Las puer­tas de Chi­na con­ti­nua­rán abier­tas

China Today (Spanish) - - CHINA HOY ÍNDICE - Por KOU LIYAN*

El 2016 fue un año mar­ca­do por una se­rie de co­rrien­tes adversas a la glo­ba­li­za­ción. Al­gu­nos de los prin­ci­pa­les paí­ses, en vez de abrir­se al mun­do, en­fo­ca­ron su mi­ra­da ha­cia den­tro y die­ron pie pa­ra que sur­gie­ran ex­ten­sos mo­vi­mien­tos po­pu­lis­tas ca­rac­te­ri­za­dos por el an­ti­eli­tis­mo, el an­ti­sis­te­ma y la an­ti­glo­ba­li­za­ción.

El 2016 fue un año mar­ca­do por una se­rie de co­rrien­tes adversas a la glo­ba­li­za­ción. Al­gu­nos de los prin­ci­pa­les paí­ses, en vez de abrir­se al mun­do, en­fo­ca­ron su mi­ra­da ha­cia den­tro y die­ron pie pa­ra que sur­gie­ran ex­ten­sos mo­vi­mien­tos po­pu­lis­tas ca­rac­te­ri­za­dos por el an­ti­eli­tis­mo, el an­ti­sis­te­ma y la an­ti­glo­ba­li­za­ción. In­cre­men­ta­ron las ba­rre­ras en el co­mer­cio y en las in­ver­sio­nes tras­na­cio­na­les; hu­bo fal­ta de co­mu­ni­ca­ción en­tre las au­to­ri­da­des mo­ne­ta­rias de las prin­ci­pa­les na­cio­nes y, más aún, otros fac­to­res co­mo el jue­go geo­po­lí­ti­co, los ata­ques te­rro­ris­tas y los con­flic­tos en­tre gru­pos ét­ni­cos lo­ca­les y en­tre di­ver­sos gru­pos re­li­gio­sos tam­bién afec­ta­ron el fun­cio­na­mien­to nor­mal de la red de la eco­no­mía.

Al­gu­nos de los acon­te­ci­mien­tos más des­ta­ca­dos en contra de la glo­ba­li­za­ción fue­ron la de­ci­sión del Reino Uni­do de aban­do­nar la Unión Eu­ro­pea y la elec­ción de Do­nald Trump co­mo pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se. Trump, de he­cho, de­cla­ró que le­van­ta­ría un mu­ro de se­gre­ga­ción a lo lar­go de la fron­te­ra en­tre EE. UU. y Mé­xi­co. Al mis­mo tiem­po, en Eu­ro­pa se al­zó una voz de pro­tes­ta en contra de las ne­go­cia­cio­nes del Tra­ta­do Tra­satlán­ti­co de Co­mer­cio e In­ver­sio­nes (TTIP).

Mien­tras se acen­túa la re­sis­ten­cia al pro­ce­so de glo­ba­li­za­ción, sur­ge la pre­gun­ta de si Chi­na va a vol­tear la mi­ra­da ha­cia el in­te­rior en bus­ca de un be­ne­fi­cio pro­pio o con­ti­nua­rá con su po­lí­ti­ca de aper­tu­ra. La res­pues­ta es la se­gun­da.

Au­men­ta la fuer­za mo­triz de la aper­tu­ra

Lo pri­me­ro que hay que te­ner en cuen­ta es que Chi­na es­tá pro­fun­da­men­te li­ga­da a la eco­no­mía mun­dial, y es im­po­si­ble que cor­te los lazos eco­nó­mi­cos y dé mar­cha atrás. Los ca­si 40 años que Chi­na lle­va apli­can­do la po­lí­ti­ca de la re­for­ma y aper­tu­ra ha­cia el ex­te­rior sig­ni­fi­can que el país par­ti­ci­pa sin cesar en la eco­no­mía mun­dial. Des­de que es­ta­lló la cri­sis fi­nan­cie­ra in­ter­na­cio­nal en 2008, pe­se a los fac­to­res des­fa­vo­ra­bles tan­to en el co­mer­cio mun­dial co­mo en el am­bien­te de in­ver­sión, Chi­na siem­pre ha pro­mo­vi­do enér­gi­ca­men­te la coope­ra­ción eco­nó­mi­ca con el res­to del mun­do y nun­ca ha es­ca­ti­ma­do es­fuer­zos pa­ra im­pul­sar a sus em­pre­sas, per­so­nal y ca­pi­ta­les ha­cia el ex­te­rior. Ac­tual­men­te, más de 20.000 com­pa­ñías chi­nas han in­ver­ti­do en el ex­te­rior y los via­jes he­chos por ciu­da­da­nos chi­nos a otros paí­ses su­pe­ran los 100 mi­llo­nes anual­men­te.

