To­dos los ca­mi­nos con­du­ci­rán a Chi­na

El pro­yec­to de in­fra­es­truc­tu­ras más gran­de de to­dos los tiem­pos

China Today (Spanish) - - ANÁLISIS - Por JOHNNY MONTALVO FAL­CÓN*

Ha­ce más de 2100 años, Zhang Qian, de la di­nas­tía Han, fue en­via­do dos ve­ces a Asia Cen­tral al fren­te de mi­sio­nes de paz y amis­tad. Sus via­jes abrie­ron las puer­tas a los con­tac­tos amis­to­sos de Chi­na con los paí­ses cen­troa­siá­ti­cos, e inau­gu­ra­ron la Ru­ta de la Se­da que co­mu­ni­có al Es­te y el Oes­te, a Asia y Europa”. Des­de que el pre­si­den­te de Chi­na, Xi Jin­ping, uti­li­za­ra es­tas pa­la­bras en 2013 pa­ra pro­po­ner la crea­ción de la Fran­ja Eco­nó­mi­ca de la Ru­ta de la Se­da – un gran co­rre­dor eco­nó­mi­co eu­ro­asiá­ti­co que bus­ca me­jo­rar la co­nec­ti­vi­dad de Chi­na con Asia Cen­tral y Europa–, se han ve­ni­do crean­do ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras, im­ple­men­tan­do nue­vos acuer­dos y me­jo­ran­do los tra­ta­dos ya vi­gen­tes con los paí­ses por don­de pa­sa­rá el nue­vo pro­yec­to de in­ter­co­nec­ti­vi­dad más gran­de de la his­to­ria, y que ha­rá po­si­ble el re­na­cer de la mi­le­na­ria Ru­ta de la Se­da.

El pre­si­den­te Xi Jin­ping ha se­ña­la­do que pa­ra ha­cer reali­dad es­te pro­yec­to – co­no­ci­do in­ter­na­cio­nal­men­te co­mo la Fran­ja y la Ru­ta– se­rá ne­ce­sa­rio, en pri­mer lu­gar, for­ta­le­cer las re­la­cio­nes po­lí­ti­cas en­tre los Es­ta­dos por don­de pa­sa­rá la ru­ta; en se­gun­do lu­gar, me­jo­rar la co­ne­xión vial has­ta ha­cer reali­dad “una red de co­mu­ni­ca­cio­nes y trans­por­te” que en­la­ce Asia Orien­tal, Asia Oc­ci­den­tal y Asia Me­ri­dio­nal con Europa ( cin­tu­rón te­rres­tre), así co­mo la in­ter­co­ne­xión en­tre los puer­tos de Chi­na con los del océano Ín­di­co, el mar Ará­bi­go y el mar Me­di­te­rrá­neo ( ru­ta ma­rí­ti­ma); en ter­cer lu­gar, li­be­ra­li­zar el co­mer­cio y los flu­jos de in­ver­sión en­tre más de 60 paí­ses que re­pre­sen­tan el 70 % de la po­bla­ción mun­dial, el 55 % del PIB mun­dial y el 75 % de las re­ser­vas ener­gé­ti­cas del pla­ne­ta; y, por úl­ti­mo, re­for­zar las re­la­cio­nes de amis­tad en­tre los pue­blos, con mi­ras a sen­tar só­li­dos ci­mien­tos pa­ra el apo­yo pú­bli­co y so­cial en ca­da país ha­cia la coo­pe­ra­ción re­gio­nal.

Es­te pro­yec­to, que es el más gran­de pro­yec­to de in­fra­es­truc­tu­ras via­les te­rres­tre plan­tea­do por la ad­mi­nis­tra­ción del pre­si­den­te Xi Jin­ping, va apa­re­ja­do con la pro­pues­ta de cons­truir con­jun­ta­men­te con los paí­ses de la Aso­cia­ción de Na­cio­nes del Sud­es­te Asiá­ti­co ( ANSEA), así co­mo con la In­dia, Pa­kis­tán y los paí­ses del nor­te de Áfri­ca, la Ru­ta Ma­rí­ti­ma de la Se­da del Si­glo XXI. De es­te mo­do, se bus­ca in­ter­co­nec­tar las cos­tas de Chi­na con las del sud­es­te asiá­ti­co, las de Orien­te Pró­xi­mo, las del nor­te de Áfri­ca y las del mar Me­di­te­rrá­neo.

