ÉRI­KA OLI­VE­RA: “LA ABAN­DE­RA­DA DEL PUE­BLO”

“LA ABAN­DE­RA­DA DEL PUE­BLO"

Women's Health (Chile) - - Portada - Por Ca­ro­la Hi­dal­go L.

Es ho­ra de de­cir adiós. Con más de 20 años co­mo ma­ra­to­nis­ta, la aban­de­ra­da na­cio­nal da un pa­so al cos­ta­do pa­ra in­cur­sio­nar en nue­vos desafíos. ¡Co­nó­ce­los!

Éri­ka, con su ca­rac­te­rís­ti­co pe­lo cor­to de un ru­bio ca­si blan­co, lle­ga ves­ti­da de bu­zo y zapatillas, con un bol­so de re­cam­bio que le cru­za. Es una mu­jer sen­ci­lla, ba­ja, de ras­gos de­fi­ni­dos y fe­me­ni­nos, los que mu­chas ve­ces no se lo­gran per­ci­bir en te­le­vi­sión. Es­tá bron­cea­da y su tim­bre de voz no es muy al­to. Da la im­pre­sión de que no le gus­ta ha­blar mu­cho, pe­ro al con­ver­sar so­bre el de­por­te, su fa­mi­lia y el acon­te­cer na­cio­nal, es apa­sio­na­da y no hay quién la pa­re.

RE­PA­SO OLÍM­PI­CO

Han si­do 29 años co­rrien­do y 24 re­pre­sen­tan­do a Chi­le. Éri­ka, ade­más de ha­ber si­do es­co­gi­da co­mo aban­de­ra­da pa­ra los Jue­gos Olím­pi­cos 2016, ha cum­pli­do con otro ré­cord: ser la úni­ca de­por­tis­ta chi­le­na, en­tre hom­bres y mu­je­res, en con­tar con la ma­yor par­ti­ci­pa­ción de olim­pía­das. El re­co­rri­do par­tió en Atlanta 96, pa­ra se­guir con Syd­ney 2000, Ate­nas 2004, Lon­dres 2012 y las que co­men­za­rán el 5 de agos­to. En Bra­sil se ocu­pa mu­cho la pa­la­bra "sau­da­des", usa­da por Éri­ka pa­ra de­fi­nir sus úl­ti­mas olim­pía­das: "Es una mez­cla de ale­gría con un po­co de nos­tal­gia", cuen­ta. Cla­si­fi­car a Río sig­ni­fi­có cum­plir con el ob­je­ti­vo más im­por­tan­te de su tra­yec­to­ria, por­que "siem­pre en mi ca­be­za es­tu­vo la idea de po­der ter­mi­nar mi ca­rre­ra en una olim­pía­da. Ha­ber cum­pli­do con eso es sú­per es­pe­cial".

Al ha­cer un re­pa­so de to­dos sus Jue­gos Olím­pi­cos, la atle­ta se es­fuer­za y son­ríe, con­tan­do en­tu­sias­ma­da có­mo fue ca­da uno. "De to­dos guar­do al­go es­pe­cial. Atlanta fue mi pri­me­ra olim­pía­da y sig­ni­fi­ca­ba ir a EE.UU. A mis 20 años, y por pri­me­ra vez, via­ja­ba tan le­jos de Chi­le, y Es­ta­dos Uni­dos se veía co­mo un país muy le­jano", con­ti­núa re­cor­dan­do. "Des­pués fui a Syd­ney, don­de que­dé en la po­si­ción 27. Me en­can­tó la cul­tu­ra aus­tra­lia­na, hay lu­ga­res muy lin­dos". Sin em­bar­go, al ha­blar de su via­je a Gre­cia pa­ra las olim­pía­das del 2004, los re­cuer­dos son más tris­tes: "Fue don­de por pri­me­ra vez pen­sé en re­ti­rar­me, por­que em­pe­cé con pro­ble­mas de le­sio­nes y eso se vio re­fle­ja­do en mi ren­di­mien­to. No en­tre­na­ba a la mis­ma in­ten­si­dad ni rit­mo. Te­nía 32 años y me vino ese ba­jón de 'ya no ten­go na­da que ha­cer'". Fue des­pués de Ate­nas don­de Éri­ka se con­vir­tió en ma­má por ter­ce­ra vez, he­cho que la pu­so fe­liz, pe­ro que tam­bién la obli­gó a re­ti­rar­se por un tiem­po de las can­chas. Cua­tro años des­pués na­ció su cuar­to hi­jo y úni­co va­rón, mis­mo año de

