“No su­ce­de­rá en una se­ma­na o un mes...pe­ro be­ber en ex­ce­so te da­ña­rá even­tual­men­te”

Women's Health (Chile) - - Portada -

Ac­tual­men­te los tra­gos flu­yen con li­ber­tad en nues­tros es­ce­na­rios so­cial y pro­fe­sio­nal; brindar fre­cuen­te­men­te es al­go tan acep­ta­do e in­clu­so es­pe­ra­do, que for­ma par­te de la vi­da. Co­mo la ma­yo­ría de las vein­tea­ñe­ras, Ha­ley Bak­ker va a ba­res con ami­gos y ca­si siem­pre acep­ta unos cóc­te­les en sus even­tos de tra­ba­jo. Pe­ro la pu­bli­rre­la­cio­nis­ta de 25 años no tie­ne un pro­ble­ma con el al­cohol y, co­mo la ma­yo­ría de sus ami­gas, ra­ra vez se em­bo­rra­cha, ca­si nun­ca ter­mi­na in­cons­cien­te y siem­pre to­ma un Uber de vuel­ta a ca­sa. Cuan­do le pre­gun­ta­mos cuán­tos tra­gos be­be en una se­ma­na pro­me­dio, su pri­me­ra es­ti­ma­ción fue­ron ocho. Des­pués hi­zo las cuen­tas: los lunes en la no­che tie­ne ce­na con su no­vio y com­par­ten una bo­te­lla de vino tin­to. El mar­tes hu­bo una des­pe­di­da pa­ra un co­le­ga don­de to­mó va­rios vod­ka to­nics. Los miér­co­les, una ce­na y sus res­pec­ti­vas be­bi­das pa­ra po­ner­se al co­rrien­te con una ami­ga. Tras un gran co­mien­zo de se­ma­na, el jue­ves es so­lo una no­che tran­qui­la fren­te a la TV vien­do se­ries con co­mi­da a do­mi­ci­lio y una o dos co­pas de vino tin­to. Los vier­nes en la no­che son tam­bién de tra­gos con los de la ofi­ci­na. Y re­sul­ta que la em­pre­sa aca­ba de ga­nar una nue­va cuen­ta. Los sá­ba­dos vi­si­ta va­rios ba­res y el do­min­go tie­ne un brunch con mi­mo­sas. Ba­ker ad­mi­tió que su es­ti­ma­do ini­cial es­ta­ba muy le­jos de la reali­dad, por al me­nos la mi­tad. Es fá­cil per­der la cuen­ta en una ac­tua­li­dad en la que so­cia­li­zar y ce­le­brar, son ne­ce­sa­ria­men­te si­nó­ni­mos de brindar con al­cohol.

Nues­tro país be­be y be­be en se­rio. En la úl­ti­ma En­cues­ta Na­cio­nal de Adic­cio­nes, de 2012, 62.6% de las mu­je­res afir­ma­ron ha­ber con­su­mi­do al­cohol al­gu­na oca­sión en sus vi­das y 40.8% ha­ber­lo he­cho du­ran­te el úl­ti­mo año. Los ho­ra­rios y es­trés la­bo­ra­les mo­ti­van a hom­bres y mu­je­res a pa­sar por unos tra­gos sa­lien­do de la ofi­ci­na y/o du­ran­te los fi­nes de se­ma­na, ade­más de com­prar su­fi­cien­te cer­ve­za pa­ra te­ner en el re­fri­ge­ra­dor. Con los tra­ta­dos co­mer­cia­les, cer­ve­zas y vi­nos in­ter­na­cio­na­les son ca­da vez más ac­ce­si­bles pa­ra cual­quier pre­su­pues­to. Ade­más, con el ajus­te de ro­les de gé­ne­ro, las mu­je­res es­ta­mos con­su­mien­do más al­cohol que nun­ca. Cer­ca de seis mi­llo­nes acep­ta­ron con­su­mir cin­co o más co­pas por día. Y la edad pro­me­dio de co­mien­zo del con­su­mo son apro­xi­ma­da­men­te los 19 años. “En el pasado, las mu­je­res que se em­bo­rra­cha­ban en la eta­pa es­co­lar tí­pi­ca­men­te de­ja­ban de be­ber con tan­ta in­ten­si­dad y fre­cuen­cia cuan­do co­men­za­ban a tra­ba­jar y de­ja­ban atrás los días de jó­ve­nes fies­te­ras”, di­ce el so­ció­lo­go Tho­mas Van­der Ven, quien es­tu­dia el con­su­mo de al­cohol en la cul­tu­ra mo­der­na. Ac­tual­men­te, mien­tras las mu­je­res re­tra­san el ca­sar­se y te­ner hi­jos, pue­de que con­ser­ven cier­tos há­bi­tos y se re­be­len con­tra nue­vos ti­pos de pre­sio­nes pa­ra em­bo­rra­char­se. ¿Cuán­tas ve­ces a la se­ma­na ves mu­je­res pu­bli­can­do me­mes so­bre có­mo el vino o la cer­ve­za son la me­jor for­ma que en­cuen­tran pa­ra li­diar con el es­trés, las exi­gen­cias la­bo­ra­les, o la ma­ter­ni­dad?

Ade­más, ac­tual­men­te con­sen­tir­te con una co­pa de cham­pán o cóc­te­les ele­gan­tes te ha­ce ver más co­ol, apor­tan­do so­fis­ti­ca­ción, una nue­va me­di­da de lo­gro so­cial. La be­bi­da co­rrec­ta pue­de ser un ac­ce­so­rio pa­ra es­tar a la mo­da, tam­bién una cla­ve pa­ra cre­cer en el en­torno la­bo­ral. “Es­ta pue­de ser una con­se­cuen­cia des­afor­tu­na­da del pro­gre­so pa­ra la mu­jer”, di­ce Van­der Ven. “Aque­llas que han en­con­tra­do fi­nal­men­te la equi­dad en el tra­ba­jo pue­den aho­ra sen­tir­se obli­ga­das a bus­car­la en el bar”. De he­cho, en la ex­pe­rien­cia de Bak­ker no be­ber en reu­nio­nes pue­de in­cre­men­tar la des­apro­ba­ción en sus círcu­los so­cial y pro­fe­sio­nal. Da­nie­la Her­nán­dez, de 29 años, es due­ña de una fir­ma de mer­ca­do­tec­nia y no pue­de es­tar más de acuer­do con es­to. Des­pués de ha­ber con­se­gui­do re­cien­te­men­te un nuevo con­tra­to, dos de sus nue­vos clien­tes abrie­ron una bo­te­lla de te­qui­la. En unos minutos, ella ha­bía be­bi­do ya tres “tra­gui­tos” (el pri­me­ro pa­ra se­llar el tra­to, el se­gun­do y ter­ce­ro pa­ra fe­li­ci­tar a ca­da clien­te). “Sen­tí co­mo si ellos es­pe­ra­ran que les si­guie­ra el pa­so a

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.