La cla­se del pro­fe­sor Yao

Yao Qiz­hi vie­ne con­tri­bu­yen­do al desa­rro­llo de las cien­cias de la compu­tación en Chi­na

China Today (Spanish) - - EN PORTADA - Por LU RUCAI

Yao Qiz­hi (o An­drew ChiChih Yao), di­rec­tor del Ins­ti­tu­to de Cien­cias de la In­for­ma­ción In­ter­dis­ci­pli­na­ria de la Uni­ver­si­dad Tsing­hua (IIIS, por sus si­glas en in­glés), ha de­mos­tra­do su per­se­ve­ran­cia co­mo cien­tí­fi­co y edu­ca­dor y su ca­ri­ño por el país al com­par­tir sus ex­pe­rien­cias y am­plios co­no­ci­mien­tos con sus es­tu­dian­tes y co­le­gas chi­nos.

Se tra­ta del úni­co chino que ha ob­te­ni­do el Pre­mio Tu­ring –el No­bel de la compu­tación– y ha si­do in­te­gran­te de la Aca­de­mia Na­cio­nal de Cien­cias de Es­ta­dos Uni­dos y de la Aca­de­mia Es­ta­dou­ni- den­se de las Ar­tes y las Cien­cias, ade­más de con­ver­tir­se pos­te­rior­men­te en miem­bro de la Aca­de­mia Chi­na de Cien­cias.

En 2004, Yao Qiz­hi di­mi­tió de su car­go co­mo pro­fe­sor vi­ta­li­cio de la Uni­ver­si­dad de Prin­ce­ton y re­gre­só a Chi­na pa­ra desem­pe­ñar el mis­mo pues­to en la Uni­ver­si­dad Tsing­hua. En 2005 creó la “cla­se ex­pe­ri­men­tal de cien­cias de la compu­tación” y en 2011 es­ta­ble­ció el Ins­ti­tu­to de Cien­cias de la In­for­ma­ción In­ter­dis­ci­pli­na­ria, el pri­me­ro de su ti­po de Chi­na, así co­mo el La­bo­ra­to­rio de Compu­tación Cuán­ti­ca. En 2014 re­nun­ció a su na­cio­na­li­dad es­ta­dou­ni­den­se y es­te año se con­vir­tió for­mal­men­te en miem­bro de la Aca­de­mia Chi­na de Cien­cias.

Una bri­llan­te tra­yec­to­ria

Yao Qiz­hi na­ció en Shang­hai en di­ciem­bre de 1946. Cuan­do era ni­ño se fue con sus pa­dres a Tai­wan y es­tu­dió en Es­ta­dos Uni­dos des­pués de gra­duar­se en la uni­ver­si­dad. En 1972 ob­tu­vo el doc­to­ra­do en Fí­si­ca en la Uni­ver­si­dad de Har­vard y en 1975 con­si­guió el mis­mo gra­do en Cien­cias de la Compu­tación en la Uni­ver­si­dad de Illi­nois. En­tre 1975 y 1986 tra­ba­jó por se­pa­ra­do co­mo pro­fe­sor en el Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Mas­sa­chu­setts, la Uni­ver­si­dad de Stan­ford y la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia- Ber­ke­ley. Des­de 1986 has­ta 2004 fue pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Prin­ce­ton.

La es­pe­cia­li­dad del doctor Yao cu­bre los cam­pos de las cien­cias de la compu­tación y la in­for­má­ti­ca cuán­ti­ca. Ha crea­do las teo­rías so­bre la com­ple­ji­dad de la co­mu­ni­ca­ción y el cálcu­lo del ge­ne­ra­dor de nú­me­ros pseu­do­alea­to­rios, sen­tan­do las ba­ses de la crip­to­gra­fía mo­der­na. Ha em­pren­di­do tam­bién tra­ba­jos crea­ti­vos so­bre el mo­de­lo de compu­tación cuán­ti­ca y la co­mu­ni­ca­ción cuán­ti­ca se­gu­ra. Gra­cias a sus con­tri­bu­cio­nes ga­nó en 2000 el Pre­mio Tu­ring, el má­xi­mo re­co­no­ci­mien­to de las cien­cias de la compu­tación.

