Bád­min­ton: un le­ga­do mi­le­na­rio en Chi­na

China Today (Spanish) - - CHINA HOY ÍNDICE - Por MATEO HE­RRE­RA

Uno de los mo­men­tos más con­mo­ve­do­res en el de­por­te com­pe­ti­ti­vo chino ocu­rrió re­cien­te­men­te du­ran­te las Olim­pia­das de Río, en agos­to del año pa­sa­do. Cuan­do el ju­ga­dor chino Chen Long com­ple­tó la fi­nal in­di­vi­dual de bád­min­ton contra el ma­la­yo Lee Chong Wei, se ti­ró al pi­so en lá­gri­mas, se qui­tó la ca­mi­sa y lue­go se la lan­zó a un pú­bli­co ex­ta­sia­do por el es­pec­tácu­lo que aca­ba­ba de pre­sen­ciar. A sus 27 años, ¡Chen ha­bía ob­te­ni­do su pri­mer oro olím­pi­co!

Los ju­ga­do­res de bád­min­ton chi­nos re­gre­sa­ron a ca­sa con dos me­da­llas de oro y una de bron­ce du­ran­te la pa­sa­da edi­ción de los Jue­gos Olím­pi­cos (el otro oro lo ga­na­ron Fu Hai­feng y Zhang Nan en la ca­te­go­ría de do­bles mas­cu­li­na). Sin em­bar­go, fue el peor re­sul­ta­do que el país ha te­ni­do des­de que co­men­zó el mi­le­nio.

A pe­sar del mal desem­pe­ño en Río, en las úl­ti­mas dé­ca­das Chi­na ha de­mos­tra­do ser una po­ten­cia inigualable en bád­min­ton, y ac­tual­men­te ocu­pa el pri­mer pues­to en el ran­king mun­dial. Ade­más de las 41 me­da­llas ob­te­ni­das en los Jue­gos Olím­pi­cos, in­clui­das 18 de oro, el do­mi­nio chino se pue­de com­pro­bar con sus ocho Co­pas Su­dir­man, sus cua­tro Co­pas Tho­mas con­se­cu­ti­vas des­de 2004 o sus cua­tro tí­tu­los en la úl­ti­ma edi­ción del Abier­to de Fran­cia.

Un de­por­te mi­le­na­rio

Cuan­do se ha­bla de los orí­ge­nes del bád­min­ton hay dos teo­rías prin­ci­pa­les. Una de ellas re­mon­ta los orí­ge­nes a Chi­na y Gre­cia, don­de ha­ce más de 2000 años las ci­vi­li­za­cio­nes an­ti­guas ju­ga­ban con una pe­lo­ta in­crus­ta­da con plu­mas, co­no­ci­da co­mo “ga­lli­to”. En vez de uti­li­zar una ra­que­ta, el “ga­lli­to” era pa­tea­do en­tre los ju­ga­do­res sin de­jar­lo caer. En Chi­na se jue­ga una ver­sión mo­der­na co­no­ci­da co­mo jian­zi.

La his­to­ria más acep­ta­da, sin em­bar­go, cuen­ta que el jue­go se desa­rro­lló –con una ma­lla– en la ciu­dad in­dia de Poo­na, es­ta­do de Maha­rash­tra, y que en 1873 ofi­cia­les del ejér­ci­to bri­tá­ni­co lo lle­va­ron a Gran Bre­ta­ña, don­de pron­to se po­pu­la­ri­zó en­tre las cla­ses al­tas. Allí, el du­que de Beau­fort se in­tere­só en la ac­ti­vi­dad, y pues­to que se prac­ti­ca­ba con re­gu­la­ri­dad en Bad­min­ton Hou­se, su fin­ca cam­pes­tre, es­te fue el nom­bre que has­ta hoy con­ti­núa aso­cia­do con el jue­go.

La Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal de Bád­min­ton da­ta de 1934, y tie­ne su se­de en Kua­la Lum­pur (Ma­la­sia). Por su par­te, la Aso­cia­ción Chi­na de Bád­min­ton fue fun­da­da en Wuhan el 11 de sep­tiem­bre de 1958. A pe­sar de que es­te de­por­te ya era muy co­no­ci­do pa­ra me­dia­dos del si­glo XX, fue so­lo has­ta las Olim­pia­das de 1992, en Bar­ce­lo­na, que fue in­clui­do en las com­pe­ti­cio­nes.

La cla­ve de la su­pe­rio­ri­dad

Se po­dría creer que en un país don­de al­re­de­dor de 100 mi­llo­nes de per­so­nas jue­gan al bád­min­ton no es di­fí­cil ar­mar un equi­po so­bre­sa­lien­te. Sin em­bar­go, la cla­ve del éxi­to no ra­di­ca en el in­men­so nú­me­ro de de­por­tis­tas que lo prac­ti­can en el país, sino en la for­ma en la que es­tos son edu­ca­dos y en­tre­na­dos pa­ra ser los me­jo­res. Pa­ra te­ner una idea de qué tan se­rios son los chi­nos con el bád­min­ton, bas­ta re­cor­dar una fra­se que al­gu­na vez pro­nun­ció el na­da­dor Fan Hong: “Los de­por­tes com­pe­ti­ti­vos son co­mo es­tar en una gue­rra, pe­ro sin ti­ro­teos”.

Al igual que con otros de­por­tes co­mo el ping-pong y el cla­va­do, los ju­ga­do­res de bád­min­ton chi­nos son for­ma­dos des­de muy tem­pra­na edad y en ca­da uno de los bien do­ta­dos cen­tros de en­tre­na­mien­to lo­ca­les del país se for­ma una “pis­ci­na de ta­len­tos”. En com­pa­ra­ción con otros paí­ses, co­mo Es­ta­dos Uni­dos o Di­na­mar­ca, en don­de en mu­chos ca­sos los chi­cos so­lo cuen­tan con el apo­yo de sus pa­dres, en Chi­na los jó­ve­nes más ta­len­to­sos re­ci­ben pa­tro­ci­nio e in­cen­ti­vos del Es­ta­do.

Aque­llos atle­tas que de­ci­den se­guir es­te ca­mino, con mi­ras a con­ver­tir­se en ga­na­do­res, son su­je­tos a pre­pa­ra­cio­nes con­sis­ten­tes e in­ten­si­vas. Ade­más de con­cen­trar­se en for­mar de­por­tis­tas fí­si­ca­men­te fuer­tes y há­bi­les, los en­tre­na­do­res ha­cen un es­fuer­zo por pre­pa­rar psi­co­ló­gi­ca­men­te a los jó­ve­nes pa­ra las com­pe­ti­cio­nes de­por­ti­vas de más al­to ni­vel.

“Los ni­ños que se ins­cri­ben en es­cue­las de bád­min­ton (en Chi­na) de­ben en­tre­nar al­re­de­dor de diez ho­ras dia­rias”, es­cri­bió Apar­na Po­pat, ex ju­ga­do­ra de bád­min­ton in­dia, en un ar­tícu­lo ti­tu­la­do ¿Qué ha­ce que los chi­nos sean los ga­na­do­res mun­dia­les de bád­min­ton? “Al­gu­nos se ago­tan, otros se can­san o no pue­den se­guir el rit­mo. Es en la mi­no­ría res­tan­te en don­de es­tán los ga­na­do­res que to­dos co­no­ce­mos”.

Otro fac­tor que in­flu­ye en la edu­ca­ción de los po­ten­cia­les cam­peo­nes de bád­min­ton es el he­cho de que, a tra­vés de sus años de en­tre­na­mien­to, pue­den re­ci­bir in­duc­cio­nes o in­clu­so lec­cio­nes por par­te de dis­tin­tas fi­gu­ras re­co­no­ci­das en Chi­na. Los jó­ve­nes ju­ga­do­res tie­nen la opor­tu­ni­dad de afi­lar sus ha­bi­li­da­des apren­dien­do de aque­llos ído­los que ad­mi­ra­ban en la can­chas. Tal es el ca­so del ac­tual en­tre­na­dor del equi­po na­cio­nal, Li Yong­bo, quien, jun­to con Tian Bing­yi, for­mó una de las pa­re­jas de do­bles más des­ta­ca­das des­de me­dia­dos de los 80 has­ta prin­ci­pios de los 90.

