El “Li­de­raz­go de Pen­sa­mien­to” del PCCh

China Today (Spanish) - - ANÁLISIS - Por JOHN ROSS

El diá­lo­go en­tre Chi­na y los paí­ses oc­ci­den­ta­les en cuan­to a las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas glo­ba­les se pro­fun­di­zó con­si­de­ra­ble­men­te en 2016. Sin em­bar­go, su ca­rác­ter es­tá cam­bian­do: a me­di­da que au­men­ta la “nue­va mediocridad” eco­nó­mi­ca en los paí­ses oc­ci­den­ta­les, los aná­li­sis y la agen­da de Chi­na, es­pe­cí­fi­ca­men­te del PCCh, es­tán co­bran­do una ma­yor cre­di­bi­li­dad por par­te de la so­cie­dad in­ter­na­cio­nal. Es­ta ten­den­cia en dis­cu­sio­nes in­ter­na­cio­na­les fue cla­ra du­ran­te tres im­por­tan­tes even­tos en la se­gun­da mi­tad de 2016: la Cum­bre del G20, la con­fe­ren­cia “PCCh en Diá­lo­go con el Mun­do 2016” y la Cum­bre de los BRICS en Goa, In­dia.

No obs­tan­te, es­tos nue­vos desa­rro­llos no han sur­gi­do de la na­da. Son la cul­mi­na­ción de di­fe­ren­tes re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos des­pués de más de tres dé­ca­das de es­tra­te­gias eco­nó­mi­cas di­ver­gen­tes en­tre Chi­na y Oc­ci­den­te, y de ex­ce­len­tes “es­tra­te­gias de desa­rro­llo so­cia­lis­ta” de Chi­na en com­pa­ra­ción con los nú­me­ros del Ban­co Mun­dial, del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal y con el Con­sen­so de Was­hing­ton.

El gi­ro en 1978-80 y las ten­den­cias acu­mu­la­das pa­ra 2016

Ca­si de ma­ne­ra si­mul­tá­nea, en­tre 1978 y 1980, tan­to Chi­na co­mo las eco- no­mías oc­ci­den­ta­les to­ma­ron rum­bos nue­vos, pe­ro di­ver­gen­tes. En 1978, ba­jo el li­de­raz­go de Deng Xiao­ping, Chi­na ini­ció su épo­ca de re­for­ma y aper­tu­ra. Por su par­te, en 1979- 80 Oc­ci­den­te ini­ció una se­rie de po­lí­ti­cas que se con­so­li­da­ron in­ter­na­cio­nal­men­te en 1989 co­mo el Con­sen­so de Was­hing­ton. El mar­co fun­da­men­tal de estas po­lí­ti­cas di­ver­gen­tes ha con­ti­nua­do has­ta el día de hoy.

Tres dé­ca­das y me­dia des­pués, el ba­lan­ce co­mer­cial de es­tos dos blo­ques eco­nó­mi­cos es cla­ro. El cre­ci­mien­to pro­me­dio anual del PIB chino as­cen­dió de me­nos del 5 % en­tre 1950 y 1977 al 9,8 % en­tre 1978 y 2015. Por su par­te, en el mis­mo lap­so la eco­no­mía de EE. UU. se des­ace­le­ró de un cre­ci­mien­to pro­me­dio del 3,7 %, en­tre 1950 y 1980, al 2,7 % en el pe­rio­do 1980-2015.

Des­de 1989 has­ta 2015, mien­tras el por­cen­ta­je del PIB mun­dial de EE. UU. dis­mi­nu­yó del 28 % al 24 %, la par­ti­ci­pa­ción de Chi­na se in­cre­men­tó del 2 % al 15 %. En la mis­ma me­di­da, la par­ti­ci­pa­ción to­tal de las eco­no­mías en desa­rro­llo en la eco­no­mía mun­dial cre­ció del 16 al 35 %. Chi­na, des­de una po­si­ción

mar­gi­nal, se con­vir­tió en la se­gun­da eco­no­mía mun­dial.

