“Una Fran­ja y Una Ru­ta” pa­ra el mun­do

China Today (Spanish) - - CHINA HOY ÍNDICE - Por XIAO HE*

Si se desea va­lo­rar co­rrec­ta­men­te el im­pac­to mun­dial de la ini­cia­ti­va chi­na de “Una Fran­ja y Una Ru­ta”, se de­be co­no­cer y re­su­mir de for­ma ob­je­ti­va su re­per­cu­sión en al­gu­nos paí­ses, en vez de tra­tar de adi­vi­nar cons­tan­te­men­te las in­ten­cio­nes de Chi­na. Des­de su crea­ción has­ta su pues­ta en prác­ti­ca han trans­cu­rri­do ya tres años. Aun­que la ini­cia­ti­va es­tá to­da­vía en eta­pa de desa­rro­llo y el pú­bli­co na­cio­nal y fo­rá­neo sos­tie­ne di­fe­ren­tes pun­tos de vis­ta so­bre su im­ple­men­ta­ción, ha al­can­za­do una es­ca­la ini­cial en los con­ti­nen­tes asiá­ti­co y eu­ro­peo. Asi­mis­mo, vie­ne ejer­cien­do una pro­fun­da in­fluen­cia en lo que se­rá la cla­ve del desa­rro­llo fu­tu­ro.

Me­jo­ra de la in­fra­es­truc­tu­ra

La co­nec­ti­vi­dad es la par­te me­du­lar de la ini­cia­ti­va. El for­ta­le­ci­mien­to de la in­fra­es­truc­tu­ra en las zo­nas a lo lar­go de la Fran­ja y la Ru­ta y la crea­ción de una ba­se ma­te­rial fir­me pa­ra la cir­cu­la­ción de per­so­nal y pro­duc­tos en la re­gión son los pri­me­ros ob­je­ti­vos de la ini­cia­ti­va.

La cons­truc­ción de in­fra­es­truc­tu­ra se re­fie­re a ca­rre­te­ras, lí­neas fe­rro­via­rias, puer­tos, ae­ro­puer­tos, vías de te­le­co­mu­ni­ca­ción y ener­gía, en­tre otras. En cier­to sen­ti­do, los avan­ces reales han en­fa­ti­za­do la cons­truc­ción de la in­dus­tria pe­sa­da, pues el ob­je­ti­vo de me­jo­rar la co­nec­ti­vi­dad con­sis­te en ele­var la ca­pa­ci­dad in­dus­trial de los paí­ses in­vo­lu­cra­dos.

Al­gu­nos de los nu­me­ro­sos pro­yec- tos desa­rro­lla­dos ba­jo el mar­co de “Una Fran­ja y Una Ru­ta” han ga­na­do aten­ción re­gio­nal y mun­dial, ta­les co­mo los de los puer­tos de Gwa­dar ( Pa­kis­tán), de Co­lom­bo y Ham­ban­to­ta (Sri Lan­ka) y el Fe­rro­ca­rril Si­noLao­siano. Al­gu­nos son una ex­ten­sión de pro­yec­tos exis­ten­tes, otros es­tán en pla­nes de cons­truc­ción, y es­tán tam­bién los que han al­can­za­do ace­le­ra­dos pro­gre­sos gra­cias al mar­co de la ini­cia­ti­va. No so­lo han me­jo­ra­do el es­ta­do de la in­fra­es­truc­tu­ra lo­cal, sino que tam­bién han pro­mo­vi­do el desa­rro­llo in­te­gral in­dus­trial y so­cial de los paí­ses an­fi­trio­nes.

Pa­ra co­no­cer bien los fru­tos reales al­can­za­dos gra­cias a esa ini­cia­ti­va, la for­ma más di­rec­ta y ob­je­ti­va es ob­ser­var las in­ver­sio­nes chi­nas en el ex­te­rior. De acuer­do con da­tos del Mi­nis­te­rio de Co­mer­cio, las in­ver­sio­nes di­rec­tas chi­nas no fi­nan­cie­ras en 49 paí­ses a lo lar­go de la Fran­ja en el año 2015 fue­ron de 14.820 mi­llo­nes de dó­la­res, con un au­men­to in­ter­anual del 18,2 %. De enero a ju­lio de 2016, esas in­ver­sio­nes en 51 na­cio­nes a lo lar­go de la Fran­ja re­pre­sen­ta­ron 7870 mi­llo­nes de dó­la­res, con un des­cen­so in­ter­anual del 8,4 %. Es de­cir, los cálcu­los rea­li­za­dos por las au­to­ri­da­des chi­nas so­bre las in­ver­sio­nes en la re­gión des­de 2013 has­ta la ac­tua­li­dad han re­gis­tra­do al­re­de­dor de 50.000

Se­gún el Mi­nis­te­rio de Co­mer­cio, las in­ver­sio­nes di­rec­tas chi­nas no fi­nan­cie­ras en 49 paí­ses a lo lar­go de la Fran­ja en el año 2015 fue­ron de 14.820 mi­llo­nes de dó­la­res.

mi­llo­nes de dó­la­res, ci­fra que, ca­be men­cio­nar, es mu­cho más ba­ja que otros aná­li­sis de es­te ti­po de fuen­tes in­de­pen­dien­tes.