“Di­cho de ma­ne­ra sim­ple, el equi­po chino tie­ne una can­ti­dad de ma­te­rial fres­co, en tér­mi­nos de ta­len­to jo­ven, dis­pues­to a ha­cer los sa­cri­fi­cios ne­ce­sa­rios pa­ra con­ver­tir­se en cam­peón”, ase­gu­ró Po­pat en su es­cri­to. “En los cen­tros na­cio­na­les de en­tre­na­mien­to, es­tos as­pi­ran­tes desa­rro­llan las cua­li­da­des ne­ce­sa­rias pa­ra las ac­tua­cio­nes de al­to ni­vel”.

Co­mien­zo de una nue­va era

La épo­ca do­ra­da del bád­min­ton en Chi­na fue mar­ca­da por gran­des es­tre­llas co­mo Lin Dan y Zhang Ning. Zhang, sin em­bar­go, se re­ti­ró tras com­pe­tir en los Jue­gos Olím­pi­cos de Bei­jing en 2008, y tan­to Lin Dan co­mo Fu Hai­feng ju­ga­ron sus úl­ti­mas dispu­tas profesionales en las Olim­pia­das de Río. Mu­chos otros gran­des ju­ga­do­res tam­bién se re­ti­ra­ron ha­ce po­co, o no tie­nen pla­nes de per­ma­ne­cer en las can­chas mu­cho tiem­po más.

Al­go de es­te fe­nó­meno se vio re­fle­ja­do en Río, y qui­zás es­te fue el mo­ti­vo por el cual Chi­na no ob­tu­vo los re­sul­ta­dos es­pe­ra­dos. Li Yong­bo con­si­de­ra que el mal desem­pe­ño se de­be a un mo­men­to de tran­si­ción, y que el país tie­ne que es­pe­rar a que se cul­ti­ven los nue­vos cam­peo­nes.

“In­do­ne­sia al­gu­na vez fue fuer­te y Di­na­mar­ca tam­bién”, ase­gu­ró el en­tre­na­dor na­cio­nal en en­tre­vis­ta con Reuters. “Chi­na tam­bién ha lo­gra­do te­ner éxi­to, pe­ro los cam­peo­nes even­tual­men­te se re­ti­ran y la nue­va ge­ne­ra­ción tar­da en desa­rro­llar­se”.

Chen Qing­chen es una de las nue­vas pro­me­sas de es­te de­por­te en Chi­na. Con tan so­lo 19 años, ha ga­na­do va­rios cer­tá­me­nes en­tre los que se des­ta­can la Co­pa Uber y el Abier­to Yo­nex de Fran­cia. Ba­jo el so­bre­nom­bre de “la nue­va rei­na de los do­bles en bád­min­ton”, ase­gu­ra que “es en es­pe­cial cuan­do los co­le­gas más vie­jos se re­ti­ran que no­so­tros, los ju­ga­do­res jó­ve­nes, de­be­mos tra­ba­jar du­ro pa­ra con­ti­nuar con su le­ga­do”.

CFP

2 de fe­bre­ro de 2017. Chen Long en la fi­nal de la Su­per­li­ga Chi­na de Bád­min­ton 2016-2017.

CFP

19 de de agos­to de 2016. Zhang Nan ( der.) y Fu Hai­feng ( izq.), ga­na­do­res de la me­da­lla de oro en la ca­te­go­ría de do­bles mas­cu­li­na de bád­min­ton de los Jue­gos Olím­pi­cos Río 2016.

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.