Luo­yang: ca­pi­tal mi­le­na­ria y ciu­dad de peo­nías

China Today (Spanish) - - CHINA HOY ÍNDICE - Por NUES­TRA REDACCIÓN

uo­yang, en la provincia cen­tral chi­na de He­nan, ob­tu­vo ese nom­bre en ho­nor a su ubi­ca­ción al nor­te del río Luohe, un afluen­te del río Ama­ri­llo. En la Chi­na an­ti­gua, es­ta ubi­ca­ción, o cual­quier lu­gar si­tua­do en la par­te sur del pie de una mon­ta­ña, era con­si­de­ra­da co­mo yang (a di­fe­ren­cia de yin, que sig­ni­fi­ca “el la­do so­lea­do”). Fue así que Luo­yang re­ci­bió su nom­bre.

Pa­ra la na­ción chi­na, el río Ama­ri­llo es más un ma­nan­tial que un río, y Luo­yang, pun­to cen­tral a lo lar­go de su re­co­rri­do, es con­si­de­ra­da la cu­na de la ci­vi­li­za­ción chi­na. Des­pués de la di­nas­tía Xia ( 2070- 1600 a. e. c), mu­chas di­nas­tías es­ta­ble­cie­ron sus ca­pi­ta­les en Luo­yang. Al me­nos 100 em­pe­ra­do­res – in­clui­da la fa­mo­sa y única mu­jer so­be­ra­na go­ber­nan­te, Wu Ze­tian ( 624- 705), tam­bién lla­ma­da em­pe­ra­triz Wu de la di­nas­tía Tang– es­ta­ble­cie­ron cor­tes y re­gí­me­nes allí. Jun­to con Xi’an, Nan­jing y Bei­jing, Luo­yang fue una de las cua­tro an­ti­guas ca­pi­ta­les de Chi­na.

Luo­yang, al­gu­na vez cen­tro po­lí­ti­co, eco­nó­mi­co y cul­tu­ral de Chi­na, don­de se desa­rro­lló la cul­tu­ra He­luo, so­lía ser con­si­de­ra­da co­mo la fuen­te de la ci­vi­li­za­ción chi­na. De­bi­do a su cli­ma agra­da­ble y cua­tro es­ta­cio­nes, Luo­yang es co­no­ci­da por sus peo­nías y sus dos par­ques geo­ló­gi­cos de cla­se mun­dial.

La mis­te­rio­sa cul­tu­ra He­luo

“He” ha­ce re­fe­ren­cia al río Ama­ri­llo, con­si­de­ra­do tan­to la ma­dre de la ci­vi­li­za­ción chi­na co­mo la fuen­te de su cul­tu­ra, mien­tras que “luo” ha­ce alu­sión al río Luos­hui. La cul­tu­ra He­luo se ori­gi­nó en la con­fluen­cia de es­tos ríos.

La mí­ti­ca di­nas­tía Xia, es­ta­ble­ci­da en el si­glo XXI a.e.c, fue la pri­me­ra di­nas­tía he­re­di­ta­ria en la his­to­ria de Chi­na. Su pa­la­cio im­pe­rial y cen­tro de ac­ti­vi­da­des es­ta­ba ubi­ca­do al­re­de­dor de Luo­yang. Fue aquí don­de los pri­me­ros do­cu­men­tos his­tó­ri­cos de Chi­na, He­tu y Luos­hu, fue­ron en­te­rra­dos y des­cu­bier­tos.

¿Cuál era la con­fi­gu­ra­ción ori­gi­nal de He­tu y Luos­hu? Han pa­sa­do tan­tos mi­le­nios que no exis­te una res­pues­ta de­fi­ni­ti­va. Re­gis­tros his­tó­ri­cos y otras re­li­quias que han so­bre­vi­vi­do has­ta hoy su­gie­ren que es­tos fue­ron desa­rro­lla­dos du­ran­te el pe­rio­do ini­cial de la humanidad. Los chi­nos an­ti­guos gra­ba­ron imá­ge­nes de fe­nó­me­nos na­tu­ra­les en con­chas de tor­tu­ga y hue­sos de ani­ma­les, pa­ra lue­go ca­len­tar­los y ver có­mo los ma­te­ria­les se agrie­ta­ban al­re­de­dor de es­tos pic­to­gra­mas. Es­ta fue la pri­me­ra for­ma de adi­vi­na­ción en Chi­na. El tra­di­cio­nal y clá­si­co El libro de los cam­bios evo­lu­cio­nó a par­tir de estas prác­ti­cas ar­ca­nas en Luo­yang.