La re­co­no­ci­da de­por­tis­ta es­tá a días de de­cir­les adiós a las pis­tas. Su des­pe­di­da vie­ne con un tre­men­do pre­mio: ha­ber si­do es­co­gi­da por los chi­le­nos co­mo la aban­de­ra­da pa­ra #Río2016, rol que im­pli­ca re­pre­sen­tar a nues­tro país fren­te a to­dos los olím­pi­cos y que, pa­ra ella,

es un ver­da­de­ro re­co­no­ci­mien­to a sus más de 20 años co­mo ma­ra­to­nis­ta. Éri­ka Oli­ve­ra, "la atle­ta del pue­blo", es­tá a una vuel­ta de

co­men­zar su nue­vo ma­ra­tón, es­ta vez, en po­lí­ti­ca.

las Olim­pía­das en Bei­jing (2008). Vién­do­las por te­le­vi­sión se vol­vió a mo­ti­var pa­ra com­pe­tir, aun­que no fue el úni­co fac­tor que la re­ani­mó pa­ra se­guir re­pre­sen­tan­do a Chi­le: "En 2007 tu­ve una ma­la ac­tua­ción de­por­ti­va y per­dí to­do el apo­yo del Es­ta­do. Me se­pul­ta­ron co­mo atle­ta. En­ton­ces, ha­ber lle­ga­do a Lon­dres 2012 fue un desafío muy per­so­nal. No lo hi­ce por na­die más que por mí y pa­ra de­mos­trar­les a to­dos que se ha­bían equi­vo­ca­do con­mi­go".

En In­gla­te­rra, sin em­bar­go, vol­vió a pen­sar en el re­ti­ro, pe­ro "me di cuen­ta de que po­día se­guir es­ti­ran­do el elás­ti­co. Le de­cía a mi en­tre­na­dor: 'Lle­gar a una quin­ta olim­pía­da va a ser his­tó­ri­co. Hay va­ro­nes que han par­ti­ci­pa­do en cua­tro jue­gos, pe­ro ¡nin­guno ha si­do ma­má!'", re­cuer­da rien­do. Por­que son pa­pás, pe­ro "no vi­ven eso de de­jar el de­por­te de la­do, o el he­cho de te­ner que vol­ver a es­tar en for­ma. Yo lo he he­cho a tra­vés de la ma­ter­ni­dad, por eso me pro­pu­se lle­gar a Río".

¿Y aho­ra te re­ti­ras o crees que pue­des es­ti­rar el elás­ti­co de nue­vo?

Aho­ra sí que me re­ti­ro (ríe). La de­ci­sión es­tá to­ma­da ha­ce pre­ci­sa­men­te cua­tro años. Y lo qui­se ha­cer así por­que el de­por­tis­ta nun­ca acos­tum­bra a pla­ni­fi­car su re­ti­ro. Ge­ne­ral­men­te, el de­por­te nos de­ja a no­so­tros. Yo quie­ro ha­cer­lo al re­vés.

CON­GRE­SO EN LA MI­RA

A sus 40 años no so­lo car­ga zapatillas o bol­sos de­por­ti­vos. Éri­ka tam­bién es es­tu­dian­te. En 2013 in­gre­só a la Uni­ver­si­dad de Los La­gos, en Puer­to Montt, y es­te es su úl­ti­mo año. La ca­rre­ra, In­ge­nie­ría en Eje­cu­ción y Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas, la ha te­ni­do via­jan­do en los úl­ti­mos cua­tro años de San­tia­go a Puer­to Montt. Por suer­te, di­ce con­tar con com­pa­ñe­ros que la ayu­dan, le pa­san las ma­te­rias y le ex­pli­can qué se ha in­for­ma­do en cla­ses cuan­do ella no pue­de es­tar. "Se me ha­ce bas­tan­te di­fí­cil. In­clú­ye­le a eso el rol de ma­má: re­vi­sar ta­reas, ver cua­der­nos... Es una pe­ga bien fuer­te. Pe­ro lo ha­go, pre­ci­sa­men­te, por lo que vie­ne des­pués".

