Vi­vir al rit­mo del Sol

China Today (Spanish) - - CULTURA -

Por mi­les de años, los chi­nos he­mos cul­ti­va­do la tie­rra y vi­vi­do nues­tra co­ti­dia­ni­dad aco­mo­dán­do­nos a los 24 tér­mi­nos so­la­res del Ca­len­da­rio Lu­nar, los cua­les se de­fi­nie­ron tras una pro­lon­ga­da ob­ser­va­ción de la po­si­ción del Sol en la fran­ja ce­les­te del Zo­día­co. El ca­len­da­rio chino tra­di­cio­nal se de­no­mi­na Non­gli (li­te­ral­men­te “ca­len­da­rio agrí­co­la”), lo que in­di­ca de for­ma ex­plí­ci­ta su re­la­ción con las ac­ti­vi­da­des vin­cu­la­das al la­bran­tío. Tam­bién se le lla­ma Xia­li, nom­bre que pro­vie­ne de la primera di­nas­tía de Chi­na, la Xia (2070 a.e.c. – 1600 a.e.c.), épo­ca en que, se­gún los cálcu­los, ha­bría na­ci­do di­cho ca­len­da­rio.

Aun­que su nom­bre co­mún es Yin­li (Ca­len­da­rio Lu­nar), la de­no­mi­na­ción Non­gli su­po­ne la exis­ten­cia de un ca­len­da­rio lu­ni­so­lar. Es de­cir, son me­ses que re­fle­jan el ci­clo de las fa­ses lu­na­res, mien­tras que los me­ses in­ter­ca­la­res se aña­den pa­ra po­ner­los en sin­cro­nía con un círcu­lo com­ple­to del Sol. Es­te ti­po de ca­len­da­rio re­fle­ja los flu­jos y re­flu­jos de la ma­rea, ade­más del ci­clo de las cua­tro es­ta­cio­nes.

El ca­len­da­rio Non­gli di­vi­de ca­da año so­lar en 24 seg­men­tos y otor­ga al pri­mer día de ca­da seg­men­to una de­no­mi­na­ción so­lar. Crea­do tras mu­chas ge­ne­ra­cio­nes de ob­ser­va­ción y prác­ti­ca, los 24 tér­mi­nos so­la­res se han con­ver­ti­do en una par­te im­por­tan­te del Ca­len­da­rio Lu­nar chino e in­clu­so hoy si­guen desem­pe­ñan­do un pa­pel cla­ve en la orien­ta­ción de la vi­da y el tra­ba­jo.

Por otra par­te, los tér­mi­nos so­la­res se han in­te­gra­do a las fies­tas tra­di­cio­na­les, co­mo la Fies­ta de la Pri­ma­ve­ra, dan­do vi­da a una cul­tu­ra po­pu­lar y fes­ti­va es­pe­cial. Tras re­sul­tar asi­mi­la­dos co­mo re­co­no­ci­mien­to de los fun­da­men­tos de una cul­tu­ra, los 24 tér­mi­nos so­la­res han pa­sa­do a ser sím­bo­los de la na­ción chi­na. En 2006 fue­ron in­clui­dos en la primera lis­ta del Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral In­ma­te­rial de Chi­na.

Sus sig­ni­fi­ca­dos

En épo­cas tem­pra­nas co­mo el Pe­río­do de Pri­ma­ve­ra y Oto­ño ( 770 a.e.c – 476 a.e.c), los an­ti­guos chi­nos es­ta­ble­cie­ron los pri­me­ros cua­tro tér­mi­nos so­la­res pa­ra re­pre­sen­tar el equi­noc­cio ver­nal, el de me­dia­dos del ve­rano, el equi­noc­cio de oto­ño y el de me­dia­dos del in­vierno. Los 24 tér­mi­nos so­la­res se com­ple­ta­ron en el año 104 a.e.c, cuan­do se es­ta­ble­ció el Ca­len­da­rio Tai­chu, con­si­de­ra­do el pri­mer ca­len­da­rio ín­te­gro de la his­to­ria chi­na. Con di­cho ca­len­da­rio se con­fir­ma­ron las po­si­cio­nes as­tro­nó­mi­cas de los 24 tér­mi­nos so­la­res.

Los 24 tér­mi­nos so­la­res re­fle­jan los cam­bios en los fe­nó­me­nos ce­les­tes, el cli­ma, las pre­ci­pi­ta­cio­nes y la se­cuen­cia fe­no­ló­gi­ca en el tiem­po. Ori­gi­na­rio de la cuen­ca del río Ama­ri­llo, una de las cu­nas de la ci­vi­li­za­ción chi­na, el sis­te­ma se ex­ten­dió gra­dual­men­te por to­do el país. En una so­cie­dad agrí­co­la tí­pi­ca co­mo la que

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.