BA­JO EL MIS­MO TE­CHO

Women's Health (Chile) - - Portada -

Si es­tás dan­do ese im­por­tan­te pa­so de no so­lo com­par­tir la ca­ma, sino tam­bién to­da la ca­sa, lee es­ta útil guía pa­ra sa­ber lle­var es­ta nue­va eta­pa. Las ma­ñas, el des­or­den, las com­pras ... ¡Un sue­ño desea­do o la peor pe­sa­di­lla!

¿To­do en la re­la­ción es per­fec­to y aho­ra de­ci­die­ron ir­se a vi­vir jun­tos? Pa­ra mu­chas pa­re­jas, es­te es un enor­me desafío , pe­ro no tie­ne por qué ser tam­bién un desas­tre. Entérate de los con­se­jos que te ayu­da­rán a so­bre­vi­vir es­te im­por­tan­te cam­bio de vi­da.

¿El pri­mer jue­go de toa­llas que com­pra­rán jun­tos? ¡Qué emo­ción! ¿De­ci­dir en­tre una lo­za fran­ce­sa o una de cual­quier ti­po? ¡To­do es una no­ve­dad ma­ra­vi­llo­sa! Y aun­que no que­re­mos de­cep­cio­nar­te de an­te­mano, sí que­re­mos ad­ver­tir­te que es ne­ce­sa­rio to­mar en cuen­ta posibles desafíos que se pre­sen­ta­rán. Por ejem­plo, ¿po­drás so­por­tar en­con­trar una toa­lla mo­ja­da ti­ra­da en el ba­ño ca­da ma­ña­na? u ¿odias plan­char y él... tam­bién?

To­mar la de­ci­sión de mu­dar­se jun­tos re­quie­re de más que es­tar muy enamo­ra­dos. Es un pa­so que se de­be dar con res­pon­sa­bi­li­dad, se­gu­ri­dad y, so­bre to­do, con dis­po­si­ción a ce­der an­te los gus­tos y ne­ce­si­da­des de tu pa­re­ja y de sa­ber ex­pre­sar los tu­yos. Por eso, en cuan­to se plan­teen el de­seo de com­par­tir un ho­gar, se­rá im­pres­cin­di­ble se­guir al­gu­nos pa­sos bá­si­cos an­tes de dar por sen­ta­do el asun­to. Te da­mos las cla­ves.

El sa­bor del cie­lo

Se­gún lo que ex­pre­san los ex­per­tos, an­tes de vi­vir jun­tos es ne­ce­sa­rio que con­vi­van en al­gún es­pa­cio ajeno a am­bos, es de­cir, dis­tin­to al que ac­tual­men­te ha­bi­tan y en el que pue­dan co­no­cer sus há­bi­tos a lo lar­go del día. Por ejem­plo, en unas va­ca­cio­nes. Pe­que­ños de­ta­lles, co­mo sa­ber la ho­ra a la que ca­da uno sue­le le­van­tar­se, co­no­cer la dis­tri­bu­ción de los pro­duc­tos de aseo per­so­nal que ca­da uno usa en el ba­ño o in­clu­so no­tar cier­tos há­bi­tos de or­den (o des­or­den) pue­den abrir las puer­tas pa­ra ha­blar de te­mas que pu­die­ran cau­sar conflicto en la nue­va re­la­ción al te­ner que ha­bi­tuar­se a vi­vir jun­tos. Adáp­ten­se al otro.

