA, una to­xi­na que se dis­per­sa en el ai­re, el agua y el sue­lo, don­de pue­den da­ñar a los se­res vi­vos.

Re­ga­lo pa­ra la sa­lud: Tam­bién afec­ta tus óvu­los. Si no pue­des ob­te­ner una no­ta o re­ci­bo por co­rreo y ne­ce­si­tas com­pro­bar tus gas­tos pi­de al en­car­ga­do que te la en­tre­gue en un so­bre.

Úne­te al lu­nes sin car­ne Be­ne­fi­cio pa­ra la Tie­rra: una gran can­ti­dad de va­cas pro­du­ce una gran can­ti­dad de ga­ses, prin­ci­pal­men­te me­tano, un gas que es­tá vin­cu­la­do al cam­bio cli­má­ti­co. Re­ga­lo pa­ra la sa­lud: co­mer ve­ge­ta­les al­tos en fi­bra, co­mo cham­pi­ño­nes, en lu­gar de car­ne ro­ja, al me­nos una vez a la se­ma­na, ayu­da a re­du­cir el co­les­te­rol y con­tro­lar el azú­car san­guí­neo. Tu co­ra­zón te lo agra­de­ce­rá.

Lle­na tu con­ge­la­dor Be­ne­fi­cio pa­ra la Tie­rra: las fru­tas y ver­du­ras he­la­das du­ran más (¡me­nos co­mi­da des­per­di­cia­da!) y sue­len te­ner me­no­res ín­di­ces de car­bono que aque­llas que nun­ca se con­ge­la­ron, da­do que los ali­men­tos guar­da­dos en frío pue­den lle­gar a tu tien­da des­de paí­ses muy le­ja­nos en bar­co, en lu­gar de avión. Re­ga­lo pa­ra la sa­lud: al­gu­nos ele­men­tos en los ali­men­tos con­ge­la­dos con­tie­nen más nu­trien­tes que aque­llos que vie­nen di­rec­to de la tie­rra.

Los dos gran­des ga­na­do­res: los fru­tos ro­jos y las ar­ve­jas.

Co­mo cual­quier ma­má, la Ma­dre Na­tu­ra­le­za tie­ne sen­ti­mien­tos de cul­pa: cuí­da­la o vi­vi­re­mos con ca­len­ta­mien­to glo­bal por siem­pre. Es­tos tru­cos eco­ló­gi­cos pro­te­gen su sa­lud y la tu­ya.

–Jes­si­ca Mi­ga­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.