Se­gún Chi­na Glo­bal In­vest­men­te Trac­ker, un ins­ti­tu­to de es­tu­dios cen­tra­do por lar­go tiem­po en las in­ver­sio­nes chi­nas en el ex­te­rior, des­de 2013 has­ta ju­nio de 2015, las in­ver­sio­nes chi­nas to­ta­les en las na­cio­nes a lo lar­go de “Una Fran­ja y Una Ru­ta” fue­ron de 95.000 mi­llo­nes de dó­la­res. Con­for­me a los da­tos del Cen­ter for Ame­ri­can Pro­gress, has­ta sep­tiem­bre de 2016 di­cha ci­fra era de 250.000 mi­llo­nes de dó­la­res. Lo que ha mo­ti­va­do tal di­fe­ren­cia es el uso de un es­tán­dar de cálcu­lo dis­tin­to. El Mi­nis­te­rio de Co­mer­cio de Chi­na cal­cu­la por se­pa­ra­do las in­ver­sio­nes di­rec­tas y el vo­lu­men de obras con­tra­ta­das en el ex­te­rior. Por ejem­plo, se­gún el Mi­nis­te­rio de Co­mer­cio de Chi­na, el vo­lu­men de nue­vos con­tra­tos fir­ma­dos con los paí­ses de “Una Fran­ja y Una Ru­ta” en­tre enero y ju­lio de 2016 fue de 58.890 mi­llo­nes de dó­la­res, un in­cre­men­to del 19,1 % res­pec­to al mis­mo pe­rio­do de 2015. Ello sig­ni­fi­có un 51,7 % del vo­lu­men to­tal de nue­vos con­tra­tos fir­ma­dos en ge­ne­ral por Chi­na en el mis­mo pe­rio­do.

Ade­más, mu­chos pro­yec­tos coin­ci­den en ca­rác­ter y tiem­po, por lo que re­ci­ben la mis­ma aten­ción del Go­bierno chino y no es­tán in­clui­dos en la lis­ta men­cio­na­da an­te­rior­men­te. El más co­no­ci­do es el del par­que in­dus­trial eco­nó­mi­co con coope­ra­ción, ex­plo­ta­ción y ges­tión con­jun­ta de Chi­na y Bie­lo­rru­sia. To­do es­to re­ve­la que Chi­na no ha­bla sin ac­tuar ni exa­ge­ra al anun­ciar que ha in­ver­ti­do una gran can­ti­dad de pla­ta y oro pa­ra me­jo­rar la in­fra­es­truc­tu­ra y la ca­pa­ci­dad in­dus­trial de di­chos paí­ses. Así lo ates­ti­guan las ci­fras. Aun­que las ta­sas pa­ra el uso del ca­pi­tal son dis­tin­tas, las in­ver­sio­nes de to­das for­mas ge­ne­ra­rán un efec­to po­si­ti­vo.

Im­pac­to psi­co­ló­gi­co

Con los cam­bios con­cre­tos, la ini­cia­ti­va de “Una Fran­ja y Una Ru­ta” ha ge­ne­ra­do un im­pac­to psi­co­ló­gi­co en los paí­ses cer­ca­nos y en el mun­do.

Ob­je­ti­va­men­te de­ci­mos que ese pro­yec­to es­tá es­ta­ble­ci­do so­bre la ba­se ló­gi­ca de ga­nan­cias a lar­go pla­zo ge­ne­ra­das por la cons­truc­ción de in­fra­es­truc­tu­ras, las cua­les son di­fí­ci­les de cal­cu­lar de for­ma pre­ci­sa de­bi­do a su com­ple­ji­dad. A pe­sar de que el ele­va­do ries­go y las gran­des in­ver­sio­nes son no­ta­bles, no se co­rres­pon­den con las ga­nan­cias eco­nó­mi­cas a cor­to pla­zo. Es de­cir, no es po­si­ble que to­dos los im­pac­tos de la ini­cia­ti­va sean po­si­ti­vos, lo cual ló­gi­ca­men­te pro­du­ce in­com­pren­sio­nes, du­das, e in­clu­so opi­nio­nes opues­tas. Al­gu­nos pien­san que Chi­na tie­ne la in­ten­ción es­tra­té­gi­ca de “ex­pan­dir su es­fe­ra de in­fluen­cia”. Sin em­bar­go, las ex­pe­rien­cias prác­ti­cas de los úl­ti­mos tres años tes­ti­fi­can su ca­rác­ter al­truis­ta. Ca­da día más na­cio­nes es­pe­ran­za­das re­ci­ben el apo­yo de “Una Fran­ja y Una Ru­ta”, lo cual pro­mue­ve su par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va y pro­fun­da en los in­ter­cam­bios re­gio­na­les.

