CAR­DIO

Women's Health (Chile) - - Portada -

Sí, el car­dio es el rey que­ma­dor de ca­lo­rías. Un es­tu­dio en el

Dia­rio de Fi­sio­lo­gía Apli­ca­da re­ve­ló que los ejer­ci­cios ae­ró­bi­cos ayu­dan a per­der has­ta cua­tro ve­ces más gra­sa -y en me­nos tiem­po- que aque­llos que so­la­men­te for­ta­le­cen la

mus­cu­la­tu­ra. La in­ten­si­dad de­pen­de de tu me­ta: el car­dio con­ti­nuo e in­ten­so es me­jor pa­ra quie­nes tie­nen ob­je­ti­vos de pér­di­da de pe­so, mien­tras que el HIIT re­tie­ne el múscu­lo exis­ten­te a la vez que es­ti­mu­la las en­zi­mas mus­cu­la­res

que que­man gra­sa. Tú de­ci­des.

Se­gu­ro te es­tás mu­rien­do de ham­bre des­pués de co­rrer, pe­ro un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad del Po­nien­te de Aus­tra­lia en­con­tró que las per­so­nas que rea­li­za­ron car­dio de al­ta in­ten­si­dad in­gi­rie­ron me­nos en su pró­xi­ma co­mi­da y las si­guien­tes 24 ho­ras, que aque­llas que hi­cie­ron al­go mo­de­ra­do y no se ejer­ci­ta­ron.

“Es­te ni­vel de in­ten­si­dad cau­sa que tu cuer­po cir­cu­le más san­gre pa­ra pre­ve­nir el ca­len­ta­mien­to ex­ce­si­vo”, ex­pli­ca el ex­per­to en me­ta­bo­lis­mo, Dr. Andy Blan­nin. Tra­duc­ción: la san­gre es­tá sien­do des­via­da de tu in­tes­tino, po­nién­do­le freno a tu ape­ti­to.

En un es­tu­dio rea­li­za­do por la Uni­ver­si­dad de Pen­sil­va­nia, quie­nes es­ta­ban a die­ta ba­ja­ron

nue­ve ki­los con car­dio o pesas, pe­ro aquí es­tá la cla­ve: el gru­po de car­dio re­du­jo tres ki­los de múscu­lo, mien­tras que los le­van­ta­do­res que­ma­ron so­lo gra­sa. Tra­duc­ción: los adic­tos al car­dio no es­co­gen lo que pier­den. “La gra­sa es sis­té­mi­ca, per­te­ne­ce a to­do tu cuer­po, no pue­des con­tro­lar de dón­de la de­jas ir”, ex­pli­ca

Breen.

El en­tre­na­mien­to de fuer­za ba­ja tus ni­ve­les de ape­ti­to, pe­ro no del mis­mo mo­do en que lo rea­li­za el car­dio, di­ce un es­tu­dio en el Dia­rio Ame­ri­cano de Fi­sio­lo­gía. El efec­to de sa­cie­dad ter­mi­na al­re­de­dor de una a dos ho­ras des­pués del ejer­ci­cio, cuan­do tu cuer­po em­pie­za a pe­dir la ener­gía que es­tá usan­do pa­ra re­pa­rar y cons­truir múscu­lo. De­sa­for­tu­na­da­men­te es­to nos pe­ga más fuer­te a las mu­je­res, pues es­ta­mos pro­gra­ma­das pa­ra con­ser­var nues­tro pe­so pa­ra es­tar lis­tas pa­ra el em­ba­ra­zo y la lac­tan­cia.

“Por el otro la­do, con las pesas tie­nes la ven­ta­ja de po­der tra­ba­jar cier­tos múscu­los en es­pe­cí­fi­co, usan­do ejer­ci­cios y apa­ra­tos lo­ca­li­za­dos”, di­ce Breen. Así que, si hi­cis­te un mon­tón de sen­ta­di­llas, verás los re­sul­ta­dos di­rec­ta­men­te en tus pan­to­rri­llas y glú­teos, pe­ro aún en­ton­ces de­be­rás rea­li­zar en­tre­na­mien­to car­dio­vas­cu­lar si pre­ten­des que el tono mus­cu­lar se no­te y no se pier­da ba­jo esa li­ge­ra ca­pa de gra­sa. Ba­lan­cea y ven­ce­rás. Cuan­do te ejer­ci­tas, tu cuer­po usa

ini­cial­men­te el me­ta­bo­lis­mo anae­ró­bi­co y des­pués se si­gue con el ae­ró­bi­co, el cual re­quie­re oxí­geno. El

en­tre­na­mien­to de fuer­za úni­ca­men­te ne­ce­si­ta do­sis cor­tas de ener­gía, así que le­van­ta pesas

pri­me­ro y lue­go haz car­dio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.