La Nue­va Área de Bin­hai en Tian­jin

China Today (Spanish) - - CHINA HOY ÍNDICE - Por WU MEILING y LI ZHUOXI

His­tó­ri­ca­men­te la mi­sión de Tian­jin, una puer­ta ma­rí­ti­ma del país, ha si­do de­fen­der Bei­jing y sus al­re­de­do­res. Los 600 años de ex­pe­rien­cia en el trans­por­te ma­rí­ti­mo y el desa­rro­llo co­mer­cial va­li­dan el sur­gi­mien­to en la úl­ti­ma dé­ca­da de la Nue­va Área de Bin­hai, en Tian­jin, co­mo flo­re­cien­te des­tino in­dus­trial, co­mer­cial y tu­rís­ti­co.

Pan­tano sa­lino prehis­tó­ri­co

Las in­ves­ti­ga­cio­nes ar­queo­ló­gi­cas de­mues­tran que ha­ce 6000 años la Nue­va Área de Bin­hai era una vas­ta ex­ten­sión de agua. Po­co des­pués, el im­pac­to de los gla­cia­res cau­só una re­ce­sión gra­dual de di­chas aguas y emer­gió tie­rra fir­me, for­man­do un te­rra­plén. Dos mil años más tar­de, el río Ama­ri­llo, que ha­bía inun­da­do la lla­nu­ra del nor­te de Chi­na du­ran­te

mi­le­nios, cam­bió su ru­ta, for­man­do así un ex­ten­so te­rri­to­rio. Es­te pro­ce­so evo­lu­ti­vo lle­gó a su fin du­ran­te la di­nas­tía Song (960-1276).

Es­ta zo­na de tie­rra hú­me­da atra­jo a la gen­te del nor­te que iba a pes­car y a ha­cer sal allí. Cons­tru­ye­ron vi­vien­das de jun­cos y ar­ci­lla, y se con­vir­tie­ron en pio­ne­ros de una nue­va área del país.

Es­tos pri­me­ros po­bla­do­res hi­cie­ron sal eva­po­ran­do el agua del mar, se­gún los re­gis­tros his­tó­ri­cos del Pe­río­do de los Es­ta­dos Com­ba­tien­tes ( 475 a. n. e.- 221 a. n. e.). La zo­na si­guió sien­do un des­ta­ca­do cen­tro de pro­duc­ción de la sal a lo lar­go de la his­to­ria. Co­mo el puer­to de Da­gu­kou era el es­tua­rio del río Haihe, Tian­jin era tam­bién una ar­te­ria prin­ci­pal pa­ra el trans­por­te flu­vial del grano del sur al nor­te. En cier­to sen­ti­do, por lo tan­to, la Nue­va Área de Bin­hai es in­se­pa­ra­ble de la an­ti­gua cul­tu­ra de Tian­jin. Des­pués de que la di­nas­tía Ming ( 1368- 1644) tras­la­da­ra su ca­pi­tal de Nan­jing a Bei­jing, Tian­jin y sus al­re­de­do­res se con­vir­tie­ron en la puer­ta ma­rí­ti­ma de Bei­jing ha­cia el sur de Chi­na.

El gran desa­rro­llo de la Zo­na Pi­lo­to de Li­bre Co­mer­cio de Tian­jin la con­vier­te en un puen­te de co­mu­ni­ca­ción en­tre Chi­na y el res­to del mun­do.

Com­pras glo­ba­les

El Tmall Glo­bal Country Pa­vi­lion Ex­pe­rien­ce Cen­ter en Yu­jia­pu (Tian­jin) ofre­ce una ga­ma de pro­duc­tos te­má­ti­cos de más de diez paí­ses. Ade­más de sa­tis­fa­cer a los com­pra­do­res que bus­can pro­duc­tos ex­tran­je­ros, tam­bién ofre­ce la op­ción de ha­cer com­pras de un nue­vo mo­do com­bi­na­do of­fli­ne-on­li­ne.

