HIIT N ME

Women's Health (Chile) - - Portada -

¿HA­CE CA­LOR O QUÉ PA­SA

AQUÍ? Les pe­di­mos re­ve­lar su ver­da­de­ro yo en el gim­na­sio y el 65 por cien­to de us­te­des ad­mi­tie­ron au­men­tar la in­ten­si­dad de su en­tre­na­mien­to cuan­do es­ta­ban com­pi­tien­do con la per­so­na de al lado. Y no hay por qué aver­gon­zar­se. Un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de Pen­sil­va­nia mos­tró que las per­so­nas re­gis­tran ca­si el do­ble de en­tre­na­mien­tos al es­tar dispu­tan­do con otros, en com­pa­ra­ción a cuan­do son ani­ma­dos por miem­bros de su pro­pio equi­po. Así que si­gue ro­ban­do mi­ra­das (con son­ri­sas, no hos­ti­li­dad, por fa­vor) pa­ra ins­pi­rar­te. In­clu­so si no pue­des ir a ejer­ci­tar­te con ami­gos, es­fuér­za­te ha­cien­do un gru­po de chat en el que ca­da uno re­se­ñe sus prác­ti­cas (30 re­pe­ti­cio­nes de es­to, 20 mi­nu­tos de lo otro) y pon to­do tu em­pe­ño pa­ra al­can­zar­los o ga­nar­les.

Úl­ti­ma­men­te han si­do lan­za­das va­rias apli­ca­cio­nes pa­ra ci­tas di­ri­gi­das a per­so­nas den­tro del mun­do del fit­ness, aun­que un gran nú­me­ro de mu­je­res si­gue co­que­tean­do de la ma­ne­ra tra­di­cio­nal en el gym. Re­sul­te o no, ¡va­le la pe­na ha­blar de es­te

te­ma! Da­le una opor­tu­ni­dad.

“Un ti­po co­que­to se ofre­ció a ayu­dar­me con la pos­tu­ra de mis sen­ta­di­llas. No es­ta­ba in­tere­sa­da, así que cuan­do me pi­dió mi nú­me­ro de ce­lu­lar le di uno equi­vo­ca­do. Lue­go, me mar­có es­tan­do fren­te a mí y su­po que le men­tí. ¡Fue muy in­có­mo­do!”.

—Sa­ra, 28

“Es­ta­ba le­van­tan­do pe­sas cuan­do un chi­co se acer­có y me pre­gun­tó en voz bas­tan­te al­ta: ‘¿Bo­xeas? Por­que de­fi­ni­ti­va­men­te tie­nes la es­pal­da pa­ra ha­cer­lo’. Su­pon­go que qui­so ha­cer­me un pi­ro­po, pe­ro so­nó más a crí­ti­ca. Me mo­les­tó es­pe­cial­men­te que lo di­je­ra tan alto que los de­más

pu­die­ron es­cu­char­lo y juz­gar­me”. —Ra­quel, 26

“Siem­pre lle­vo el pe­lo ama­rra­do en una co­la de ca­ba­llo, pe­ro un día se me ol­vi­dó el co­let. Un chi­co con un to­ma­te lo no­tó, me di­jo que mi ca­be­llo se veía lin­do suel­to y pro­ce­dió a dar­me uno de sus co­lets. Des­pués fue muy gra­cio­so: ‘Si un día ne­ce­si­tas al­go más, agua o un tam­pax, ven a bus­car­me’. Si no es­tu­vie­ra ca­sa­da, ¡sin du­da hu­bie­ra sa­li­do con él!”.

—Va­len­ti­na, 31

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.