Es­te pro­yec­to va apa­re­ja­do con la pro­pues­ta de cons­truir con­jun­ta­men­te con los paí­ses de la ANSEA, así co­mo con la In­dia, Pa­kis­tán y los paí­ses del nor­te de Áfri­ca, la Ru­ta Ma­rí­ti­ma de la Se­da del Si­glo XXI.

Una ru­ta de co­la­bo­ra­ción

Ca­be des­ta­car que des­de 2015 se vie­ne pro­du­cien­do una in­tere­san­te dis­cu­sión en los me­dios aca­dé­mi­cos oc­ci­den­ta­les so­bre la re­vi­ta­li­za­ción del co­mer­cio y las re­la­cio­nes eu­ro­asiá­ti­cas, da­ña­das en los úl­ti­mos años por las tres ame­na­zas que exis­ten se­gún la ad­mi­nis­tra­ción chi­na: el te­rro­ris­mo, el se­pa­ra­tis­mo y el ex­tre­mis­mo. Chi­na pro­po­ne una ru­ta de co­la­bo­ra­ción que per­mi­ta sa­lir del atra­so, del sub­de­sa­rro­llo y de la vio­len­cia ex­tre­mis­ta y se­pa­ra­tis­ta a mu­chas de las eco­no­mías que se ve­rán be­ne­fi­cia­das por es­ta nue­va ru­ta co­mer­cial. Por es­ta ra­zón, Chi­na vie­ne for­ta­le­cien­do las re­la­cio­nes con sus paí­ses ve­ci­nos y ha in­cre­men­ta­do su pre­sen­cia en­tre los paí­ses mu­sul­ma­nes de la zo­na del Asia Cen­tral.

La po­lí­ti­ca ex­te­rior chi­na va­lo­ra la cul­tu­ra ára­be y bus­ca ten­der puen­tes sin dis­cri­mi­na­cio­nes de nin­gún ti­po con aque­llos paí­ses don­de exis­ten otros ti­pos de re­gí­me­nes po­lí­ti­cos y creen­cias re­li­gio­sas, pues apre­cia las ini­cia­ti­vas que tien­den a for­ta­le­cer los es­tre­chos la­zos que vie­nen des­de tiem­pos in­me­mo­ria­les. Ca­be re­cor­dar que las ca­ra­va­nas ára­bes lle­va­ron a Europa los cua­tro in­ven­tos chi­nos (la pól­vo­ra, la brú­ju­la, la im­pren­ta y el pa­pel) y, del mis­mo mo­do, los avan­za­dos co­no­ci­mien­tos ára­bes de la Edad Me­dia (la me­di­ci­na, la car­to­gra­fía y el ál­ge­bra) fue­ron trans­mi­ti­dos a Chi­na a tra­vés de la his­tó­ri­ca Ru­ta de la Se­da.

Hay que to­mar en con­si­de­ra­ción que pa­ra ha­cer reali­dad el pro­yec­to de la Fran­ja y la Ru­ta, el Go­bierno chino no so­lo es­tá rea­li­zan­do y com­pro­me­tién­do­se a rea­li­zar pro­yec­tos de in­fra­es­truc­tu­ra (cons­truc­ción de ca­rre­te­ras, fe­rro­ca­rri­les, puer­tos, ae­ro­puer­tos y ga­seo­duc­tos) en los paí­ses de Asia Cen­tral por don­de atra­ve­sa­rá la Fran­ja Eco­nó­mi­ca de la Ru­ta de la Se­da, sino que tam­bién ha lo­gra­do un acer­ca­mien­to a los paí­ses de Europa Cen­tral y del Es­te a tra­vés del me­ca­nis­mo “16+1”.