Por ló­gi­ca, un cien­tí­fi­co tan exi­to­so de­be­ría con­ti­nuar sus es­tu­dios en Es­ta­dos Uni­dos. Sin em­bar­go, el doctor Yao re­gre­só al país pa­ra in­cor­po­rar­se a la Uni­ver­si­dad Tsing­hua en ju­nio de 2004. “Es­to tie­ne un sig­ni­fi­ca­do muy dis­tin­to pa­ra mí por­que quie­ro for­mar per­so­nas de va­lía en Chi­na y lo­grar al­gu­nos avan­ces cien­tí­fi­cos y tec­no­ló­gi­cos de van­guar­dia”, ma­ni­fes­tó.

For­ma­dor de ta­len­tos

En 2004, las cien­cias de la compu­tación en Chi­na se di­fe­ren­cia­ban bas­tan­te de las ex­tran­je­ras tan­to en edu­ca­ción co­mo en in­ves­ti­ga­ción. Pa­ra cam­biar tal si­tua­ción, Yao de­ci­dió co­men­zar por la en­se­ñan­za de es­ta asig­na­tu­ra a los es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios, pre­pa­rán­do­se pa­ra avan­zar ha­cia la ele­va­da me­ta de la in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca for­man­do a per­so­nas cua­li­fi­ca­das de al­to ni­vel in­ter­na­cio­nal.

En 2005 se es­ta­ble­ció en la Uni­ver­si­dad Tsing­hua la “cla­se ex­pe­ri­men­tal de la cien­cia del soft­wa­re” (re­nom­bra­da más tar­de co­mo “cla­se ex­pe­ri­men­tal de cien­cias de la compu­tación”), di­ri­gi­da por Yao y en co­la­bo­ra­ción con el Mi­cro­soft Asia Re­search Ins­ti­tu­te, pa­ra la que fue­ron se­lec­cio­na­dos es­tu­dian­tes de va­rias dis­ci­pli­nas del pri­mer y se­gun­do años. Co­mo uno de los me­jo­res cien­tí­fi­cos en compu­tación del mun­do, Yao Qiz­hi se de­di­ca a di­se­ñar cur­sos, ela­bo­rar pla­nes de for­ma­ción y re­no­var pe­rió­di­ca­men­te pro­gra­mas. Se es­fuer­za pa­ra que sus cur­sos sean un re­to y pa­ra que sus es­tu­dian­tes en­cuen­tren un fuer­te y ver­da­de­ro in­te­rés en ellos. En mar­zo de 2006, en una car­ta di­ri­gi­da a to­dos los es­tu­dian­tes de la Uni­ver­si­dad Tsing­hua, es­cri­bió: “Nues­tra me­ta no es for­mar a ex­ce­len­tes pro­gra­ma­do­res de compu­tación,

sino a ta­len­tos en las cien­cias de la compu­tación de ni­vel in­ter­na­cio­nal”.

Des­de el prin­ci­pio, Yao ha in­sis­ti­do en que su cla­se se in­ter­na­cio­na­li­ce. Ade­más de im­par­tir­la en in­glés, ha crea­do opor­tu­ni­da­des de in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca e in­ter­cam­bios in­ter­na­cio­na­les pa­ra que los cur­san­tes am­plíen sus ho­ri­zon­tes. John Hop­croft, ga­na­dor del Pre­mio Tu­ring, co­men­tó que en “la cla­se del pro­fe­sor Yao” es­tán ma­tri­cu­la­dos los es­tu­dian­tes de ca­rre­ras su­pe­rio­res y de edu­ca­ción más so­bre­sa­lien­tes del mun­do. Has­ta fi­na­les de 2016, di­cha cla­se ha­bía pu­bli­ca­do 121 po­nen­cias aca­dé­mi­cas, 42 es­tu­dian­tes ha­bían si­do en­via­dos a con­fe­ren­cias in­ter­na­cio­na­les pa­ra ex­po­ner sus te­sis y cer­ca de un ter­cio de ellos ha­bían al­can­za­do re­sul­ta­dos de in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca, al­go ra­ro in­clu­so en las uni­ver­si­da­des ex­tran­je­ras del más al­to ni­vel. “Se ha vuel­to real­men­te una mar­ca edu­ca­ti­va pa­ra los es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios del mun­do, y los me­jo­res ins­ti­tu­tos del ex­tran­je­ro com­pi­ten por cap­tar a nues­tros alum­nos. So­lo la Uni­ver­si­dad de Prin­ce­ton es­tá ofre­cien­do 9 be­cas com­ple­tas a nues­tros gra­dua­dos de es­te año”, di­jo Yao.