El clá­si­co con­fu­ciano El libro de los cam­bios, a la vez que reúne la esen­cia de la sa­bi­du­ría de los an­ti­guos chi­nos, es tam­bién el ori­gen teó­ri­co de la fi­lo­so­fía na­tu­ral y de las prác­ti­cas hu­ma­nís­ti­cas en las cul­tu­ras chi­nas tra­di­cio­na­les. A tra­vés de la his­to­ria, la obra ha ge­ne­ra­do un pro­fun­do im­pac­to po­lí­ti­co, eco­nó­mi­co y cul­tu­ral en la na­ción. En la ci­vi­li­za­ción hu­ma­na tem­pra­na, al no te­ner ex­pli­ca­cio­nes cien­tí­fi­cas pa­ra al­gu­nos de los fe­nó­me­nos na­tu­ra­les, so­cia­les y fi­sio­ló­gi­cos, los an­ti­guos chi­nos re­cu­rrían a los dio­ses pa­ra pre­de­cir el fu­tu­ro y así ob­te­ner ven­ta­jas y evi­tar per­jui­cios. El libro de los cam­bios so­lía ser tra­ta­do co­mo un tex­to que re­pre­sen­ta­ba a la per­fec­ción la vo­lun­tad de los dio­ses. Fue de es­te mo­do que el tex­to pa­só de ser un me­dio pa­ra la adi­vi­na­ción a una fi­lo­so­fía so­bre la co­rrec­ta ad­mi­nis­tra­ción de los asun­tos es­ta­ta­les que ga­ran­ti­za­ba la se­gu­ri­dad na­cio­nal. Tam­bién cons­ti­tuía un mo­de­lo pa­ra el com­por­ta­mien­to hu­mano apro­pia­do y las ca­rac­te­rís­ti­cas en­co­mia­bles.

A fi­na­les de la dé­ca­da de 1950, unos 30 km al es­te de Luo­yang, los ar­queó­lo­gos des­cu­brie­ron el ya­ci­mien­to Er­li­tou, que da­ta de 1750-1500 a.e.c, un pe­rio­do pa­ra­le­lo a la di­nas­tía Xia, se­gún los re­gis­tros an­ti­guos. Las ex­ca­va­cio­nes per­mi­tie­ron des­cu­brir vi­vien­das co­ti­dia­nas, pa­la­cios, ce­rá­mi­cas, ta­lle­res de fun­di­ción de cobre, bo­de­gas, ca­ver­nas y tum­bas. El si­tio tam­bién con­te­nía un gran nú­me­ro de va­si­jas y uten­si­lios, in­clu­yen­do ob­je­tos en pie­dra, ce­rá­mi­ca, ja­de y bron­ce, así co­mo im­ple­men­tos en cuerno y ob­je­tos en con­cha de al­me­ja. En­tre ellos se en­con­tra­ba el jue de bron­ce de tres patas y asas re­don­dea­das, el pri­mer re­ci­pien­te co­no­ci­do de vino. Se cree que Er­li­tou es el ya­ci­mien­to de la ca­pi­tal im­pe­rial más an­ti­gua de Chi­na.

p76

CFP

Las Gru­tas Long­men, te­so­ro de es­cul­tu­ras ro­co­sas en Chi­na, es­tán in­clui­das en la Lis­ta de Pa­tri­mo­nios Cul­tu­ra­les y Na­tu­ra­les del Mun­do de la Unesco.

Cnsp­ho­to

El Mu­seo de la Puer­ta en Rui­nas Ding­ding de las Di­nas­tías Sui y Tang de Luo­yang ce­le­bra la “gi­ra de Wu Ze­tian por la ciu­dad”, en­tre otros even­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.