CO­MO LOS DE LA MA­YO­RÍA DE LAS MU­JE­RES,

Women's Health (Chile) - - Portada -

mis días son sú­per ocu­pa­dos. Co­rro de en­tre­gar a mis hi­jos en la sa­la cu­na de pri­sa, vuel­vo a mi es­cri­to­rio a man­dar un tra­ba­jo ur­gen­te, des­pués a una ce­na o even­to. Ge­ne­ral­men­te re­gre­so a mi compu­tador a las 9 p.m. des­pués de ha­ber lu­cha­do/ne­go­cia­do/pro­me­ti­do co­sas a mis hi­jos de 2 y 4 años pa­ra que se fue­ran a dor­mir. O tal vez con­ven­cí a mi es­po­so de que le to­ca acos­tar­los a él (aun­que no sea cier­to), pa­ra po­der ter­mi­nar el pen­dien­te que lle­va días dan­do vuel­tas en mi ca­be­za. Y es­to no es un alar­de del ti­po “soy tan ocu­pa­da e im­por­tan­te, qué difícil es ser yo”. La ma­yor par­te de los días, es­toy sen­ci­lla­men­te ex­haus­ta.

En los úl­ti­mos dos años, mi vi­da ha es­ta­do al­gu­nas prue­bas de ello? En una en­cues­ta com­ple­ta­men­te atas­ca­da de com­pro­mi­sos rea­li­za­da en con­jun­to por Wo­men’s Health mien­tras he ido tra­ba­jan­do en mi li­bro, The y The Big Li­fe a cer­ca de mil mu­je­res, 43 por Big Li­fe, so­bre la evo­lu­ción de los va­lo­res de cien­to di­je­ron sen­tir ha­ber al­can­za­do un las mu­je­res jó­ve­nes en la bús­que­da de una equi­li­brio en­tre vi­da per­so­nal y tra­ba­jo, nue­va idea de có­mo con­ju­gan las re­la­cio­nes mien­tras que 75 por cien­to de ellas di­je­ron y la vi­da fa­mi­liar al­re­de­dor de sus ca­rre­ras sen­tir­se cul­pa­bles por no ba­lan­cear exi­to­sa­men­te y am­bi­cio­nes pro­fe­sio­na­les. Mien­tras in­ves­ti­gué tra­ba­jo y vi­da per­so­nal. ¿Qué? Pa­re­ce el tema, co­no­cí a cien­tos de mu­je­res com­ple­ta­men­te in­con­gruen­te has­ta con to­do ti­po de con­tex­tos, la ma­yo­ría que in­ves­ti­gas más pro­fun­da­men­te y des­cu­bres de ellas pro­fun­da­men­te an­sio­sas so­bre la mo­les­ta reali­dad. In­clu­so las mu­je­res es­ta idea de ‘equi­li­brio’. Mi opi­nión: to­do el que pien­san que han al­can­za­do el ma­yor tiem­po tie­nes que aten­der tu vi­da y tu tra­ba­jo; equi­li­brio del que son ca­pa­ces, sien­ten las pie­zas no exis­ten por se­pa­ra­do. Y no es­tar ha­cién­do­lo lo su­fi­cien­te­men­te es­ta bús­que­da del equi­li­brio en­tre tra­ba­jo y bien. (¿Men­cio­na­mos que el 72 por cien­to vi­da per­so­nal es­tá de­jan­do a las mu­je­res di­je­ron sen­tir­se, o bien exhaustas, o an­sio­sas abru­ma­das con cul­pa y an­sie­dad. ¿Quie­res al fi­nal del día?). Al­go es­tá muy mal So­na C., 41, es­cri­to­ra, dueña de una pe­que­ña em­pre­sa y ma­dre de dos ni­ños Edith V., 40, di­ri­gen­te sin­di­cal y ma­dre de tres ni­ños aquí. He apren­di­do có­mo aca­bar con ese ti­po de cul­pa abra­zan­do mi des­or­den. Por­que cuan­do de­jas ir la idea de que de­bes en­con­trar el equi­li­brio, es más fá­cil ver tu caos co­mo lo que real­men­te es: el pro­ce­so que te es­tá acer­can­do más a tu ver­sión del éxi­to, ya sea que es­tés in­ten­tan­do de­mos­trar­te a ti mis­ma de lo que eres ca­paz, en­con­trar el amor y pa­gar las cuen­tas, o cons­truir una fa­mi­lia y una ca­rre­ra pro­fe­sio­nal al mis­mo tiem­po. A mí, la in­ten­sa ava­lan­cha de tra­ba­jo, vi­da y amor, me ha­ce sen­tir que es­toy ahí. No ten­go cul­pa por no es­tar con mi es­po­so e hi­jos mien­tras tra­ba­jo, o por no tra­ba­jar cuan­do es­toy en­fo­ca­da en mi fa­mi­lia. Por­que al fi­nal del día, mi fa­mi­lia re­ci­be amor y mi tra­ba­jo es rea­li­za­do de for­ma sa­tis­fac­to­ria.

No es­toy di­cien­do que las co­sas no se me acu­mu­len o ex­plo­ten. En­me­dio de la con­fu­sión de mis días, pier­do co­sas: un aro que me qui­té pa­ra ha­cer una lla­ma­da, o una tar­je­ta de cré­di­to ol­vi­da­da en el mos­tra­dor de Star­bucks. Des­pier­to en­me­dio de la no­che y des­cu­bro que ol­vi­dé agen­dar ci­ta con el mé­di­co, o que han pa­sa­do se­ma­nas des­de que mis ce­jas vie­ron las pin­zas por úl­ti­ma vez, pe­ro es un pe­que­ño pre­cio a pa­gar por una vi­da que se sien­te gran­de y sa­tis­fac­to­ria. Sa­rah L., 32, pro­fe­so­ra de so­cio­lo­gía Ni­co­le W., 41, en­fer­me­ra y ma­dre de cua­tro ni­ños

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.