La aban­de­ra­da a Río 2016 ya pla­nea su fu­tu­ro a un cos­ta­do de la pis­ta. Es­tá pen­san­do en gran­de y con la vis­ta al­za­da apun­tan­do a su nue­vo desafío: la po­lí­ti­ca. Pa­ra el pró­xi­mo año, la atle­ta del pue­blo quiere ser can­di­da­ta a dipu­tada por Re­no­va­ción Na­cio­nal. Su idea es ser un apo­yo al de­por­te chi­leno, dan­do so­lu­cio­nes y fo­men­tán­do­lo. "Re­no­va­ción Na­cio­nal fue el úni­co par­ti­do que me abrió las puer­tas pa­ra po­der de­cir 'mi­ra, quie­ro ha­cer es­to y ne­ce­si­to de su ayu­da', y ellos me di­je­ron que sí. Aquí no hay una po­si­ción po­lí­ti­ca ni un co­lor. Pa­ra mí el de­por­te es sú­per trans­ver­sal y creo que es ne­ce­sa­rio que exis­tan de­por­tis­tas den­tro de la po­lí­ti­ca pa­ra po­der in­ci­dir en él, ya que har­ta fal­ta le ha­ce". Ha vi­vi­do en car­ne pro­pia lo di­fí­cil que es ser de al­to ren­di­mien­to en el país, ade­más de ver­lo en sus alum­nos. Éri­ka es en­tre­na­do­ra y lle­va 11 años for­man­do atle­tas. En ellos ve el es­fuer­zo y la cons­tan­cia día a día: "¿Có­mo les voy a de­cir 'de­dí­ca­te al de­por­te' si yo no le en­tre­go las he­rra­mien­tas? No pue­do. Si la po­lí­ti­ca no re­sul­ta, voy a se­guir tra­ba­jan­do en pro­yec­tos que va­yan en be­ne­fi­cio del de­por­te. No me in­tere­sa qué co­lor po­lí­ti­co es­té apo­yan­do, me in­tere­sa que, quien sea, lo apo­ye de ver­dad. No es­toy en es­to por­que me gus­ta la po­lí­ti­ca. Es por­que me gus­ta mu­cho el de­por­te". Pa­blo Cei­de­ros (ci­clis­mo), Da­nie­la Gua­jar­do (ci­clis­mo), Mau­ri­cio Huer­ta (ti­ro) y An­ge­lo Vidal (es­gri­ma pa­ra­lím­pi­ca) son par­te del mo­vi­mien­to de­por­ti­vo na­cio­nal que es­tá apo­yan­do a la ma­ra­to­nis­ta pa­ra pre­sen­tar un pro­yec­to de ley a fa­vor de sus co­le­gas. "Es im­por­tan­te que los de­por­tis­tas es­tén in­for­ma­dos, uni­dos y em­pu­jen to­dos pa­ra el mis­mo la­do", se­ña­la de for­ma op­ti­mis­ta.

¿De qué tra­ta el pro­yec­to de ley que es­tás tra­ba­jan­do ac­tual­men­te?

Tra­ta de bus­car pro­tec­ción la­bo­ral y so­cial pa­ra los de­por­tis­tas en Chi­le. Por­que de­di­ca­mos mu­chos años de nues­tras vi­das a re­pre­sen­tar a un país, nos es­for­za­mos en en­tre­nar to­dos los días, cum­pli­mos ho­ra­rios y usa­mos un uni­for­me re­pre­sen­tan­do a Chi­le. Por lo tan­to, pa­ra no­so­tros, es­to es un tra­ba­jo, pe­ro no so­mos re­co­no­ci­dos co­mo tra­ba­ja­do­res. Al no ser­lo, no con­ta­mos con una pre­ven­ción de sa­lud, con AFP ni te­ne­mos ju­bi­la­ción. En­ton­ces hay de­por­tis­tas que, a lo me­jor, cuan­do lle­ga­mos a cier­ta edad, to­ma­mos la de­ci­sión de co­men­zar a co­ti­zar in­de­pen­dien­te­men­te. Con eso pue­de que lle­gue­mos a te­ner una ju­bi­la­ción, pe­ro que no va a ser muy bue­na, por­que es im­po­si­ble lle­gar a te­ner una co­ti­za­ción al­ta. Por eso, es­te pro­yec­to de ley bus­ca cu­brir y pro­te­ger al de­por­tis­ta en to­das esas áreas. Son ne­ce­si­da­des que tie­nen to­das las per­so­nas que tra­ba­jan y el de­por­tis­ta en Chi­le nun­ca las ha te­ni­do.