Los cam­bios en la pa­ri­dad de po­der ad­qui­si­ti­vo ( PPA) son to­da­vía más im­pre­sio­nan­tes. De acuer­do con es­ta me­di­da, en 2015 la eco­no­mía chi­na re­pre­sen­tó el 17 % del to­tal glo­bal, con­vir­tién­do­se en la ma­yor eco­no­mía del mun­do, por en­ci­ma del 16 % de EE. UU. Las eco­no­mías en desa­rro­llo aho­ra re­pre­sen­tan la ma­yo­ría (53 %) del to­tal mun­dial.

En po­cas pa­la­bras, des­de 1980, o 1989, el pa­no­ra­ma eco­nó­mi­co mun­dial ha si­do trans­for­ma­do por Chi­na y las eco­no­mías en desa­rro­llo.

In­do­chi­na, lue­go In­dia

Hay tres paí­ses ve­ci­nos –Viet­nam, Laos y Cam­bo­ya– que fue­ron fuer­te­men­te in­fluen­cia­dos por el mo­de­lo eco- nó­mi­co chino, y sus re­sul­ta­dos fue­ron ca­si igual de es­pec­ta­cu­la­res. De­jan­do a un la­do pe­que­ñas na­cio­nes con po­bla­cio­nes de me­nos de cin­co mi­llo­nes y paí­ses pe­tro­le­ros, las cua­tro eco­no­mías con ma­yor cre­ci­mien­to del PIB per cá­pi­ta des­de el Con­sen­so de Was­hing­ton han si­do Chi­na, Cam­bo­ya, Viet­nam y Laos. Una vez más, se com­pro­bó que el “mo­de­lo de desa­rro­llo so­cia­lis­ta” de Chi­na tu­vo un me­jor desem­pe­ño que el mo­de­lo neo­li­be­ral oc­ci­den­tal.

El éxi­to de la es­tra­te­gia eco­nó­mi­ca de Chi­na, y las re­per­cu­sio­nes de es­te evi­den­cia­das en el fuer­te desa­rro­llo eco­nó­mi­co en In­do­chi­na, se ex­pan­dió a otros paí­ses, en es­pe­cial a un país de­ci­si­vo: In­dia.

Al­gu­nos as­pec­tos cla­ve de las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas in­dias ba­jo el go­bierno de Na­ren­dra Mo­di, co­mo la fuer­te in­ver­sión es­ta­tal en in­fra­es­truc­tu­ra, el gi­ro ha­cia una in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra y el ti­po de cam­bio com­pe­ti­ti­vo, es­tán in­fluen­cia­dos por Chi­na. Al igual que en In­do­chi­na, el re­sul­ta­do ha si­do un cre­ci­mien­to es­pec­ta­cu­lar.

Ade­más de In­dia, las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas chi­nas, so­bre to­do en cuan­to a in­ver­sión es­ta­tal, han ge­ne­ra­do un im­pac­to sig­ni­fi­ca­ti­vo en al­gu­nos paí­ses de Áfri­ca y La­ti­noa­mé­ri­ca. Se­gún Da­ni Ro­drik, pro­fe­sor de Eco­no­mía Po­lí­ti­ca In­ter­na­cio­nal en la Es­cue­la Ken­nedy de Har­vard, Etio­pía re­pre­sen­ta el ca­so de ma­yor éxi­to eco­nó­mi­co en Áfri­ca du­ran­te la úl­ti­ma dé­ca­da y, en La­ti­noa­mé­ri­ca, en gran me­di­da gra­cias a la in­ver­sión pú­bli­ca, Bo­li­via es uno de los paí­ses ex­por­ta­do­res de mi­ne­ra­les ra­ros que lo­gró es­ca­par de la ac­tual caí­da de pre­cios de los pro­duc­tos bá­si­cos.

En con­clu­sión, aho­ra mu­chas po­ten­cias re­pre­sen­ta­ti­vas mi­ran ha­cia Chi­na,

lo que su­po­ne el sur­gi­mien­to del país asiá­ti­co co­mo un “lí­der de pen­sa­mien­to” en la eco­no­mía glo­bal.

Fo­ros so­bre el Li­de­raz­go de Pen­sa­mien­to de Chi­na

El “Li­de­raz­go de Pen­sa­mien­to” de Chi­na ha si­do ex­pre­sa­do de di­ver­sas ma­ne­ras en va­rios fo­ros re­cien­tes, de­pen­dien­do de su na­tu­ra­le­za.

