La bue­na ima­gen de la DTMB

Nacimiento y desa­rro­llo del es­tán­dar chino de te­le­vi­sión di­gi­tal

China Today (Spanish) - - EN PORTADA - Por ZHANG HONG

La Trans­mi­sión Di­gi­tal Te­rres­tre Mul­ti­me­dia ( o DTMB, por sus si­glas en in­glés) es la nor­ma na­cio­nal obli­ga­to­ria de la te­le­vi­sión di­gi­tal chi­na, cu­yo prin­ci­pal im­pul­sor fue Yang Zhi­xing. A fi­na­les de 2011, gra­cias a la la­bor del gru­po di­ri­gi­do por Yang, la DTMB fi­gu­ró en­tre las cua­tro nor­mas in­ter­na­cio­na­les en el ám­bi­to de la te­le­vi­sión di­gi­tal te­rres­tre.

El 20 de abril de 2015, el pre­si­den­te chino, Xi Jin­ping, y el pri­mer mi­nis­tro pa­kis­ta­ní, Na­waz Sha­rif, anun­cia­ron va­rios pro­yec­tos de coo­pe­ra­ción bi­la­te­ral. La DTMB, rea­li­za­da con­jun­ta­men­te por em­pre­sas de am­bos paí­ses, es el pri­mer pro­yec­to ba­jo el Co­rre­dor Eco­nó­mi­co Chi­na-Pa­kis­tán que pu­so en prác­ti­ca la apli­ca­ción de es­te es­tán­dar.

Ha­ce años, la Corporación de Te­le­vi­sión de Pa­kis­tán lle­vó a ca­bo una in­ves­ti­ga­ción so­bre las nor­mas de la te­le­vi­sión di­gi­tal. La Unión In­ter­na­cio­nal de Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes so­lo ha­bía au­to­ri­za­do cua­tro nor­mas en­ton­ces: la ATSC de EE. UU., la DVB-T/T2 de Europa, la ISDB de Ja­pón y la DTMB/DTMB-A de Chi­na. Du­ran­te las prue­bas, el es­tán­dar chino so­bre­sa­lió al de­mos­trar un ni­vel más al­to que el pre­vis­to por la par­te pa­kis­ta­ní.

La I+D de di­cho es­tán­dar, sin em­bar­go, no se reali­zó en un so­lo día. “Es­te no es un te­ma op­ta­ti­vo”, sos­tie­ne el pro­fe­sor Yang, quien ha si­do tes­ti­go del nacimiento y desa­rro­llo de la nor­ma chi­na de la te­le­vi­sión di­gi­tal, cuan­do lo vi­si­ta­mos en la Uni­ver­si­dad Tsing­hua.

En la dé­ca­da de 1990, la te­le­vi­sión fue­ra de Chi­na evo­lu­cio­nó de analó­gi­ca a di­gi­tal. En 1994, aca­dé­mi­cos co­mo Wu Yous­hou y Ye Pei­da ins­ta­ron al Go­bierno a que apro­ve­cha­ra la opor­tu­ni­dad de la re­vo­lu­ción de la te­le­vi­sión di­gi­tal, lo que evi­den­te­men­te lla­mó la aten­ción de las au­to­ri­da­des.

“Du­ran­te mu­chos años, Chi­na tu­vo el ma­yor vo­lu­men de pro­duc­ción y dis­tri­bu­ción de te­le­vi­so­res a co­lor en to­do el mun­do”, co­men­ta Yang. “No obs­tan­te, an­tes de la apa­ri­ción de la te­le­vi­sión di­gi­tal, el país se re­gía por los pa­rá­me­tros eu­ro­peos”.

En aque­llos días, Yang se en­con­tra­ba in­ves­ti­gan­do y desa­rro­llan­do el de­mo­du­la­dor y re­cep­tor del sa­té­li­te de te­le­de­tec­ción, pe­ro tu­vo el pre­sen­ti­mien­to de que la tec­no­lo­gía de la te­le­vi­sión di­gi­tal se­ría pro­me­te­do­ra en el fu­tu­ro.

En 1999 el Go­bierno chino es­ta­ble­ció un gru­po pa­ra in­ves­ti­gar la te­le­vi­sión di­gi­tal y ex­pli­có que ela­bo­ra­ría un es­tán­dar pro­pio. Ese mis­mo año, en la Uni­ver­si­dad Tsing­hua, se creó el Cen­tro de I+D pa­ra la Trans­mi­sión de Te­le­vi­sión Di­gi­tal, a car­go de Yang Zhi­xing.