Con­de­na de ca­de­na per­pe­tua

Mu­chas per­so­nas pien­san que com­par­tir un ho­gar sig­ni­fi­ca de­jar de ser li­bre o es­tar obli­ga­do a que el pró­xi­mo pa­so en la re­la­ción sea el ma­tri­mo­nio. Pe­ro se­gún Jim Koan, au­tor de un es­tu­dio de pa­re­jas pre­sen­ta­do en la con­fe­ren­cia anual de la So­cie­dad de Per­so­na­li­dad y Psi­co­lo­gía So­cial, en Aus­tin, es­to se ale­ja mu­cho de la reali­dad. De he­cho, el si­tio en el que más de­bes sen­tir­te li­bre, se­gu­ra y acep­ta­da es en tu ca­sa. Por otra par­te, las me­tas prin­ci­pa­les de coha­bi­tar de­ben ser dis­fru­tar de la com­pa­ñía del otro, aho­rrar en ren­tas in­de­pen­dien­tes pa­ra com­par­tir pla­nes jun­tos y co­no­cer­se me­jor an­tes de lle­var su re­la­ción a otro ni­vel. Pa­ra lo­grar­lo, ca­da de­ci­sión que to­men so­bre có­mo ad­mi­nis­trar el ho­gar, as­pec­tos de de­co­ra­ción, lim­pie­za, et­cé­te­ra, de­be­rá adop­tar­se es­tan­do cons­cien­tes de que am­bos tie­nen li­ber­tad pa­ra ele­gir y opi­nar, en vez de pen­sar que tie­nen que re­nun­ciar a sus pre­fe­ren­cias, cos­tum­bres o ideas pa­ra dar­le el gus­to al otro. Vi­vir jun­tos no de­be ser un sa­cri­fi­cio, sino un con­sen­so, y los diá­lo­gos que se creen en torno a la ma­ne­ra de or­ga­ni­zar el es­pa­cio ha­bi­ta­cio­nal de­ben con­si­de­rar el bie­nes­tar de ca­da uno. La cla­ve es lo­grar una co­mu­ni­ca­ción ver­bal y no ver­bal efec­ti­va. Pa­ra eso, hay que te­ner dis­po­si­ción pa­ra lle­gar a acuer­dos, no in­ti­mi­dar ni ame­na­zar al otro, ser cla­ros en lo que ca­da uno desea y en lo que es­tán dis­pues­tos a dar, evi­tar com­pro­me­ter­se con pro­me­sas fal­sas, no ocul­tar re­sen­ti­mien­tos y tra­tar de en­ten­der las ra­zo­nes del otro.

Fal­sas ex­pec­ta­ti­vas

Aco­mo­dar mue­bles, or­ga­ni­zar el cló­set que com­par­ti­rán y te­ner la opor­tu­ni­dad de pre­pa­rar ce­nas ro­mán­ti­cas de lu­nes a do­min­go es una ex­pe­rien­cia in­ten­sa y emo­cio­nal, pe­ro na­die di­jo que fue­ra fá­cil. A pe­sar de que ha­ya amor en una re­la­ción, la per­so­na­li­dad, los caracteres y los fac­to­res ex­ter­nos inevi­ta­ble­men­te in­flui­rán en la ma­ne­ra en la que se desa­rro­lle su vi­da dia­ria, así es que de­be­rán pre­pa­rar­se pa­ra com­par­tir no so­lo mo­men­tos en los que am­bos luz­can, se sien­tan y se en­cuen­tren bien, sino tam­bién aque­llos en los que al­guno en­fren­te tur­bu­len­cias en el tra­ba­jo y ten­ga di­fi­cul­ta­des pa­ra cu­brir los gas­tos que le co­rres­pon­dan, otro se en­fer­me y no sea si­quie­ra ca­paz de le­van­tar­se de la ca­ma, o am­bos sim­ple­men­te es­tén ago­ta­dos, pe­ro su ho­gar es­té de­ses­pe­ra­da­men­te ne­ce­si­ta­do de una lim­pie­za.