En 2011, Yao Qiz­hi creó el Ins­ti­tu­to de Cien­cias de la In­for­ma­ción In­ter­dis­ci­pli­na­ria, don­de di­ri­ge a su equi­po en la cons­truc­ción de la­bo­ra­to­rios de compu­tación cuán­ti­ca y de cien­cias fi­nan­cie­ras, com­bi­nan­do la compu­tación y el cuan­to, la ener­gía, la elec­tri­ci­dad y la eco­no­mía, ob­te­nien­do un gran nú­me­ro de avan­ces cien­tí­fi­cos. “Por ejem­plo, nues­tro la­bo­ra­to­rio de compu­tación cuán­ti­ca es uno de los po­cos que li­de­ra es­te cam­po en el mun­do. Res­pec­to al al­ma­ce­na­mien­to cuán­ti­co, el nues­tro pue­de al­can­zar más de dos cen­te­na­res de bits cuán­ti­cos, to­do un ré­cord mun­dial”, afir­mó. Yao re­co­no­ce que se tra­ta de un mi­la­gro in­clu­so pa­ra los fí­si­cos ex­tran­je­ros.

El re­gre­so de más per­so­nal cua­li­fi­ca­do

El re­torno de Yao al país ha im­pul­sa­do tam­bién la vuel­ta de de­ce­nas de pro­fe­sio­na­les de al­to ni­vel. Yao lo atribuye a que, ade­más del rá­pi­do cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, Chi­na co­lo­ca la in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca en un plano muy im­por­tan­te, adop­tan­do así una vi­sión de fu­tu­ro, lo cual es digno de apre­cio.

El doctor Yao sa­be muy bien que la ma­yo­ría de sus alum­nos op­tan por sa­lir al ex­tran­je­ro des­pués de gra­duar- se en la uni­ver­si­dad pa­ra pro­fun­di­zar sus es­tu­dios, pues la van­guar­dia de las cien­cias de la compu­tación si­gue es­tan­do en Es­ta­dos Uni­dos. “Pe­ro mu­chos de ellos re­gre­sa­rán”, ase­gu­ró. Yao Qiz­hi es cons­cien­te de que si la mi­tad de los es­tu­dian­tes con me­jo­res re­sul­ta­dos vuel­ven, ayu­da­rán so­bre­ma­ne­ra al desa­rro­llo de Chi­na.

“Ba­jo igua­les con­di­cio­nes, es­toy se­gu­ro de que la ma­yo­ría de los chi­nos op­ta­rán por rea­li­zar pro­yec­tos de in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca en su pro­pio país”, con­si­de­ró. Yao cree que las ins­ti­tu­cio­nes chi­nas de in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca de­ben crear un am­bien­te re­bo­san­te de vi­ta­li­dad, que per­mi­ta que las éli­tes cien­tí­fi­cas chi­nas en el ex­te­rior sien­tan que la me­jor de­ci­sión es re­gre­sar al país. Ade­más, de­ben es­ta­ble­cer un sis­te­ma que les ofrez­ca a es­tos pro­fe­sio­na­les cua­li­fi­ca­dos una vi­da al mis­mo ni­vel de la que tie­nen en el ex­tran­je­ro.

Yao Qiz­hi cree que Chi­na cuen­ta con una muy bue­na re­ser­va de re­cur­sos hu­ma­nos cua­li­fi­ca­dos y ven­ta­jas en los fon­dos de in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca, por lo que es de es­pe­rar un re­torno en ma­sa de más pro­fe­sio­na­les de va­lía. “Me sien­to muy or­gu­llo­so y sa­tis­fe­cho de vol­ver a ser chino al cien­to por cien­to”, re­cal­có.

Yao Qiz­hi.

Yao acom­pa­ña el re­co­rri­do de al­gu­nos vi­si­tan­tes por el La­bo­ra­to­rio de Compu­tación Cuán­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.