La abun­dan­te se­lec­ción de mar­cas de lu­jo eu­ro­peas ayu­da a los con­su­mi­do­res a se­guir la mo­da mun­dial. Es des­lum­bran­te la va­rie­dad de fru­tas tro­pi­ca­les im­por­ta­das del Sud­es­te Asiá­ti­co, Aus­tra­lia y Su­da­mé­ri­ca, e in­clu­so se pue­den en­con­trar aquí pi­ñas de la is­la de Phu­ket en Tai­lan­dia, agua­ca­tes aus­tra­lia­nos y gua­ya­bas de Amé­ri­ca La­ti­na.

Lo más im­pre­sio­nan­te es el Par­que Ba­zar, cu­yo di­se­ño es­tá ins­pi­ra­do en el mun­dial­men­te fa­mo­so Gran Ba­zar de Estambul. Es­te mer­ca­do, que ocu­pa un área de 2500 m² re­ple­to de cul­tu­ra y cos­tum­bres tur­cas, ofre­ce ar­te­sa­nías, co­mi­das gour­met y es­pec­tácu­los lo­ca­les, co­mo la ta­seo­gra­fía o adi­vi­na­ción del ca­fé, que es la pre­dic­ción de la for­tu­na me­dian­te la ob­ser­va­ción del fon­do de la ta­za lue­go de con­su­mi­do el ca­fé. Es­ta fas­ci­nan­te tra­di­ción, que for­ma par­te de la lis­ta de pa­tri­mo­nios cul­tu­ra­les in­ma­te­ria­les de la Unesco, atrae a mul­ti­tu­des de vi­si­tan­tes al par­que. Sen­ti­mos una es­pe­cial atrac­ción por el sa­bor a le­che del de­li­cio­so don­dur­ma (he­la­do tur­co), que nos re­cor­dó nues­tra in­fan­cia.

Ade­más de su es­pa­cio pa­ra ar­tícu­los más pe­que­ños, Yu­jia­pu tam­bién in­clu­ye un cen­tro don­de se ex­po­nen au­tos im­por­ta­dos. En su sa­la de exposición de 4000 m² se en­cuen­tran mar­cas de au­to­mó­vi­les de lu­jo, co­mo Mer­ce­de­sBenz, BMW y Pors­che, a pre­cios de en­tre un 10 y un 20 % más ba­jos que en el mer­ca­do.

La For­ta­le­za de Da­gu­kou

El puer­to de Da­gu­kou es un lu­gar de vi­si­ta obli­ga­da pa­ra quie­nes desean co­no­cer la his­to­ria de la Nue­va Área de Bin­hai. La aper­tu­ra de nue­vas ru­tas ma­rí­ti­mas al Le­jano Orien­te, ini­cia­da por los por­tu­gue­ses y es­pa­ño­les a fi­na­les del si­glo XV, fue el pun­to de par­ti­da de la era oceá­ni­ca glo­bal. Dos si­glos más tar­de, el em­pe­ra­dor Jia­qing de la di­nas­tía Qing (1644-1911), cons­cien­te de la po­si­ción es­tra­té­gi­ca del puer­to de Da­gu­kou en la cus­to­dia de la ca­pi­tal y co­mo puer­ta ma­rí­ti­ma, emi­tió un edic­to im­pe­rial res­ta­ble­cien­do allí una ba­se na­val. En con­se­cuen­cia, en abril de 1816 se cons­tru­ye­ron ba­te­rías a am­bos la­dos del puer­to de Da­gu­kou.

