MÁS OCU­PA­DA QUE NUN­CA

Women's Health (Chile) - - Portada -

El pa­sa­do mes de ma­yo, en el pri­mer aniver­sa­rio de muer­te de su ma­ri­do, Sheryl Sand­berg, Di­rec­to­ra de Ope­ra­cio­nes de Fa­ce­book, su­po que ha­bía sub­es­ti­ma­do los re­tos en­ca­ra­dos por las mu­je­res tra­ba­ja­do­ras y lo plas­mó en su li­bro Lean In. “An­tes, no era ca­paz de en­ten­der cuán difícil es triun­far en el tra­ba­jo cuan­do tu vi­da ho­ga­re­ña es abru­ma­do­ra”, es­cri­bió. Lau­ren Smith Brody, au­to­ra de The Fifth Tri­mes­ter, una guía pa­ra ma­dres pri­me­ri­zas pa­ra vol­ver al tra­ba­jo, da un pa­so más ade­lan­te. “En­con­tré to­do el con­cep­to de ‘equi­li­brio en­tre la vi­da per­so­nal y el tra­ba­jo’, fran­ca­men­te an­ti fe­mi­nis­ta”, ex­pli­ca, “cuan­do las mu­je­res de­ci­den tra­ba­jar, la im­pli­ca­ción es que se es­tán per­dien­do las de­más partes de la vi­da”, di­ce Brody.

Pa­ra col­mo, las mu­je­res to­da­vía ne­ce­si­tan tra­ba­jar el doble pa­ra de­mos­trar que son ca­pa­ces en la ofi­ci­na. “Tie­nen que pre­sio­nar pa­ra ha­cer oír su voz en reunio­nes, pe­ro ca­si siem­pre se es­pe­ra que so­por­ten al­tas car­gas la­bo­ra­les”, di­ce Ma­rian­ne Coo­per, so­ció­lo­ga del Ins­ti­tu­to Clay­man pa­ra In­ves­ti­ga­ción de Gé­ne­ro en la Uni­ver­si­dad de Stan­ford. ¿Qué con­si­guen? Me­nos pa­ga o as­cen­sos (so­lo el 26

Kris­tin C., 31, eje­cu­ti­va de mar­ke­ting por cien­to de los pues­tos eje­cu­ti­vos). In­clu­so las mu­je­res más exi­to­sas de­ben asu­mir el pe­so del tra­ba­jo do­més­ti­co y el cui­da­do de los ni­ños, lo que los so­ció­lo­gos lla­man ‘el se­gun­do turno’. De acuer­do con Ga­brie­la Saieg, lí­der de un es­tu­dio rea­li­za­do en 2017 por Co­mu­ni­dad Mu­jer, las mu­je­res en Chi­le tra­ba­jan en pro­me­dio 11,6 ho­ras dia­rias al in­cluir la­bo­res do­més­ti­cas, en com­pa­ra­ción de las 9,7 que rea­li­zan los hom­bres, lo que les de­ja me­nos de sie­te ho­ras ca­da día pa­ra des­can­sar y “re­la­jar­se”. Los hom­bres, quie­nes de­di­can po­co más de una ho­ra al día a tra­ba­jo do­més­ti­co, tie­nen dis­po­ni­ble el doble de tiem­po que las mu­je­res pa­ra des­can­so y es­par­ci­mien­to.

La gran ma­yo­ría de las mu­je­res en es­ta es­ta­dís­ti­ca no tie­nen tiem­po su­fi­cien­te pa­ra con­se­guir dor­mir. Wil­ding, tra­ba­ja­do­ra so­cial es­pe­cia­li­za­da en ayu­dar a las mu­je­res a li­diar con los re­tos que tra­ba­jar y te­ner una vi­da plan­tea.

“Ta­char pen­dien­tes en una lis­ta nos ha­ce sen­tir más en con­trol”, di­ce Wil­ding, pe­ro con tan­to queha­cer, in­va­ria­ble­men­te, ha­brá siem­pre al­go que no sal­ga im­pe­ca­ble. Y cuan­do eso su­ce­da, nos ha­rá re­afir­mar la idea de que no so­mos su­fi­cien­te­men­te bue­nas. “Es­ta des­agra­da­ble com­bi­na­ción da co­mo re­sul­ta­do mu­je­res ago­ta­das”, di­ce Coo­per. Nues­tras vi­das so­cia­les tam­ba­lean (56 por cien­to de las mu­je­res que res­pon­die­ron nues­tra en­cues­ta di­je­ron que el es­trés del tra­ba­jo im­pac­tó ne­ga­ti­va­men­te sus re­la­cio­nes per­so­na­les), y nues­tra sa­lud de­cae. Las in­ves­ti­ga­cio­nes mues­tran que las mu­je­res que tra­ba­jan de 41 a 50 ho­ras a la se­ma­na tie­nen ries­gos ele­va­dos de pre­sen­tar con­di­cio­nes co­mo en­fer­me­da­des car­día­cas, ar­tri­tis y dia­be­tes. To­dos es­tos son nú­me­ros mu­cho ma­yo­res que los de ries­go pa­ra los hom­bres que tra­ba­jan la mis­ma can­ti­dad de tiem­po. ¿Por qué? Ma­la­ba­rear con una ca­rre­ra pro­fe­sio­nal y el se­gun­do turno del ho­gar in­cre­men­ta el es­trés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.