La Cum­bre del G20 en Hangz­hou reunió a los ju­ga­do­res eco­nó­mi­cos y po­lí­ti­cos más im­por­tan­tes del mun­do. A pe­sar de que Chi­na fue an­fi­trión, y por en­de el país con ma­yor po­der de ini­cia­ti­va y li­de­raz­go, no es po­si­ble que el G20 avan­ce sin un acuer­do en­tre sus miem­bros más po­de­ro­sos. Es­to sig­ni­fi­ca que Chi­na, EE. UU. y las de­más na­cio­nes tie­nen el po­der de lle­var a ca­bo ve­tos efec­ti­vos en las ini­cia­ti­vas del G20, lo que se tra­du­ce en la po­de­ro­sa in­fluen­cia de la Cum­bre en la go­ber­nan­za y es­tra­te­gia eco­nó­mi­ca glo­bal.

La Cum­bre de los BRICS tam­bién de­be pro­ce­der por con­sen­so, y ca­da uno de sus miem­bros tie­ne de­re­cho a ve­to efec­ti­vo. Sin em­bar­go, en cuan­to a ideas y cier­tas ac­cio­nes, los BRICS tie­nen la ca­pa­ci­dad de lle­gar más le­jos y más rá­pi­do que el G20 en tér­mi­nos de ini­cia­ti­vas, da­do que cua­tro de sus miem­bros son paí­ses en desa­rro­llo y el otro, Ru­sia, es una eco­no­mía avan­za­da re­la­ti­va­men­te sub­de­sa­rro­lla­da.

El fo­ro “PCCh en Diá­lo­go con el Mun­do”, en Chong­qing, tu­vo un ca­rác­ter di­fe­ren­te. Fue una reunión a la que asis­tie­ron re­pre­sen­tan­tes de más de 70 par­ti­dos po­lí­ti­cos y ex­per­tos de más de 50 paí­ses. Al tra­tar­se ex­plí­ci­ta­men­te de un diá­lo­go con el PCCh, fue un cla­ro ejem­plo de la ca­pa­ci­dad del PCCh pa­ra desem­pe­ñar un pa­pel de “li­de­raz­go de pen­sa­mien­to”. Es­to no su­po­nía que los otros par­ti­dos po­lí­ti­cos co­pia­ran el mo­de­lo del PCCh, sino que re­sal­tó una ob­via in­fluen­cia del PCCh en la agen­da, que se vio re­fle­ja­da en va­rios dis­cur­sos e in­for­mes du­ran­te la con­fe­ren­cia.

Ba­lan­ce de las ten­den­cias ac­tua­les

Pa­ra re­su­mir estas ten­den­cias y even­tos es ne­ce­sa­rio ha­cer una eva­lua­ción ba­lan­cea­da. Ade­más de ini­cia­ti­vas co­mo el Ban­co Asiá­ti­co de In­ver­sión en In­fra- es­truc­tu­ra (BAII), ac­tual­men­te se es­tán lle­van­do a ca­bo tres pro­ce­sos.

En tér­mi­nos de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co glo­bal, al­gu­nos paí­ses fuer­te­men­te in­fluen­cia­dos por Chi­na tie­nen un pa­pel de­ci­si­vo. En­tre 2007 y 2015 Chi­na e In­dia so­las tu­vie­ron cre­ci­mien­tos del PIB de 8200 bi­llo­nes de dó­la­res, en com­pa­ra­ción con el cre­ci­mien­to es­ta­dou­ni­den­se de 3500 bi­llo­nes.

En tér­mi­nos del pe­so to­tal ac­tual en la eco­no­mía mun­dial, en 2015 los BRICS re­pre­sen­ta­ron el 22 % del PIB mun­dial, apor­te muy si­mi­lar al 22 % de la UE y al 24 % de EE. UU. En cuan­to a la pa­ri­dad del po­der ad­qui­si­ti­vo (PPA), los BRICS to­ma­ron una ven­ta­ja sor­pren­den­te. Mien­tras que en 2015 EE. UU. re­pre­sen­tó el 16 % de la eco­no­mía mun­dial y la UE, el 17 %, el por­cen­ta­je de los BRICS fue del 31 % del PIB mun­dial.