El po­der de uno

Coha­bi­tar es con­vi­vir, y es­to, a su vez, es coope­rar, co­mo afir­ma el doc­tor en psi­co­lo­gía clí­ni­ca John Gott­man, pro­fe­sor emé­ri­to en la Uni­ver­si­dad de Was­hing­ton y au­tor de

Pre­via­men­te a ir­se a vi­vir jun­tos, ha­bla cla­ra­men­te con tu pa­re­ja so­bre có­mo di­vi­di­rán los gas­tos y las ta­reas del ho­gar, ya que am­bos de­be­rán par­ti­ci­par en es­tos ru­bros. Ca­da uno de­be­rá ser un apo­yo pa­ra el otro, un so­cio y un ami­go, de nin­gu­na ma­ne­ra un in­qui­lino in­de­sea­do. Es por es­to que las res­pon­sa­bi­li­da­des de los dos en es­tos ru­bros de­be­rán es­tar en el mis­mo ni­vel.

vi­vir en pa­re­ja.

Sie­te re­glas de oro pa­ra Tiem­po de ca­li­dad

Al­gu­nos creen que vi­vir jun­tos equi­va­le a te­ner más se­xo y más tiem­po de ocio com­par­ti­do. Lo cier­to es que en­tre las obli­ga­cio­nes dia­rias, los ho­ra­rios que ca­da uno ten­ga y el can­san­cio por el tra­ba­jo, es­to no siem­pre es cier­to. Lo re­le­van­te es pla­near co­sas en las que pue­dan te­ner tiem­po de ca­li­dad, idear pla­nes di­ver­ti­dos fue­ra de ca­sa, apar­tar ho­ra­rios pa­ra de­di­car­se el uno al otro, ser más es­pon­tá­neos en el se­xo a cual­quier ho­ra del día y, aun­que ya se­pan có­mo lu­cen al des­per­tar, com­pro­me­ter­se con no de­jar de es­for­zar­se en ver­se bien pa­ra el otro. De es­ta for­ma, la no­ve­dad no se per­de­rá y siem­pre ha­brá un mo­ti­vo pa­ra ale­grar­se al re­cor­dar que, al lle­gar la no­che, la pa­sión pue­de se­guir ba­jo las sá­ba­nas com­par­ti­das.

La pre­gun­ta in­có­mo­da

En un mun­do en el que las re­la­cio­nes no ne­ce­sa­ria­men­te du­ran pa­ra siem­pre, una con­ver­sa­ción di­fí­cil pe­ro rea­lis­ta que de­be­rán abor­dar an­tes de mu­dar­se jun­tos re­quie­re res­pon­der a la pre­gun­ta: “¿Qué pa­sa si nos se­pa­ra­mos?”. Qui­zás de­ci­dan ven­der to­do y di­vi­dir el di­ne­ro a la mi­tad, re­par­tan los bie­nes que a ca­da uno in­tere­se más con­ser­var o se lle­ven los ob­je­tos que ca­da uno ha­ya pa­ga­do. “Lo im­por­tan­te es ase­gu­rar­se de es­cri­bir es­te acuer­do, e in­clu­so, de­fi­nir des­de an­tes la re­par­ti­ción de bie­nes pa­ra que, en ca­so de que lle­guen a una tris­te rup­tu­ra, no se aña­da más es­trés a la ya di­fí­cil si­tua­ción”, se­ña­la Jen­ni­fer Twar­dows­ki, en­tre­na­do­ra de re­la­cio­nes y fun­da­do­ra de Jen­ni­fert­war­dows­ki.com. Ah, y lo más sano se­rá que en ca­so de que eso su­ce­da, am­bos se mu­den. Créa­nos, les ayu­da­rá a los dos a asi­mi­lar el cam­bio de si­tua­ción en su vi­da sen­ti­men­tal.

14 Nú­me­ro pro­me­dio de me­ses que las pa­re­jas man­tie­nen un no­viaz­go an­tes de de­ci­dir coha­bi­tar. Fuen­te: Sha­ron Sass­ler, pro­fe­so­ra en la Uni­ver­si­dad de Cor­nell.

POR PAU­LI­NA SÁN­CHEZ ADAP­TA­CIÓN CA­RO­LA HI­DAL­GO L.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.