¿Por qué la re­for­ma de Chi­na su­pera la teo­ría de “Key­nes a me­dias”?

China Today (Spanish) - - ECONOMÍA -

Los re­sul­ta­dos de los dos en­fo­ques in­ter­na­cio­na­les adop­ta­dos es­te año por las prin­ci­pa­les eco­no­mías pa­ra ha­cer fren­te a las ten­den­cias ne­ga­ti­vas con­ti­nuas de la eco­no­mía mun­dial des­de la cri­sis fi­nan­cie­ra in­ter­na­cio­nal pue­den com­pa­rar­se te­nien­do en cuen­ta que el año 2016 ha fi­na­li­za­do. Son las po­lí­ti­cas de “ofer­ta” por par­te de Chi­na en com­pa­ra­ción con las de “de­man­da” del G7, prin­ci­pal­men­te po­lí­ti­cas mo­ne­ta­rias co­mo la ex­pan­sión cuan­ti­ta­ti­va (EC).

El éxi­to de la res­pues­ta de Chi­na en com­pa­ra­ción con la de Oc­ci­den­te se con­fir­ma con los da­tos de la eco­no­mía mun­dial. Pe­ro tal éxi­to de la “ofer­ta” de Chi­na no es me­ra­men­te “prag­má­ti­co”, flu­ye de cues­tio­nes fun­da­men­ta­les de la teo­ría eco­nó­mi­ca. El pun­to de vis­ta de la “ofer­ta” de Chi­na se ajus­ta aún más a la vi­sión del pre­si­den­te Xi Jin­ping de que el país es­tá pre­pa­ra­do pa­ra usar tan­to lo “vi­si­ble” co­mo lo “in­vi­si­ble” en su desa­rro­llo eco­nó­mi­co. En el con­tex­to ge­ne­ral de una eco­no­mía de “mer­ca­do so­cia­lis­ta”, Chi­na pue­de uti­li­zar la mano vi­si­ble (di­ná­mi­ca) pa­ra ce­rrar la ca­pa­ci­dad ex­ce­si­va, me­jo­rar la ofer­ta y la in­fra­es­truc­tu­ra. To­do es­to ayu­da al desa­rro­llo del mer­ca­do, la di­vi­sión del tra­ba­jo y es­ti­mu­la las in­ver­sio­nes pa­ra el cre­ci­mien­to y el desa­rro­llo in­dus­trial.

En úl­ti­ma ins­tan­cia, la res­pues­ta más exi­to­sa de Chi­na a la cri­sis fi­nan­cie­ra in­ter­na­cio­nal en com­pa­ra­ción con las eco­no­mías oc­ci­den­ta­les mues­tra en tér­mi­nos prác­ti­cos la su­pe­rio­ri­dad del sis­te­ma eco­nó­mi­co so­cia­lis­ta fren­te al ca­pi­ta­lis­ta. En con­tras­te, la in­cohe­ren­cia de la eco­no­mía oc­ci­den­tal con­tem­po­rá­nea se mues­tra en ella, pre­sen­tan­do in­clu­so la teo­ría de Key­nes co­mo pu­ra­men­te “de de­man­da”, lo que es una ter­gi­ver­sa­ción de las ideas pro­pias de Key­nes.

Pri­me­ro, se es­ta­ble­ce­rán los he­chos re­la­ti­vos a las ten­den­cias en las prin­ci­pa­les eco­no­mías y lue­go se ana­li­za­rá por qué la res­pues­ta de Chi­na a la ofer­ta ha si­do más exi­to­sa que la de de­man­da de Oc­ci­den­te.

Fi­gu­ra 1

Cre­ci­mien­to del PIB mun­dial

La eco­no­mía glo­bal

To­man­do co­mo re­fe­ren­cia el con­tex­to in­ter­na­cio­nal, las ten­den­cias ne­ga­ti­vas en la eco­no­mía glo­bal han con­ti­nua­do des­de la cri­sis fi­nan­cie­ra in­ter­na­cio­nal. El Grá­fi­co 1 mues­tra el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co mun­dial, des­pués de la re­cu­pe­ra­ción en 2010 a ta­sas de cre­ci­mien­to esen­cial­men­te pre-cri­sis, que se ha des­ace­le­ra­do des­de en­ton­ces. El cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co mun­dial ca­yó del 5,4 % en 2010 al 3,1 % en 2016, se­gún la úl­ti­ma es­ti­ma­ción del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI).

La fi­gu­ra 2 mues­tra con más de­ta­lles los re­cien­tes acon­te­ci­mien­tos en los prin­ci­pa­les cen­tros eco­nó­mi­cos mun­dia­les: Es­ta­dos Uni­dos, Chi­na, la Unión Eu­ro­pea (UE) y Ja­pón. Así se die­ron las ten­den­cias del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co des­de prin­ci­pios de 2015 has­ta el se­gun­do tri­mes­tre de 2016.

· Ja­pón so­lo se ha re­cu­pe­ra­do, a par­tir de sus ín­di­ces ne­ga­ti­vos, con un muy pe­que­ño 0,8 % de cre­ci­mien­to po­si­ti­vo.

· El cre­ci­mien­to anual de la UE ha dis­mi­nui­do li­ge­ra­men­te des­de un ni­vel ya ba­jo, del 2,1 al 1,8 %.

· La eco­no­mía de EE. UU., que des­pués de 2008 lo­gró una re­cu­pe­ra­ción más sus­tan­cial que otros paí­ses oc­ci­den­ta­les, su­frió una fuer­te des­ace­le­ra­ción en­tre 2015 y 2016, des­cen­dien­do des­de un 3,3 has­ta un 1,2 % de cre­ci­mien­to anual.

· Chi­na con­ti­núa su­peran­do a los cen­tros eco­nó­mi­cos oc­ci­den­ta­les. En el se­gun­do tri­mes­tre de 2016, su cre­ci­mien­to de 6,7 % fue cin­co ve­ces más rá­pi­do que el de EE. UU. El cre­ci­mien­to anual de la eco­no­mía de Chi­na, a di­fe­ren­cia de la de EE. UU., so­lo ha dis­mi­nui­do li­ge­ra­men­te en el pe­río­do re­cien­te del 7,0 al 6,7 %.

Por lo tan­to, la eco­no­mía de Chi­na no so­lo ha mos­tra­do su su­pe­rio­ri­dad en el pe­río­do ini­cial de la cri­sis fi­nan­cie­ra in­ter­na­cio­nal, con un cre­ci­mien­to acu­mu­la­do del PIB en­tre 2007 y 2015 del 93 % fren­te al 10 % de EE. UU., tam­bién ha se­gui­do me­jo­ran­do en el pe­río­do más re­cien­te.

Ofer­ta con­tra de­man­da

En cuan­to a las ra­zo­nes de es­tas ten­den­cias mun­dia­les, la di­fe­ren­cia en­tre la ofer­ta de Chi­na y la de­man­da de Oc­ci­den­te es cla­ra. La he­rra­mien­ta po­lí­ti­ca fun­da­men­tal uti­li­za­da por las prin­ci­pa-

El éxi­to de la res­pues­ta de Chi­na en com­pa­ra­ción con la de Oc­ci­den­te se con­fir­ma con los da­tos de la eco­no­mía mun­dial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.