La Pri­me­ra Gue­rra del Opio (18401842) rom­pió fi­nal­men­te el ré­gi­men de puer­tas ce­rra­das de la di­nas­tía feu­dal Qing, influyendo así en el cur­so his­tó­ri­co de la Chi­na mo­der­na. En los si­guien­tes cien años, des­pués de 1840, el te­rri­to­rio chino fue pi­so­tea­do por las po­ten­cias oc­ci­den­ta­les. En­tre 1858 y 1860, el puer­to de Da­gu­kou fue el cam­po de tres ba­ta­llas, lo que sub­ra­ya su po­si­ción es­tra­té­gi­ca co­mo puer­ta ma­rí­ti­ma. En 1900, las fuerzas alia­das de las ocho po­ten­cias ex­tran­je­ras ata­ca­ron el puer­to de Da­gu­kou y gra­dual­men­te ocu­pa­ron Tian­jin y Bei­jing. Más tar­de, en 1901, la di­nas­tía Qing fir­mó el hu­mi­llan­te Pro­to­co­lo de Xin­chou. Las ba­te­rías del puer­to de Da­gu­kou fue­ron des­man­te­la­das ese mis­mo año.

La dio­sa Ma­zu

Co­mo fuen­te de vi­da, el agua es na­tu­ral­men­te un ele­men­to im­pres­cin­di­ble de la cul­tu­ra de Bin­hai. El ca­rác­ter dis­tin­ti­vo del área de­ri­va de ríos y océa­nos. El bu­lli­cio­so trans­por­te flu­vial en el río Haihe y el Gran Ca­nal ali­men­tó la cul­tu­ra lo­cal y tra­jo a la am­plia Bahía de Bohai el fol­clo­re de tie­rras ex­tran­je­ras. Los ríos y el mar pro­vo­ca­ron la co­li­sión y fu­sión de las cul­tu­ras del nor­te y sur de Chi­na, de Orien­te y Oc­ci­den­te, y de la tra­di­ción y la mo­der­ni­dad. La Nue­va Área de Bin­hai cons­ti­tu­ye así una re­gión cul­tu­ral­men­te ri­ca.

Ma­zu, la dio­sa chi­na del mar, fue

con­sa­gra­da ori­gi­nal­men­te en la is­la de Meiz­hou, en la provincia su­ro­rien­tal de Fu­jian. Des­de allí se trans­por­ta­ba el grano du­ran­te la di­nas­tía Yuan ( 1271- 1368), lo que pro­vo­có que se am­plia­ra el mue­lle, co­no­ci­do co­mo Zhi­guz­hai en ese mo­men­to. Los ma­ri­ne­ros del sur in­tro­du­je­ron la ve­ne­ra­ción a Ma­zu y cons­tru­ye­ron el pri­mer tem­plo en su nom­bre ha­ce 700 años. Cien años des­pués, la ciu­dad fue re­co­no­ci­da co­mo Tian­jin.

El Par­que Cul­tu­ral Ma­zu en la Nue­va Área de Bin­hai cu­bre un área de 39.000 m ² de tie­rra, en el cual hay una es­ta­tua de la dio­sa que mi­de 42,3 me­tros de al­tu­ra, la más al­ta del mun­do. Fue he­cha con 858 blo­ques de pie­dra.

Exis­ten al­re­de­dor de 5000 tem­plos de­di­ca­dos a Ma­zu en to­do el mun­do que vinculan las creen­cias de los chi­nos que vi­ven a lo lar­go de la Ru­ta de la Se­da Ma­rí­ti­ma. Tian­jin ha te­ni­do mu­cho cui­da­do en man­te­ner la cul­tu­ra re­la­cio­na­da con Ma­zu des­de los prós­pe­ros rei­na­dos de los em­pe­ra­do­res Kang­xi y Qian­long de la di­nas­tía Qing. Com­bi­nan­do el tu­ris­mo, el co­mer­cio y el en­tre­te­ni­mien­to, el par­que tam­bién sir­ve de pla­ta­for­ma pa­ra los in­ter­cam­bios eco­nó­mi­cos y cul­tu­ra­les en­tre paí­ses y re­gio­nes in­vo­lu­cra­dos en la Ru­ta de la Se­da Ma­rí­ti­ma.

