Un mes de se­xo hot

Women's Health (Chile) - - Gría Para Dos - Por: Ja­mie Her­gen­ra­der

¿Can­sa­da de so­lo pen­sar en ex­ci­tar­te? Re­lá­ja­te, es­ta­mos ha­blan­do de ca­li­dad, no de can­ti­dad: se­gún la cien­cia, las pa­re­jas más fe­li­ces tie­nen se­xo una vez a la se­ma­na. Así es

que mar­ca tu ca­len­da­rio y pre­pá­ra­te pa­ra sa­car el má­xi­mo pro­ve­cho al mes de ju­nio.

Fe­cha: JUE­VES 2 DE JU­NIO Ho­ra: 7.00 PM

Lu­gar: RES­TAU­RAN­TE LOUN­GE Agen­da: Cam­bia las mar­ga­ri­tas y los ta­cos por un res­tau­ran­te pe­que­ño y ro­mán­ti­co ale­ja­do de la mul­ti­tud. Pi­de un po­co de vino y al­gu­nas en­tra­das co­mo cóc­tel de ca­ma­ro­nes o un pla­to de car­nes frías y que­so. Da­le un pe­da­ci­to de prosciutto o sim­ple­men­te prue­ba la sal­sa del cóc­tel la­mién­do­te un de­do. “Sé len­ta y cui­da­do­sa”, di­ce la doc­to­ra y se­xó­lo­ga Pat­ti Brint­ton, co­fun­da­do­ra de Sex­coa­chu.com. ¿Por qué es sexy?

Ju­gar con tu bo­ca pue­de au­men­tar tu pro­pia ex­ci­ta­ción (los la­bios tie­nen mu­chas ter­mi­na­cio­nes ner­vio­sas) a la vez que pren­de a tu hom­bre, men­cio­na Brit­ton. El he­cho de que no te pue­das su­bir en­ci­ma de él ahí mis­mo ha­rá que au­men­te la ex­ci­ta­ción con an­ti­ci­pa­ción, y pa­ra cuan­do lle­guen a ca­sa es­ta­rán lis­tos pa­ra la ac­ción. Des­pués de es­to no vol­ve­rás a ver el prosciutto sin son­ro­jar­te un po­co. Fe­cha: DO­MIN­GO 5 DE JU­NIO Ho­ra: 1.00 PM

Lu­gar: TU AU­TO

Agen­da: Des­pués de una co­mi­da es­pe­cial, de­ja a los ni­ños en ca­sa de los abue­los o sim­ple­men­te hu­ye de tus pa­dres y con­du­ce ha­cia al­gún lu­gar ais­la­do con tu pa­re­ja. En es­te día tan es­pe­cial, las mu­je­res man­dan. Mué­van­se al asien­to tra­se­ro y guía­lo pa­ra que te be­se el cue­llo, aca­ri­cie tus pe­chos y va­ya len­to es­ti­mu­lan­do tu clí­to­ris mien­tras tú vas to­man­do con­trol del rit­mo.

¿Por qué es sexy?

Es­ta atre­vi­da opor­tu­ni­dad te trae­rá de re­gre­so aque­llos re­cuer­dos de la ado­les­cen­cia, cuan­do ha­cías has­ta lo im­po­si­ble por en­con­trar un mo­men­to pa­ra es­tar a so­las con tu hom­bre. “La adrenalina y la idea de po­der ser des­cu­bier­tos nos ha­ce sen­tir vi­vos”, co­men­ta la psi­có­lo­ga Me­gan Flem­ming, te­ra­peu­ta es­pe­cia­lis­ta en se­xo y re­la­cio­nes. “Es una ex­pe­rien­cia eró­ti­ca que te per­mi­te sa­lir de los lí­mi­tes usua­les”, ex­pli­ca la ex­per­ta. Fe­cha: MIÉR­CO­LES 15 DE JU­NIO Ho­ra: 6.00 AM

Lu­gar: LA CA­MA

Agen­da: ¿Cuán­tas ve­ces has es­cu­cha­do un con­se­jo di­cien­do que lo des­pier­tes con se­xo oral? Por al­go es: por­que fun­cio­na. Des­piér­ta­lo con los so­ni­dos que pro­du­ces mas­tur­bán­do­te. Tus ge­mi­dos pue­den ser al­go nue­vo y una sor­pre­sa ten­ta­do­ra mien­tras él ve y es­cu­cha. Cuan­do él no pue­da re­sis­tir­lo más, dé­ja­lo dar­te una “ayu­da­di­ta”. “La au­to­es­ti­mu­la­ción es un gran ini­cio pa­ra el pla­cer de nues­tra pa­re­ja”, ex­pli­ca nues­tro es­pe­cia­lis­ta. ¿Por qué es sexy?

Es­pe­ren una gran do­sis de fe­li­ci­dad por el res­to del día. In­ves­ti­ga­cio­nes mues­tran que la oxitocina, la hor­mo­na del amor, es li­be­ra­da du­ran­te el se­xo, for­ta­le­cien­do el víncu­lo en­tre us­te­des. Ade­más, el he­cho de des­per­tar­te tem­prano pa­ra de­di­car­le al­go de tiem­po a la otra per­so­na “les per­mi­te en­fo­car­se de me­jor ma­ne­ra en las ne­ce­si­da­des de su pa­re­ja”, co­men­ta Fle­ming. Fe­cha: SÁ­BA­DO 25 DE JU­NIO Ho­ra: 2.00 AM

Lu­gar: LA PIS­CI­NA

Agen­da: Un fin de se­ma­na es ideal pa­ra dar­se unas pe­que­ñas va­ca­cio­nes en unas ter­mas. Cuan­do to­dos los de­más es­tén dor­mi­dos, sal­gan pa­ra prac­ti­car un po­co de na­ta­ción en pa­re­ja. Haz que él se pa­re en un pun­to don­de el agua le lle­gue a la cin­tu­ra, mien­tras tú es­tás de fren­te. Pon tus bra­zos al­re­de­dor de su cue­llo, tus pier­nas abra­zan­do su ca­de­ra mien­tras que él (y el agua) te car­gan. “Su­su­rra en su oí­do lo que te gus­ta que ha­ga y de­ja sa­lir pe­que­ños y sua­ves ge­mi­dos pa­ra ha­cer de la atre­vi­da ex­pe­rien­cia al­go aún más sen­sual”, ex­pli­ca Flem­ming.

¿Por qué es sexy?

“Ha­cer­lo en el agua se sien­te mu­cho más li­bre, es muy di­fe­ren­te en com­pa­ra­ción del se­xo so­bre una su­per­fi­cie só­li­da”, di­ce Brit­ton. Y los ex­per­tos aña­den que un cam­bio en la tem­pe­ra­tu­ra pue­de ayu­dar a in­ten­si­fi­car el or­gas­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.