Asi­mis­mo, se es­tán con­cre­tan­do fi­nan­cia­mien­tos pa­ra la me­jo­ra de la red vial y fe­rro­via­ria de los paí­ses de Europa del Es­te (se ha pla­ni­fi­ca­do un tren de al­ta ve­lo­ci­dad en­tre Ate­nas y Budapest), así co­mo la me­jo­ra de la in­fra­es­truc­tu­ra por­tua­ria de al­gu­nos paí­ses con cos­tas en el Me­di­te­rrá­neo ( la em­pre­sa chi­na COSCO con­tro­la el 67 % del Puer­to del Pi­reo en Gre­cia). Ya los tre­nes con con­te­ne­do­res car­ga­dos de pro­duc­tos chi­nos lle­gan a las ter­mi­na­les de tre­nes ubi­ca­das en Ham­bur­go (Ale­ma­nia) y Var­so­via (Po­lo­nia), y pron­to po­drían lle­gar a las de los Bal­ca­nes. Del mis­mo mo­do, se ha in­cre­men­ta­do la ad­qui­si­ción de em­pre­sas eu­ro­peas por par­te de em­pre­sas pú­bli­cas o pri­va­das chi­nas. La IED chi­na en Europa su­peró los 25.000 mi­llo­nes de dó­la­res en 2016. Chi­na es­tá in­vir­tien­do ya en la in­fra­es­truc­tu­ra eu­ro­pea que ha­rá reali­dad el pro­yec­to.

La Fran­ja y la Ru­ta prioriza las vías fe­rro­via­rias ya exis­ten­tes o pro­mue­ve la im­plan­ta­ción de nue­vas vías de gran ve­lo­ci­dad. El gran co­rre­dor eu­ro­asiá­ti­co que uni­ría a Chi­na con Europa a tra­vés de Ru­sia y Bie­lo­rru­sia, y/o a tra­vés de Af­ga­nis­tán, Irán y Tur­quía, tam­bién se com­ple­men­ta­ría con otros co­rre­do­res te­rres­tres que irían de Nor­te a Sur, co­mo se­rían los de Chi­na (Xin­jiang)Pa­kis­tán y el de Chi­na ( Yun­nan)Myan­mar-Ban­gla­desh- In­dia. Es­tos co­rre­do­res de nor­te a sur co­nec­ta­rían zo­nas del in­te­rior de Chi­na con las cos­tas del mar Ará­bi­go y del océano Ín­di­co apro­ve­chan­do las vías ya exis­ten­tes o re­no­van­do las an­ti­guas con lí­neas de al­ta ve­lo­ci­dad. De­be re­sal­tar­se que ya exis­ten co­ne­xio­nes re­gu­la­res de tre­nes en­tre Chi­na y Europa que ter­mi­nan en ciu­da­des de Po­lo­nia y de Ale­ma­nia, aun­que hay una ru­ta ex­pe­ri­men­tal des­de 2014 que une la ciu­dad chi­na de Yi­wu con la eu­ro­pea de Ma­drid, la cual es la ru­ta fe­rro­via­ria más lar­ga del mun­do (13.000 km).

La fi­nan­cia­ción del pro­yec­to

Se ne­ce­si­ta­rán mu­chos re­cur­sos pa­ra ha­cer reali­dad el pro­yec­to. Al­gu­nos ana­lis­tas oc­ci­den­ta­les calculan que im­pli­ca­ría una in­ver­sión de más de 21 bi­llo­nes de dó­la­res. Por es­ta ra­zón y pre­vi­so­ra­men­te, el Go­bierno chino creó el Ban­co Asiá­ti­co de

La po­lí­ti­ca ex­te­rior chi­na va­lo­ra la cul­tu­ra ára­be y bus­ca ten­der puen­tes sin dis­cri­mi­na­cio­nes de nin­gún ti­po con aque­llos paí­ses don­de exis­ten otros ti­pos de re­gí­me­nes po­lí­ti­cos y creen­cias re­li­gio­sas.

In­ver­sión en In­fra­es­truc­tu­ra (BAII), con se­de en Bei­jing, que es­tá ope­ra­ti­vo des­de di­ciem­bre de 2015 y que cuen­ta con la par­ti­ci­pa­ción de más de 60 paí­ses. En es­ta nue­va “ar­qui­tec­tu­ra fi­nan­cie­ra in­ter­na­cio­nal”, que cuen­ta con un fon­do de 100.000 mi­llo­nes de dó­la­res, Chi­na tie­ne el 26 % de las ac­cio­nes. De otro la­do, el Go­bierno chino tam­bién creó en 2014 el Fon­do de la Ru­ta de la Se­da, con fon­dos pro­ve­nien­tes de las re­ser­vas de di­vi­sas chi­nas, de la Corporación de In­ver­sión de Chi­na, del Ban­co de Ex­por­ta­ción e Im­por­ta­ción de Chi­na y del Ban­co de Desa­rro­llo de Chi­na, y ha si­do do­ta­do de 40.000 mi­llo­nes de dó­la­res. Es­te fon­do ya ha fi­nan­cia­do pro­yec­tos co­mo el de una re­pre­sa en Pa­kis­tán.