“La te­le­vi­sión di­gi­tal es una re­vo­lu­ción”, di­ce Yang. “El pa­so de la te­le­vi­sión analó­gi­ca a la di­gi­tal es un cam­bio tras­cen­den­tal”. En ese en­ton­ces, Yang te­nía mu­cha con­fian­za en li­de­rar la com­pe­ten­cia in­ter­na­cio­nal.

Las ven­ta­jas del es­tán­dar chino

La I+D de la tec­no­lo­gía chi­na tu­vo mu­chas di­fi­cul­ta­des. Al prin­ci­pio tra­ba­ja­ron con­jun­ta­men­te ocho ca­te­drá­ti­cos de la Uni­ver­si­dad Tsing­hua. Sin em­bar­go, de­bi­do a la ca­ren­cia de fon­dos, el gru­po se fue di­sol­vien­do y al fi­nal so­lo que­dó Yang Zhi­xing. El pro­fe­sor ase­gu­ra que en­tre 1999 y 2006, cuan­do se lan­zó el es­tán­dar chino, tu­vo que “sub­si­diar” el pro­yec­to con el di­ne­ro ob­te­ni­do en la in­ves­ti­ga­ción so­bre el sa­té­li­te de te­le­de­tec­ción.

El ex­per­to tam­bién ex­pli­ca que en com­pa­ra­ción con las otras tres nor­mas te­le­vi­si­vas, el es­tán­dar chino se des­ta­ca por su es­ta­bi­li­dad sis­te­má­ti­ca, su al­ta efi­cien­cia del es­pec­tro de fre­cuen­cias, sus mo­vi­mien­tos a al­ta ve­lo­ci­dad y su am­plia co­ber­tu­ra.

Al mis­mo tiem­po, el es­tán­dar chino apli­có el sis­te­ma de có­di­gos LDPC, una es­pe­cie de có­di­gos de co­rrec­ción de error li­neal que per­mi­ten trans­mi­tir un men­sa­je por un ca­nal de co­mu­ni­ca­cio­nes rui­do­so. Aun­que an­tes de la dé­ca­da de 1990 era de­ma­sia­do com­pli­ca­do apli­car el sis­te­ma, el gru­po de Yang Zhi­xing fue el pri­me­ro en in­tro­du­cir los có­di­gos LDPC a la te­le­vi­sión di­gi­tal.

En agos­to de 2006 fue lan­za­do el es­tán­dar de te­le­vi­sión di­gi­tal chino, con­vir­tién­do­se en el es­tán­dar na­cio­nal. Du­ran­te las olim­pia­das de Bei­jing, en 2008, las ocho ciu­da­des olím­pi­cas fue­ron pio­ne­ras en la trans­mi­sión te­le­vi­si­va por me­dio de es­te es­tán­dar. Lue­go la nor­ma co­men­zó a di­fun­dir­se por to­do el te­rri­to­rio na­cio­nal.

Ca­be des­ta­car que en 2006 Hong Kong aco­gió el es­tán­dar eu­ro­peo. No obs­tan­te, un año des­pués, Yang Zhi­xing

y su equi­po de­mos­tra­ron que el es­tán­dar chino era su­pe­rior y Hong Kong cam­bió al es­tán­dar chino. Hoy en día es­te es­tán­dar abar­ca más del 70 % del mer­ca­do en la an­ti­gua co­lo­nia bri­tá­ni­ca.

Gra­cias al éxi­to en el mer­ca­do hong­ko­nés, en­tre 2008 y 2009 Yang Zhi­xing, jun­to con una aso­cia­ción de la in­dus­tria te­le­vi­si­va di­gi­tal de Bei­jing, via­jó una con­si­de­ra­ble can­ti­dad de ve­ces a Cu­ba, Ve­ne­zue­la, Pe­rú y Ecua­dor. “¡Ja­más he­mos per­di­do!”, ma­ni­fies­ta Yang, quien tam­bién ase­gu­ra que el es­tán­dar chino fue aplau­di­do en to­dos los paí­ses don­de se rea­li­za­ron prue­bas.

Sím­bo­lo de so­be­ra­nía na­cio­nal

El es­tán­dar de trans­mi­sión te­rres­tre de te­le­vi­sión di­gi­tal tie­ne un ma­tiz po­lí­ti­co muy fuer­te. Ade­más de que la se­lec­ción del es­tán­dar es un sím­bo­lo de so­be­ra­nía na­cio­nal, se tra­ta de un pro­ce­so ex­clu­si­vo.

