FRO­ZEN

Women's Health (Chile) - - Belleza - POR HAY­DÉE CAR­DO­SO / ADAP­TA­CIÓN CA­RO­LA HI­DAL­GO L.

Re­se­que­dad, grie­tas en los la­bios

o irri­ta­cio­nes son al­gu­nos de los sín­to­mas que no­tas en tu piel a me­di­da

que la tem­pe­ra­tu­ra ba­ja.

Si quie­res lu­cir un cu­tis radiante

es­te in­vierno, con­ti­núa le­yen­do.

El cli­ma frío ya se es­tá ha­cien­do pre­sen­te y es im­por­tan­te que cui­des tu piel. Así co­mo to­mas pre­cau­cio­nes en la épo­ca de ca­lor, tam­bién es ne­ce­sa­rio ha­cer pe­que­ños ajus­tes en tu ru­ti­na en es­tos me­ses in­ver­na­les pa­ra man­te­ner la piel fres­ca, hu­mec­ta­da y radiante.

La der­mis res­pon­de a los cam­bios cli­má­ti­cos, por lo que fun­cio­na co­mo un sen­sor pa­ra man­te­ner el equi­li­brio. Sin em­bar­go, hay que to­mar en cuen­ta que tie­ne me­mo­ria y re­cuer­da to­das las agre­sio­nes cli­má­ti­cas a la que ha si­do ex­pues­ta. A lo lar­go de los años, he­mos he­cho con­cien­cia de que de­be­mos pro­te­ger­nos en ve­rano, pe­ro en in­vierno no nos cui­da­mos igual y el frío tam­bién da­ña la piel.

La der­ma­tó­lo­ga mé­di­ca y cos­mé­ti­ca Mavi López Sroor ex­pli­ca que el ai­re frío en mu­chos ca­sos tam­bién es se­co, ya que hay me­nos hu­me­dad en el am­bien­te, y es­to re­sul­ta en una piel re­se­ca, en­ro­je­ci­da y co­me­zón. Ade­más, en es­ta épo­ca es co­mún usar sis­te­mas de ca­le­fac­ción sin hu­mi­di­fi­ca­do­res, y la piel, al ser un te­ji­do for­ma­do por un gran por­cen­ta­je de agua, se que­da sin ella.

El frío pro­du­ce va­so­cons­tric­ción –el cie­rre de los va­sos san­guí­neos pe­que­ños de la piel, prin­ci­pal­men­te en ros­tro, ore­jas y pun­tas de los de­dos de pies y ma­nos: la piel se po­ne blan­que­ci­na o azu­la­da y pue­de sen­tir­se ado­lo­ri­da o ador­me­ci­da. Cuan­do la tem­pe­ra­tu­ra no ba­ja de 4 ºc ni por tiem­po pro­lon­ga­do, la piel, al re­cu­pe­rar el ca­lor, vuel­ve a su co­lo­ra­ción nor­mal sin que ha­ya da­ño per­ma­nen­te. Pe­ro si pa­sa­mos de­ma­sia­do tiem­po en el frío, pue­de ha­ber le­sio­nes co­no­ci­das co­mo “sa­ba­ño­nes” o in­fla­ma­cio­nes cu­tá­neas.

En re­su­men, cuan­do la piel es ex­pues­ta a ba­jas tem­pe­ra­tu­ras por un tiem­po pro­lon­ga­do, los te­ji­dos que se en­cuen­tran de­ba­jo de ella tam­bién se en­frían y en­ton­ces ocu­rre el da­ño por con­ge­la­ción y apa­re­cen úl­ce­ras.

Exis­ten di­fe­ren­tes ti­pos de pie­les y no to­das su­fren los mis­mos da­ños. De acuer­do con la doc­to­ra López, la gen­te de edad avan­za­da, des­nu­tri­da o de ba­jo pe­so es más sen­si­ble al frío; sin em­bar­go, to­das de­be­mos pro­te­ger­nos an­tes de sa­lir de ca­sa .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.