En 2015, la in­ver­sión di­rec­ta de Chi­na en el ex­te­rior (ODI, se­gún si­glas en in­glés) al­can­zó un nue­vo ré­cord de 145.670 mi­llo­nes de dó­la­res, con un au­men­to in­ter­anual del 18,3 % y un in­cre­men­to del por­cen­ta­je en el flu­jo glo­bal del 0,4 % en 2002 al 9,9 % en 2015, si­tuán­do­se por pri­me­ra vez en el se­gun­do lu­gar a ni­vel mun­dial. An­te es­te con­tex­to, si Chi­na se cie­rra y aban­do­na sus in­tere­ses en el ex­te­rior no so­lo se ve­rán afec­ta­dos el per­so­nal y los ca­pi­ta­les en el ex­tran­je­ro, sino tam­bién la eco­no­mía na­cio­nal.

Du­ran­te los úl­ti­mos años, la aper­tu­ra de Chi­na ha­cia el ex­te­rior ha avan­za­do con fir­mes pa­sos. En es­te sen­ti­do, se des­ta­ca la ini­cia­ti­va de “Una Fran­ja y Una Ru­ta”, que con­ti­núa ele­van­do el ni­vel del desa­rro­llo de la eco­no­mía abier­ta del país. Has­ta hoy, tras la fir­ma de más de 40 acuer­dos de coope­ra­ción, más de 100 paí­ses y or­ga­ni­za­cio­nes in­ter­na­cio­na­les han ma­ni­fes­ta­do su in­te­rés por apo­yar o in­cor­po­rar­se al plan. Es­tos he­chos no

so­lo re­pre­sen­tan un ma­yor gra­do de par­ti­ci­pa­ción por par­te de Chi­na en la eco­no­mía mun­dial, sino tam­bién un desa­rro­llo irre­ver­si­ble en el fu­tu­ro.

En se­gun­do lu­gar, es tan enor­me la de­pen­den­cia de Chi­na en la eco­no­mía mun­dial y vi­ce­ver­sa que una se­pa­ra­ción se­ría prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble. En un prin­ci­pio se tra­ta­ba de una re­la­ción ba­sa­da en ma­nu­fac­tu­ras po­co so­fis­ti­ca­das, da­do que du­ran­te años el mun­do ha de­pen­di­do de pro­duc­tos chi­nos de ba­jo pre­cio, co­mo ro­pa, za­pa­tos, ju­gue­tes, etc., y Chi­na a su vez se ha in­tere­sa­do por la tec­no­lo­gía y la ex­pe­rien­cia de ad­mi­nis­tra­ción del mun­do.

Sin em­bar­go, hoy en día la re­la­ción eco­nó­mi­ca en­tre Chi­na y el res­to del mun­do, igual­men­te es­tre­cha e in­se­pa­ra­ble, ha ocu­rri­do de ma­ne­ra dis­tin­ta de­bi­do a la ac­tua­li­za­ción de la ca­de­na in­dus­trial del país. A par­tir de 2015, los equi­pos me­cá­ni­cos y ma­qui­na­rias eléc­tri­cas han ocu­pa­do la mi­tad de la ex­por­ta­ción de Chi­na, so­bre to­do los equi­pos uni­ta­rios de gran ta­ma­ño y los equi­pos en jue­go. Ade­más de los tre­nes de al­ta ve­lo­ci­dad y las cen­tra­les nu­cleoe­léc­tri­cas, los pro­duc­tos chi­nos tam­bién han de­mos­tra­do ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas en otras ra­mas. La ex­por­ta­ción de pro­duc­tos ma­nu­fac­tu­re­ros de cons­truc­ción fe­rro­via­ria, in­ge­nie­ría na­val, fa­bri­ca­ción aé­rea y as­tro­nó­mi­ca y otros apa­ra­tos de trans­por­te tam­bién han man­te­ni­do un al­to ni­vel de cre­ci­mien­to. A pe­sar de que la co­ne­xión eco­nó­mi­ca en­tre Chi­na y el mun­do es­tá evo­lu­cio­nan­do, la de­pen­den­cia mu­tua es ca­da vez ma­yor.