Es­plen­dor ru­so en el por­taa­vio­nes

El Par­que Te­má­ti­co Por­taa­vio­nes de Bin­hai, en Tian­jin, es pa­ra aque­llos que dis­fru­tan de un am­bien­te exó­ti­co. Allí per­ma­ne­ce el por­taa­vio­nes Kiev, que fue an­te­rior­men­te bu­que in­sig­nia de la an­ti­gua Flo­ta del Nor­te de la Unión So­vié­ti­ca. En ma­yo de 2000, el Kiev sa­lió de un puer­to na­val ru­so y lle­gó el 29 de agos­to de ese año al puer­to de Nan­jiang, en Tian­jin. El via­je de 16.850 millas le to­mó 102 días, una ha­za­ña en la his­to­ria del trans­por­te ma­rí­ti- mo.

Ya no hay avio­nes mi­li­ta­res, ofi­cia­les ni sol­da­dos en es­te im­pre­sio­nan­te por­taa­vio­nes. En una ca­ba­ña es­pa­cio­sa a con­ti­nua­ción se ex­hi­ben uni­for­mes de la marina, ar­mas y me­da­llas, que ofre­cen a los vi­si­tan­tes la opor­tu­ni­dad de des­cu­brir los acon­te­ci­mien­tos de la his­to­ria.

El por­taa­vio­nes Kiev es la atrac­ción prin­ci­pal del par­que te­má­ti­co, que tam­bién in­clu­ye una exposición de ar­mas, sa­las de con­fe­ren­cias, en­tre­na­mien­to al ai­re li­bre, re­crea­ción y en­tre­te­ni­mien­to, y es un lu­gar po­pu­lar pa­ra la pro­yec­ción de obras te­le­vi­si­vas y ci­ne­ma­to­grá­fi­cas.

En la Ca­lle Cul­tu­ral Ru­sa res­plan­de­cen la ar­qui­tec­tu­ra y au­tén­ti­cos pro­duc­tos de esa na­ción. Tam­bién se rea­li­zan pre­sen­ta­cio­nes de El Cas­ca­nue­ces de Tchai­kovsky, uno de los ba­llets más que­ri­dos y apre­cia­dos en el mun­do. Los vi­si­tan­tes tam­bién tie­nen la opor­tu­ni­dad de in­ter­ac­tuar con sus ar­tis­tas.

Tu­ris­mo in­dus­trial en as­cen­so

Di­ri­gi­do por pro­yec­tos de la in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra de al­ta ga­ma, co­mo cohe­tes, avio­nes de gran ta­ma­ño, lo­co­mo­to­ras, cons­truc­ción na­val y re­fi­na­ción de pe­tró­leo, la Nue­va Área de Bin­hai es­tá im­pul­san­do su desa­rro­llo co­mer­cial y atra­yen­do un cre­cien­te nú­me­ro de tu­ris­tas.

El ta­ller de mon­ta­je fi­nal de Air­bus (Tian­jin) Co., Ltd. con­tie­ne so­por­tes de mon­ta­je en los que cin­co avio­nes A320 es­pe­ran ser en­sam­bla­dos. Des­de que se pu­so en mar­cha en 2008, la lí­nea de mon­ta­je ha fa­bri­ca­do más de 300 avio­nes.

Des­de su lan­za­mien­to en 2011, el tu­ris­mo in­dus­trial de Bin­hai ha te­ni­do un rá­pi­do cre­ci­mien­to. Sus tres iti­ne­ra­rios tu­rís­ti­cos in­dus­tria­les tam­bién han ofre­ci­do una se­rie de ser­vi­cios re­la­cio­na­dos con el tu­ris­mo, ta­les co­mo car­na­va­les in­dus­tria­les te­má­ti­cos y via­jes tu­rís­ti­cos en au­to­bús de dos pi­sos.

