Ji­lin: un co­ra­zón la­tien­te en me­dio del in­vierno

un co­ra­zón la­tien­te en me­dio del in­vierno

China Today (Spanish) - - CHINA HOY ÍNDICE - Por MATEO HE­RRE­RA

Des­de Xin­jiang has­ta la cos­ta de Zhe­jiang y des­de Mon­go­lia In­te­rior has­ta Guang­dong, Chi­na es una vas­ta na­ción que al­ber­ga al­gu­nos de los pai­sa­jes na­tu­ra­les más es­pec­ta­cu­la­res del mun­do. No es coin­ci­den­cia, por ejem­plo, que Pan­do­ra, el pla­ne­ta futurista de Ava­tar, es­té ins­pi­ra­do en las ex­tra­ñas for­ma­cio­nes geo­grá­fi­cas de Zhang­jia­jie, o que los pai­sa­jes mon­ta­ño­sos a lo lar­go del río Li­jiang de Gui­lin de­co­ren el re­ver­so del bi­lle­te de 20 yua­nes. Sin em­bar­go, de to­das las ma­ra­vi­llas na­tu­ra­les que se pue­den en­con­trar en el “Reino del Me­dio”, exis­te una jo­ya muy par­ti­cu­lar en el pai­sa­je chino: Wu­song Dao (la Is­la de Es­car­cha).

Ubi­ca­da 40 km al nor­te de Ji­lin, se­gun­da ciu­dad más im­por­tan­te de la provincia no­ro­rien­tal con el mis­mo nom­bre, en in­vierno la Is­la de Es­car­cha des­lum­bra con un im­po­nen­te pai­sa­je de ár­bo­les co­bi­ja­dos por la es­car­cha. Sin ser nie­ve co­mo tal, la es­car­cha es una ca­pa de hie­lo única que se for­ma cuan­do los va­po­res ema­na­dos por el río Song­hua –cu­yas aguas se man­tie­nen a una tem­pe­ra­tu­ra pro­me­dio de 4 °C– se con­ge­lan y que­dan atra­pa­dos en las ra­mas des­ho­ja­das de las plan­tas.

“Es­tu­ve du­ran­te el frío in­vierno de di­ciem­bre pa­sa­do y me sien­to real­men­te afor­tu­na­da de ha­ber po­di­do es­tar allá”, pu­bli­có una tu­ris­ta hong­ko­ne­sa de 28 años en un re­co­no­ci­do por­tal es­pe­cia­li­za­do en via­jes y tu­ris­mo. “El fe­nó­meno es po­co co­mún de­bi­do a que es cau­sa­do por el va­por de aguas más ca­lien­tes des­car­ga­das dia­ria­men­te des­de una cen­tral hi­dro­eléc­tri­ca río arri­ba”.

Des­de ha­ce apro­xi­ma­da­men­te tres de­ce­nios, es­te es­pec­ta­cu­lar fe­nó­meno na­tu­ral ha lla­ma­do la aten­ción de tu­ris­tas pro­ve­nien­tes de to­dos los rin­co­nes del pla­ne­ta. Sin im­por­tar las tem­pe­ra­tu­ras de has­ta -30 °C que azo­tan a Ji­lin du­ran­te la épo­ca más fría del año, los aven­tu­re­ros se lle­nan de coraje y arri­ban a la is­la de 6 km² y sus al­re­de­do­res pa­ra ma­ra­vi­llar­se con un es­pec­tácu­lo que hoy es con­si­de­ra­do co­mo una de las cua­tro ma­ra­vi­llas na­tu­ra­les de Chi­na.

Cam­bio de ru­ti­na

Al igual que en la Is­la de Es­car­cha, el in­vierno en to­da la provincia no­ro­rien­tal de Ji­lin es lar­go y di­fí­cil. Ra­ra vez se sien­ten tem­pe­ra­tu­ras su­pe­rio­res a los 0 °C, los campos de maíz, arroz y sor­go son cu­bier­tos por grue­sas cor­te­zas de nie­ve y los días son tan cor­tos que es di­fí­cil desa­rro­llar con éxi­to mu­chas de las ac­ti­vi­da­des que du­ran­te el res­to del año man­tie­nen la eco­no­mía re­gio­nal mar­chan­do.

