El re­na­ci­mien­to de las ciu­da­des Wu Chen ha si­do uno de los ar­tí­fi­ces del cam­bio de ros­tro de Bei­jing

China Today (Spanish) - - EN PORTADA - Por AN XINZHU

La CITIC To­wer (el edi­fi­cio más al­to de Bei­jing), el cas­co an­ti­guo de la ca­pi­tal, las es­ta­cio­nes de tren de cuar­ta ge­ne­ra­ción, los an­ti­guos ca­lle­jo­nes en el cen­tro de la ciu­dad, en­tre otras mu­chas obras, han de­ja­do pro­fun­das hue­llas en la his­to­ria ar­qui­tec­tó­ni­ca de Chi­na y han si­do di­se­ña­das por Wu Chen.

Na­ci­do y cria­do en Bei­jing, Wu Chen se fue a es­tu­diar al Reino Uni­do en 1995. Lue­go se con­vir­tió en el pri­mer ar­qui­tec­to de la par­te con­ti­nen­tal de Chi­na en ob­te­ner los más al­tos tí­tu­los en el cam­po de la ar­qui­tec­tu­ra mun­dial. Co­mo par­te del Pro­gra­ma de Re­clu­ta­mien­to de Ex­per­tos Mun­dia­les, Wu re­gre­só a Chi­na y ac­tual- men­te es ar­qui­tec­to je­fe del Ins­ti­tu­to de Di­se­ño Ar­qui­tec­tó­ni­co de Bei­jing (BIAD, por sus si­glas en in­glés).

Un “la­bo­ra­to­rio de en­sa­yo”

“El ser hu­mano es el fac­tor más im­por­tan­te en la vi­da ur­ba­na. Sin em­bar­go, du­ran­te la eta­pa de desa­rro­llo ace­le­ra­do de mu­chas ciu­da­des no hay con­cien­cia de es­to”, se­ña­la Wu. Con la lle­ga­da del si­glo XXI, los chi­nos per­si­guie­ron a cie­gas la cons­truc­ción de es­cul­tu­ras y edi­fi­cios em­ble­má­ti­cos en las gran­des ur­bes. A di­fe­ren­cia de Europa, don­de se ela­bo­ran es­tric­tos pla­nes de cons­truc­ción ur­ba­na y se lle­va a ca­bo una pro­tec­ción ri­gu­ro­sa, Bei­jing fue más bien una es­pe­cie de “la­bo­ra­to­rio de en­sa­yo” pa­ra ar­qui­tec­tos ex­tran­je­ros, lo cual so­lía cri­ti­car Wu Chen en sus ar­tícu­los. Wu pron­to to­mó la de­ci­sión de re­gre­sar a su país y le­van­tar edi­fi­cios de es­ti­lo pro­pia­men­te chino.

En Lon­dres, Wu Chen tu­vo la opor­tu­ni­dad de par­ti­ci­par en nu­me­ro­sos e im­por­tan­tes pro­yec­tos, en­tre los que se des­ta­ca el di­se­ño de la nue­va se­de del Mi­nis­te­rio del In­te­rior del Reino Uni­do. Allí Wu se dio cuen­ta de que los ta­lle­res y las vie­jas fá­bri­cas en desuso ubi­ca­dos en el cen­tro de las ur­bes bri­tá­ni­cas no ha­bían si­do des­car­ta­dos co­mo ba­su­ra, sino que ha­bían si­do re­mo­de­la­dos y re­va­lo­ri­za­dos.

El con­cep­to de “Re­na­ci­mien­to de las Ciu­da­des”, pro­pues­to por el Reino Uni­do en la dé­ca­da de 1980, tu­vo una fuer­te in­fluen­cia en Wu Chen, quien per­ci­bió en Lon­dres la im­por­tan­cia de la he­ren­cia cul­tu­ral y es­pi­ri­tual acu­mu­la­da du­ran­te si­glos en la ciu­dad. Al igual que el pe­rio­do des­pués del Me­dioe­vo, el “Re­na­ci­mien­to de las Ciu­da­des” bus­ca tam­bién una fu­sión per­fec­ta en­tre el mun­do es­pi­ri­tual y ma­te­rial, lo que de cier­to mo­do guía a Wu en el di­se­ño ar­qui­tec­tó­ni­co y la pla­ni­fi­ca­ción ur­ba­na.