¿Es­pe­ran­za­das? Las me­jo­ras in­fra-

es­truc­tu­ra­les fa­vo­re­cen el desa­rro­llo eco­nó­mi­co y los in­ter­cam­bios co­mer­cia­les. Pe­ro de­bi­do a las con­di­cio­nes na­tu­ra­les y los fac­to­res geopolíticos, mu­chas re­gio­nes de Asia y Eu­ro­pa no tie­nen ca­pa­ci­dad ni me­ca­nis­mos exis­ten­tes de coope­ra­ción in­ter­na­cio­nal pa­ra re­for­zar su in­fra­es­truc­tu­ra y ca­pa­ci­dad in­dus­trial. Es di­fí­cil que pue­dan me­jo­rar ta­les con­di­cio­nes me­dian­te un mo­de­lo mer­can­til que ga­ran­ti­ce un be­ne­fi­cio a cor­to pla­zo. Al mis­mo tiem­po, la “anar­quía” de la so­cie­dad in­ter­na­cio­nal no les pue­de ofre­cer “pro­duc­tos pú­bli­cos” o ca­pi­ta­les de “trans­fe­ren­cia gu­ber­na­men­tal”.

Es­ta con­tra­dic­ción es­truc­tu­ral pro­vo­ca que sea di­fí­cil el desa­rro­llo eco­nó­mi­co a lar­go pla­zo en esas re­gio­nes. En ese con­tex­to pre­ci­sa­men­te Chi­na pro­po­ne la ini­cia­ti­va de “Una Fran­ja y Una Ru­ta”, que ofre­ce la es­pe­ran­za de al­can­zar el desa­rro­llo re­gio­nal al pro­por­cio­nar el ca­pi­tal, ba­sa­do en la ini­cia­ti­va de los paí­ses an­fi­trio­nes. Mu­chos Es­ta­dos han re­ve­la­do su in­te­rés por es­te pro­yec­to con más áni­mo que Chi­na. Aun­que a veces los pla­nes son di­fí­ci­les de rea­li­zar, siem­pre y cuan­do ha­ya es­pe­ran­za, las ac­cio­nes so­cia­les em­pe­za­rán a desa­rro­llar­se.

¿Qué sig­ni­fi­ca se­lec­ción? Hoy día, los vie­jos me­ca­nis­mos re­pre­sen­ta- dos por el Ban­co Mun­dial y el Ban­co Asiá­ti­co de Desa­rro­llo no pue­den sa­tis­fa­cer las de­man­das de ca­pi­tal de mu­chos paí­ses de­bi­do a su exa­ge­ra­da preo­cu­pa­ción por elu­dir ries­gos y pro­te­ger los in­tere­ses de los paí­ses in­ver­sio­nis­tas, lo que man­tie­ne ata­do el desa­rro­llo. Gra­cias a la pro­pues­ta de “Una Fran­ja y Una Ru­ta”, Chi­na ha es­ta­ble­ci­do nue­vos me­ca­nis­mos co­mo el Ban­co Asiá­ti­co de In­ver­sión en In­fra­es­truc­tu­ra (BAII), y ha con­ver­ti­do su con­cep­to pro­pio de desa­rro­llo en una ru­ta prag­má­ti­ca que otras na­cio­nes pue­den se­guir.

Ló­gi­ca­men­te no quie­re de­cir que ese con­cep­to de desa­rro­llo sea el me­jor, pe­ro de­mues­tra su ori­gi­nal ven­ta­ja al re­sol­ver al­gu­nos pro­ble­mas reales. Sin du­da, el de­ba­te so­bre di­fe­ren­tes ideas y pro­pues­tas im­pul­sa­rá a los paí­ses a tra­ba­jar en­tre sí y des­ple­ga­rá aún más el po­ten­cial de la sa­bi­du­ría hu­ma­na en la go­ber­nan­za mun­dial.