No obs­tan­te, la cohe­ren­cia y fuer­za ins­ti­tu­cio­nal de los BRICS aún no se pue­de com­pa­rar con la de EE. UU. o la UE, y to­da­vía pre­do­mi­nan di­chos avanzados cen­tros eco­nó­mi­cos.

El pe­so in­ter­na­cio­nal de las po­lí­ti­cas chi­nas, y por en­de del PCCh, ha te­ni­do una enor­me in­fluen­cia en In­dia, In­do­chi­na y otros paí­ses en desa­rro­llo.

Los paí­ses desa­rro­lla­dos, sin em­bar­go, han si­do afec­ta­dos por una “ma­qui­na­ria” pro­pa­gan­dís­ti­ca que du­ran­te varias dé­ca­das se ha re­fe­ri­do al “fu­tu­ro co­lap­so de Chi­na” o al “ate­rri­za­je for­zo­so” de Chi­na. ¡Pe­ro ninguna de estas pre­dic­cio­nes ha ocu­rri­do real­men­te! Por lo tan­to, fue­ra de los “es­pe­cia­lis­tas en Chi­na”, so­lo has­ta aho­ra se es­tán lle­van­do a ca­bo aná­li­sis más ob­je­ti­vos de la eco­no­mía chi­na por par­te de los círcu­los eco­nó­mi­cos más am­plios

Las di­ná­mi­cas

El pun­to cla­ve del aná­li­sis pre­vio es que el cre­cien­te pe­so de Chi­na en el de­ba­te eco­nó­mi­co in­ter­na­cio­nal no se tra­ta sim­ple­men­te de una “ba­ta­lla de ideas”, sino que el fac­tor de­ci­si­vo es el cre­ci­mien­to su­pe­rior ex­pe­ri­men­ta­do por eco­no­mías in­fluen­cia­das por la es­tra­te­gia de desa­rro­llo so­cia­lis­ta.

Es­ta reali­dad eco­nó­mi­ca sig­ni­fi­ca un in­cre­men­to del pe­so in­ter­na­cio­nal de las po­lí­ti­cas del PCCh en el fu­tu­ro. A di­fe­ren­cia de las eco­no­mías oc­ci­den­ta­les, que tie­nen un cre­ci­mien­to pro­me­dio del 2 %, las na­cio­nes in­fluen­cia­das por las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas chi­nas pre­sen­tan un desa­rro­llo eco­nó­mi­co mu­cho más rá­pi­do. Por en­de, el ba­lan­ce pre­vio del de­ba­te in­ter­na­cio­nal no es es­tá­ti­co, sino que se­gui­rá evo­lu­cio­nan­do a fa­vor de Chi­na.

En­tre ma­yor sea la in­fluen­cia in­ter­na­cio­nal de las po­lí­ti­cas chi­nas, más rá­pi­do se­rá el desa­rro­llo de la eco­no­mía glo­bal, y por lo tan­to be­ne­fi­cia­rá tam­bién a Chi­na. Co­mo con­se­cuen­cia, la vi­go­ro­sa par­ti­ci­pa­ción del país asiá­ti­co en el de­ba­te eco­nó­mi­co in­ter­na­cio­nal no so­lo se li­mi­ta a los in­tere­ses de otras eco­no­mías, sino tam­bién al de su pro­pio desa­rro­llo.

El pe­so in­ter­na­cio­nal de las po­lí­ti­cas chi­nas, y por en­de del PCCh, ha te­ni­do una enor­me in­fluen­cia en In­dia, In­do­chi­na y otros paí­ses en desa­rro­llo.

Xin­hua

Un tren re­co­rre la vía Adís Abe­ba-Yi­bu­ti du­ran­te una prue­ba ope­ra­cio­nal cer­ca de Adís Abe­ba, Etio­pía, el 3 de oc­tu­bre de 2016. El fe­rro­ca­rril Adís Abe­ba-Yi­bu­ti, de fa­bri­ca­ción chi­na, es con­si­de­ra­do co­mo el “TAZARA” de la nue­va era.

CIPG

En 1992, y a sus 88 años de edad, Deng Xiao­ping vol­vió a rea­li­zar una ins­pec­ción en la ciu­dad de Shenz­hen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.