¿Qué te gus­ta­ría pe­dir­le al pró­xi­mo pre­si­den­te de nues­tro país?

No sé. ¿Sa­bes lo que pa­sa? Yo creo que uno no tie­ne que pe­dir. Uno tie­ne que tra­ba­jar pa­ra lo­grar co­sas. En­ton­ces, cuan­do me pre­gun­tan por qué te vas a

“EL DE­POR­TIS­TA NO ACOS­TUM­BRA A PLA­NI­FI­CAR SU RE­TI­RO. GE­NE­RAL­MEN­TE EL DE­POR­TE NOS DE­JA, Y YO QUIE­RO HA­CER­LO AL RE­VÉS”.

me­ter en la po­lí­ti­ca si es un ca­mino tan com­pli­ca­do y tan su­cio, pre­ci­sa­men­te es por eso. Por­que con­si­de­ro que es sú­per fá­cil que­dar­se sen­ta­do cri­ti­can­do el sis­te­ma, pe­ro ¿qué ha­ce uno pa­ra que eso cam­bie? Hay que ac­tuar y tra­ba­jar pa­ra que los cam­bios ven­gan.

Ha­ce años te lla­ma­ron del co­man­do de Mi­che­lle Ba­che­let, pe­ro no acep­tas­te. ¿Lo pen­sa­rías dos ve­ces si al­go así vol­vie­se a ocu­rrir?

Es que aho­ra es­toy en otra eta­pa. En ese tiem­po to­da­vía era una atle­ta que es­ta­ba muy me­ti­da en el ren­di­mien­to de­por­ti­vo. Es­ta­ba com­pi­tien­do muy bien, en­ton­ces era muy com­pli­ca­do me­ter­me en te­mas po­lí­ti­cos. Los de­por­tis­tas so­mos sú­per cui­da­do­sos con eso. Pa­ra no­so­tros la po­lí­ti­ca es im­por­tan­te, y cuan­do se re­la­cio­na con el de­por­te tie­ne que ser al­go trans­ver­sal. Es bueno que, a lo me­jor, uno apo­ye. Pe­ro cuan­do es­tás com­pi­tien­do o con­cen­tra­do en tu tra­ba­jo, es muy di­fí­cil es­tar en otras co­sas.

Pe­ro hoy ya pien­sas en el re­ti­ro …

Hoy es dis­tin­to. El pró­xi­mo año quie­ro ir co­mo can­di­da­ta a dipu­tada y sé que ten­go que tra­ba­jar con quie­nes es­tán in­vo­lu­cra­dos en po­lí­ti­ca pa­ra po­der apren­der, apor­tar y es­cu­char. Ten­dré que apo­yar a las per­so­nas con las que es­té tra­ba­jan­do.

CRÍ­TI­CA DE­POR­TI­VA

El run­ning es­tá muy po­pu­lar en Chi­le. Ca­da día son más ca­rre­ras y ca­da vez más run­ners los que comienzan con es­te de­por­te con­si­de­rán­do­lo un hobby, pe­ro ter­mi­nan ha­cién­do­lo par­te de su día a día. Des­de es­ta pers­pec­ti­va, Éri­ka tam­bién tie­ne una opi­nión: "Es un de­por­te que ha cre­ci­do bas­tan­te, en el país y a ni­vel mun­dial".

¿Con­si­de­ras que el run­ning se trans­for­mó en un ne­go­cio pa­ra el país?

Ob­via­men­te, pe­ro ha­ce años. No es que lo quie­ra ver co­mo al­go ma­lo, por­que co­mo to­da em­pre­sa, las pro­duc­to­ras bus­can ob­te­ner un re­torno del tra­ba­jo que rea­li­zan. Y las per­so­nas que par­ti­ci­pan del run­ning exi­gen mu­cho más: quie­ren su po­le­ra, son fe­li­ces con la fru­ta des­pués de co­rrer, la hi­dra­ta­ción les im­por­ta, etc. Eso la pro­duc­to­ra lo en­tre­ga y tie­ne un cos­to. Y la per­so­na que par­ti­ci­pa sa­be que lo tie­ne que asu­mir y pa­gar. Aho­ra, si lo lle­va­mos al ám­bi­to atlé­ti­co pa­ra bus­car ta­len­tos, sí me pa­re­ce que hay que arre­glar­lo. Los atle­tas que