Es­tos me­ca­nis­mos de fi­nan­cia­mien­to de in­fra­es­truc­tu­ras via­les te­rres­tres y ma­rí­ti­mas, que in­clu­ye la cons­truc­ción o re­no­va­ción de ca­rre­te­ras, fe­rro­ca­rri­les, ter­mi­na­les de tre­nes, puer­tos, ae­ro­puer­tos y ga­so­duc­tos, per­mi­ti­rán in­cre­men­tar la par­ti­ci­pa­ción de los Es­ta­dos com­pro­me­ti­dos y de las com­pa­ñías in­tere­sa­das en las fu­tu­ras con­ce­sio­nes, ya que el pro­yec­to no so­lo se sos­ten­drá con fi­nan­cia­mien­to pú­bli­co, sino tam­bién fa­ci­li­ta­rá la par­ti­ci­pa­ción de los in­ver­sio­nis­tas pri­va­dos. Co­mo lo ha se­ña­la­do en re­pe­ti­das oca­sio­nes el Go­bierno chino: la Nue­va Ru­ta de la Se­da se­gui­rá los cri­te­rios del mer­ca­do.

La Fran­ja y la Ru­ta tra­ta de im­pul­sar las co­ne­xio­nes po­lí­ti­cas, co­mer­cia­les, de ca­pi­ta­les y de per­so­nas en­tre Asia y Europa. Re­cons­truir los la­zos que his­tó­ri­ca­men­te con­tri­bu­ye­ron a con­fi­gu­rar el mun­do ac­tual a tra­vés del co­mer­cio y el in­ter­cam­bio de ideas, es­tá en la ba­se del pro­yec­to. Del mis­mo mo­do, a tra­vés de es­ta ini­cia­ti­va se bus­ca ha­cer reali­dad el sue­ño chino del “re­na­ci­mien­to de la gran na­ción chi­na”. Por es­ta ra­zón, pa­ra 2049 (año del cen­te­na­rio de la fun­da­ción de la Re­pú- bli­ca Po­pu­lar Chi­na) se tie­ne pen­sa­do fi­na­li­zar la im­ple­men­ta­ción de es­ta nue­va ru­ta de in­te­gra­ción y amis­tad en­tre los pue­blos.

En­ton­ces, si se lo­gra­se la co­nec­ti­vi­dad en­tre la Fran­ja y la Ru­ta y Amé­ri­ca del Sur, a tra­vés del fe­rro­ca­rril bio­ceá­ni­co en­tre Pe­rú y Bra­sil, y si, asi­mis­mo, se hi­cie­ra reali­dad el pro­yec­to mul­ti­mo­dal en­tre Ru­sia y Nor­tea­mé­ri­ca a tra­vés del es­tre­cho de Be­ring, se po­dría ha­cer reali­dad el sen­ti­do eti­mo­ló­gi­co de la pa­la­bra Chi­na co­mo “Im­pe­rio del Cen­tro” (

, zhong­guo). Y en­ton­ces to­dos los ca­mi­nos con­du­ci­rían a Chi­na.

Cnsp­ho­to

27 de abril de 2017. Equi­pos de ener­gía eó­li­ca en el puer­to de Lian­yun­gang, en Jiang­su, son em­bar­ca­dos pa­ra su ex­por­ta­ción.

CFP

Los tre­nes chi­nos de al­ta ve­lo­ci­dad vie­nen in­gre­san­do a más mer­ca­dos en el mun­do.

Cnsp­ho­to

13 de ma­yo de 2017. El tren Yi­wu-Ma­drid par­te de la Es­ta­ción del Oes­te de Yi­wu, en Zhe­jiang.

Pa­ra más in­for­ma­ción so­bre la Ini­cia­ti­va de la Fran­ja y la Ru­ta, es­ca­nee aquí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.