La eco­no­mía tra­di­cio­nal de­be adap­tar­se a la nue­va ten­den­cia vir­tual

China Today (Spanish) - - DEL EDITOR -

Cuan do el nue­vo año es­ta­ba por re­em­pla­zar el vie­jo, sur­gió un de­ba­te en torno a la re­la­ción en­tre la “eco­no­mía real” y la “eco­no­mía vir­tual” que atra­jo una al­ta aten­ción de la pren­sa. Du­ran­te un pro­gra­ma de te­le­vi­sión que in­da­ga a fon­do los mo­ti­vos por los cua­les se ha pro­du­ci­do una si­tua­ción ad­ver­sa en la in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra chi­na, va­rios de los par­ti­ci­pan­tes in­vi­ta­dos, en su ma­yo­ría per­te­ne­cien­tes a la in­dus­tria de equi­pos elec­tró­ni­cos y ali­men­tos, atri­bu­ye­ron las cau­sas al im­pac­to que la ex­plo­sión de la eco­no­mía en lí­nea ha te­ni­do so­bre la eco­no­mía real. Al­gu­nos de los asis­ten­tes des­ta­ca­dos fue­ron Li Dongs­heng, pre­si­den­te del Gru­po TCL, Zong Qing­hou, pre­si­den­te del Gru­po Wahaha, y Dong Mingz­hu, pre­si­den­ta de Gree Elec­tric. Se­gún Dong, los jó­ve­nes na­ci­dos en el oca­so de la dé­ca­da de los 80 y los años 90 pre­fie­ren que­dar­se en ca­sa abrien­do una tien­da en lí­nea que bus­car em­pleo en la eco­no­mía real, un fe­nó­meno que po­dría plan­tear una ame­na­za ocul­ta pa­ra el desa­rro­llo na­cio­nal. Cao De­wang, pre­si­den­te de Fu­yao Glass In­dustry Group, con­si­de­ra que otro de los pro­ble­mas que en­fren­ta la in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra chi­na es que una gran can­ti­dad de jó­ve­nes no quie­re tra­ba­jar en las fá­bri­cas. Co­mo con­se­cuen­cia, la eco­no­mía se es­tá des­pla­zan­do ha­cia un mo­de­lo vir­tual muy desa­rro­lla­do y se es­tá de­jan­do de la­do el ver­da­de­ro pro­gre­so in­dus­trial.

Sin em­bar­go, Ma Yun, pre­si­den­te de Ali­ba­ba, no tar­dó en dar una res­pues­ta pú­bli­ca an­te las críticas de los lí­de­res in­dus­tria­les. “El año pa­sa­do, Ali­ba­ba consiguió un vo­lu­men de co­mer­cio on­li­ne de 3,7 bi­llo­nes de yua­nes, que a la vez re­pre­sen­ta la mis­ma ci­fra pa­ra los pro­duc­to­res de la eco­no­mía real”, ma­ni­fes­tó. “Es gra­cias a In­ter­net que un gran nú­me­ro de es­tos pro­duc­to­res han en­con­tra­do un rum­bo de desa­rro­llo”. Ma tam­bién ex­pli­ca que, a pe­sar de que la pro­duc­ción y la cir­cu­la­ción de la mer­can­cía for­man par­te de la eco­no­mía real, In­ter­net ha sur­ti­do efec­to co­mo una he­rra­mien­ta pa­ra com­ba­tir la so­bre­ca­pa­ci­dad in­dus­trial, que ocu­rre de­bi­do a las tra­bas en la cir­cu­la­ción. “Las em­pre­sas no di­fie­ren unas de otras por ser reales o en lí­nea, sino por ser bue­nas o ma­las”, se­ña­ló sin con­tem­pla­cio­nes.

No es coin­ci­den­cia que en una reunión ru­ti­na­ria del Con­se­jo de Es­ta­do de Chi­na, ce­le­bra­da el 4 de enero pa­sa­do, Li Ke­qiang, pri­mer mi­nis­tro del país, tam­bién die­ra su in­ter­pre­ta­ción so­bre es­te te­ma: “Aun­que las tien­das en lí­nea per­te­ne­cen a la eco­no­mía emer­gen­te, di­rec­ta­men­te sir­ven pa­ra in­cre­men­tar las ven­tas de las fá­bri­cas reales. Los ser­vi­cios de pa­que­te­ría y men­sa­je­ría son re­pre­sen­ta­ti­vos de la eco­no­mía emer­gen­te, em­pu­jan el con­su­mo e im­pul­san la pro­duc­ción. Lo cier­to es que es­te nue­vo mo­de­lo tam­bién for­ma par­te de la in­dus­tria de ser­vi­cios pro­duc­ti­vos, ofre­ce su apor­te a la eco­no­mía real y for­ma par­te de es­ta”. An­te los asis­ten­tes de la reunión, el pri­mer mi­nis­tro reite­ró su en­ten­di­mien­to en cuan­to a la re­la­ción en­tre la eco­no­mía vir­tual y la eco­no­mía real, que abar­ca no so­lo la ma­nu­fac­tu­ra, sino tam­bién las in­dus­trias pri­ma­ria, se­cun­da­ria y ter­cia­ria.