A pe­sar de es­to, la lle­ga­da de los gé­li­dos vien­tos y de la nie­ve, que tam­bién anun­cia la apro­xi­ma­ción de la Fies­ta de la Pri­ma­ve­ra, su­po­ne nue­vas opor­tu­ni­da­des eco­nó­mi­cas, tan­to pa­ra cam­pe­si­nos co­mo pa­ra gen­te de la ciu­dad en to­da la provincia. En me­dio del lú­gu­bre pai­sa­je, mien­tras las ac­ti­vi­da­des agrí­co­las e in­dus­tria­les to­man un res­pi­ro, aflo­ra el tu­ris­mo y se dis­pa­ra el co­mer­cio pre­vio a las ce­le­bra­cio­nes de Año Nue­vo.

En Han­tun, una al­dea de mi­no­ría man­chú ubi­ca­da cer­ca de Wu­song Dao, va­rios re­si­den­tes han po­di­do ele­var su ni­vel eco­nó­mi­co gra­cias a la cre­cien­te in­dus­tria tu­rís­ti­ca en la zo­na, so­bre to­do du­ran­te la tem­po­ra­da in­ver­nal. Fa­mi­lias que so­lían man­te­ner­se en ca­sa en­tre fi­na­les de no­viem­bre y me­dia­dos de fe­bre­ro, aho­ra aco­gen ca­da año a cien­tos de via­je­ros que pue­den de­gus­tar es­pe­cia­li­da­des lo­ca­les y dor­mir en las tí­pi­cas kang (ca­mas de la­dri­llo dis­pues­tas so­bre una su­per­fi­cie ca­len­ta­da por un horno de car­bón). La al­dea tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra hos­pe­dar a cer­ca de mil hués­pe­des a la vez.

Unos 40 km al sur de Han­tun se en­cuen­tra Chang­chun, la ciu­dad mo­der­na e in­dus­tria­li­za­da que ha­ce varias dé­ca­das re­em­pla­zó a Ji­lin co­mo la ca­pi­tal de la provincia. De los ca­si 4 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes de la ur­be, mu­chos apro­ve­chan la cer­ca­nía del Año Nue­vo pa­ra aten­der a los tu­ris­tas e im­pul­sar las ven­tas du­ran­te la con­ges­tio­na­da tem­po­ra­da.

El mer­ca­do Me­dio Orien­te, un ba­zar si­tua­do en el aje­trea­do cen­tro de la ciu­dad, al­ber­ga a cien­tos de mer­ca­de­res que apro­ve­chan la al­ta de­man­da co­mer­cial du­ran­te las fies­tas pa­ra vender con­si­de­ra­bles can­ti­da­des de pro­duc­tos a pre­cios muy ra­zo­na­bles. “Es la pri­me­ra vez que veo un mer­ca­do co­mo

es­te, que com­bi­na co­mes­ti­bles, al­ma­ce­nes de ro­pa, su­per­mer­ca­do, far­ma­cia y to­do lo que se pue­da ima­gi­nar”, le di­jo a Chi­na Hoy Chen Bo­yuan, un vi­si­tan­te que tra­ba­ja en Bei­jing. “En ninguna otra par­te de Chi­na he vis­to un fe­nó­meno si­mi­lar”.

Jun­to a enor­mes par­ques que ex­po­nen in­men­sas es­cul­tu­ras de to­do ti­po ta­lla­das en hie­lo, dig­nas de ha­cer del Fes­ti­val de Hie­lo y Nie­ve de Chang­chun un even­to de re­nom­bre na­cio­nal, la tem­po­ra­da in­ver­nal tam­bién se pres­ta pa­ra prac­ti­car de­por­tes ex­tre­mos co­mo es­quí y snow­boar­ding. A es­ca­sos 100 km de la ciu­dad, el re­sort La­go Song­hua com­pla­ce los ca­pri­chos de los vi­si­tan­tes más adi­ne­ra­dos, que via­jan con el úni­co pro­pó­si­to de ba­jar a to­da ve­lo­ci­dad las la­de­ras de las mon­ta­ñas a bor­do de sus ta­blas o es­quís. Se­gún Dong Dong, je­fe de mer­ca­deo del re­sort, en 2015 el lu­jo­so cen­tro re­ci­bió al­re­de­dor de 210.000 tu­ris­tas, en su ma­yo­ría chi­nos, pe­ro tam­bién pro­ve­nien­tes de Ru­sia, Ja­pón y Co­rea del Sur.