De­bi­do al pro­fun­do afec­to de Wu Chen por su lu­gar na­tal, el re­na­ci­mien­to de las ciu­da­des chi­nas co­men­zó en Bei­jing. En 2001, Wu co­men­zó a in­no­var en el di­se­ño de obras y cons­truc­cio­nes ur­ba­nas, y en 2002 pro­pu­so el “Re­na­ci­mien­to de las Ciu­da­des” en Chi­na, a fin de re­sol­ver los pro­ble­mas sur­gi­dos a raíz del desa­rro­llo ur­bano de la nue­va épo­ca.

Un ma­yor en­can­to tra­di­cio­nal

Wu Chen y su equi­po han crea­do el di­se­ño de nu­me­ro­sas áreas en Bei­jing, en­tre las que des­ta­can las zo­nas his­tó­ri­cas y cul­tu­ra­les ba­jo pro­tec­ción de Beiz­hongz­hou, Das­hi­lar, el Tem­plo de la Pa­go­da Blan­ca, Shi­chahai y el ca­lle­jón Nan­luo­gu­xiang.

Ba­jo los pa­rá­me­tros de “pro­tec­ción ac­ti­va, crea­ción in­te­gral y re­na­ci­mien­to com­ple­to”, Wu ha in­ten­ta­do con­ser­var y re­cu­pe­rar la fi­so­no­mía tra­di­cio­nal, con­ser­var el le­ga­do his­tó­ri­co y pro­mo­ver el desa­rro­llo sos­te­ni­ble y sa­lu­da­ble de la cons­truc­ción en la ca­pi­tal chi­na. Sin em­bar­go, el he­cho de que mu­chos co­mer­cios y vi­vien­das fue­ran cons­trui­dos de ma­ne­ra ile­gal –por ejem­plo en Nan­luo­gu­xiang– ha si­do una pie­dra en el za­pa­to a la ho­ra de re­cu­pe­rar de for­ma ade­cua­da la fi­so­no­mía de es­tos lu­ga­res.

La zo­na de Das­hi­lar pre­sen­tó otra di­fi­cul­tad. A so­lo 200 me­tros al sur de la Pla­za Tian’an­men, Das­hi­lar so­lía ser un cen­tro co­mer­cial en la Bei­jing an­ti­gua. A pe­sar de que se tra­ta­ba de un si­tio im­pres­cin­di­ble pa­ra los tu­ris­tas, da­do el rá­pi­do des­pe­gue de los cen­tros co­mer­cia­les a su al­re­de­dor, Das­hi­lar pron­to vi­vió una de­caí­da.

Sin em­bar­go, Wu Chen y su equi­po hi­cie­ron pla­nes du­ran­te diez años pa­ra de­vol­ver­le el vi­gor de otro­ra a la an­ti­gua zo­na co­mer­cial bei­ji­ne­sa. Mi­die­ron y va­lo­ra­ron con es­me­ro ca­da ha­bi­ta­ción y ca­da co­lum­na, y mo­di­fi­ca­ron más de diez ve­ces el di­se­ño ar­qui­tec­tó­ni­co. Gra­cias a sus es­fuer­zos, hoy en día Das­hi­lar

es una con­cu­rri­da amal­ga­ma per­fec­ta en­tre lo tra­di­cio­nal y lo mo­derno.

En 2010, el di­se­ño de Wu Chen pa­ra la CITIC To­wer so­bre­sa­lió en­tre 80 pro­pues­tas, de las cua­les tam­bién for­ma­ron par­te reconocidas fir­mas ar­qui­tec­tó­ni­cas mun­dia­les. Ele­ván­do­se unos 528 me­tros so­bre el Dis­tri­to Cen­tral de Ne­go­cios del ter­cer ani­llo de Bei­jing, la CITIC To­wer es el edi­fi­cio en cons­truc­ción más al­to de Bei­jing con di­se­ño chino y el más al­to del mun­do en una re­gión pro­pen­sa a sis­mos de 8 gra­dos de mag­ni­tud.

La CITIC To­wer, cu­yo di­se­ño ex­te­rior se ase­me­ja a un “zun” –va­si­ja uti­li­za­da en la Chi­na an­ti­gua pa­ra al­ma­ce­nar li­cor–, es la re­pre­sen­ta­ción de una nue­va épo­ca ur­ba­na y re­fle­ja per­fec­ta­men­te “el di­se­ño chino”.