Yang Zhi­xing ad­mi­tió que a Chi­na aún le ha­cía fal­ta ex­pe­rien­cia en la di­fu­sión del es­tán­dar de te­le­vi­sión di­gi­tal. Por ejem­plo, en una prue­ba rea­li­za­da en Ve­ne­zue­la en 2008, des­de el prin­ci­pio el es­tán­dar chino de­mos­tró su su­pe­rio­ri­dad y asom­bró a to­dos los pre­sen­tes. Ade­más, el de­co­di­fi­ca­dor era muy ba­ra­to. Sin em­bar­go, de­bi­do a al­gu­nas cau­sas hu­ma­nas y a la uni­fi­ca­ción de La­ti­noa­mé­ri­ca, to­dos los paí­ses me­nos Cu­ba eli­gie­ron el es­tán­dar ja­po­nés. “Pe­ro de los fra­ca­sos uno pue­de apren­der”, acla­ra Yang.

En sep­tiem­bre de 2009, Chi­na fun­dó un gru­po de­di­ca­do a la di­fu­sión del es­tán­dar na­cio­nal de la te­le­vi­sión di­gi­tal en el ex­tran­je­ro, con­vir­tién­do­se así en un asun­to de Es­ta­do. Di­cho gru­po de­ci­dió pre­sen­tar el es­tán­dar chino an­te la Unión In­ter­na­cio­nal de Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes pa­ra so­li­ci­tar la ac­tua­li­za­ción del es­tán­dar al ni­vel in­ter­na­cio­nal.

En 2011 el es­tán­dar chino tu­vo una gran re­per­cu­sión en la Unión In­ter­na­cio­nal de Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, que es­ta­ble­ció un gru­po téc­ni­co pa­ra se­guir el DTMB, en el cual par­ti­ci­pa­ron 78 paí­ses. Gra­cias a su buen desem­pe­ño, lo­gró una bue­na repu­tación y se con­vir­tió en un es­tán­dar in­ter­na­cio­nal.

“En la nue­va eco­no­mía, el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal se es­ta­ble­ce con ba­se en los es­tán­da­res”, reite­ra Yang. “En la su­pues­ta com­pe­ten­cia en el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal, el es­tán­dar es un ar­ma po­de­ro­sa”.

Ac­tual­men­te, más de 14 paí­ses en Asia, Áfri­ca y La­ti­noa­mé­ri­ca se ri­gen ba­jo el es­tán­dar DTMB, que ha ser­vi­do a cer­ca de 2000 mi­llo­nes de per­so­nas. En 2016 el gru­po de Yang Zhi­xing fue ga­lar­do­na­do con el Pre­mio Na­cio­nal al Pro­gre­so Cien­tí­fi­co y Tec­no­ló­gi­co, e in­clu­so en 2012 la Unión In­ter­na­cio­nal de Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes con­si­de­ró la in­ter­na­cio­na­li­za­ción del es­tán­dar chino co­mo un hi­to en el desa­rro­llo de la te­le­vi­sión di­gi­tal glo­bal.

“El ‘sa­lir afue­ra’ de Chi­na tie­ne dos mo­de­los”, ex­pli­ca Pan Chang­yong, quien lle­va años in­ves­ti­gan­do el desa­rro­llo del es­tán­dar na­cio­nal. “El pri­me­ro tie­ne que ver con la ex­por­ta­ción de pro­duc­tos de la in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra tra­di­cio­nal, mien­tras que el se­gun­do es­tá re­la­cio­na­do con es­tán­da­res de es­te ti­po, que sig­ni­fi­can ‘sa­lir afue­ra’ por me­dio de la tec­no­lo­gía avan­za­da”.

Re­cien­te­men­te, mien­tras Yang Zhi­xing y su equi­po han evo­lu­cio­na­do el es­tán­dar chino DTMB a DTMB-A, en Europa se lan­zó la se­gun­da ge­ne­ra­ción del es­tán­dar in­ter­na­cio­nal de la te­le­vi­sión di­gi­tal. Sin em­bar­go, el in­ves­ti­ga­dor pre­di­jo que en 2017, ba­jo la ini­cia­ti­va de la Fran­ja y la Ru­ta, al tiem­po que la cadena in­dus­trial del DTMB-A am­plia­rá su en­ver­ga­du­ra, la di­fu­sión de la te­le­vi­sión di­gi­tal chi­na al ex­tran­je­ro al­can­za­rá un nue­vo apo­geo.

El gru­po de Yang Zhi­xing (der.) re­ci­be el Pre­mio Na­cio­nal al Pro­gre­so Cien­tí­fi­co y Tec­no­ló­gi­co de 2016.

Con mo­ti­vo de la apro­ba­ción del es­tán­dar de trans­mi­sión de te­le­vi­sión di­gi­tal en Cu­ba en 2008, Yang Zhi­xing ( se­gun­do des­de la izq.) po­sa jun­to al per­so­nal de Te­le­vi­sión Cu­ba­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.