Una prue­ba útil pa­ra el mun­do

Tras co­no­cer qué in­fluen­cias ha ejer­ci­do es­ta ini­cia­ti­va pa­ra los paí­ses a lo lar­go de la Fran­ja y pa­ra el mun­do, te­ne­mos que ser cons­cien­tes de que es­ta no es la única es­tra­te­gia de desa­rro­llo e in­ver­sión de Chi­na al ex­te­rior. En as­pec­tos co­mo el por­cen­ta­je, la eta­pa pi­co de la in­ver­sión chi­na en los paí­ses a lo lar­go de la Fran­ja ocu­rrió an­tes de 2007. En 2016 al­can­zó su apo­geo de­bi­do al im­pul­so del ca­pi­tal pri­va­do te­nien­do co­mo ob­je­ti­vo los paí­ses desa­rro­lla­dos tra­di­cio­na­les, no la zo­na de “Una Fran­ja y Una Ru­ta”.

De acuer­do con da­tos del Mi­nis­te­rio de Co­mer­cio, en­tre enero y ma­yo de 2016, las in­ver­sio­nes chi­nas en Nor­tea­mé­ri­ca y Ocea­nía lo­gra­ron un au­men­to del 208 % y 72,4 %, res­pec­ti­va­men­te, com­pa­ra­das con el mis­mo pe­rio­do de 2015, mien­tras que el au­men­to de di­cho ín­di­ce en Asia, Amé­ri­ca La­ti­na y Áfri­ca so­lo fue del 62,8 %, 50,5 % y 5 %, res­pec­ti­va­men­te. En­tre ellas, so­bre­sa­le la in­ver­sión en EE. UU., que al­can­zó el ma­yor va­lor so­bre­pa­san­do en gran me­di­da re­gis­tros an­te­rio­res.

Es­te he­cho po­ne de ma­ni­fies­to que Chi­na ha bus­ca­do va­rios ca­mi­nos pa­ra pro­mo­ver su pro­pio desa­rro­llo y ali­viar los po­si­bles ries­gos ge­ne­ra­dos por las in­ver­sio­nes en el pro­yec­to de “Una Fran­ja y Una Ru­ta”. Con el “au­to­su­mi­nis­tro de cereales” y de cier­ta for­ma “asu­mien­do ries­gos”, Chi­na es­tá rea­li­zan­do una prue­ba a gran es­ca­la del desa­rro­llo trans­na­cio­nal. Aun­que el ob­je­ti­vo fi­nal es tra­tar de crear un buen am­bien­te ex­terno pa­ra su pro­pio desa­rro­llo y pros­pe­ri­dad, la ini­cia­ti­va tam­bién re­ve­la el sen­ti­do de res­pon­sa­bi­li­dad de Chi­na y su in­ten­ción de bus­car be­ne­fi­cios pa­ra to­dos y a lar­go pla­zo.

Desa­rro­llar el pro­yec­to de “Una Fran­ja y Una Ru­ta” co­mo es­tá pre­vis­to de­pen­de del apren­di­za­je y la ca­pa­ci­dad de per­fec­cio­nar­se de los di­ver­sos de­par­ta­men­tos gu­ber­na­men­ta­les, em­pre­sas y or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les de Chi­na y de otros paí­ses. No es de ex­tra­ñar que en­con­tre­mos di­fi­cul­ta­des y desafíos. Pe­ro de to­das for­mas, esa pro­pues­ta es un en­sa­yo útil que ofre­ce nue­vas opor­tu­ni­da­des en los con­ti­nen­tes asiá­ti­co, eu­ro­peo y pa­ra to­do el mun­do.

Xin­hua

24 de enero de 2017. Un ca­mión in­gre­sa en el Par­que In­dus­trial Great Sto­ne, ubi­ca­do en el es­ta­do de Minsk, Bie­lo­rru­sia.

Xin­hua

25 de di­ciem­bre de 2016. Thon­gloun Si­so­ulith, pri­mer mi­nis­tro de Laos, to­ca el gong e ini­cia la cons­truc­ción del fe­rro­ca­rril Chi­na-Laos en el es­ta­do de Luang Pra­bang.

Xin­hua

22 de sep­tiem­bre de 2016. Una em­plea­da in­do­ne­sia su­per­vi­sa ín­di­ces de las lí­neas pro­duc­ti­vas en el Par­que In­dus­trial Tsings­han, provincia de Su­la­we­si Ten­gah, In­do­ne­sia; un im­por­tan­te pro­yec­to de coope­ra­ción sino-in­do­ne­sio en el mar­co de la ini­cia­ti­va de “Una Fran­ja y Una Ru­ta”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.