La con­fian­za en la aper­tu­ra cre­ce con cons­tan­cia

La ci­vi­li­za­ción chi­na en el fon­do es­tá cons­ti­tui­da por una fuer­za mo­triz que pro­mue­ve in­ce­san­te­men­te la aper­tu­ra ha­cia el ex­te­rior.

Chi­na, ade­más, in­sis­te en man­te­ner la po­lí­ti­ca de aper­tu­ra ha­cia el ex­te­rior por­que con­fía en el fu­tu­ro de la glo­ba­li­za­ción. A pe­sar de que la in­cor­po­ra­ción de Chi­na en es­te pro­ce­so fue tar­día, in­clu­so pa­si­va y obli­ga­to­ria en un pun­to, sir­vió pa­ra que gran­jea­ra una com­pren­sión más pro­fun­da de la glo­ba­li­za­ción. Des­pués de una po­lí­ti­ca de “ais­la­mien­to del res­to del mun­do y puer­tas ce­rra­das al ex­te­rior”, Chi­na apren­dió la lec­ción y aho­ra co­no­ce muy bien la irre­ver­si­bi­li­dad de la co­rrien­te del desa­rro­llo mun­dial.

Al tiem­po que el país bus­ca un rum­bo ha­cia la re­vi­ta­li­za­ción de la na­ción, tam­bién in­ten­ta con­se­guir un desa­rro­llo ín­te­gro, lo que se con­cre­ta­rá en la “cons­truc­ción in­te­gral de una so­cie­dad mo­des­ta­men­te aco­mo­da­da”. Pa­ra es­ta gran me­ta es ne­ce­sa­rio lle­var a ca­bo mu­chas trans­for­ma­cio­nes, co­mo pre­ci­sa la “pro­fun­di­za­ción in­te­gral de la re­for­ma”. Pues bien, la eco­no­mía del mer­ca­do tie­ne que ser re­gi­da por las le­yes, por lo cual se plan­teó la “cons­truc­ción in­te­gral de un Es­ta­do de de­re­cho”. Pa­ra im­pul­sar exi­to­sa­men­te la re­for­ma y la go­ber­nan­za con­for­me a la ley, an­te to­do, el par­ti­do en el po­der de­be­rá comportarse de acuer­do con las nor­mas, de ahí el “for­ta­le­ci­mien­to in­te­gral de la dis­ci­pli­na del Par­ti­do”. Estas “cua­tro ta­reas in­te­gra­les”, mien­tras con­for­man la es­tra­te­gia del Par­ti­do Co­mu­nis­ta de Chi­na en cuan­to a la ad­mi­nis­tra­ción del país, su­po­nen una ga­ran­tía de re­gla­men­to pa­ra sa­car ade­lan­te una aper­tu­ra ha­cia el ex­te­rior sos­te­ni­ble.

Por otro la­do, mien­tras Chi­na lle­va a ca­bo su plan de “sa­lir al ex­te­rior”, de­be apren­der có­mo lle­var a ca­bo las ne­go­cia­cio­nes y ela­bo­rar las nor­mas. Por ejem­plo, han trans­cu­rri­do 15 años des­de que Chi­na se ad­hi­rió a la OMC. Sin em­bar­go, la or­ga­ni­za­ción co­mer­cial aún es­tá cues­tio­nan­do su es­ta­tus de eco­no­mía de mer­ca­do. Es­to es iró­ni­co y la­men­ta­ble. No obs­tan­te, es el mo­ti­vo por el cual Chi­na necesita lle­var ade­lan­te ne­go­cia­cio­nes

Cnsp­ho­to

12 de ju­nio de 2016, Fo­ro Lu­jia­zui ce­le­bra­do en Shang­hai. Ba­jo el le­ma “Desafíos pa­ra el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co glo­bal y la re­for­ma fi­nan­cie­ra”, los in­vi­ta­dos dis­cu­tie­ron te­mas co­mo las re­for­mas por el la­do de la oferta y los se­gu­ros de Chi­na, pers­pec­ti­vas del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co glo­bal, ajus­tes de la po­lí­ti­ca macroeconómica, la aper­tu­ra ha­cia el ex­te­rior de las fi­nan­zas del país, en­tre otros asun­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.