“YO CREO QUE FUI REAL­MEN­TE FE­LIZ CUAN­DO EM­PE­CÉ A CO­RRER”

en­tre­nan, que se de­di­can a ma­ra­to­nes, la ma­yo­ría son de lu­ga­res sú­per com­pli­ca­dos eco­nó­mi­ca­men­te. No cuen­tan con los re­cur­sos ne­ce­sa­rios pa­ra es­tar pa­gan­do siem­pre por una ca­rre­ra. Los pre­cios no son ba­jos tam­po­co. Por lo tan­to, creo que en ese sen­ti­do, de­bie­ra es­tar más re­gu­la­do pa­ra los atle­tas, los seleccionados o los que ten­gan pro­yec­ción. La fe­de­ra­ción, si se quiere in­vo­lu­crar, de­bie­ra ha­cer­lo res­guar­dan­do esa par­te.

¿Te mo­les­ta que a ve­ces sea con­si­de­ra­do más "mo­da" que "pa­sión"?

Se con­si­de­ra una mo­da, por­que era un de­por­te que, de re­pen­te, ¡ex­plo­tó! Pa­ra mí cla­ra­men­te no es una mo­da. Ima­gí­na­te, yo co­men­cé a co­rrer a los 11 años y par­ti­ci­pa­ba de ca­rre­ras en la ca­lle en la ma­ña­na y en la tar­de. Y cla­ro, no se veía la can­ti­dad de gen­te que co­rre hoy. Pe­ro es­to exis­te des­de ha­ce mu­chí­si­mos años. Mu­cha gen­te, una vez que en­tra en el te­ma del run­ning, lo trans­for­ma en su pa­sión, por­que des­cu­bre co­sas que no ve en la vi­da co­ti­dia­na.

Co­mo bue­na de­por­tis­ta y crí­ti­ca de su ru­bro, Éri­ka ha­bla sin pe­los en la len­gua. Tan­to así, que el año pa­sa­do in­clu­so le cos­tó una pe­lea con el co­men­ta­ris­ta Juan Cris­tó­bal Gua­re­llo, al no com­par­tir opi­nio­nes res­pec­to del Ma­ra­tón de San­tia­go. Pe­ro no so­lo de co­rrer ha­bla la atle­ta. Tam­bién tie­ne una fuer­te crí­ti­ca al fútbol na­cio­nal.

El fútbol tie­ne mu­cha co­ber­tu­ra, y si bien nos ha da­do gran­des triun­fos, tam­bién sa­be de fra­ca­sos y mal desem­pe­ño. ¿Có­mo te lo to­mas tú sien­do una des­ta­ca­da de­por­tis­ta de al­to ren­di­mien­to?

No me mo­les­ta, por­que eso no es cul­pa de los fut­bo­lis­tas ni del fútbol. Acá sí que ha­bla­mos de un ne­go­cio. El fútbol es­tá pa­gan­do pa­ra que los me­dios de pren­sa le den es­pa­cio. A mí lo que me mo­les­ta es que hay mu­chos de­por­tis­tas chi­le­nos que son cam­peo­nes mun­dia­les o sud­ame­ri­ca­nos, y a ellos no se les da el es­pa­cio. Y no se les da por­que pa­ra las per­so­nas que to­man de­ci­sio­nes, hay al­go que es­tá po­nien­do las lu­cas y a eso es a lo que tie­nen que apun­tar. No es cul­pa de los fut­bo­lis­tas ser bue­nos chu­tean­do una pe­lo­ta y ga­nar mi­les de dó­la­res o eu­ros. Lo que sí yo cri­ti­co del fut­bo­lis­ta es la con­duc­ta que tie­nen, por­que ellos son ído­los pa­ra nues­tros ni­ños y yo creo que un ído­lo tie­ne que ser­lo en to­das sus fa­ce­tas, no so­lo chu­tean­do una pe­lo­ta. A ve­ces nos com­pa­ran con el fut­bo­lis­ta y yo creo que quien es de­por­tis­ta pro­fe­sio­nal tie­ne que man­te­ner una con­duc­ta, un per­fil ideal pa­ra po­der pre­sen­tar­se fren­te a las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes. Y eso en el fútbol mu­chas ve­ces no se ve.