La mon­ta­ña Chang­bai, una ba­rre­ra na­tu­ral que mar­ca la di­vi­sión en­tre Chi­na y Co­rea del Nor­te, es otro de los pun­tos que más se des­ta­can en Ji­lin. El La­go del Cie­lo, for­ma­do en el crá­ter de un vol­cán dur­mien­te a po­co más de 2600 msnm, es la atrac­ción más vi­si­ta­da da­do que su im­po­nen­te vis­ta mar­ca el pun­to más al­to de la cor­di­lle­ra. En es­ta fron­te­ra des­mi­li­ta­ri­za­da, más de un tu­ris­ta atre­vi­do osa cru­zar la lí­nea di­vi­so­ria pa­ra sen­tir la emo­ción de pi­sar el te­rri­to­rio del país más her­mé­ti­co del mun­do, así sea por un breve ins­tan­te.

La “al­dea de nie­ve”

Si se pre­ci­sa un lu­gar que reúna al mis­mo tiem­po la eco­no­mía ru­ral in­ver­nal y las tra­di­cio­nes de la Fies­ta de la Pri­ma­ve­ra en Ji­lin, sin du­da al­gu­na se­ría la al­dea de Lao­bais­han. Si­tua­da cer­ca de la fron­te­ra más sep­ten­trio­nal de Co­rea del Nor­te, es­ta vi­lla man­chú, pro­mo­cio­na­da co­mo la “al­dea de nie­ve”, es otro de los des­ti­nos obli­ga­dos si se via­ja a es­ta provincia du­ran­te la épo­ca más fría del año. En es­te pe­que­ño ca­se­río, ca­da in­vierno los an­fi­trio­nes re­ci­ben a de­ce­nas de via­je­ros pa­ra que de­gus­ten es­pe­cia­li­da­des gas­tro­nó­mi­cas, se en­tre­ten­gan con los jue­gos de nie­ve y se em­pa­pen en las tra­di­cio­nes lo­ca­les du­ran­te una de las fe­chas más ale­gres pa­ra los chi­nos.

En uno de los rin­co­nes de la al­dea,

per­so­na­jes con có­mo­dos go­rros, abul­ta­dos tra­jes de la­na de ove­ja y una cin­ta roja ama­rra­da al­re­de­dor de la cin­tu­ra sue­len pre­pa­rar a los vi­si­tan­tes to­fu y jian­bing, una ma­sa muy pa­re­ci­da a los cre­pes fran­ce­ses, en aco­ge­do­ras ca­ba­ñas ca­len­ta­das por hor­nos de le­ña. Otros lu­ga­re­ños ma­ne­jan un an­ti­guo pro­yec­tor que des­te­lla una vie­ja cin­ta chi­na en el mu­ro de una de las rús­ti­cas ca­ba­ñas de ma­de­ra.

La “al­dea de nie­ve” tam­bién es­tá ade­cua­da pa­ra que los via­je­ros dis­fru­ten de in­ge­nio­sos jue­gos. Cer­ca de la en­tra­da prin­ci­pal hay un enor­me to­bo­gán de hie­lo por don­de se des­li­zan cues­ta aba­jo va­rios “neu­má­ti­cos” y, jus­to afue­ra de la ca­ba­ña don­de se pro­yec­ta la anacró­ni­ca cin­ta, unos in­ge­nio­sos vehícu­los im­pro­vi­sa­dos se pres­tan pa­ra que los cu­rio­sos se den una vuel­ta al­re­de­dor de una pe­que­ña e im­pro­vi­sa­da pis­ta de hie­lo.