Zo­na de hu­me­da­les

En la Nue­va Área de Bin­hai abun­dan los hu­me­da­les, en­tre los que des­ta­can Bei­da­gang, Guan­gang­hu, Lin­kong­gang, Nan­wan, en­tre otros, que con­vier­ten a la zo­na en un san­tua­rio de ani­ma­les y plan­tas exó­ti­cas, es­pe­cial­men­te de aves.

El hu­me­dal de Bei­da­gang, la ma­yor re­ser­va na­tu­ral de hu­me­da­les de Tian­jin, tie­ne una abun­dan­te bio­di­ver­si­dad y un eco­sis­te­ma com­ple­to. Los ex­per­tos in­ter­na­cio­na­les han otor­ga­do una eva­lua­ción ca­si per­fec­ta a di­chos hu­me­da­les. Se­gún las prác­ti­cas in­ter­na­cio­na­les, se de­sig­na un hu­me­dal de im­por­tan­cia in­ter­na­cio­nal si cum­ple con una de las si­guien­tes con­di­cio­nes: al­ber­gar a más de 10.000 gan­sos sal­va­jes y pa­tos, a más de 20.000 ejem­pla­res de otras aves acuá­ti­cas, y te­ner más de un 1 % de es­pe­cies de aves ame­na­za­das. Bei­da­gang tie­ne la ben­di­ción de cum­plir con los tres re­qui­si­tos. Es un hu­me­dal pre­cio­so, de ti­po na­tu­ral y que se dis­tin­gue por ser úni­co no so­lo en la cos­ta orien­tal del mar de Chi­na, sino tam­bién en la cos­ta oc­ci­den­tal del océano Pa­cí­fi­co.

Al en­trar en el hu­me­dal se ven abun­dan­tes plan­tas de ma­ris­mas flo­re­cien­tes, co­mo ca­la­mus, iris tec­to­rum, li­rio, li­rio de agua y scir­pus ta­ber­nae­mon­ta- ni, en­tre las cua­les na­dan cis­nes, ci­güe­ñas blan­cas orien­ta­les, gar­ce­tas, ga­vio­tas de ca­be­za ne­gra, en­tre otras aves. Es di­fí­cil creer que un hu­me­dal tan bien con­ser­va­do pue­da exis­tir en me­dio de una zo­na in­dus­trial y de al­ta tec­no­lo­gía.

La bahía de Dong­jiang

La pla­ya de la bahía de Dong­jiang, en Tian­jin, con su única ori­lla de are­na, es ideal pa­ra un día de pla­ya. Hay casas con vis­ta al mar, una ca­lle bor­dea­da de pues­tos de bo­ca­di­llos de ma­ris­cos y una ca­lle cul­tu­ral.

Aquí se pue­de res­pi­rar el ai­re fres­co del mar y to­mar una cer­ve­za mien­tras se dis­fru­ta de ma­ris­cos fres­cos, ya sea en un res­tau­ran­te de al­ta ca­te­go­ría o en ca­ba­ñas de ma­de­ra en la ca­lle de ma­ris­cos. Des­pués de co­mer, se pue­den prac­ti­car di­ver­sos de­por­tes ma­ri­nos, co­mo ya­tes de mo­tor de ve­lo­ci­dad, bo­tes de ve­la, pa­ra­pen­te o mo­tos de pla­ya. La pla­ya de la bahía de Dong­jiang ofre­ce un cie­lo azul, co­mi­das de­li­cio­sas y to­do ti­po de di­ver­sio­nes tí­pi­cos de un si­tio co­mo es­te.

Es­ta­ción fe­rro­via­ria del tren de al­ta ve­lo­ci­dad en Yu­jia­pu.

Un puer­to de trans­atlán­ti­cos en Tian­jin.

Vis­ta pa­no­rá­mi­ca de la Zo­na de Desa­rro­llo Eco­nó­mi­co de Tian­jin.

Un cen­tro co­mer­cial de Bin­hai en cons­truc­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.