¿Te gus­ta que te lla­men "la atle­ta del pue­blo"?

Sí me con­si­de­ro del pue­blo. Ven­go de vi­vir en cam­pa­men­tos mis pri­me­ros años, des­pués en una po­bla­ción y hoy si­go vi­vien­do en ba­rrio. Me con­si­de­ro una de esas per­so­nas que lu­chan, que día a día bus­can cum­plir sus ob­je­ti­vos en la vi­da. Sí me con­si­de­ro una atle­ta del pue­blo.

BA­JO EL TE­CHO OLI­VE­RA

La aban­de­ra­da ha te­ni­do una vi­da de es­fuer­zos y sa­cri­fi­cios. No vie­ne de fa­mi­lia adi­ne­ra­da y na­da se le ha en­tre­ga­do en ban­de­ja. Tu­vo una in­fan­cia que a ve­ces pre­fie­re no re­cor­dar y cre­ció en un sec­tor de San­tia­go que, has­ta hoy, es crí­ti­co en de­lin­cuen­cia. Sin em­bar­go, Éri­ka lo­gró sa­lir ade­lan­te a pun­ta de per­se­ve­ran­cia, co­rrien­do tras las mi­cros y vi­vien­do ba­jo el te­cho de una fa­mi­lia muy nu­me­ro­sa, con la que no siem­pre com­par­tía la mis­ma opi­nión.

Tu pa­pá era pas­tor evan­gé­li­co y tu ma­má cui­da­ba de ti y tus cin­co her­ma­nos. ¿Qué apren­dis­te de ellos? ¿Te ves re­fle­ja­da en al­guno?

Ha­blar de mis pa­pás es un po­co com­pli­ca­do, por­que tu­ve una ni­ñez que fue bien com­ple­ja. Si me pre­gun­tas si me veo re­fle­ja­da en ellos, te di­go que no. Creo que soy to­tal­men­te dis­tin­ta. Lu­ché por lo que yo qui­se. Fí­ja­te que me veo más re­fle­ja­da en mi abue­la ma­ter­na. Es­cu­char a mi abue­li­ta Sil­via es es­cu­char­me a mí. Ella es mi re­fle­jo, mu­cho más que mis pa­dres.

Cre­cis­te en la po­bla­ción Ca­rol Ur­zúa, en Puen­te Al­to. ¿Qué re­cuer­dos tie­nes de tu ni­ñez y el lu­gar don­de vi­vías?

Lo que más re­cuer­do es que sa­lía a co­rrer al­re­de­dor de la po­bla­ción. Era un ba­rrio muy com­pli­ca­do y to­da­vía exis­te mu­cha dro­ga y de­lin­cuen­cia. Los re­cuer­dos bo­ni­tos de mi ni­ñez fue­ron mis pri­me­ros años, cuan­do vi­ví con mi abue­la, mi tata y mi ma­má. Con mis her­ma­nos ten­go bue­na re­la­ción y me man­ten­go en con­tac­to con to­dos, pe­ro me cues­ta bus­car re­cuer­dos de mi ni­ñez que me lle­nen. Yo creo que fui real­men­te fe­liz cuan­do em­pe­cé a co­rrer.

¿Dón­de y cuán­do na­ció por pri­me­ra vez el amor por co­rrer?

El co­rrer na­ce por lo mis­mo, por es­ca­par. Mis pa­pás son evan­gé­li­cos fa­ná­ti­cos y a mí nun­ca me gus­tó la re­li­gión. Res­pe­to mu­cho a las per­so­nas en sus ideo­lo­gías, pe­ro no me gus­ta que me ha­blen de re­li­gión.

Tie­nes cin­co hi­jos y us­te­des son seis her­ma­nos. ¿Te gus­ta an­dar en pa­to­ta?

(Ríe) Mi­ra, no­so­tros so­mos seis her­ma­nos y pe­leá­ba­mos har­to cuan­do éra­mos chi­cos, pe­ro nos que­ría­mos mu­cho tam­bién. Cuan­do cum­plí 18 me fui de mi ca­sa. Ese año sa­lió la ley so­bre la ma­yo­ría de edad, así que ape­nas los cum­plí aga­rré lo po­co y na­da que te­nía, me fui y me de­di­qué al atle­tis­mo. Y con mis her­ma­nos siem­pre he­mos man­te­ni­do el con­tac­to.