Una nue­va ge­ne­ra­ción

“Por for­tu­na for­mé par­te del Pro­gra­ma de Re­clu­ta­mien­to de Ex­per­tos Mun­dia­les, pues el re­gre­so a mi país me ha brin­da­do un am­bien­te muy fle­xi­ble, al­go que desean con vehe­men­cia to­dos los ar­qui­tec­tos”, sos­tie­ne Wu.

No hay du­da de que pa­ra Wu Chen el ace­le­ra­do desa­rro­llo de Chi­na ha si­do una pla­ta­for­ma pa­ra des­ple­gar ple­na­men­te su ta­len­to. Co­mo di­rec­tor del Cen­tro de Es­tu­dio so­bre Obras, Tec­no­lo­gía de Di­se­ño y Re­na­ci­mien­to de las Ciu­da­des –fun­da­do en 2015–, Wu ase­gu­ra que no so­lo es ar­qui­tec­to y di­se­ña­dor de pla­ni­fi­ca­ción ur­ba­na, sino tam­bién un in­ves­ti­ga­dor de las ciu­da­des. Por ello, es­pe­ra que sus obras se co­nec­ten es­tre­cha­men­te con el ve­loz desa­rro­llo del país.

Chi­na es la na­ción con ma­yor tra­yec­to fe­rro­via­rio y más gran­de es­ca­la de cons­truc­ción de tre­nes de al­ta ve­lo­ci­dad a ni­vel mun­dial. Las es­ta­cio­nes de tre­nes rá­pi­dos y los gran­des cen­tros de trans­por­te jue­gan un pa­pel ca­da día más im­por­tan­te en las me­tró­po­lis. Wu Chen y su equi­po fi­na­li­za­ron los di­se­ños pa­ra sie­te es­ta­cio­nes de tren de al­ta ve­lo­ci­dad en dis­tin­tas ciu­da­des ba­jo un di­se­ño de cuar­ta ge­ne­ra­ción “in­te­gral en­tre es­ta­ción y ciu­dad”, es de­cir, en el cual las ur­bes se­rán la pla­ta­for­ma téc­ni­ca y las es­ta­cio­nes de tren, la par­te me­du­lar.

El re­na­ci­mien­to de las rui­nas in­dus­tria­les es­tá re­la­cio­na­do con la re­ex­plo­ta­ción y cam­bio de mo­de­lo eco­nó­mi­co de los te­rre­nos in­dus­tria­les con­ta­mi­na­dos y aban­do­na­dos.

An­tes de las olim­pia­das de Bei­jing, en 2008, una par­te de Shou­gang Group se tras­la­dó al par­que in­dus­trial de He­bei. Un año des­pués, Wu Chen co­men­zó la re­cons­truc­ción de es­ta zo­na, que has­ta hoy ha si­do uno de los ma­yo­res pro­yec­tos de trans­for­ma­ción de plan­tas in­dus­tria­les del país. Gra­cias a los em­pe­ños del equi­po ar­qui­tec­tó­ni­co, el Co­mi­té Olím­pi­co de In­vierno de­ci­dió es­ta­ble­cer­se en es­te par­que, pro­ce­so que mar­có un im­por­tan­te ejem­plo en el cam­bio de mo­de­lo de desa­rro­llo de las zo­nas in­dus­tria­les in­ter­na­cio­na­les.

Me­dian­te un mo­de­lo ma­te­má­ti­co, des­de 2016 Wu Chen vie­ne lle­van­do a ca­bo aná­li­sis y si­mu­la­cio­nes de com­pli­ca­dos pro­ble­mas ur­ba­nos, y ha uti­li­za­do los re­sul­ta­dos pa­ra la cons­truc­ción del cen­tro se­cun­da­rio del dis­tri­to de Tongz­hou, en Bei­jing.

El cen­tro se­cun­da­rio de Tongz­hou ser­vi­rá pa­ra des­cen­tra­li­zar las fun­cio­nes no ca­pi­ta­li­nas, ajus­tar la es­truc­tu­ra es­pa­cial de Bei­jing y pro­por­cio­nar nue­vos pun­tos de vis­ta y evi­den­cias pa­ra la pla­ni­fi­ca­ción del desa­rro­llo coor­di­na­do de la zo­na de Jin­gJi­nJi (Bei­jing-Tian­jin-He­bei).

Wu Chen

Wu Chen pre­sen­ta el plan pa­ra la trans­for­ma­ción de Das­hi­lar a ar­qui­tec­tos ex­tran­je­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.