La pro­pues­ta de pro­mo­ver a tra­vés de In­ter­net el desa­rro­llo eco­nó­mi­co de Chi­na no es nue­va. La es­tra­te­gia de “In­ter­net+” –In­ter­net+di­ver­sas ra­mas tra­di­cio­na­les– se lan­zó ha­ce ca­si dos años. Pe­ro es­ta ini­cia­ti­va no es sim­ple­men­te una su­ma de los dos. Por me­dio de las tec­no­lo­gías in­for­má­ti­cas y la pla­ta­for­ma de In­ter­net, no so­lo pro­mue­ve una in­te­gra­ción pro­fun­da de In­ter­net con los sec­to­res tra­di­cio­na­les, sino que tam­bién fo­men­ta la crea­ción de nue­vas ra­mas de desa­rro­llo. De he­cho, al tiem­po que han sur­gi­do en­ti­da­des com­ple­ta­men­te de­pen­dien­tes de In­ter­net, otras em­pre­sas tra­di­cio­na­les han op­ta­do por ac­tua­li­zar­se, ofre­cien­do ope­ra­cio­nes en lí­nea. Es­te fe­nó­meno se pue­de ver, por ejem­plo, con Go­me y Su­ning, tien­das de elec­tro­do­més­ti­cos que ofre­cían ser­vi­cios en sus al­ma­ce­nes de ca­de­na, y aho­ra tam­bién son pro­vee­do­res en lí­nea. Es­ta com­pe­ten­cia be­nig­na ha he­cho que In­ter­net desem­pe­ñe un pa­pel ca­da día más im­por­tan­te en la eco­no­mía chi­na. Por otro la­do, com­pa­ñías emer­gen­tes co­mo Xiao­mi, que cuen­tan con una tien­da vir­tual pro­pia, tam­bién se han to­ma­do de la mano con gran­des pro­vee­do­res en lí­nea, co­mo Tao­bao y JD, pa­ra ven­der sus pro­duc­tos. Las nue­vas y di­ver­si­fi­ca­das for­mas de co­mer­cio en lí­nea han sus­ti­tui­do a los an­ti­guos mo­de­los de ven­tas.

Sin em­bar­go, la eco­no­mía fic­ti­cia, una au­tén­ti­ca eco­no­mía vir­tual de fi­nan­zas en lí­nea, real­men­te de­be ser con­tro­la­da con se­rie­dad en Chi­na. Co­mo par­te del ve­loz desa­rro­llo del co­mer­cio di­gi­tal, se dis­pa­ra­ron los prés­ta­mos, fi­nan­cia­mien­tos y se­gu­ros en lí­nea, lo cual ha oca­sio­na­do que de­ce­nas de em­pre­sas e in­di­vi­duos se hun­dan en deudas. Su mo­de­lo de ope­ra­ción, si­mi­lar al del “ban­co en la som­bra”, tam­bién des­pier­ta inseguridad fi­nan­cie­ra en la eco­no­mía chi­na. Es por es­to que du­ran­te la re­cien­te Con­fe­ren­cia Cen­tral de Tra­ba­jo Eco­nó­mi­co se es­ta­ble­ció una es­tric­ta pre­ven­ción del ries­go co­mo una de las me­di­das gu­ber­na­men­ta­les más im­por­tan­tes pa­ra 2017. Jun­to a es­ta, tam­bién se plan­teó una se­rie de me­di­das con mi­ras al desa­rro­llo de la eco­no­mía real, co­mo la re­duc­ción de co­bros e im­pues­tos a las em­pre­sas, lo que sin du­da re­sul­ta­rá en su­ce­si­vos efec­tos po­si­ti­vos.

En el fu­tu­ro ha­brá una ten­den­cia de que las eco­no­mías reales que se in­te­gren ac­ti­va­men­te con In­ter­net dis­pon­drán de una ma­yor in­te­li­gen­cia di­gi­tal y de un gru­po más de­fi­ni­do de consumidores. Ade­más, pron­to se ha­rá reali­dad un mo­de­lo de ven­ta y pro­duc­ción de ce­ro in­ven­ta­rio, lo cual tam­bién ten­drá im­pac­to en los mo­de­los eco­nó­mi­cos ac­tua­les. No obs­tan­te, ello no de­be­ría ser una preo­cu­pa­ción. Abra­mos los bra­zos pa­ra re­ci­bir la nue­va épo­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.