De­ba­te NO ES­TÁS SO­LA

Women's Health (Chile) - - Portada -

¿Qué es la “De­pres­sed Ca­ke Shop” exac­ta­men­te?

Es una or­ga­ni­za­ción que ayu­da a pas­te­le­ros pro­fe­sio­na­les y ca­se­ros a in­cre­men­tar sus ven­tas en su re­gión, re­cau­dan­do di­ne­ro pa­ra apor­tar a aso­cia­cio­nes en pro de la sa­lud men­tal. Cual­quie­ra pue­de abrir una pas­te­le­ría -te­ne­mos tres por mes al­re­de­dor del mun­do-, pe­ro los pro­duc­tos hor­nea­dos de­ben lle­var un ele­men­to en gris pa­ra re­pre­sen­tar la nu­be de pro­ble­mas de sa­lud men­tal que hay en nues­tro mun­do. Al­gu­nas de La esen­cia: Man­za­ni­lla­com­bi­na­da­con­cá­li­do­sán­da­loy­ve­ti­ve­rahu­ma­do.dee­pre­lax, Aro­mat­he­rap­yas­so­cia­tes, aro­mat­he­rap­yas­so­cia­tes.com La cien­cia: En un es­tu­dio cien­tí­fi­cos des­cu­brie­ron que in­ha­lar man­za­ni­lla ayu­dó a cal­mar la hor­mo­na que res­pon­de al es­trés. las pas­te­le­rías, co­mo las de Por­ts­mouth,

New Ham­ps­hi­re, Aus­tin y Seattle, or­ga­ni­zan even­tos anua­les y ofre­cen apo­yos pa­ra otros or­ga­ni­za­do­res a tra­vés de nues­tro si­tio web, de­pres­sed­ca­kes­hop.com.

¿Qué te ins­pi­ró a in­vo­lu­crar­te en es­to?

Mi pa­dre su­frió de­pre­sión y psi­co­sis; y ado­ro la idea de usar al­go re­la­cio­na­do con ce­le­bra­ción, co­mo un pas­tel, pa­ra pro­mo­ver el men­sa­je de que una en­fer­me­dad men­tal no es al­go de que

aver­gon­zar­se.

¿Có­mo es que es­tos as­tu­tos pos­tres ven­cen el es­tig­ma?

La ma­yo­ría de los re­pos­te­ros que atien­den las tien­das es­tán mo­ti­va­dos por sus pro­pias ex­pe­rien­cias con en­fer­me­da­des men­ta­les, así que ex­pre­san sus sen­ti­mien­tos a tra­vés de sus crea­cio­nes, co­mo, “ga­lle­tas de la ma­la suer­te” y “ma­ca­rro­nes nu­bo­sos”. Los pro­duc­tos abren la puer­ta al de­ba­te en las tien­das. Nues­tros clien­tes sien­ten, es­cu­chan y en­tien­den, lo que ayu­da a ali­viar sus pe­nas.

¿Eres fan de las pe­lí­cu­las de te­rror? El mie­do pue­de traer be­ne­fi­cios psi­co­ló­gi­cos (o es­ta­mos bus­can­do una ex­cu­sa pa­ra ver clá­si­cos es­pe­luz­nan­tes). Ex­plo­ra­mos los apor­tes al ce­re­bro de ver tres

th­ri­llers.

Aso­cia­ción de pa­la­bras: Tu es­cu­chas, “re­pos­te­ría de­pri­mi­da”, te ima­gi­nas una pas­te­le­ría en don­de las per­so­nas tris­tes aho­ga­rán sus pe­nas en cre­ma y man­te­qui­lla. Te­ne­mos bue­nas no­ti­cias, es­te es en reali­dad el apa­sio­nan­te pro­yec­to de Va­le­rie Van Gal­der, quien bus­ca me­jo­rar la sa­lud men­tal -y nues­tras ideas so­bre ella- a tra­vés de los pas­te­li­llos que pre­pa­ra.

Ver a la dul­ce Nancy Thompson en­fren­tar a Freddy Krue­ger pue­de mo­ti­var­te a fi­nal­men­te em­pe­zar tu ne­go­cio. ¡En se­rio! Un es­tu­dio re­ve­ló que las per­so­nas tie­nen más pro­ba­bi­li­dad de to­mar un ries­go des­pués de ver a

al­guien sien­do va­lien­te.

“So­bre­vi­vir a una ex­pe­rien­cia de mie­do con al­guien pue­de crear un la­zo úni­co”, di­ce el psi­có­lo­go Paul Ek­man. Aun cuan­do no es­tés en un pe­li­gro real,

co­mo cuan­do Ja­son ate­rro­ri­za al con­se­je­ro de

Crys­tal La­ke. El sus­pen­so psi­co­ló­gi­co pue­de ha­cer­te sen­tir más

có­mo­da con las sen­sa­cio­nes fí­si­cas de mie­do. El mo­nó­lo­go del Dr. Lec­ter po­dría ha­cer que tu pre­sen­ta­ción de tra­ba­jo sea me­nos es­tre­san­te.

Per­fu­mes mi­nia­tu­ra. Es­tos aro­mas com­bi­na­dos ma­tan el es­trés de gol­pe, y no hay una so­la no­ta de la­van­da en ellos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.