NO A LA CAÍDA

Women's Health (Chile) - - Portada -

Pa­ra mu­chas de no­so­tras, los “smo­key eyes” son so­lo ojos de ma­pa­che en vez de sen­sua­les. Al­gu­nos pa­ra los pár­pa­dos ayu­dan, pe­ro una som­bra que du­re pues­ta es aún me­jor. La nue­va som­bra Spell­bin­der de M.A.C, una co­lec­ción li­mi­ta­da de ocho co­lo­res (el que ves aquí es Aph­ro­di­sia­tic, mac­cos­me­tics.com. mx), ha­cen jus­ta­men­te es­to. Es­tán he­chas con pig­men­tos io­ni­za­dos que son mag­né­ti­ca­men­te car­ga­dos an­tes de ser em­pa­que­ta­dos, por lo que no for­ma­rán plie­gues o man­chas en los par­pa­dos. ¿Lo me­jor? El pol­vo se ve y sien­te co­mo

ter­cio­pe­lo tri­tu­ra­do.

Ac­tual­men­te, cuan­do las mu­je­res bus­can una ci­ru­gía de tras­plan­te de pe­lo, son fre­cuen­te­men­te re­cha­za­das co­mo can­di­da­tas por­que ca­re­cen de su­fi­cien­te ca­be­llo do­nan­te en la par­te pos­te­rior de la ca­be­za, el cual po­dría ser re­ubi­ca­do en la zo­na fron­tal.

Ais­la­mos las cé­lu­las ma­dre de los fo­lícu­los del ca­be­llo ob­te­ni­dos de una can­ti­dad pe­que­ña de la par­te pos­te­rior de la ca­be­za, y sem­bra­mos esas cé­lu­las en un te­ji­do de plás­ti­co en pla­cas de cul­ti­vo. ¿Uno de los pro­ble­mas más co­mu­nes de las fra­gan­cias? No du­ran. El

pre-per­fu­me Lin­ger ( hsn.com) y el fi­ja­dor post-apli­ca­ción Fra­gran­ce Lock (fra­gran­ce­lock.com) bus­can cam­biar eso. “Am­bos con­tie­nen po­lí­me­ros úni­cos que atra­pan las esen­cias en la piel”, di­ce Ni’ki­ta Wil­son, quí­mi­ca cos­mé­ti­ca, “for­man una ‘red mo­le­cu­lar’ que el agua tie­ne que pe­ne­trar pa­ra

eva­po­rar­se”. Wil­son cal­cu­la que mí­ni­mo te aña­di­rán tres ho­ras de aro­ma. Pe­ro hay una tram­pa: Pier­den su iden­ti­dad co­mo cé­lu­las de fo­lícu­los de pe­lo y ya no pue­den rea­li­zar la in­duc­ción del ca­be­llo (ser im­plan­ta­do en el cue­ro ca­be­llu­do fron­tal y cre­cer nue­vo). Así es que la me­ta de la in­ves­ti­ga­ción es en­con­trar la ma­ne­ra de res­tau­rar sus pro­pie­da­des in­duc­ti­vas al desa­rro­llar las cé­lu­las en con­di­cio­nes es­pe­cia­les o aña­dien­do la com­bi­na­ción co­rrec­ta de fac­to­res de cre­ci­mien­to.

El pro­ce­so de apro­ba­ción no es pre­de­ci­ble, pe­ro la es­pe­ran­za es que la FDA lo aprue­be du­ran­te los si­guien­tes cin­co a sie­te años.

“El aca­ba­do acuo­so de un sue­ro lle­va a las per­so­nas a creer que no se han pues­to lo su­fi­cien­te”, di­ce la der­ma­tó­lo­ga Eli­za­beth Tan­zi. “Los sue­ros son muy con­cen­tra­dos”, agre­ga y con­clu­ye: “Dos go­tas dan una apli­ca­ción exac­ta y pa­re­ja so­bre la piel”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.