Co­mien­za el ga­llo a ca­carear

A me­dia­dos de enero pa­sa­do, Ran Yan, una simpática ha­bi­tan­te de Lao­bais­han, lle­vó a ca­bo los preparativos pa­ra des­pe­dir al mono y re­ci­bir al ga­llo de fue­go. Du­ran­te los pri­me­ros días de fies­ta, ce­le­bra­da en­tre el 13 de enero y el 21 de fe­bre­ro, la mu­jer de 46 años se de­di­có a pre­pa­rar di­fe­ren­tes pla­ti­llos tí­pi­cos, en­tre los que so­bre­sa­len los mian­dou­bao ( bo­llos re­lle­nos de pas­ta de fri­jol ro­jo), pa­ra cal­mar el es­tó­ma­go de cien­tos de hués­pe­des que vi­si­ta­ron la vi­lla.

“Aquí es­ta­mos acos­tum­bra­dos a co­ci­nar mu­chos de los pla­tos del Año Nue­vo con cer­do”, ex­pli­có Ran a Chi­na Hoy. “Es­ta car­ne pue­de ser con­ge­la­da du­ran­te el frío in­vierno, así que tam­bién se pue­de co­mer des­pués de las ce­le­bra­cio­nes de la Fies­ta de la Pri­ma­ve­ra”.

Al igual que en el res­to de Chi­na, las fa­mi­lias en Ji­lin sue­len re­unir­se du­ran­te el fes­te­jo del fin de año pa­ra com­par­tir abun­dan­tes ban­que­tes, re­par­tir hong­bao (so­bres ro­jos) a los chi­cos, pe­gar cal­co­ma­nías re­pre­sen­ta­ti­vas del ca­rác­ter “fu” (ben­di­cio­nes y for­tu­na) en puer­tas y ven­ta­nas, y lan­zar pe­tar­dos sin cesar du­ran­te días en­te­ros mien­tras fi­na­li­zan las con­me­mo­ra­cio­nes. Sin em­bar­go, las al­deas ne­va­das de Ji­lin tam­bién tie­nen sus tra­di­cio­nes úni­cas, co­mo es­ca­lar mon­ta­ñas en fa­mi­lia y re­vol­car­se en el hie­lo, pa­ra li­brar­se de las com­pli­ca­cio­nes que pue­dan sur­gir en el año ve­ni­de­ro.

Mu­chos al­dea­nos en Ji­lin han de­ja­do sus ho­ga­res en el cam­po en bus­ca de opor­tu­ni­da­des más atrac­ti­vas en las gran­des me­tró­po­lis. No obs­tan­te, con el desa­rro­llo y las me­jo­ras en la ca­li­dad de vi­da ru­ral, per­so­nas co­mo Ran Yan han op­ta­do por que­dar­se y man­te­ner con vi­da las tra­di­cio­nes an­ces­tra­les de la tie­rra que los vio na­cer. “Ten­go casas a las que pue­do ir en las ciu­da­des cer­ca­nas”, afir­mó Ran. “Pe­ro aquí es don­de he cre­ci­do, no me fal­ta na­da y ya me he acos­tum­bra­do al pai­sa­je”.

Plan­tas des­ho­ja­das cu­bier­tas en es­car­cha ador­nan las ca­lles en to­dos los rin­co­nes de la al­dea de Han­tun.

Vis­tien­do sus tí­pi­cos tra­jes in­ver­na­les de la­na de ove­ja, hom­bres per­te­ne­cien­tes a la mi­no­ría man­chú posan fren­te a las cá­ma­ras en la Is­la de Es­car­cha.

El La­go del Cie­lo se con­ge­la com­ple­ta­men­te du­ran­te la épo­ca de in­vierno. Al fon­do, Co­rea del Nor­te.

Fo­tos de Mateo He­rre­ra

Ran Yan pe­ga una cal­co­ma­nía del ca­rac­ter “fu” en una puer­ta de la al­dea de Lao­bais­han.

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.