“¡ES­TOY CE­LE­BRAN­DO! ¡TO­ME­MOS AL­GO DE VINO!”

Women's Health (Chile) - - Portada -

Ka­ley Cuo­co ha lle­ga­do tem­prano para su ce­na en el res­tau­ran­te en San­ta Mó­ni­ca, Ca­li­for­nia, y ya es­tá co­mien­do un pla­to de bu­rra­ta (cre­ma de que­so fres­co ita­liano) y, ¿por qué no?, be­bien­do una co­pa de vino ro­sa­do. Se en­con­tra­ba en un breve pa­rén­te­sis de la co­me­dia nú­me­ro uno de CBS. Tan pron­to co­mo ter­mi­ne la se­sión, ella se di­ri­gi­rá al ae­ro­puer­to para to­mar un vue­lo cor­to a San Die­go para pa­sar un fin de se­ma­na ro­mán­ti­co con su po­lo­lo, el de­por­tis­ta ecues­tre Karl Cook. “Bá­si­ca­men­te tra­ba­jo du­ran­te to­do el año, ha­ce­mos 24 shows en 12 me­ses”, di­ce, pi­dien­do dum­plings de ri­cot­ta co­mo pla­to prin­ci­pal, jun­to con otra co­pa de vino. Ka­ley tam­bién cui­da mu­cho su cuer­po y se no­ta. Con un es­ti­lo sú­per ca­li­for­niano lu­ce lin­da en boy­friend jeans y una tank blan­ca, con un som­bre­ro de ala an­cha ti­ra­do has­ta la par­te su­pe­rior de sus ojos co­lor ave­lla­na, ade­más de te­ner trí­ceps y del­toi­des más que to­ni­fi­ca­dos. El ti­po de mus­cu­la­tu­ra que ruega por ser fe­li­ci­ta­do. Así que ha­go los ho­no­res, es­pe­ran­do esa fal­sa mo­des­tia, no pue­do acep­tar ese jue­go de elo­gios que tan­tas mu­je­res jue­gan. “Gra­cias. Me es­for­cé muy du­ro para es­to”, ex­pli­ca. Más re­fres­can­te que el vino ro­sa­do, Cuo­co, de 32 años, le da cré­di­to a su ru­ti­na de hot yo­ga y ciclismo, pe­ro al mis­mo tiem­po es igual de ho­nes­ta so­bre qué más ha he­cho con su anato­mía. Y se­gún los es­tán­da­res de Holly­wood, sus re­ve­la­cio­nes son ca­si im­pac­tan­tes. “Ha­ce unos años me arre­glé la na­riz”, di­ce ca­sual­men­te. “Y mis boobs son la par­te que más he me­jo­ra­do. Re­cien­te­men­te me so­me­tí a un re­lleno en una lí­nea de mi cue­llo que he te­ni­do des­de los 12. Por más que quie­ras amar a tu yo in­te­rior… lo sien­to, tam­bién quie­res ver­te bien. No creo que de­bas ha­cer­lo por un hom­bre o por cual­quier otra per­so­na, pe­ro si te ha­ce sen­tir se­gu­ra, eso es in­creí­ble”, aña­de la ac­triz de Sin du­da, la con­fian­za co­rre por las ve­nas de Ka­ley. Pe­ro es el pro­duc­to de he­ri­das cu­ra­das, ya que es­tá brin­dan­do por la re­cu­pe­ra­ción de lo que fue, se­gún to­das las me­di­das, un año muy ma­lo. Se cum­plen 24 me­ses de que ella y su es­po­so, el te­nis­ta Ryan Swee­ting, anun­cia­ron su se­pa­ra­ción (du­ra­ron ca­sa­dos po­co me­nos de dos años). Es­to la de­jó de­vas­ta­da y re­eva­luan­do sus pen­sa­mien­tos so­bre el amor y el ma­tri­mo­nio. “Yo es­ta­ba co­mo, ‘to­dos ve­rán es­to, se­rá la por­ta­da de to­do’”, re­cuer­da con los ojos llo­ro­sos. “Me sen­tí co­mo el ma­yor fra­ca­so”. Des­de que la pa­re­ja se ha­bía ca­sa­do ape­nas seis me­ses des­pués de co­no­cer­se, “ca­da ar­tícu­lo (era co­mo), ‘te lo di­je, sa­bía­mos que no du­ra­ría’”. Una do­lo­ro­sa ca­sua­li­dad de la rup­tu­ra: los in­mi­nen­tes pla­nes de ella para la ma­ter­ni­dad. De su círcu­lo ín­ti­mo, “fui la pri­me­ra que se des­po­só y es­ta­ba lis­ta para te­ner una fa­mi­lia”, co­men­ta. Lue­go me di­vor­cié y cua­tro de mis me­jo­res amigas se em­ba­ra­za­ron.

“Yo es­ta­ba co­mo, ‘¿es­toy ce­lo­sa? ¿Por qué me sien­to así?’”. Na­die la ha­bría cul­pa­do si hu­bie­ra en­con­tra­do a sus nue­vos BFF en una ca­ja de he­la­do, pe­ro Ka­ley se ne­gó a ce­der an­te el cli­ché. Se pu­so sus ca­mi­se­tas más ins­pi­ra­do­ras (pien­sa en “cien por cien­to bue­nas vi­bras” y “sé ama­ble siem­pre”) y bus­có la co­mo­di­dad de sus cla­ses gru­pa­les de fit­ness fa­vo­ri­tas. Ella ju­ra por el yo­ga, par­ti­cu­lar­men­te el pro­gra­ma y su cla­se Yo­ga Sculpt, un en­tre­na­mien­to de su­dor de 60 mi­nu­tos que com­bi­na car­dio y le­van­ta­mien­to de pe­sas (para su en­tre­na­mien­to exac­to, ve a la pá­gi­na 89). “No me en­cuen­tro tan me­ti­da en la me­di­ta­ción”, con­fie­sa so­bre la prác­ti­ca tra­di­cio­nal del mat. “No es­toy allí para sen­tar­me y te­ner ‘un mo­men­to’. Cuan­do me to­pé con

–en 2013–, en mi ca­be­za que­dó la sen­sa­ción de que ha­bía per­di­do al­go así co­mo cin­co ki­los des­pués de ca­da cla­se”. De he­cho, los gra­mos de gra­sa no fue­ron las úni­cas co­sas eli­mi­na­das. “He llo­ra­do nu­me­ro­sas ve­ces en yo­ga. La me­jor par­te es que es­toy su­dan­do tan­to que na­die no­ta mis lá­gri­mas”. Tam­bién en su pro­gra­ma de ejer­ci­cios de cin­co días a la se­ma­na: sus via­jes a Soulcy­cle y sus pa­seos ca­tár­ti­cos, te em­pu­jan al lí­mi­te de las play­lists más emo. “Es­tá tan os­cu­ro que pue­des llo­rar allí”, co­men­ta so­bre los es­tu­dios a la luz de las ve­las. “To­dos pa­sa­mos por si­tua­cio­nes fuer­tes en nues­tras vi­das, ca­da uno de no­so­tros”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.