¿Y a dón­de te fuis­te?

Me fui a vi­vir a la ca­sa de la fa­mi­lia de mi ex en­tre­na­dor. Y a los 19 arren­dé una ca­sa y em­pe­cé a ha­cer mi vi­da.

¿Y qué pa­só ahí con tus her­ma­nos?

Van a mi ca­sa. Yo no voy mu­cho a la po­bla­ción, por­que me to­mé un buen tiem­po pa­ra vol­ver don­de mi ma­má, pe­ro con ellos nos jun­ta­mos de vez en cuan­do. Lo que pa­sa es que ten­go que es­tar sú­per de­socu­pa­da pa­ra de­di­car­les tiem­po. Con res­pec­to a mis hi­jos, la ver­dad es que ¡nun­ca pen­sé que iba a te­ner cin­co! A mi ma­má le de­cía '¡có­mo es po­si­ble que ha­yas te­ni­do tan­tos

”LO QUE SÍ CRI­TI­CO DEL FUT­BO­LIS­TA ES LA CON­DUC­TA QUE TIE­NE. EL DE­POR­TIS­TA PRO­FE­SIO­NAL TIE­NE QUE MAN­TE­NER UN PER­FIL IDEAL PA­RA LAS FU­TU­RAS

GE­NE­RA­CIO­NES. Y ESO EN EL FÚTBOL MU­CHAS VE­CES NO SE VE”.

hi­jos!', y mí­ra­me. Pe­ro es­toy fe­liz de po­der es­tar con ellos, de ver­los cre­cer y sa­ber que son fe­li­ces, pa­ra mí eso es sú­per im­por­tan­te. Mi hi­ja ma­yor tie­ne 18 años y la me­nor tie­ne seis. El ca­mino a re­co­rrer es lar­go, pe­ro bo­ni­to.

La ma­yor te de­be ayu­dar a cum­plir el rol de ma­dre cuan­do no es­tás…

¡Muy de re­pen­te! Mi hi­ja de 14 es mu­cho más ma­má. Pe­ro tra­to de no en­tre­gar­les ese ti­po de res­pon­sa­bi­li­da­des, lo evi­to, por­que cuan­do chi­ca me to­có cui­dar a mis her­ma­nos. Soy la se­gun­da hi­ja y la ma­yor de las mu­je­res y vi­ví un po­co ese rol de ma­má. Pe­ro pa­ra un ni­ño no es muy di­ver­ti­do te­ner que cui­dar a tu her­mano chi­co.

La atle­ta de 40 años es­tá a pun­to de fi­na­li­zar su lar­ga tra­yec­to­ria co­mo ma­ra­to­nis­ta. Se re­ti­ra con cin­co JJ.OO. y va­rias me­da­llas de oro, pla­ta y bron­ce en Ibe­roa­me­ri­ca­nos, Pa­na­me­ri­ca­nos y Sud­ame­ri­ca­nos. Oli­ve­ra cuelga las zapatillas pa­ra ex­pan­dir su pa­sión por el de­por­te en la po­lí­ti­ca, sin de­jar nun­ca de la­do el rol más im­por­tan­te de su vi­da: ser ma­má.

Eres es­tu­dian­te y tam­bién de­por­tis­ta. ¿Cuán­do lle­ga el mi­nu­to en que te sien­tas con tus hi­jos pa­ra com­par­tir?

To­dos los días hay un mo­men­to en el que me sien­to con ellos. El do­min­go pa­ra no­so­tros es un día sa­gra­do, no me com­pro­me­to a na­da pa­ra po­der es­tar con ellos. Nos va­mos a al­mor­zar por ahí, tra­ta­mos de sa­lir de la ca­sa pa­ra po­der com­par­tir en otro lu­gar. Pe­ro pa­ra mí es un te­ma muy im­por­tan­te po­der es­tar en con­tac­to con ellos.

Fo­to­gra­fías: Da­niel Cor­vi­llón. Ma­qui­lla­je y pe­lo: Ni­co­lás Brio­nes pa­ra Nars. Lo­ca­ción y agradecimientos: Ho­tel Re­nais­san­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.