Odo mun­do es­tá bus­can­do la fe­li­ci­dad y hay mil apps pa­ra lo­grar­lo. En un mun­do donde a dia­rio na­ce un nue­vo se­cre­to pa­ra el bie­nes­tar, so­lo uno tie­ne más sen­ti­do y uti­li­dad que los de­más. Pe­ro es di­fí­cil de de­li­mi­tar y de­fi­nir por com­ple­to, mien­tras los i

Women's Health (Chile) - - Portada -

Como pe­rio­dis­ta de sa­lud, “¿qué te ha­ce real­men­te fe­liz?” es al­go que he pre­gun­ta­do a mu­cha gen­te pe­ro (y no so­lo pa­ra es­te tex­to), hoy me to­ca ha­cer­me la pre­gun­ta a mí mis­ma. Mis se­res que­ri­dos, el tra­ba­jo, via­jar y es­tar sa­na son mi res­pues­ta. Es­tas co­sas lo son to­do pa­ra mí, ¿pe­ro cuál es mi mi­sión? Des­cu­brir có­mo apre­ciar­los real­men­te y ma­xi­mi­zar mis ni­ve­les co­ti­dia­nos de fe­li­ci­dad. Es por eso que me apo­yé en los pro­fe­sio­na­les, des­de una au­to­ri­dad bu­dis­ta has­ta un re­pre­sen­tan­te del país más fe­liz del mun­do, pa­ra con­se­guir sus pis­tas y con­se­jos. ¿Lis­ta pa­ra un cur­so in­ten­si­vo de có­mo me­jo­rar tu vi­da? En­ton­ces co­men­ce­mos... El día an­tes de que ha­bla­ra con Mo Gaw­dat en Du­bai, una en­tre­vis­ta con él fue pu­bli­ca­da en Facebook: fue com­par­ti­da 650 mil ve­ces; ob­tu­vo 260 mil “me gus­ta” y 27 mil co­men­ta­rios. El eje­cu­ti­vo de Goo­gle an­da en al­go in­tere­san­te. Es­te in­ge­nie­ro en sis­te­mas es au­tor del nue­vo li­bro

donde com­par­te su nue­va ru­ta ha­cia la fe­li­ci­dad, a tra­vés de un al­go­rit­mo.

Gaw­dat ha crea­do una fór­mu­la sor­pren­den­te­men­te sim­ple: la fe­li­ci­dad es igual o ma­yor que la di­fe­ren­cia en­tre la for­ma en que ves los even­tos de tu vi­da y tus ex­pec­ta­ti­vas so­bre có­mo es­ta de­be­ría ser. En po­cas pa­la­bras, te sien­tes fe­liz cuan­do la vi­da su­ce­de como lo es­pe­ra­bas. “No siem­pre son los even­tos los que te ha­cen in­fe­liz, sino la for­ma en que pien­sas en ellos”, me di­ce.

Es­ta idea de re­plan­tear y ma­ne­jar tus pen­sa­mien­tos no es nue­va, pe­ro lo sim­ple de la ecua­ción es re­fres­can­te y atrac­ti­vo. Yo co­men­cé con un ejer­ci­cio del ca­pí­tu­lo uno: crear una “lis­ta fe­liz”. Es­cri­bes una lis­ta de co­sas que te ha­cen son­reír y vuel­ves a ella ca­da vez que lo ne­ce­si­tes.

“Te das cuen­ta de que la ma­yo­ría de las co­sas son muy ac­ce­si­bles, mu­cho de lo que te ha­ce fe­liz es­tá a tu al­can­ce si lo in­clu­yes cons­cien­te­men­te en tu vi­da”, di­ce Gaw­dat. Y tie­ne ra­zón: la mía in­clu­ye ha­cer Fa­ce­ti­me con mi her­ma­na, que vi­ve en In­gla­te­rra, desa­yu­nar con mis ami­gas, co­rrer ba­jo la llu­via, y ver el atar­de­cer. Un té chai con le­che de so­ya es la fe­li­ci­dad en una ta­za.

La gra­ti­tud (con­sis­ten­te­men­te vin­cu­la­da con la fe­li­ci­dad, un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de Mia­mi des­cu­brió que las per­so­nas eran más op­ti­mis­tas y se sen­tían me­jor so­bre sus vi­das des­pués de es­cri­bir un dia­rio de gra­ti­tud por 10 se­ma­nas), ade­más del fac­tor re­cor­da­to­rio (p. ej., si amas ir al ci­ne so­la, haz­lo mu­cho más se­gui­do), son claves en es­ta lis­ta de la fe­li­ci­dad.

Da­do que tu ce­re­bro so­lo pue­de ha­cer una co­sa a la vez, cuan­do co­mien­zas a es­cri­bir en tu lis­ta, de­tie­nes los “pen­sa­mien­tos in­ce­san­tes”, ex­pli­ca Gaw­dat. “En vez de pen­sa­mien­tos pro­fun­dos de re­so­lu­ción de pro­ble­mas, com­pa­rar recuerdos y to­mar notas. El pen­sa­mien­to ex­pe­ri­men­tal su­ce­de con­for­me te per­mi­tes ex­pe­ri­men­tar es­te mun­do como es”.

Mi lis­ta me ayu­da a so­bre­lle­var ir den­tro de una mi­cro en un ta­co, lo que nor­mal­men­te me ha­ría sen­tir an­sio­sa. Es­cri­bir en mi lis­ta me dis­trae lo su­fi­cien­te has­ta lle­gar a mi des­tino. ¡El al­go­rit­mo fun­cio­na!

El bu­dis­mo prio­ri­za la me­di­ta­ción y la ple­na con­cien­cia, gran­des cam­peo­nes en la in­ves­ti­ga­ción de la fe­li­ci­dad, así que mi si­guien­te en­tre­vis­ta es con el La­ma Sur­ya Das, ima­gen del bu­dis­mo en Es­ta­dos Uni­dos, a quien el Da­lai La­ma nom­bró “el La­ma Oc­ci­den­tal”.

“En el bu­dis­mo, la fe­li­ci­dad es en­ten­di­da como un estado men­tal tem­po­ral, lo opues­to a la tris­te­za, si pro­fun­di­zas vas ha­cia la ple­ni­tud, sa­tis­fac­ción y ale­gría. In­clu­so la paz y se­re­ni­dad del nir­va­na es atem­po­ral e

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.